CORDOBA: El regreso de De la Sota y Horacio Miró, el “Lázaro Báez” cordobesista

Con la candidatura de Natalia de la Sota para diputada nacional, en la lista oficialista de Hacemos Por Córdoba, volvió un apellido emblema de la dirigencia política contemporánea comechingona en las disputas electorales. Y como reverso del mismo, también volvió quien era sindicado como el principal testaferro de su padre, Horacio Miró.

Como un Conde de Montecristo arribando desde una tierra lejana para recuperar lo suyo bajo otra identidad, en una versión retorcida del clásico de Alejandro Dumas, el empresario Horacio Miró ha vuelto a hacer negocios en la provincia de Córdoba. Así el “Lázaro Báez” del ex gobernador fallecido José Manuel de la Sota, vuelve a sus andanzas para apropiarse de los fondos públicos provinciales.

Exiliado desde el año 2017, luego de una escandalosa filtración de cámaras ocultas que lo involucró en el manejo de la pauta oficial para acallar a periodistas, éste enigmático personaje tuvo que cerrar su constructora local Britos SA, ganadora de importantes obras públicas, para trasladar su sede a Capital Federal y con otro nombre, menos marketinero, BASAA SA. Tal como fue publicado en el Boletín Oficial de Córdoba, a comienzos de 2017.

Y ahora, la noticia es que, hasta donde se sabe, por primera vez la susodicha firma acaba de recibir la adjudicación provincial para hacerse cargo de un importante negocio en la tierra del fernet con coca, llevando a que su CEO Horacio Miró, ex alto funcionario del gobernador De la Sota, retorne al suelo mediterráneo que tantos pingues negocios le ha otorgado.

En este caso, para recibir más de dos mil millones de pesos para construir un sistema de tratamiento de residuos cloacales para tres ciudades del departamento turístico de Punilla, donde se padece el deterioro del famoso lago San Roque, contaminado por décadas por todo tipo de volcamientos.

Ver Viejo Dique San Roque: el monumento a la corrupción de Roca y Juárez Celman 

Horacio Miró, Natalia De la Sota, cordobesismo

Ver Lago San Roque el pozo negro del cordobesismo

Algo huele mal en las cloacas

La noticia se dio a conocer el jueves pasado, con un pomposo acto gubernamental, en el que participó el actual gobernador Juan Schiaretti, para anunciar el inicio de la etapa final de la “Red Colectora Cloacal Máxima de la Cuenca Media y Cuenca Baja” para el saneamiento del San Roque.

Horacio Miró, Natalia De la Sota, cordobesismo

En el caso de la Cuenca Media, abarca a las localidades de Bialet Massé, Santa María de Punilla y Cosquín, la capital nacional del folclore, que están atravesadas por la Ruta Nacional 38.

Los trabajos a ejecutar constan de 19.000 metros de conductos de cloaca máxima, 6 estaciones de bombeo, 161 bocas de registro, 26 bocas de acceso, 8 cámaras de desagües, 10 válvulas de aire y una nueva estación depuradora de aguas residuales. Las conexiones residenciales correrán por cuenta de cada municipio, que abarca a una población total de cerca de 121.600 habitantes. El plazo de las obras es de 24 meses por un monto, de 2.360 millones de pesos, con un aumento del 14 % sobre el Presupuesto Oficial. Unos 22,4 millones de dólares, según estimación del propio gobierno.

“Esto es cuidar la salud de los habitantes de Punilla, el medioambiente de nuestra Provincia y la ecología de Córdoba, esto es cuidar y apuntar hacia un desarrollo sustentable de nuestra provincia que es lo que precisamos”, señaló el gobernador Schiaretti en pleno acto.

Y como podemos ver en la siguiente plantilla, expuesta durante la ceremonia, la contratista a cargo es una UTE (Unión Transitoria de Empresas) con el nombre de “Punilla”, en referencia al departamento donde se ubica la inversión, conformada por Supercemento SAIC y Bassa SA, la flamante empresa de Horacio Miró.

