¿Porqué el gas natural en Argentina está entre los mas caros del mundo?

¿Porqué el gas natural en Argentina está entre los mas caros del mundo?

Vaca Muerta, tarifazo, megatarizafo, mega yacimiento, deuda externa, petróleo, gas

Con el actual Gobierno las tarifas de gas natural explotaron, hasta estar entre las más altas del mundo. ¿La razón? Su plan económico gradualista estaba basado en endeudarse externamente, para luego desendeudarse poniendo en marcha la exportación de gas natural desde Vaca Muerta. Pero por tres importantes razones las multinacionales petroleras se negaron a invertir  masivamente allí. Por ello el Gobierno decidió que las inversiones la costearan los consumidores argentinos y el Estado argentino, con cuantiosos subsidios proveniente de impuestos que pagan los argentinos. Pero el gradualismo estalló en pedazos con las últimas devaluaciones, poniendo ese inusitado plan de endeudamiento – desendeudamiento en enormes aprietos, quedando varado a mitad de camino. Lo que hará que la crisis actual se profundice, y se haya sometido en vano a un enorme sacrificio a la sociedad.

Por Javier Llorens –  20/8/2018

Hasta el año 2015 Metrogas, la distribuidora de gas natural en Buenos Aires, efectuaba anualmente una publicación poniendo de relieve el notable atraso que tenía las tarifas de gas natural, si se las compara con la del resto del mundo. Tal como se puede apreciar en el siguiente gráfico extraído del último de esos informes.Vaca Muerta, tarifazo, megatarizafo, mega yacimiento, deuda externa, petróleo, gas

Pero a partir del 2016, Metrogás discontinuo enteramente esa publicación. Debido a que tras el traspié que significó el fallo de la Corte Suprema ante el primer intento de megatarifazo del gas natural, concretado en abril del 2016; en el mismo mes de este año, con el último de los ajustes de tarifas dispuesto por el ministro de Energía Juan José Aranguren, las cosas han cambiado radicalmente. Tal como se puede ver en el siguiente gráfico.

Donde la categoría de consumo residencial R3 4 de Metrogas, sin impuestos, pasó a estar entre las más altas del mundo, con un valor de u$s  0,57 por m3. Solo precedida por Metrogas Chile y Montevideo Gas, países que no disponen de gas natural y lo importan desde Argentina, o lo traen como gas natural licuado (GNL) desde remotos países del mundo, como Qatar. Y por Gas Natural Brasil, donde por las características climáticas el gas para uso doméstico no se emplea para calefacción, y por eso sus costos no inciden decisivamente en la canasta familiar, como sucede actualmente en Argentina.

Detrás de esa categoría residencial de Argentina, que produce más de tres cuartas partes del gas que consume, se encolumnan los restantes países del mundo, comenzando por Canada, Suiza, Finlandia, con climas altamente rigurosos, y un nivel de tarifas cercanos al medio dólar por m3. Luego aparecen México, Luxemburgo y Suiza, con un nivel por sobre los 40 ctvs el m3.

Seguidamente Irlanda, EEUU, y Francia, encabezan el lote de quienes tiene tarifas por debajo de ese nivel. Apareciendo por ahora allí las categorías argentinas Metrogas R2, y Metrogás R1, con un nivel de 36 ctvs y 35 ctvs de dólar el m3. Y esto es por ahora, porque conforme el sendero de precios fijados por el ex ministro de Energía Aranguren, en octubre del año que viene esas categorías deberían tener un precio similar a la de la categoría Metrogas R3 que encabeza el gráfico.

La comparación entre ambos gráficos, el de Metrogas y el de la portada, pone en evidencia que en Europa, según los datos estadísticos de Eusrostar del año 2017, se registró una apreciable baja en el costo del gas natural. No obstante ser países que no producen ese fluido, y lo importan desde Rusia.

