Legisladora del PJ de Córdoba Tania Kyshakevych: “Votar a Schiaretti es indirectamente votar a Milei”

Se sigue escuchando el crujir del peronismo cordobés. En este caso: la fotografía del ministro provincial de finanzas, Osvaldo Giordano, presente en el acto de lanzamiento de Patricia Bullrich como presidenta, en la Fundación Mediterráneo, presentando a su candidato ministro de economía, Carlos Melconian, a principios de septiembre. Pocos días después, desvelada por el resultado […]

Se sigue escuchando el crujir del peronismo cordobés. En este caso: la fotografía del ministro provincial de finanzas, Osvaldo Giordano, presente en el acto de lanzamiento de Patricia Bullrich como presidenta, en la Fundación Mediterráneo, presentando a su candidato ministro de economía, Carlos Melconian, a principios de septiembre.

Legisladora PJ Córdoba Tania Kyshakevych, Votar Schiaretti es votar a Milei, cordobesismo
El ministro de finanzas de Schiaretti en el acto de Bullrich, y la repercusión en la prensa.

Pocos días después, desvelada por el resultado de las elecciones en la provincia de Córdoba, que ha sido un bastión decisivo para los triunfos electorales de Cambiemos y Juntos por el Cambio, en un reportaje radial la candidata se despachó diciendo:

“Sería una buena idea que Schiaretti no sea candidato a presidente. Hay que dejar que el voto a Schiaretti se disperse como quiera. Yo creo que no sería malo que Schiaretti en este momento deje de ser candidato a presidente y piense en otra instancia de su colaboración en el país. En ese momento, cuando se habló con Schiaretti, interfería en las elecciones provinciales. Esa decisión nos partió al medio en Córdoba. Nosotros no tenemos un problema con Schiaretti, ni diferencias insalvables. Nosotros lo que no queríamos eraque fuera una forma de hacernos perder las elecciones en Córdoba, que fue lo que sucedió.

 Ver Macri era Schiaretti y Schiaretti era Macri a la sombra de SOCMA, hasta qué…

Ese pedido fue respondido en forma destemplada por el diputado nacional Carlos Gutiérrez, porque que fue Bullrich en persona la que abortó la propuesta de alianza que había formulado antes de las PASO el gobernador Juan Schiaretti al entonces pre candidato Horacio Rodríguez Larreta. El integrante del círculo íntimo de Schiaretti señaló que “es vergonzoso lo de la señora Bulrrich… igual que lo de Massa. Patricia se tuvo que ir antes con el gobierno De la Rua y después con Macri, hicieron tan mal las cosas que volvió Cristina… Y Massa… ni hablar… no puede manejar la economía, es el fracaso viviente de esta grieta. La gente no es tonta…Vienen a Córdoba a hablar de Córdoba, dijo en sus redes sociales.

Pero paradojalmente, desde la misma bancada schiarettista salió un pedido exactamente igual al de Bullrich, formulado por Tania Kyshakevych, actual legisladora departamental por Ischilín. Quien se manifestó con durísimos términos contra el actual gobernador y candidato presidencial, por su oposición contra el gobierno nacional, haciéndole el juego a Juntos por el Cambio. El que en las PASO sacó poco más del 3% de los votos en el orden nacional, pero obtuvo el 27,2 % de los votos válidos en la provincia, detrás de Javier Milei, que logró el 33,2 %, dejando en tercer lugar a Juntos por el Cambio con el 24,8 %

Legisladora PJ Córdoba Tania Kyshakevych, Votar Schiaretti es votar a Milei, cordobesismo
Tania Kyshakevych. Foto oficial de la Legislatura.

Por su parte el actual ministro de Economía nacional y candidato presidencial, en su paso por Córdoba tras la inauguración del inicio de las obras para la reversión del Gasoducto Norte, que traerá el gas de Vaca Muerta a las provincias del centro-norte, manifestó su agradecimiento al futuro mandatario provincial y a todos los cordobeses diciendo: “Hoy podemos estar en lugares distintos en la política, pero la verdad es que el 10 de diciembre aspiro a ser Presidente y a tener a (Martín) Llaryora y a todos los cordobeses sentados en la mesa, participando de nuestro gobierno”.

Simultáneamente el “Gringo” Schiaretti, también lanzó su campaña previa a las elecciones generales de octubre, en un espacio de la Sociedad Rural. Lo hizo en el marco en cual como se vio, su dos principales competidores, Massa y Bullrich, buscan de manera desesperada arrebatar los votos “schiarettisttas” en Córdoba, para poder sacar ventaja frente al ganador de las primarias Milei.