Horacio Miró, Natalia De la Sota, cordobesismo

La absoluta intransparencia de la licitación

Esta obra, junto con una similar correspondiente a la localidad de Tanti, por un monto de 576 millones de pesos, fueron licitadas por la ACIF SEM (Agencia Córdoba de Inversión y Financiamiento), que es un ente absolutamente intrasparente, que en un tiempo fue presidido por el mismo Horacio Miró. Que cuenta con un portal web, del que solo da cuenta de su objeto, sus autoridades, y de alguna que otra noticia insustancial en su contenido.

http://acif.cba.gov.ar/

Dichas obras están financiadas por el “Fondo de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) para el Desarrollo Internacional (OFID)” que otorgó a la provincia un préstamo de 60 millones de dólares al efecto, a 18 años de plazo con una tasa de interés del 5,1 % anual. Insistiendo el gobierno cordobesista en concretar grandes obras con financiamiento externo, no obstante las graves dificultades que ha tenido por efecto de las devaluaciones sucedidas en los últimos.

Ver El coronavirus salvó a Schiaretti y el cordobesismo de la quiebra

Del trámite de su adjudicación, lo único que trascendió públicamente fue el llamado a Licitación Publica publicado por la ACIF en el Boletín Oficial  en enero pasado. Y sin mayores detalles, las empresas que se habrían presentado en las mismas, sin siquiera haber trascendido los precios cotizados por cada una de ellas.

https://boletinoficial.cba.gov.ar/wp-content/4p96humuzp/2021/01/4_Secc_200121.pdf

Las empresas intervinientes parece haberse repartido con buenos modales las contrataciones, dado que para la obra adjudica a Supercemento SAIC, Basaa SA intervinieron Gieco, Martínez Lumello, y Aclade, y también la cuestionada Benito Roggio E Hijos SA. Y en la de Tanti, estos ni aparecieron, figurando en ella la UTE conformada por Riva SA y Tecma SAIICF; Michelotti e Hijos SA, y el consorcio Estructuras, Marinelli y Paschini.

Ver Los sospechosos de siempre se llevaron puesta la deuda externa de Córdoba

Supercemento, el socio macrista

La empresa Supercemento ya tiene otro gran negocio “cloacal” en Córdoba, que es la ampliación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Bajo Grande, en la ciudad de Córdoba.

Negocio que debió llevar a cabo la Corporación América, la nave insignia del multimillonario Eduardo Eurnekian, como contraprestación al municipio cordobés, por habilitarle una enorme inversión inmobiliaria sobre el valiosísimo espacio verde del ex Batallón 141. Terrenos que fueron adquiridos por Eurnekian, a partir de un remate que realizó en el 2007 el entonces gobernador José Manuel de la Sota, a una tercera parte de su valor, pagadero en cómodas cuotas casi sin interés.

Ver Eurnekián, y su batallón de irregularidades, invade Córdoba

Los trabajos nunca se llevaron a cabo. Y a principios del año 2020, la justicia federal decidió imputar al intendente de ese entonces, el radical Ramón Mestre, y otros funcionarios, por la contaminación que padece el Río Suquía. Cuyos desechos finalmente desembocan en la laguna Mar Chiquita, por la falta de inversión en la estación de Bajo Grande. Ante ello, la Provincia de Córdoba decidió intervenir y adjudicó esas obras a  Supercemento, liberando a Eurnekian de toda culpa.

Supercemento tuvo entre sus directores a “Tonio” Macri, tío del ex presidente Mauricio Macri, quién que se desprendió de sus acciones en 1986. En ese ínterin, Supercemento fue sindicado de haber colaborado con la dictadura en el vaciamiento de la constructora cordobesa Mackentor, bajo la excusa que en la misma se ocultaban fondos de la guerrilla.