Y por contrario, en contra de ese contexto, en Argentina se registró un notable aumento del mismo, según el cálculo efectuado para esas categorías con las tarifas autorizadas desde el 1 de abril del 2018 a Metrogás sin impuestos, conforme el cuadro que se expone seguidamente. Tomando el precio del dólar que regía para esa fecha, y la cantidad de metros cúbicos correspondiente a cada categoría. Y lo mismo sucedió con las tarifas para los sectores comerciales e industriales, que si son grandes consumidores de ese fluido, han visto desbalanceada la ecuación económica con la que antes funcionaban.Vaca Muerta, tarifazo, megatarizafo, mega yacimiento, deuda externa, petróleo, gas

El precio de la electricidad que  sigue al del gas natural

Ese descomunal aumento en el gas natural, además de impactar en las tarifas de este fluido, también impacto enormemente en las tarifas de la energía eléctrica. Por efecto de la matriz de generación de esta última energía que tiene Argentina, que depende en más de un 60 % del gas natural. Que igual con respecto el gas natural, si son grandes consumidores de electricidad, se han visto enormemente afectados en su equilibrio económico. Pudiéndose ver en el siguiente gráfico que las centrales eléctricas (columnas violetas) son las primeras grandes consumidoras de gas natural, seguidas por la industria y el sector residencial.

Vaca Muerta, tarifazo, megatarizafo, mega yacimiento, deuda externa, petróleo, gas
http://www.economiadelaenergia.com.ar/evolucion-del-consumo-de-gas-natural-2008-2017/

En el siguiente gráfico confeccionado por CAMMESA (Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico) se puede apreciar el enorme aumento que tuvo el precio monómico estacional de la electricidad, que es el precio que se cobra al consumidor, a partir del 2015. Con un aumento de nada menos que un 913 %, o sea que se multiplico por diez el mismo.Vaca Muerta, tarifazo, megatarizafo, mega yacimiento, deuda externa, petróleo, gas

En el siguiente cuadro de CAMMESA, están desglosados los distintos ítems que componen el costo de generar y transportar energía eléctrica, pudiéndose apreciar como este negocio se ha fortalecido formidablemente. En el cual navega  rumbosamente Marcelo Mindlin, el empresario preferido del presidente Mauricio Macri, ya sea como productor de gas, o como generador y transportador de energía. Registrándose  aumentos en la Energía Adicional de 1.066 %, Sobrecostos de Combustibles de 876 %, Sobrecostos transitorios de despacho de 361 %, Potencia Reserva Mediano Plazo 14.792 %, Transporte Alta Tensión 1.391 %, etc.Vaca Muerta, tarifazo, megatarizafo, mega yacimiento, deuda externa, petróleo, gas

Ver Biografía no autorizada de Mindlin (I): de testaferro de Soros y Lewis a empresario predilecto de Macri

Ver Biografía no autorizada de Mindlin (II): de testaferro Lewis a Cristóbal López de Macri

De esa manera el precio de generación por mega watt hora registrado en julio de este año trepó a 91 dólares, mientras que el precio promedio en Europa es de 41 dólares (Informe European Electricity Market, Third Quarterly Report) y de 30 dólares el correspondiente al generado con gas natural, mientras que en el mercado de Estados Unidos van de los 30 a los 36 dólares el mega watt hora. Y lógicamente estos sobreprecios en la generación de energía eléctrica tradicional, basada en una matriz con preponderancia del gas natural, han hecho que la generación de energía renovable se torne en un pingue negocio, en el que está incurso notablemente el grupo Macri.

Ver CUADERNOGATE: El arrepentido Goycoechea, un mega coimero con offshores, socio de Calcaterra, y lazos con Clarín

¿A qué se debe este notable desbarajuste en la cuestión de la energía argentina, que es el insumo básico que en la modernidad mueve a un país, determina su competitividad ante el mundo, y el bienestar de sus habitantes?

Sintéticamente se podría contestar diciendo, que es producto del único plan económico que tiene el presidente Macri. Consistente en poner en marcha el fabuloso -en varios sentidos- mega yacimiento de Vaca Muerta, y otros yacimientos de petróleo y gas no convencional. En un esquema de procurar sostener un cambio económico gradual mediante endeudarse externamente, para una vez puesto en marcha ese fabuloso yacimiento, desendeudarse rápidamente.

