El gobernador de la provincia de Córdoba, Juan Schiaretti, tiró la casa por la ventana para ganar las pasada elecciones de 2019, mediante un plan faraónico de obras públicas con las mismas empresas encartadas en la causa de los cuadernos, acorde con el tradicional “roban pero hacen”. Pero se quedó sin resto y vio agravada su situación por la notable caída de la recaudación a lo largo del 2019. Por eso, tras el triunfo de Alberto Fernández a quién no apoyó en la campaña electoral, intentó sin éxito hacer un frente opositor con la Región Centro, poniendo al frente de ella a la persona menos indicada: el “Zurdo” Montoya, vinculado con la “patota de la ESMA”. Pero ahora, la epidemia le cayó como bendición del cielo, al justificarle el coronavirus la emisión de bonos provinciales o bonosvirus, si el gobierno nacional no corre en su auxilio.

Por Lea Ross | @LeandroRoss – 9/4/2020

En las elecciones legislativas del 2017, la alianza Unión por Córdoba y su dirigente, el gobernador Juan Schiaretti, se llevaron un susto mayúsculo. La elección la ganó Cambiemos con el 48,5 % de los votos, quedándose con cinco de los nueve legisladores nacionales, mientras que el partido gobernante solo sacó el 30,5 % de los votos, quedando solo con 3 de las nueve bancas.

Ante este llamado de alerta, y con vistas a asegurar la renovación del mandato en el 2019, Schiaretti al estilo de los gobiernos conservadores, lanzó un faraónico plan de obras públicas, asistido por un continuo bombardeo de costosos avisos oficiales que daban cuenta de ello.

De esta manera se garantizó el apoyo del cuarto poder de la prensa, atribulado por la crisis del periodismo ante la competencia de internet y las redes sociales. Así el “Unicato” cordobés émulo de los tiempos de los hermanos Juárez, en este caso los hermanos politicos De la Sota y Schiaretti, completó su dominio sobre todos los poderes, al tener mayoría en la Legislatura pese ser solo la primera minoría. Y controlar a través de ésta la Fiscalía General, y el Consejo de la Magistratura, puño de apriete del Poder Judicial de la provincia.

Para poder concretar ese ciclópeo plan, con la colaboración del gobierno nacional encabezado por Mauricio Macri, Schiaretti apeló a un masivo e imprudente endeudamiento externo. Esta política tenía por un lado el riesgo devaluatorio, tal como finalmente aconteció. Y por otro lado una demanda de divisas propia de la actividad en la obra pública que no se caracteriza por generarlas.

En ese marco, el 22 de marzo pasado, el diario Clarín publicó una nota donde informó que por efecto de la cuarentena nacional para combatir el Covid-19 y el parate que eso significa para todas las ramas productivas de la economía, los respectivos gobernadores le advirtieron al presidente Alberto Fernández que sus cajas corren el riesgo de achicarse.

A punto tal de no poder llegar a pagar el salario de su planta personal estatal, con todo lo que eso implica en la reducción del Estado ante una crisis sanitaria como la que se está viviendo. La advertencia se realizó durante reunión llevada a cabo en la Quinta Presidencial de Olivos.Córdoba, Coronavirus, Economía, Emisión, Schiaretti, Calvo, Deuda, Quiebra

Lo más importante de la nota, firmada por Pablo Ibáñez, es que el propio gobernador de Córdoba, el peronista cercano a Mauricio Macri Juan Schiaretti, le expuso al mandatario la posibilidad que se lancen las famosas cuasi-monedas. Aquellas emisiones de billetes provinciales que se utilizaron al comienzo de la década pasada, durante las presidencias de Fernando de la Rúa y Eduardo Duhalde. Es decir: el cordobés plantó el fantasma del 2001:

“Schiaretti expuso la gravedad del escenario futuro: si no hay fondos nacionales, existe el riesgo cierto de que las provincias deban emitir cuasimonedas para cumplir con el pago de salarios y los servicios básicos en sus provinciales. Es un deja vu de 2001 aunque, a diferencia de entonces, el gobierno central ahora puede emitir. Como contó Clarín, Guzmán recorrió hace 10 días, en charlas con ministros de Economía europeos y funcionarios de organismos multilaterales, esa posición: la crisis obliga a flexibilizar las pautas fiscales y a tomar medidas de carácter monetario”.Córdoba, Coronavirus, Economía, Emisión, Schiaretti, Calvo, Deuda, Quiebra

Semejante acotación de Schiaretti se hizo presente incluso en el primer párrafo de la mencionada nota, donde el periodista de Clarín realiza un esforzado y frustrado análisis de sintaxis, a partir de una cita del propio dirigente de Córdoba:

“Juan Schiaretti, el gobernador de Córdoba, lo sintetizó de un modo extremo: “Emite la Nación o van a empezar a emitir las provincias”. El cordobés usó un tiempo verbal si se quiere neutro -habló de “van” no de “vamos”-, pero el mensaje se entendió”.

Schiaretti omitió decir “vamos” a los presuntos fines de no exponerse, entre otras razones porque no tiene garantizado el apoyo de las provincias de la Región Centro. Que aspira a conducir de la mano del operador todo terreno, Jorge ‘Zurdo’ Montoya, oscuro funcionario polifuncional del cordobesismo.

Quien entre sus negocios privados detenta a través de su esposa, la también funcionaria Nora Cingolani, la serie de sociedades que usufructúa junto a tétricos personajes que integraron la patota de la Esma. Schiaretti fantasea con concretar un audaz plan de resistencia para enfrentarse al gobierno de Alberto Fernández y su vice Cristina Kirchner.

Ver ESCANDALO: altos funcionarios de Schiaretti asociados con la “patota de la ESMA”

El proyecto de un “polo de poder” o mini liga de gobernadores con Omar Perotti de Santa Fe y Gustavo Bordet de Entre Ríos, ya fue adelantado por medios de comunicación local de la ciudad de Córdoba, que a partir de la pauta oficial provincial vienen quedando a merced de los intereses del schiarettismo. Permitiendo reforzar la subjetividad del “cordobesismo” en su afán de mantenerse distanciado del presidente, en una provincia que le dio su voto de confianza a Macri el año pasado.

Ver El plan del gobernador Schiaretti para enfrentar a Alberto y Cristina

Por esa razón, cuando asumió su tercer triunfo como gobernador a finales del año pasado, Schiaretti nombró al “Zurdo” Montoya como Secretario de Integración Regional e Internacional con rango ministerial, que le permite mantener las relaciones con los mencionados gobernadores.

Acostumbrado a realizar operaciones monetarias y trabajando con personajes dedicados a la extorsión, el “Zurdo” Montoya es dueño de una offshore en Brasil y con un millonario patrimonio. Con vínculos siniestros y de bajísimo perfil, cultivó lazos a través del negocio del juego con el kirchnerista Cristóbal López, y ahora aparece en la trinchera para tratar de balancear la relación del cordobesismo con el albertismo.

La versatilidad y amplitud de conexiones del “Zurdo” Montoya como monje negro de la política local, la pone de manifiesto que el actual vicegobernador de Córdoba, el contador Manuel Calvo, fue subordinado suyo en los altos puestos que desempeñó en la administración cordobesa, y cuando se desempeñó como diputado y senador nacional. Y en la offshore que detenta en Brasil, tiene como socio al amigo de la infancia del actual vicegobernador.

Ver El millonario patrimonio y offshores del “Zurdo” Montoya, operador de De la Sota y Schiaretti

En el otro extremo, el “Zurdo” también fue el padrino del comunicador Tomás Méndez, en sus aventuras políticas en Córdoba. Y tras el obligado exilio al que este se vio obligado por sus gravísimas inconductas en Córdoba, el “Zurdo” fue el puente que le permitió arribar al canal de televisión C5N. Donde alcanza altos picos de popularidad con su audiencia, que desconoce el prontuario que tiene en Córdoba.