Según el libro “Mackentor – Crónica de un saqueo”, del periodista Fabián García, el interés de Supercemento y la familia Macri era desguazar dicha empresa para arrebatarle el negocio de la construcción del Segundo Acueducto Villa María – San Francisco, considerado como una de las más importantes del país para esa época. Por otra parte, se inició una causa judicial por supuestos desvíos de fondos para las obras de Supercemento, que se habrían destinado para las campañas del gobierno de Cambiemos, liderado por Mauricio Macri.

https://www.grupolaprovincia.com/argentina/supercemento-avanza-la-causa-por-supuesto-desvio-de-acero-de-obra-publica-en-el-gobierno-de-macri-546153

De hecho, entre quienes figuran en el directorio de Supercemento, aparece Raúl Ibarra, primo del ex ministro de Modernización de Macri, Andrés Ibarra. Y fue quien firmó el acuerdo para el sistema de la cuenca del San Roque, a la vista del gobernador Schiaretti, y en nombre de la UTE que conformó con la empresa Basaa SA, de Horacio Miró.

Horacio Miró, Natalia De la Sota, cordobesismo

Como se puede observar, todo ratifica aún más el concubinato de vieja data existente entre Mauricio Macri y Juan Schiaretti. Más clarificado -o enturbiado a nivel cloacal- con las obras de los grandes gasoductos troncales, cuyo financiamiento en dólares fueron a parar en los bolsillos de Supercemento, la empresa IECSA/SACDE de los Macri, y la cuestionada firma brasilera Odebrecht, entre otros.

Ver Macri y Schiaretti, unidos por el contrabando

Ver Macri, Schiaretti y Caputo traspasaron 260 millones de pesos del ANSES a Odebrecht

Sin mencionar que tanto Supercemento como Odebrecht, están involucrados en una causa penal por la construcción de una planta potabilizadora en el Gran Delta, junto con su socio Biento Roggio e Hijos, y los funcionarios Julio de Vido, el señor de los bolsos José López, y otros más.

Ver El Grupo Roggio, implicado en las coimas de Odebrecht

El “Lázaro Báez” del cordobesismo: De BRITOS SA a BASAA SA

Finalmente nos queda recordar quién es Horacio Omar Miró. Si bien es oriundo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sus grandes negociados los hizo en Córdoba, apenas De la Sota asumió por primera vez como gobernador.

Primero se hizo cargo de los intentos por privatizar empresas públicas provinciales, y de los préstamos externos a través del Organismo de Coordinación y Programación de la Inversión y el Financiamiento” (Ocpif), que luego se transformó en la ACIF. De ahí, saltó al ámbito privado al comprar la constructora familiar Britos SA, con la cual pasó a ser en poco tiempo, un contratista privilegiado por parte de los gobernadores De la Sota y Schiaretti.

Ver Horacio Miró, señalado de ser “testaferro” de De la Sota, tiene cuatro empresas offshore

La primera gran obra que ganó Britos SA, fue la construcción del segundo tramo del Camino del Cuadrado, un paso vial de montaña que une las Sierras Chicas con el Valle de Punilla, mediante una UTE con Helport SA, la constructora de Eurnekian, el mismo que le compró a De la Sota el ex Batallón 141 a precio vil.

Desde entonces, el Camino del Cuadrado está sin terminar y su trayecto sufre reiteradas interrupciones, por los recurrentes desmoronamientos de la montaña, cuyos sucesivos arreglos siguen engrosando el gasto público. Casualmente este camino justo más al norte de las tres ciudades mencionadas, que se beneficiaría desde el punto de vista cloacal, con el nuevo negociado de Horacio Miró, ahora con el nombre de Basaa SA.

En diciembre de 2014 se desató un fuerte escándalo en Córdoba, a partir de la filtración de cámaras ocultas que había concretado el conductor televisivo Tomás Méndez, antes de su arribo por los canales de televisión porteña, al empresario Hermann Karsten, entonces director de Kolektor, encargada de la recolección de los tributos provinciales.

En ellos, Karsten aseveró que Horacio Miró era el testaferro del gobernador De la Sota, y arribó a un acuerdo con dicho periodista, para evitar que a Miró se lo señale como el “Lázaro Báez” de De la Sota. A esos efectos acordaron retribuir a Méndez, con una pauta oficial de la Provincia, o con publicidad paga por parte de Britos, que por supuesto no podía salir al aire.

