Tinelli y Milani los poderosos amigos de Miro, el “testaferro” de De la Sota

Tinelli y Milani los poderosos amigos de Miro, el “testaferro” de De la Sota

Marcelo Hugo Tinelli y el cuestionado Jefe del Ejército K Cesar Milani, tienen una estrecha relación con el empresario Horacio Miró, señalado de ser el “testaferro” del gobernador De la Sota. Acá las pruebas de esos poderosos vínculos.

Por Lázaro Llorens.

Viernes 23.34 horas. La pantalla de Canal 13, con el casi imbatible programa ShowMatch estaba que explotaba. En la pista estaban Anita Martínez y el Bicho Gómez, la pareja más atractiva del “Bailando”, luego ganadora del certamen. Su carismático conductor, Marcelo Tinelli, estaba por presentarlos cuando de pronto se mandó un burdo chivo: “Atención se viene la tercer pareja, el sueño auspiciado por… ¡la Provincia de Córdoba!”. Tras él, el conductor invitó al propio gobernador José Manuel De la Sota, precandidato a presidente, a ingresar a la pista de baile, presentándolo como un “querido amigo” y agradeciéndole su “apoyo” al programa insignia de Clarín.
Tras esa presentación, como un personaje más del show, el mandatario y precandidato cordobés apareció en escena. Con una postura dicharachera bromeó sobre su “quincho” y, ante una risa cómplice del Tinelli, hasta se animó a cantar a “Solo Tu” de Cacho Castaña, recibiendo a cambio una invitación por parte del conductor para participar del “Cantando por un Sueño” 2015.
A 799 kilómetros de distancia, del otro lado de la pantalla, miles de cordobeses no comprendían lo que veían. No entendían que hacía el gobernador de Córdoba, en Buenos Aires, “apoyando” a uno programas más caros de la TV porteña. Tampoco entendían como De la Sota podía mostrarse tan feliz y contento, luego de la durísima semana política que había sacudió a su gestión, tras el escándalos de las cámaras ocultas de Méndez-Kolektor, donde su ex funcionario porteño Horacio Miró, señalado de ser su “testaferro”, tuvo que asistir a la Justicia Federal a dar explicaciones sobre su empresa constructora Britos S. A., sus millonarios contratos con el gobierno provincial y el pago de sobornos a periodistas.
Claro que en la gran pantalla de la política todo tiene su explicación. El controvertido Miró, radicado en Buenos Aires, sindicado por el senador Luis Juez de ser no solo “el testaferro del gobernador De la Sota”, sino el “verdadero gobernador en las sombras de Córdoba”, tienen una estrechísima relación con el conductor de Show Match: Marcelo Hugo Tinelli. Ambos son íntimos amigos y comparten una misma pasión: San Lorenzo de Almagro, el club de Boedo, hoy conocido en el mundo gracias al Papa Francisco, cuyo actual vicepresidente es: Tinelli.
Es una relación de confianza y amistad de muchos años. Tanto que, el colaborador más estrecho de De la Sota, dueño de decenas de empresas, integró en el 2009, junto a Tinelli y otros, un fideicomiso de casi 1 millón de dólares, para administrar de los fondos destinados a la construcción de la nueva pensión de fútbol juvenil del club de Boedo. El fideicomiso se creó en el cuarto piso de Ideas del Sur, la productora de Tinelli. Y se conformó con dineros aportados por históricos dirigentes del club, Tinelli y el propio Miró, cuyo facturación gruesa la genera en Córdoba, con contratos con el gobierno provincial y terminan en la ciudad del puerto.

La relación es tan estrecha, que actualmente el hijo de Miró, Juan Manuel Miró, integra la comisión directiva de San Lorenzo cuyo presidente es Matías Lammens y su vice Tinelli. Según la nómina de autoridades del club, Miró Juniors figura como vocal titular número “6”. Cargo que accedió gracias al pedido explícito de Tinelli, que insistió para meterlo en la lista, dado que Lammens, presidente del club, no lo quería.