Habiendo afirmado recientemente al respecto el presidente de TECHINT Paolo Rocca, que tiene en desarrollo siderales negocios en ese sector, como productor de tubos de petróleo con su compañía Tenaris, y como productor de petróleo no convencional con su compañía Tecpetrol, que “en cinco años, a este ritmo de crecimiento, Vaca Muerta puede alcanzar una dimensión semejante a la del campo argentino”. O sea exportaciones por 25 mil millones de dólares anuales.

Siendo comparativamente la superficie de Vaca Muerta de 30 mil kilómetros cuadrados, y la superficie del campo argentino laborado agrícolamente, de 300 mil kilómetros cuadrados. Por ello las inversiones a hundir allí para su puesta en marcha, consistente esencialmente en miles de perforaciones con tubos de acero, son cuantiosísimas.

Que deberían realizar las multinacionales que detentan esos yacimientos, con la EXXON a la cabeza, que por sí o sus vinculadas tiene la concesión de la mayor superficie. A cuya zaga se plegó la SHELL, tras la asunción de su ex CEO Aranguren como ministro de Energía del presidente Mauricio Macri, como si tuviera la misión de hacerle posible a SHELL ese mega negocio.

La tres poderosas razones que desalientan las mega inversiones en Vaca Muerta

El caso es que por tres motivos distintos las multinacionales no están dispuestas a hacer esas cuantiosísimas inversiones. Una de orden local, y dos de orden internacional. Por un lado, lo que se hunda allí, caños incluidos, no se puede sacar y llevárselo, en el caso de que haya cambios políticos que alteren la ecuación económica de la enorme inversión hundida allí. Lo cual en una Argentina que siempre da sorpresas, no es precisamente algo improbable. Siendo este el obstáculo de orden local.

Por otro lado en el mundo las inversiones en petróleo y carbón están siendo cuestionadas ambientalmente, cada vez en forma más aguda. Esto empezó en los campus universitarios de Estados Unidos e Inglaterra, mediante la exigencia de los alumnos a las instituciones académicas, que manejan copiosos fondos de inversión, que sacaran su dinero de activos del petróleo, gas, y carbón.

Luego paradojalmente en el 2014, el fondo de los hermanos Rockefeller, cuyo fortuna se inició con el petróleo, adoptó esta misma tesitura. Y por su parte el año pasado el Banco Central de Noruega, país gran productor de petróleo, le recomendó al sistema de pensiones de ese país deshacerse totalmente de esos activos. Y lo mismo hizo el Banco Mundial. Y este año el parlamento de Irlanda aprobó un proyecto de ley, para que el sistema jubilatorio de ese país, se deshaga lo más rápido posible de esas inversiones en carbón e hidrocarburos.

Pero existen previsiones aún más catastróficas, que explicarían porque los codiciosos hermanos Rockfeller se han retirado de su “core business” del petróleo. Consistentes en análisis que afirman que se está creando una burbuja o exceso de inversiones en petróleo, que en algún momento estallará por la competencia cada vez mayor por parte de las energías renovables.

Lo cual no es una novedad en el capitalismo,  dado que por ejemplo, los esplendores de Iquique con el nitro de Chile, o el de Manaos con el caucho natural, se derrumbaron casi de un día para el otro, con la aparición de sus sustitutos sintéticos. Y algo parecido anuncia ahora para el petróleo un artículo reciente aparecido en la revista científica Nature Climate Change, con título “Impacto macroeconómico de los activos de combustibles fósiles varados”, que tiene la autoría multiple de JF Mercure, H. Pollitt, JE Viñuales, NR Edwards, PB Holden,            U Chewpreecha, P Salas, I Sognnaes, y AL Knobloch.

Expresando este análisis como síntesis: “Varias de las principales economías dependen en gran medida de la producción y exportación de combustibles fósiles, sin embargo, la difusión de la tecnología con baja emisión de carbono, la eficiencia energética y la política climática pueden reducir sustancialmente la demanda mundial de combustibles fósiles. Esta tendencia es inconsistente con la inversión observada en nuevas empresas de combustibles fósiles que podría quedar varada.”