Ver Biografía no autorizada de Tomás Méndez, un traficante de información

Diagnóstico fiscal de Córdoba: falta de pesos y fiebre de dólares

La Provincia de Córdoba está en una muy delicada situación fiscal y financiera, agravada por el cese económico que se vive durante la cuarentena. Por eso, su gobernador está más que desesperado por encontrarle una salida, ante la enorme caída de la recaudación.

La ininterrumpida debacle fiscal cordobesa del último año y medio, resultado de dos años continuos de recesión del macrismo -que Schiaretti apoyó en las elecciones- pone en vilo la paz social de Córdoba. Conmovida por el anunció del ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, que no hay caja para cumplir con los salarios provinciales de este mes de abril, pagaderos en mayo próximo.

Cabiendo recordar en tal sentido, que el también triple gobernador de Córdoba Eduardo Angeloz, debió abandonar anticipadamente su último mandato, cuando en Córdoba en 1995 sucedió esa misma calamidad, con la crisis del Tequila, que dio origen a los famosos bonos Cecor.

Córdoba, Coronavirus, Economía, Emisión, Schiaretti, Calvo, Deuda, Quiebra
https://www.lavoz.com.ar/politica/coronavirus-provincia-no-sabe-si-podra-pagar-sueldos-y-jubilaciones-de-abril#_=_

Parece cierto que no le cierran los números al ministro de Finanzas Giordano, un cavallista que motorizó en la década de los ’90 la creación de las AFJP que dinamitaron el sistema previsional argentino.

Quizás por esa hazaña el cordobesismo liderado por De la Sota y Schiaretti, lo designó secretario de Previsión Social, y lo puso al frente de la Caja de Jubilaciones. Donde realizó primero la picardía de reducir las jubilaciones estatales, demorando seis meses su reajuste. Para luego lograr imponer el 82 % del 82 %, que había sido resistido en las calles y judicialmente por los empleados públicos.

Córdoba, Coronavirus, Economía, Emisión, Schiaretti, Calvo, Deuda, Quiebra
Ministro Finanzas Osvaldo Giordano

Ver El roban pero “hacen por Córdoba” está sostenido con la usura gubernamental

En dos años la pérdida en la recaudación, en términos reales (descontada la inflación), fue del 26, 4%, tal como venía avisando Finanzas.Córdoba, Coronavirus, Economía, Emisión, Schiaretti, Calvo, Deuda, Quiebra

Sólo desde que comenzó la caída acelerada, en junio de 2018, hasta octubre del año pasado, la pérdida que contabilizó la cartera de hacienda provincial alcanzaba alrededor de 28 mil millones de pesos.

Como explicó el economista José María Rinaldi a este portal, el problema tributario cordobés reside tanto en la recesión y la caída de la recaudación, como en el carácter regresivo del sistema que sufre Córdoba desde hace más de 25 años.

“Como solo recaudan impuestos al consumo, cuando cae el consumo inmediatamente cae la recaudación. Distinto sería un esquema recaudatorio donde los impuestos al patrimonio tuvieran mucho más peso. Además el gobierno tiene privatizada la recaudación. Más neoliberales no se consigue”, resumió.Córdoba, Coronavirus, Economía, Emisión, Schiaretti, Calvo, Deuda, Quiebra

La deuda provincial en dólares

A este cuadro se suma el peso en dólares de la deuda provincial contraída en dicha moneda. Un problema que el ministro de economía nacional Martín Guzmán cuestionó a las provincias en el mes de febrero diciendo: “Es insostenible que las provincias se endeuden en moneda extranjera y bajo ley extranjera. Ese es un problema que tenemos que resolver de forma permanente, eso no debería volver a ocurrir en la Argentina”.