Lo hizo acompañado por un millar de cordobeses, con la presencia de su vice Florencio Randazzo, el electo gobernador Martín Llaryora, y curiosamente la diputada Natalia de la Sota (hija del gobernador fallecido José Manuel, a quien se la ha visto acompañar Massa) y el ubicuo Giordano, apegado a Bullrich.

Ver Macri y Schiaretti: unidos por el contrabando

Al día siguiente de ese evento, Striptease del Poder realizó la siguiente entrevista a la legisladora Kyshakevych, quien ratificó todo lo expresado. Considera que “votar a Schiaretti es votar indirectamente a Milei” y que Massa es “el mejor alumno de De la Sota”. Además, confirma que Schiaretti operó a favor de Macri en las elecciones de 2019, y que un sector del peronismo cordobés está harto de los coqueteos del mandatario con Juntos por El Cambio.

Ver Ver Concubinato Schiretti & Macri (II): los negocios comunes del cordobesismo con el grupo Macri

-Después de tus críticas a Giordano y Schiaretti, ¿qué lectura hacés del lanzamiento de la campaña de Hacemos Por Nuestro País, para las presidenciales en el espacio de la Sociedad Rural?

-Que a Giordano ya lo podemos considerar como un comodín, que puede ir tanto en el acto de Patricia Bullrich como el de Juan Schiaretti. Lo que yo me animé a decir es el sentir de muchos dirigentes y compañeros/as, que hace mucho ven que esos coqueteos entre Schiaretti y Juntos por el Cambio le hacen mal al peronismo. Y ayer (en referencia al acto de lanzamiento de Schiaretti) nombraron al peronismo, después de mucho tiempo.

Sinceramente, Schiaretti ha sido un gran gobernador, con una brillante gestión en Córdoba, pero lo que se discute ahora no es el modelo de Córdoba. Un candidato con 3% de voto nacional no tiene ninguna posibilidad de ser presidente. Guste o no guste, eso no se puede negar. Lo que se discute es el modelo de país que se viene para adelante, con el terror de que Milei llegue a ser presidente de la Argentina, que nos lleve a un abismo y un futuro muy oscuro. Eso es lo que nos moviliza quienes tenemos ese “corazoncito” peronista.

Yo estoy convencida de que votar a Schiaretti es votar indirectamente a Milei. Los votos de Schiaretti favorecen hoy a la derecha. Como peronistas tenemos que buscar una solución, y hoy tenemos a un candidato como Sergio Massa, que si bien tiene expresiones del kirchnerismo que lo acompañan, él no es kirchnerista. Yo lo he conocido en el 2015, cuando veníamos trabajando con José Manuel de la Sota. Antes de su fallecimiento, De la Sota venía hablando de la unidad nacional y poder enfrentar lo que iba a ser una gran crisis que venía de la mano de Macri. Esas cosas nos quedaron, somos coherentes políticamente. Nosotros sentimos que este capricho que tiene nuestro gobernador termina perjudicando a la Argentina.

Legisladora PJ Córdoba Tania Kyshakevych, Votar Schiaretti es votar a Milei, cordobesismo
El acto de lanzamiento de Schiaretti en la Rural. Allí también se lo vio a Giordano.

-Se interpreta que la presencia Giordano en el acto de Bullrich fue la gota que colmó el vaso. ¿Cuáles fueron esas otras gotas previas al hecho?

-En el 2019, en el Partido Justicialista se entregaban las boletas de Macri. Y nosotros nos quedamos con el último José que decía “Jamás me verán hacer un acuerdo con Macri, jamás me verán hacer un acuerdo con la derecha”. Tuvimos que tolerarlo. Quienes nos expresamos a favor del proyecto nacional del peronismo, sentimos ese machacazo o apartamiento que hizo Schiaretti, quienes decidimos trabajar en eso. Somos peronistas, porque defendemos el proyecto de Córdoba, por eso yo no me voy del bloque Hacemos Por Córdoba.

Ahora, a nivel nacional, en algún momento tenemos que romper el negocio de seguir profundizando la grieta. Yo no soy kirchnerista, no tengo apreciaciones ni a favor ni en contra. Mi escuela de construcción política y de mirada sobre la sociedad es el delasotismo. En un momento, José Manuel de la Sota estuvo peleado con el gobierno nacional, porque expresaba aquellas cosas que no estaba de acuerdo. Y Cristina, en vez de instar al diálogo, vino con el recorte para Córdoba. Por eso De la Sota tuvo que ir a la justicia, porque era real la espalda que recibimos los cordobeses por parte del gobierno nacional.