Una “inversión varada” es aquella que ha dejado de operar y de dar rentas, antes de quedar amortizada, como un buque en plena vida útil encallado. Al respecto el informe sostiene que ello “ocurriría como resultado de una trayectoria tecnológica ya en curso, independientemente de si se adoptan o no nuevas políticas climáticas; la pérdida se amplificará si se adoptan nuevas políticas climáticas para alcanzar el objetivo de 2 ° C del Acuerdo de París y/o si los productores de bajo costo (algunos países de la OPEP) mantienen su nivel de producción a pesar de la disminución de la demanda. La magnitud de la pérdida puede equivaler a una pérdida de riqueza global descontada de 1 a 4 billones de dólares; y claros impactos distributivos, con ganadores (importadores netos como China o la UE) y perdedores (Rusia).

https://www.nature.com/articles/s41558-018-0182-1

Al respecto el organ house de los petroleros argentinos, el diario Clarín, con la firma de Marina Aizen, publicó recientemente una entrevista a uno de sus autores, Jorge Viñuales, abogado especializado en derecho ambiental, en una nota con elocuente título: “No inviertan más en combustibles fósiles… si estalla otra burbuja va ser mucho peor que la de 2008.

Vaca Muerta, tarifazo, megatarizafo, mega yacimiento, deuda externa, petróleo, gas
Jorge Viñuales, abogado especializado en derecho ambiental

En ella explicaba que “se está inflando una burbuja de activos de petróleo, gas y carbón… la Agencia Internacional de Energía exagera las necesidades de la demanda de productos fósiles, que están siendo rápidamente reemplazados por energías renovables, medidas de eficiencia energética y medios de transporte eléctricos. Por eso, argumenta, sólo los que puedan producir a precios muy bajos, como los países de Medio Oriente, podrán subsistir en el negocio, y por un tiempo limitado. El resto de los productores, lo que incluye a los países que tienen shale, como Argentina en Vaca Muerta, saldrán del campo de juego.

Al final del reportaje, ante la pregunta¿A quiénes va este mensaje? Viñuales respondió: Hay tres audiencias. La primera, los que adoptan políticas públicas. El mensaje que el artículo les comunica es “dejen canalizar fondos hacia los combustibles fósiles”. La segunda audiencia son las empresas de combustibles fósiles. A ellos les decimos: “Tienen que diversificarse lo antes posible. Tienen que encontrarse una nueva vida porque esto se les está acabando”. Y la tercera audiencia, los inversores, ya sea el Estado, instituciones, empresas que reinvierten sus ganancias, fondos de jubilaciones o pensión. A ellos, el mensaje es: “No inviertan más dinero en combustibles fósiles. Y si ya lo tienen, empiecen a diversificarlo”.

https://www.clarin.com/opinion/jorge-vinuales-inviertan-combustibles-fosiles-estalla-burbuja-va-peor-2008_0_rkfQrU9zQ.html

La decisión opuesta de Macri que está a punto de abortar

El presidente Macri, ante la existencia de esos tres obstáculos, decidió en su reemplazo que si las multinacionales no invertían en Vaca Muerta para desarrollar este fabuloso yacimiento, la inversión debía salir del pellejo de los argentinos mediante las tarifas. Y lo que faltaba debía aportarlo el Estado, mediante subsidios a las multinacionales petroleras, con fondos obtenidos a través de los impuestos.

Lo cual dejaba en una muy bonita situación a las multinacionales petroleras, que parece ser típica en Argentina. Con una inversión que costearían el Estado y los consumidores argentinos, mientras que las ganancias se las llevarían limpiamente ellas. Por eso el ministro de Energía Aranguren, ex CEO de la SHELL, hizo el primer intento de megatarifazo en abril del 2016, a la par que se formalizaba el arreglo con los fondos buitres, intentando llevar de un saque el promedio del precio de gas natural a u$s 4,7 por MMBTU (Millón BTU, unidad térmica inglesa).