Semejante declaración cayó pesada para una provincia como Córdoba, donde su deuda pública provincial está compuesta en casi un 98 % en dólares, equivalente actualmente a más de 166 mil millones de pesos, y por eso el pago de sus intereses con un promedio superior al 7 % anual, escaló espectacularmente en los últimos años.Córdoba, Coronavirus, Economía, Emisión, Schiaretti, Calvo, Deuda, Quiebra

El bono de deuda más acuciante es el denominado “Título Internacional al 7,125% con vencimiento 2021”, cuyo importe en pesos actualmente es de 45 mil millones, y cuenta no solo con el agravante de la tasa de interés, sino como su nombre lo indica, tiene vencimiento en el próximo año. Y otros títulos en dólares equivalentes actualmente a 75 mil millones de pesos, vencen en los años 2024, 2026, y 2027.

La magia del contador Schiaretti y el ministro Giordano para manejar estos graves aprietos económicos, la confiesan ellos mismos en el flamante informe de la Cuenta de Inversión 2019. Mediante ejecutar un feroz recorte en las partidas presupuestarias, con una notable subejecución de ellas, no obstante la inflación creciente.

A lo que denominan “ahorro corriente”, que entre otras cosas, reportó una notable caída en el salario real de los empleados públicos, especialmente los docentes, que trepó a un 25 % en los últimos tres años. Logrando así el gobernador Schiaretti y su ministro Giordano un ahorro acumulado de más de 36 millones de pesos, como se puede apreciar el siguiente grafico de dicho informe.Córdoba, Coronavirus, Economía, Emisión, Schiaretti, Calvo, Deuda, Quiebra

Recorte salarial que se pudo llevar a cabo, gracias a las gestiones antiobreras del diputado peronista José Pihen, que a la vez se desempeña como secretario General del SEP (Sindicato de Empleados Públicos) y secretario general de la CGT Regional Córdoba.

Y del ministro de Educación  Walter Grahovac, quien hasta antes de asumir se desempeñaba como secretario General de la UEPC (Unión Educadores Provincia de Córdoba). Y fue denunciado de detentar una empresa constructora a nombre de un testaferro, que se dedicaba a la refacción de las escuelas, cuyo presupuesto a tal fin se vino abajo a partir de ese escándalo.

Explicando cómo llevaron adelante el megaplán de obras públicas para imponerse en las elecciones, y pagar la deuda tomada para llevarlo a cabo, a costa del ingreso y penurias de muchos cordobeses, en la su página 23 de dicho informe, el gobernador Schiaretti y el ministro Giordano ufanamente confiesan:

“Una forma de exponer con mayor claridad los recursos con los que cuenta la Provincia para afrontar su plan de inversiones, es considerando el ahorro corriente disponible… Para el año 2019, el ahorro disponible representó el 17,2% de los ingresos corrientes netos. El monto del ahorro corriente disponible superó los $ 35.839 millones, y permitió financiar la totalidad del gasto en obras y otros gastos de capital. Se trata de un nivel muy superior a la media histórica.”

La intransparencia gubernamental y el Bancor pinchado

A esta altura, qué duda cabe que la falta de fondos pone en dudas sobre hasta qué punto desde el gobierno podrían sostener la situación mediterránea. Que como se dijo se empeña en esconder, como lo revela el hecho de que el último informe trimestral de la ejecución presupuestaria es septiembre del año pasado, cuando lo normal era su publicación en el trimestre siguiente.

Otra pista de ello  sería la metida de mano que habría hecho con los fondos del Banco de la Provincia de Córdoba (Bancor). Que ha quedado expuesta en los balances contables detallados que envía al Banco Central. Allí, en el balance del mes de septiembre de 2019, el último remitido a la fecha, se detecta una cuenta denominada “Utilización de fondos unificados” que inusualmente aparece positiva en la lista de pasivos, con un saldo un saldo en rojo para la Provincia de 32 mil millones de pesos.

Córdoba, Coronavirus, Economía, Emisión, Schiaretti, Calvo, Deuda, Quiebra

Curiosamente esa cuenta figura sin la presencia del signo negativo, como si el Bancor pretendiera disimular de esa manera la asistencia que le estaría prestando subrepticiamente a la Provincia, con la magia de los contadores Schiaretti y Giordano. Desde ese mes nueve del año pasado, el BCRA no ha publicado los posteriores balances contables detallados del Bancor, por que la propia entidad cordobesa ha dejado de enviarlos.