Hoy, no podemos decir lo mismo. Porque en los 420 municipios y comunas, de cualquier identidad partidaria, todos tienen una obra del gobierno nacional. Sergio Massa estuvo en una obra importante, que es el gasoducto de la zona norte, y Schiaretti decidió hacer un vaciamiento mandando un funcionario de tercera jerarquía, cuando había seis gobernadores de manera virtual, incluso con algunos que no comulgan con la ideología de Massa. El “Gringo” no tuvo respeto institucional. Y horas antes, estaba la secretaria de energía (Flavia) Royón, reunida con el directorio de EPEC, donde firmaron un convenio donde el gobierno nacional iba a invertir 120 millones de dólares en la Central de Río Grande.

Eso se hizo en una oficina cerrada, para que no se enterara la prensa y así los cordobeses no se enteren que la Nación sí ayuda a Córdoba. Entonces, no podemos seguir abriendo la grieta. En 2018, antes de fallecer, De la Sota hablaba de armar puentes entre las distintas expresiones peronistas, que había que ir por una unidad nacional para ponerle un freno a Macri. De ahí que se reunía con Cristina Fernández de Kirchner, junto con Máximo Kirchner y Natalia de la Sota, que ella lo manifestó públicamente.

Legisladora PJ Córdoba Tania Kyshakevych, Votar Schiaretti es votar a Milei, cordobesismo
El acto de Massa en Córdoba, con funcionarios de otras provincias.

-Ahora, yo recuerdo qué en el 2013, De la Sota había mantenido diálogo con Francisco de Narváez, que en ese entonces estaba emparentado como alguien cercano a la derecha o al pensamiento de Macri.

-Que tengan diálogos los dirigentes es sumamente sano. Y es lo que hemos perdido. De la Sota siempre fue un hombre de diálogo. En Córdoba, hablaba con (Ramón) Mestre (hijo), cuando era intendente. Siempre consideró al diálogo como una herramienta para construir y no considerar que su oponente era su enemigo. Pero no había en ese entonces un acuerdo con Macri, ni tampoco se convirtió en un empleado de Macri. Hay límites que De la Sota jamás hubiera cruzado.

¿Te imaginas en un lanzamiento de una política antiperonista podría haberse sentado un ministro de economía de De la Sota, al lado de Patricia Bullrich? Jamás habría hecho ese error. Lo que molestó fue que había que minimizarlo, como si Giordano fuera a título personal. Te aseguro que Schiaretti habla con dos o tres ministros, y uno de ellos es Giordano. Además, su mujer va a en la lista de Diputados número dos. Eso es un error qué a la militancia, a la dirigencia y al votante los desconcierta.

Antes, pareciera que iban a hacer un acuerdo con Larreta y después Juntos por el Cambio desconoció eso y marcó diferencias con el gobierno provincial; y resulta que después mandamos al ministro de economía, y ahora dicen que Patricia Bullrich fue una mala gestora… Esas cosas son las que llevan al enojo y por eso terminamos con un fenómeno como Milei. Se perdió lo ideológico, hay límites en lo ideológico. El peronismo es amplio, pero nunca es la derecha. Yo sé que De la Sota construyó el “Cordobesismo”, con expresiones de muchos partidos, pero la columna vertebral siempre fue el peronismo. A De la Sota siempre lo vimos celebrar los 17 de octubre, con mucho énfasis, ¿cuánto hace que no se celebra un 17 de octubre así de la mano de Schiaretti?

-Yo no recuerdo un acto de Schiaretti donde se cante la marcha peronista.

-(Mirada de dando la razón). Sí, en la gestión o en las apetencias políticas, tenemos que dar diálogos, lo hacemos. Ahora, las convicciones no se abandonan. Sé que Córdoba se presenta como un terreno hostil para el peronismo, como una provincia conservadora, pero De la Sota nunca perdió su esencia justicialista.

Legisladora PJ Córdoba Tania Kyshakevych, Votar Schiaretti es votar a Milei, cordobesismo
Foto de archivo del 2013, con De la Sota y De Narváez, en un acto del Día del  Trabajador/a.

-El departamento que vos representas, Ischilín, se ubica al norte de Córdoba, en la región donde se están los únicos cinco departamentos donde Schiaretti le ganó a Milei en las PASO. Mieli ganó en Ischilín, pero por muy poquita diferencia. Lo cual es irónico que el discurso de Schiaretti se enfoca mucho en el sector productivo de altos rindes agrícolas -no es casual que su acto de lanzamiento lo haya hecho en La Rural-, y sin embargo, en su provincia, solo ganó en los lugares donde se reciben los últimos goteos del derrame sojero. ¿No sé si compartís esa mirada, y cómo se explicaría ese mapa?