Ver Macri le dio mil millones al Lázaro Baéz de De la Sota a cambio de favores electorales

El presente portal fue uno de los pocos medios que, mediante distintos artículos, puso en evidencia el estrecho triángulo que había entre Miró, De la Sota, y la obra pública cordobesa. Triángulo que llegó hasta el país vecino de Brasil en la causa del Lava Jato, mediante el negocio de los gasoductos troncales, con una obra que terminó anulada por el propio De la Sota en medio de misteriosas muertes, aparición de empresas en guaridas fiscales, y denuncias de corrupción que aún están activas.

Ver Tinelli y Milani, los poderosos amigos de Miró, el “testaferro” de De la Sota

Pero también, todo derivó en una demanda judicial contra el columnista Lázaro Llorens, del presente portal, por daños y perjuicios, e incluso contra la mismísima empresa Google, para exigir que las notas del presente portal referidas a Miró sean canceladas.

Ver Horacio Miró, el “Lázaro Baéz” de De la Sota acosador de periodistas, ahora quiere censurar a ¡Google!

Vapuleada por el tremendo escándalo, Britos SA dejó de existir como tal y se transformó en una empresa porteña de nombre Basaa SA, como modo de encubrir su oscuro pasado, borrando toda referencia a su pasado cordobés. Pero eso no evitó que en su propia página web, incluyera entre sus fotos en galería, al más que notable Camino del Cudrado, cuestionada por la sociedad cordobesa por sus demandas en gastos e impactos ambientales. Pero por las dudas, la web no aclara el nombre de la obra.

Horacio Miró, Natalia De la Sota, cordobesismo

Tras el fulminante deceso del ex gobernador De la Sota en un accidente de automóvil en septiembre del 2018, cuando intentaba lanzarse como candidato a la presidencia de la Nación, se especulaba que sucedería con los bienes detentados por quien es considerado su presunto testaferro Horacio Miró.

Quien por su parte se exilió de la provincia durante tres años, apartándose enteramente de los negocios o negociados públicos, siendo esta la primera adjudicación recibida desde entonces. Pero ahora que Natalia, la hija de De la Sota se ha lanzado decididamente a la política nacional, como precandidata a diputada, junto a Alejandro Vigo, la esposa de Schiaretti, bajo la advocación de “ELLAS”, ellas evidentemente necesitan recursos para llevarla adelante.

Horacio Miró, Natalia De la Sota, cordobesismo

Lo cual explicaría la simultánea reaparición de Miró y su empresa BASAA SA, ex Britos Sa, en la palestra de las intransparentes licitaciones públicas que concreta el cordobesismo, de las que Miró es un altísimo experto.

Natalia De la Sota a lo largo de su vida se mantuvo lejos de la política. Se dedicaba a tocar el piano, la guitarra, y cantar. Daba clases de música particulares y en escuelas, incluso abrió un bar cultural en el barrio de Alta Córdoba para darle difusión a distintos artistas, incluso cubanos. Se casó con un médico que luego terminó detenido por abrir como un pionero una clínica de cannabis. Tuvo dos hijos, se separó.

Y ahora que pasó los 40, dio un giro a su vida y se conectó con la pasión familiar de la política. A la par que Miró, el sindicado como testaferro de su padre para allegarle cuantiosos fondos a la política y otro tanto, hizo una reaparición en el escenario de la obra pública cordobesa, bajo el nombre sin historia de BASAA SA. Que parecería ser el basamento para la carrera política de Natalia, igual que lo habría sido para su difunto predecesor.-

Comentar con Facebook
Compartir la nota
Imagen por defecto
Leandro Rosso
Periodista freelance | Estudió Ciencias de la Información en Universidad Nacional de Córdoba | Anterior: Comunicación Social (Sitio Oficial ECI - UNC) | Fecha de Nacimiento: 25 de Agosto de 1987
Artículos: 99

Ultimas Investigaciones por Mail

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir las ultimas investigaciones.

Deja un comentario