Además el ex legislador y actual concejal capitalino, opositor al oficialismo provincial, Juan Pablo Quinteros, quien había señalado sobre el riesgo de endeudamiento dolarizado, advirtió en agosto del año pasado que el Banco de Córdoba estaba triangulando préstamos a las empresas constructoras contratistas de la Provincia, para asegurar la continuidad de las obras en ese año electoral a medida que la Provincia demoraba sus pagos, poniendo al propio Estado como garante de pago:

“Ahora hay que sumar este nuevo esquema de «empréstitos» para obras públicas que contrajeron las empresas por $7.500 millones ajustados por UVA, que no figuran en las cuentas de la provincia ya que se «ocultaron» en los balances de las contratistas de obras públicas.

(…) Sobre este novedoso mecanismo que usó el gobierno provincial para «dibujar» sus deudas a través de los préstamos a las contratistas del Estado podemos afirmar que el mismo es perverso. Hicieron que las empresas tomen deuda a su nombre en el Banco de Córdoba, asumiendo el ejecutivo el compromiso de pagar. Así, sin otra opción, las empresas accedieron y pusieron en sus cuentas unos $7.500 millones en UVA más el 4,5% de interés que tomaron a nombre del ejecutivo provincial.

“Estas empresas, ahora, reflejan estas deudas en sus balances y se les dificulta la toma de cualquier otro tipo de crédito porque sus cuentas figuran en rojo. Además, no se les considerará incrementos en sus costos poniendo en riesgo la culminación de las obras. Y como siempre el gobierno provincial sigue negando todo, pero la realidad es que la deuda se va a tornar impagable y las obras, si no se cambia la actitud arbitraria y perversa, no se van a terminar”.

http://www.jpquinteros.com.ar/provincia-deuda-y-obra-publica/

La campaña electoral con las empresas encartadas en la causa de los Cuadernos

De esa manera, basándose la campaña electoral de Schiaretti y Calvo en la ejecución de una descomunal y faraónica obra pública, el rubro de la construcción se convirtió en la principal rama para la producción de empleo privado. Ya que uno de cada tres puestos privados del período 2015-2018 provienen de ahí, en detrimento de la Córdoba industrial, que era su característica tradicional, tal como lo expuso Stripteasedelpoder en las siguientes notas.

Ver 20 años de Cordobesismo: la Córdoba industrial se desindustrializa

Ver 20 años cordobesismo: el desplome del empleo en Córdoba explica el crecimiento de la pobreza

Las empresas que se apoderaron de esos negocios de la construcción para el Estado, fueron las mismas que están involucradas en el escándalo de los Cuadernos. En el cual más de uno de sus directivos confesó haber pagado coimas a funcionarios nacionales, en un esquema  de cartelización de la de la obra pública, que tradicionalmente no tiene otro objeto que el cobro al estado de enormes sobreprecios.

Ver El mafioso cartel de constructoras fue denunciado en 1981 y estaban los Macri, Rocca, Pérez Companc, y otros

Tal como es el caso de Roggio, Eurnekián, Chediack, Electroingeniería, entre otros. Sin embargo, hasta el momento en el orden provincial no hubo ningún avance de la justicia provincial en casos similares, que fueron denunciados ante ella. Que involucraban a funcionarios locales y empresas, y donde se mencionaban retornos o coimas de hasta un 20 %.

Ver Macri, Schiaretti y Caputo traspasaron 260 millones de dólares del ANSES a Odebrecht

Ver La Ruta del Dinero Macri se cruza con la Ruta del Dinero De la Sota

Un caso paradigmático del complejo de la corrupción en la obra pública es la inauguración del faraónico puente sobre el lago San Roque, que se concretó un mes antes de las elecciones provinciales de mayo de 2019, y ha sido fuertemente promocionada con enormes propagandas audiovisuales.