-Sí, tenemos un desarrollo más ganadero que agrícola, por ordenamiento territorial del bosque nativo y porque nuestra tierra no es productiva. Somos un departamento poco desarrollado productivamente. Pero Ischilín tiene a Deán Funes como su localidad más grande, con casi 30 mil habitantes, en el cual la mayoría de los ingresos viene del sector público, y lo que es del sector privado viene en especial del comercio. Schiaretti es el gobernador que más veces lo ha visitado. Un periodista le comentaba que ésta era su visita número 27. Creo que eso explica en parte que los deanfunenses acompañen al proyecto de Schiaretti.

Con respecto a Milei, creo que es un fenómeno que viene a hablarnos a nosotros, a los dirigentes, en donde tenemos que hacer una revisión, porque el enojo de los argentinos hacia nosotros es por la falta de diálogo. La sociedad siente que la política les dio la espalda. Son momentos donde el enojo y la ira llevan a votar sin conciencia. Yo apelo a que la gente tenga conciencia y que se desprenda de ese enojo que en parte tiene razón. Más allá que nos moleste este tipo de acciones que ha tenido Schiaretti en su último tiempo, eso también se termina trasladando en los votos. Porque cuando surgió el coqueteo con Larreta, perdimos casi 5 puntos en las elecciones con Martín Llaryora que estuvo complicado.

Legisladora PJ Córdoba Tania Kyshakevych, Votar Schiaretti es votar a Milei, cordobesismo
Mapa de la distribución de los triunfos departamentales de Milei (violeta) y Schiaretti (turquesa), con la ubicación de Ischilín. Gentileza: Página/12.

-Ahora, hay una lectura que explicaría el porqué de Schiaretti aferrándose a su candidatura: si llegara a ganar Milei, entonces habría una crisis en el PJ Nacional, donde el kirchnerismo quedaría mal parado, y se abrirían grietas en el aparato que permitirían la entrada de nuevos dirigentes más jóvenes, en particular los que ejercen una gobernación, que pueden ser Axel Kicillof o Martín Llaryora. ¿Un triunfo de Milei no aceleraría el ascenso de Llaryora a nivel nacional?

-Estoy segura que Martín no tiene ese pensamiento. Pensar eso es ser un irresponsable políticamente. Hablamos de la explosión de un país. Vamos a terminar peleándonos argentinos contra argentinos. Va a ser un caos que no se comparará con lo que vivimos en el 2001. Si Argentina explota, ¿Córdoba va a quedar aislada? Los que creen que somos una isla les digo que no. Dependemos de la economía y del gobierno nacional. La economía de Córdoba no es autosustentable. Por eso De la Sota, cuando era gobernador, tuvo que poner el impuesto al combustible (NdR: la tasa vial), o los bonos en el 2001. Es decir, tuvimos que buscar otras formas para sostener nuestra economía. Si Argentina le va mal, a Córdoba le va mal.

Llaryora le tocará gobernar en una contienda donde, económicamente, no estamos bien como para decir que tenemos sostén para levantarnos. Ahora si en términos políticos, decimos que puede haber un resurgir en el peronismo, yo creo que el que lo puede expresar mejor es Sergio Massa. Yo creo en Sergio Massa, por creer en la unidad nacional. Y si gana Milei y no Massa, la expresión más representada del peronismo estará en la provincia de Buenos Aires, y Axel sí representa al kirchnerismo.

Entonces, no creo que tengamos que fundir a un país para ver si el kirchnerismo se va o no. A mí no me gusta que me digan kirchnerista, yo busco la unidad nacional y Sergio es la síntesis de eso, porque es el mejor alumno de De la Sota. Yo creo en una gran conducción por Llaryora, pero si el schiarettismo espera que le vaya mal el país para que le vaya mejor a Córdoba, conmigo no cuenten.-

Ver El cordobesismo puntea los rankings de pobreza, malestar laboral, y costo energía
Ver Video: El cordobesismo amarillo PRO y su corrupción estructural con la obra pública

Como lo pudiste constatar, nuestras investigaciones, son fundadas, independientes, con datos públicos y verificables y siempre sobre el poder real. Su producción lleva días, semanas, hasta meses de trabajo. Y son abordadas con la mayor honestidad, profesionalidad y rigurosidad periodística. Si está a tu alcance, podes colaborar con este periodismo libre, de calidad, sin injerencia de empresas o gobiernos.

Colaborar

x

Comentar con Facebook