Actualmente, Juan Miró integra el “Consejo del Futbol Profesional” de San Lorenzo, un nicho donde también están metidos Tinelli, Lammens y el propio Horacio Miró, con la compra y venta de jugadores. “Ellos, Tinelli, Lammens, Ercolano, Miró, son los que aportan el dinero para las contrataciones. Pero no son almas caritativas tampoco (y no deberían porqué): lo planean recuperar con las ventas de los futbolistas” informó al respecto el diario Perfil, en una nota titulada: “Tinelli: de los dos lados del mostrador”.

Estos reprochables negocios vieron acompañados por “La confidencial en los tratamiento de los contratos de los jugadores”. Una norma establecida por Lammens, Tinelli y Miró a las pocas horas de asumir su mandato, en septiembre del 2012, donde los directivos del club se reservan el derecho de informar a sus socios, a cuanto haciende el contrato de cada jugador profesional que contratan.

La sospechosa y discreta norma, similar a la que Miró estableció en la agencias OCPIF y la ACIF cuando era funcionario de De la Sota, donde no rindió cuentas a nadie sobre sus gasto, en su momento fue objetada por Nicolás Fraiman, vocal por la oposición, quien una vez, desobedeciendo a Tinelli y Miró, publicó los contratos de cada uno de los jugadores con sus respectivos sueldos en cuenta de Twitter. “Yo no considero que sea para ocultarlo. San Lorenzo es una sociedad civil y me pareció que era imposible no informarle al socio lo que hacemos con su dinero”, sostuvo Fraiman, con comentarios casi calcados a los que en Córdoba se escuchan aún hoy sobre la ACIF, la agencia creada por Miró.

MILANI. El histriónico Tinelli, no es el único amigo con poder de fuego que tiene Horacio Miró hoy en Buenos Aires. El abogado-financista porteño, impulsor y diseñador en Córdoba de la privatización del juego, EPEC, APROSS (Ex IPAM), y el Banco de Córdoba, también mantiene una relación familiar, casi íntima, con el mismo y controvertido general César Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani.

“Horacio Miró tiene una relación muy estrecha con el General Milani. Su hija está de novio con el hijo de Milani” destapa ante Veintitrés, el Senador de UNEN Luis Juez, el primero en denunciar a Miró, allá por el 2002, cuando esta persona era prácticamente desconocida para todos los cordobeses y no había una sola foto de su rostro. El yerno de Miró sería César Gerardo del Corazón de Jesús Milani hijo, de 28 años de edad, actual funcionario del ministerio de seguridad. “A su vez, Miró es un tipo muy vinculado a Carlos Caserio, un dirigente delasotista, del departamento de punilla. El secretario privado de Carlos Caserio, cuando fue Ministro de Obra Pública, fue el Rodi (Rodolfo) Milani, hermano del general Milani. Ambos son peronistas de Cosquín. Hay que darse una vuelta por allí para ver quien son” añade Juez quien conoce como nadie las entrañas del peronismo cordobés.

La primicia sobre esta relación la ventiló el sitio web Informes y Noticias de Córdoba (http://www.informesynoticiascordoba.com), en julio pasado, mediante una nota titulada “Consuegros”. En ella, el sitio web reveló: “La vida sí que trae sorpresas, pensarán algunos. El dicho seguramente cae como anillo al dedo a la sorpresa que se llevaron en su momento, quienes por cosas totalmente distantes de la política terminarían siendo consuegros. Tal condición vincularía al Jefe del Ejército, Cesar Milani (de manifiesta simpatía kirchnerista), con el operador delasotista todo terreno Horacio Miró. ¿Hablarán de política?”

Consultados por esta revista, familiares directos de Milani, no confirmaron ni desmintieron ésta relación. Aunque remarcaron que “Milani tiene en Córdoba buen vínculo político con el gobernador De la Sota”, donde “Miró fue el puente directo desde hace años, (porque) decir Miró no es poca cosa”.