Luego ante el fallo adverso de la Corte Suprema que le exigió audiencias públicas y aumentos graduales, Aranguren aprovechó la volada y fijó un sendero de precios que lleva  para octubre del 2019 el precio del gas natural en boca de pozo (PIST, Precio Inyección en Sistema de Transporte) para todas las categorías a u$s 6,8 por MMBTU. Difiriendo el llegar a este precio para la Patagonia y otras zonas climáticas adversas, para octubre del 2022.

resolución 125, megatarifazo del gas, gas natural, gobierno nacional, macri, vaca muerta, petroleras, Martín Lousteau, Cristina Fernández de Kirchner, sociedad rural

Ver El megatarifazo del gas natural es una consecuencia del arreglo con los buitres

Ver El megatarifazo del gas para pagar la deuda es la 125 de Macri, y la ley del Congreso es solo un analgésico cómplice

A la par dispuso otorgar un generoso subsidio a favor de las multinacionales que explotan Vaca Muerta, equivalente la diferencia de entre u$s 7,5 el MMBTU, equivalente a 0,28 centavos de dólar por metro cúbico, que era el precio de importación, y el que pagan efectivamente los consumidores argentinos (Resolución MINEN 46/18) por el componente gas natural en sus facturas de gas natural. Que por aparte incluyen el transporte y la distribución en red. El que luego amplió para todos los yacimientos no convencionales, ambiguando incluso esta definición, lo cual casualmente benefició extraordinariamente a Tecpetrol, la petrolera de TECHINT.

Lo que no es ninguna una novedad, porque esas bases ya las había plantado el kirchnerismo con los planes Gas Plus I y II, y especialmente en el contrato con Chevron que firmó en el 2013. Habiéndose unido casi todas las fuerzas política en el Congreso para evitar su publicación, con la excusa de sancionar una ley de transparencia pública, que en realidad específicamente excepcionaba la publicación de este.

Ver PRO, K, PJ, FR, UCR, ARI y CC, todos unidos para encubrir el contrato con Chevron

También a esos efectos el ministro Aranguren previó en el Presupuesto del 2018,  un monto de subsidios por 99.720 millones de pesos, a favor de las productoras de gas natural y las generadoras de electricidad, equivalente entonces a 5.800 millones de dólares. Que supera largamente los 74 mil millones de pesos previstos para la Asignación Universal por Hijo (AUH).

Al respecto las cifras en juego solo en relación con el gas natural son enormes. Considerando que en Argentina se registra un consumo anual de 45.000 millones de metros cúbicos, una diferencia de un centavo de dólar por metro cúbico, reporta un ingreso a favor de las multinacionales petroleras de 450 millones de dólares. O sea que diez centavos de dólar representan 4.500 millones de dólares.

Lo cual con precio del orden de los 75 centavos de dólar por metro cúbico, como es la meta final del sendero de Aranguren, representa un volumen de negocio para las productoras y distribuidoras de  gas natural de 34 mil millones de dólares anuales. Que trepa a 43 mil millones si se le adicionan un 27 % de IVA y otros impuestos, o sea un monto equivalente actualmente a 1,3 billones de pesos anuales con un dólar a $ 30 ($ 1.290.000.000.000). Y a esas enormes sumas hay que sumarle los negocios de exportación que sobrevendrán, que Rocca de TECHINT parangonó en otros 25 mil millones de dólares.

Cifras que anualmente superan  lejos el actual escándalo de corrupción del Cuadernogate, donde se reputa que el anterior gobierno habría recaudado un monto de mil millones de dólares anuales. Lo cual muestra que la corrupción no solo consiste en enriquecerse ilícitamente, embolsando dineros del fisco en los bolsillos propios, o para hacer política. Sino también el tomar decisiones contrarias al bien común, haciendo que megas compañías se enriquezcan ilícitamente, embolsando en sus bolsillos el dinero de todos los argentinos. Como es el caso del gas natural, donde los reales inversores sin derecho a las utilidades, son los mismos argentinos, ya sea a través de los impuestos o las tarifas.

Las que además no tienen horizonte de bajar en un futuro, por el aumento del precio de los hidrocarburos, y por la demanda foránea que vendrá a través de las exportaciones realizadas a Chile, Uruguay, Paraguay, e incluso Brasil, que tienen como precio de referencia el GNL mucho más caro. Las que se anuncian que se reanudarán en los próximos meses de estío, incluso con contratos no interrumpibles, o sea que proseguirán en los arduos meses de invierno, como ya sucede con Uruguay.

El crac del plan

Todo parecía marchar viento en popa para el plan Aranguren, tras sortear difíciles obstáculos, como el rechazo de la opinión pública al megatarifazo, y la intención del Congreso de poner un límite a las tarifas de gas y electricidad. Pero apareció el cisne negro del corte del financiamiento del gradualismo macrista por parte de los banqueros, al registrase en el 2017 un déficit en la cuenta corriente externa de 35 mil millones de dólares.