Ver El “Negoción” del puente más grande de Córdoba, a cargo de empresas amigas y coimeras

La obra estuvo a cargo de la empresa Astori, cuya presidenta fue patrona y es amiga de Schiaretti, en consorcio con la constructora Chediack, uno de los confesos pagadores de coimas. En su primera gestión como gobernador (2007-2011) Schiaretti ya había salvado las finanzas  de Astori al regalarle la remodelación del Estadio Kempes. Y antes también, cuando Schiaretti era ministro de Finanzas, con la construcción de 200 escuelas.

Ver La “esforzada” vida política del senador Carlos Caserio y su nepótica familia

El coronavirus salvador

Pero ante la inesperada llegada de coronavirus y su enfermedad del Covid-19, y la consecuente medida “aislamiento social, preventivo y obligatorio” que dispuso el gobierno nacional, Schiaretti encontró un inesperado salvavida, cuando el agua le había llega mucho más arriba del cuello, estando a punto de superar su nariz.

Y así ladinamente Schiaretti extorsionó públicamente al presidente Alberto Fernández, diciendo que Córdoba se vería obligada a emitir bonos provinciales, instalando nuevamente en el imaginario popular y dirigencial el fantasmagórico año 2001.

Seguidamente pocos días después, hizo un primer amague con la emisión de 9.000 millones de pesos en títulos de deuda negociables en bolsa, resucitando así los DOCOF (Documentos Cancelación Obligaciones Fiscales) que corrieron en Córdoba hasta el año 2015. Anunciando que podrían llegar a emitirse hasta 29.000 millones de pesos, conforme las acreencias vencidas que la Dirección General de Rentas provincial dice que tiene para cobrar.

A la par el ministro Giordano aconsejaba respecto la emisión de las cuasi monedas provinciales: “Yo creo que en la medida que la Nación, como lo ha manifestado, va a mandar una asistencia acorde al problema que se está enfrentando, sabiendo que obviamente a nadie le sobra, si es algo más o menos razonable de esa manera se puede evitar. Y por lo menos nosotros en Córdoba pensamos que es la mejor alternativa, porque sería agregar problemas el hecho de que cada jurisdicción se meta a emitir de manera desordenada.”

De esta manera, un par de días después, lograron que el presidente Fernández anunciara un primer paquete de auxilio a las provincias, mediante anticipos de recaudación y préstamos por 120 mil millones de pesos.

Sacando del agua al  contador Schiaretti y su ministro Giordano, que lograron estar donde están gracias a un fastuoso e imprudente megaplán de obras públicas, con el que impactaron en el electorado. E iban a quedar muy mal parados, si tras ganar las elecciones con ese truco, no podían pagar los sueldos y tenían que emitir bonos, por eso el coronavirus les llegó como caído del cielo.

Los pésimos antecedentes cordobeses de CECOR, CECACOR, LECOR

Córdoba cuenta con pésimos antecedentes en cuanto a la administración de las cuasi-monedas, tnnto por parte del radicalismo, como del peronismo actualmente gobernante. En el año 1995, tras la caída de Angeloz, su sucesor del mismo palo Ramón Mestre padre los inauguró, con el nombre de CECOR.

Y ya entonces hubo denuncias que se habían impreso 50 millones de pesos de más, que habrían ido a parar anticipadamente entonces a manos de  Euclides Bugliotti, el dueño entonces de los hipermercados Libertad. Como una forma de “cebar la bomba” para que los CECOR, que competían con los pesos dólares de la convertibilidad, pudieran correr comercialmente.

Luego en el año 1999, se repitió agravada la misma historia, cuando Mestre fue designado por el presidente Fernando De la Rúa interventor en la provincia de Corrientes, y lanzó en dicha provincia los CECACOR.

Y así este junto con el interventor de la ciudad de Corrientes, Oscar Aguad terminaron procesados por la justicia federal, acusados de haber sustituido con papelitos de CECACOR, 60 millones de dólares contantes y sonantes depositados en el Banco de la Nación de Corrientes. Los que cotizaban muy por debajo de la par respecto los pesos dólares de entonces. Causa en la cual Mestre zafó por su fallecimiento, y Aguad por prescripción.