DE LA SOTA. Desde muy joven Miró, siempre desde Buenos Aires, supo cobijarse en las axilas del poder que trae grandes beneficios y negocios. Por eso, en 1985, gracias a la amistad que tenía con el sindicalista Lorenzo Miguel, consiguió que el presidente Raúl Alfonsín lo nombrara interventor provisional de la obra social de la UOM. Tras la renuncia del presidente radical, en 1989, su carrera continúo sin tropiezos cuando el presidente Carlos Menem mediante el decreto 564/1989 lo designó como miembro del Directorio de la “Caja de Asignaciones Familiares para el Personal de la Estiba, Actividades Marítimas, Fluviales y de la Industria Naval”.

Con el menemato, siempre con absoluto bajo perfil, el polémico empresario delasotista estuvo 10 años alternando distintos cargos del Estado Nacional. Entre estos, fue asesor de la Secretaría de Agricultura de la Nación donde conoció a Jorge “Zurdo” Montoya, el máximo operador delasotista, cuando éste se desempeñaba como Secretario de Agricultura de Menem, tras lo cual surgió una gran amistad que hasta el día de hoy perdura.

Fue en 1999, cuando De la Sota ganó su primera elección en Córdoba, cuando Miró abandonó abruptamente Buenos Aires y se mudó a Córdoba, para trabajar como buscador de créditos de la provincia ante los organismos internacionales. Par ello, De la Sota creó el Organismo de Coordinación y Programación de la Inversión y el Financiamiento de la Provincia de Córdoba (O.C.P.I.F.) y puso al frente a Miró, que ya integraba la mesa chica del poder junto a Olga Riutort -ex esposa del gobernador- y s “El Zurdo” Montoya.

El O.C.P.I.F. tenía una característica: al ser un organismo descentralizado, como en el caso de los contratos confidenciales de los jugadores de San Lorenzo, Miró no tenía que rendirle cuenta a nadie del manejo de los millonarios créditos que obtenía. Por eso, de Buenos Aires, para ayudarlo en su gestión, vinieron un grupo de estrechos colaboradores, entre los que se destacaban Carlos Peracca y los hermanos Carmen y Roberto Poplawski, este último directivo y socio de Britos S. A.. Eran tiempo donde La Voz del Interior (Clarín) presentaba a Miró como “un operador con contactos internacionales”.

Su plan financiero era muy simple. En el marco del “Concenso de Washington”, consistía en golpear las puertas del FMI, Banco Mundial y del BID, pidiendo dólares y ofreciendo a cambio la privatización de empresas y concesiones públicas, donde quedaban algunas valiosas joyas. Con ese fin, a lo Domingo Cavallo, el funcionario delasotista privatizó o intentó privatizar el Juego, la Obra Social de la Provincia (IPAM), el Banco de Córdoba, el cobro del impuestos, y la empresa de energía EPEC donde hubo hasta sindicalistas presos.

Con la llegada de los primeros millones de dólares de créditos internacionales, este plan financiero comenzó a pudriese cuando en los Tribunales empezaron a recibir denuncias contra Miró y sus colaboradores por irregularidades en la privatizaciones como la de IPAM (Obra Social de los Empleados Provinciales). Y terminó de pudrirse en el 2002, el día que Luis Juez, por entonces Fiscal Anticorrupción de la Provincia, dijo ante los medios que estaba investigando “el manejo de los créditos que el BM otorgó al gobierno provincial” para la realización de la obra pública y la contratación de consultoras.

Apenas ese intento de investigación, le costó el cargo a Juez, que luego de anunciar su realización fue inmediatamente despedido de la fiscalía Anticorrupción por De la Sota que en ese entonces estaba de precandidato a presidente. “Nosotros veníamos denunciando que a través de la O.C.P.I.F., que era una Secretaría de Estado, que manejaba los créditos internacionales con el BID y el Banco Mundial, Miró había manejado todo esos créditos, a través de consultoras, todas vinculadas a sus relaciones personales. Eso significó mi expulsión de la Fiscalía Anticorrupción”, rememoró Juez ante Veintitrés.

Tras cartón, a fines del 2002, para frenar los cuestionamientos y cubrirse las espaldas, el gobernador De la Sota disolvió la O.C.P.I.F y mediante una creó la controvertida ACIF (Agencia Córdoba de Inversión y Financiamiento). Al igual que su antecesora, esta Agencia, desde donde hoy se financia casi toda la obra pública de la provincia, se caracteriza por su total discreción en el manejo del endeudamiento provincial, dado que increíblemente siquiera debe rendir sus gastos al Tribunal de Cuentas de la Provincia.
El primer presidente de la ACIF fue Horacio Miró. Quien al poco tiempo de asumir, como los disparos contra su figura persistía, decidió renunciar, con la excusa de que se sumaba a la campaña presidencial de De la Sota en Buenos Aires. Al frente de la opaca ACIF quedó otra porteña, Carmen Poplawski, mano derecha de Miró, hermana de Roberto, el actual dueño de la constructora Britos S. A. Fue “Carmencita”, cuya empleada doméstica -Susana Leiva- apareció muerta en Buenos Aires, en el pozo negro de su casa, el mismo día que en Córdoba apareció flotando el cadáver del ingeniero Marcelo Arias en el Río Suquía, quien de golpe y raja comenzó a manejar, con total discreción, un presupuesto de… ¡1.250 millones de pesos!

“Yo no soy un porteño que vino a hacer política en Córdoba para ir preso” aseguró Miró a la prensa el 27 de octubre del 2002. Y tenía razón, luego de esos embates judiciales que lo obligaron a abandonar el bajo perfil, el ex funcionario de De la Sota regresó a Buenos Aires, que de golpe y raja se transformó en un próspero y silencioso hombre de negocios, aglutinando una decenas de empresas y firmas, de las cuales muchas trabajan para el gobierno provincial, con contratos millonarios. “Amprofit S. A.”, “Britos S. A.”, “Milenio Productora de Seguros S. A.”, “Closer S. A.” y “Anfirmar S. A.”,  “La Prioritaria S. A.”, “Emprendimientos Comerciales e Inmobiliarios S. A.”, “Crinar S. A.”, “EJV Inversiones S. A.”, “Nueva Era Productora de Seguros S. A.”, “Pilcher S. A.” son algunas de estas.

A su vez, actualmente, el ex funcionario delasotista devenido a empresario se lo señala de tener vínculos cercanos con las empresas Kolektor S. A., It-Net S. A., Cobrex S. A, y WEB M.H.C.. Es decir todas las empresas del controvertido empresario Hermann Karsten que salió escrachado en las cámaras ocultas de Tomas Méndez, negociando, en nombre de Miró, pauta a cambio de silencio, para que este este no parezca “el Lázaro Báez de De la Sota”.

“Tenemos la certeza plena de que Karsten es socio de Miró, y ha dicho claramente que ofrecía coimas para cubrir la empresa Britos. Esas coimas las quería pagar con fondos de la Provincia, lo que demuestra una íntima relación de la empresa y la Provincia”, dijo, sin dudar, el legislador Aurelio García Elorrio, quien presentó una denuncia ante la Justicia Federal por este tema. “Las pruebas más fuertes son que la plata que se ofrecía era dinero público y, en segundo lugar, que la empresa Britos ha sido la mimada de Unión por Córdoba, ha hecho obras ‘estrella’ en la Provincia (Camino del Cuadrado, a las Altas Cumbres, al Cerro Los Linderos, entre otras)”, añadió el legislador.

Comentarios de Facebook

También se puede ver

Macri le dio mil millones al Lázaro Baéz de De la Sota a cambio de favores electorales

Según el Presupuesto Nacional 2017, es la cifra