Ver BONDICORDOBAZO: “mano dura” Mestre, con respaldo de Nación, Provincia, y UTA Nacional, encabeza la reacción

Fraude que seguramente fue perpetrado como parte de la operación de “cebar la bomba”. Teniendo nuevamente al empresario compinche Bugliotti a mano, dado que también tenía un hipermercado Libertad en la vecina ciudad chaqueña de Resistencia. Y con solo cruzar el puente General Belgrano, los correntinos podían concretar sus compras allí.

Pero esto tenía un impedimento, que era el piquete que cortaba dicho puente desde semanas atrás, por la falta de pago de sueldos. Y ante ello Mestre exigió que antes de asumir se despejara el mismo, medida que fue llevada cabo de manera nocturna por la Gendarmeria, con el saldo de dos muertos y 50 heridos.

Y así el puente luce actualmente dos cruces negras y un cartel, en recuerdo de esos trágicos hechos. Motivados subrepticiamente por parte del flamante gobernante, para poder poner en libre circulación los bonos que pensaba emitir.

Córdoba, Coronavirus, Economía, Emisión, Schiaretti, Calvo, Deuda, Quiebra
Recordatorio de los caídos en puente Gral Belgrano.

Dos años después, en el 2001, sucedió un escándalo con ribetes parecidos en suelo chileno, que involucró al entonces gobernador peronista José Manuel de la Sota, en su primer mandato gubernamental, y al entonces ministro de Finanzas y actual gobernador Juan Schiaretti.

Al resultar su secretaria General y esposa de entonces, Olga Riutort, quien había viajado de incógnito a Chile con un avión alquilado, “demorada” en el aeropuerto de la ciudad de Santiago, capital de Chile, por contrabando. Al querer sacar una carga no declarada, de más de una tonelada de peso, consistente en 50 millones de pesos en bonos provinciales denominados LECOR.

Se trataba de una primera partida de esos billetes, de los que nadie en Córdoba sabía que se había ordenado su impresión. Por la que el Gobierno cordobés había pagado anticipadamente de contado, poco más de un millón de dólares, para la impresión de 8,5 millones de billetes de LECOR, de diversas denominaciones.

Riutort debió presentar en el aeropuerto chileno el permiso de exportación y la factura de los LECOR, emitida por la Casa de Moneda de Chile. Y por eso su salida prevista para el fin de semana, se demoró un par de días.

Según detalló el periodista cordobés Sergio Carreras, luego de dejar Chile, el avión alquilado habría hecho en Mendoza una larga escala de más de 20 horas, de la cual se desconocen los motivos.

Cuando el avión arribó al aeropuerto Córdoba, no se sabe si con Riutort a bordo, la Aduana labró un acta de interdicción a los billetes, ya que según la ley se trataba de mercadería en infracción. Existiendo seguidamente reclamos por parte del gobierno cordobés pidiendo su restitución, sin saberse a ciencia cierta qué pasó con ello.

http://archivo.lavoz.com.ar/NotaAnterior.asp?nota_id=109557

Como puede observarse, los más distinguidos dirigentes cordobeses cuentan con antecedentes funestos en el manejo de los papelitos de cuasi moneda. Característicos de las delicadas situaciones vividas en los años 1995, con la crisis del Tequila, y en el 2001 con la crisis de la convertibilidad.

Y ahora es un viejo actor de esas aventuras, el gobernador Schiaretti, quien con el coronavirus en mano, amenaza retornar a aquellas soluciones aciagas, que se propagaran más rápido que la peste. Para así salir del aprieto en que se metió con su faraónico plan de obras públicas, que como en los tiempos del “roban pero hacen”, le permitió renovar por tercera vez su mandato.-

Comentarios de Facebook

1 Comentario

  1. Pingback: La cuarentena no es para pobres: 1 de cada 3 cordobeses tiene graves problemas de vivienda - Striptease del Poder

Dejar un Comentario

También se puede ver

Córdoba: la salud pública en franco retroceso para recibir al coronavirus

Un informe del Observatorio de Trabajo, Economía y