A la par que se previa para el año 2018 uno de 42 mil millones, ante lo cual los  banqueros dijeron ¡Basta! Y así hasta ahora el dólar duplico su valor respecto los $ 15 que se hallaba en abril del 2017, y los $ 20 que se encontraba en abril de este año, al momento de fijación de las tarifas actualmente vigentes de gas natural.

Ver Cómo salir de la crisis sin ir al FMI ni tomar deuda externa

Aumentos inusitados del valor del dólar, que puso en crisis la pretensión de dolarizar la tarifa del gas natural, conforme el sendero de precios fijado por Aranguren, por resultar irrealizable. No solo para el fisco, que debería expandir los subsidios previstos en un 50 %, mientras que por exigencia del FMI trata de bajar el déficit fiscal. Sino también para los consumidores de gas natural, ya sea para la generación de electricidad, comercio, industrias, y las familias. Cuyas tarifas en términos de dólar volvieron a retrasarse, tal como se puede ver en el siguiente gráfico similar al de la portada, pero con el dólar corregido de $ 20,18 a $ 30,30.Vaca Muerta, tarifazo, megatarizafo, mega yacimiento, deuda externa, petróleo, gas

Como se puede apreciar en el gráfico, la tarifa de Metrogas R3, actualmente con el dólar a $ 30,30  ha quedado rezagada a 38 ctvs de dólar, ubicándose así después de la de EEUU y Francia. Y a su vez la Metrogas R2 y R1 pasaron al fondo de la tabla, a un nivel de 24 ctvs de dólar, por debajo de la del Reino Unido y solo por delante de Rumania y Turquía.

Ante lo cual la corrección tarifaría al solo efecto de mantener el nivel de abril pasado, sin los aumentos en dólares previsto para octubre del 2019 en el sendero de precios de Aranguren, debería alcanzar un 50 %. Lo cual más los incrementos previsto en el sendero Aranguren, llevaría a un aumento total a esa fecha de un 165 %, para la categoría R1, de un 100 % para la categoría R2, y de un 70 % para la categoría R3, siempre y cuando el dólar permanezca como esta.

Esta crisis de la dolarización de la tarifa del gas prevista en el sendero Aranguren, llevó a la súbita remoción de este ministro. Y su reemplazo por otro petrolero, que hasta entonces se desempeñaba como director de Vialidad Nacional, el ingeniero Javier Iguacel. Quién tratando de chapalear entre dos aguas en un plan que quedó varado a mitad de camino, por un lado paradojalmente, con un aumento anunciado para octubre de entre un 25 y 30 %, está tratando de aplicar en cierta manera la ley de limitación de tarifas que sancionó el Congreso en mayo de este año (Nº 27.443) que el presidente Macri vetó tras cartón en su totalidad (decreto 499/18) diciendo que era “una ley irresponsable”.

Y por otro lado procura mediante cabildeos con las mega petroleras, reformular el sendero de precios Aranguren; rebajar el precio de adquisición del gas natural por parte de CAMMESA para la generación de energía; limitar los subsidios al gas natural (Resoluciones 46/18 y 447/18) mediante no otorgarlos para los proyectos de inversión que aún no están aprobados; y cancelar el diferimiento del aumento de las tarifas, a favor de la Patagonia y otras regiones con climas rigurosos.

Todo esto ante la vista y paciencia de los banqueros, con los que el Gobierno quiere congraciarse para que le restablezcan el crédito externo. Para lo que trata de bajar el déficit fiscal a cero, para asegurarles los pagos de la deuda cada vez más abultada en pesos, por el efecto de las devaluaciones.

Cuya supuesta fuente de divisas, basada en las futuras exportaciones de gas desde Vaca Muerta, ha entrado en graves y casi insolubles inconsistencias, que conspiran directamente contra este objetivo. Lo cual por un lado, hace predecible que la actual crisis está muy lejos de haberse terminado, por aumentar la desconfianza de los mercados.

Y por otro lado habrá sido en vano esta inusitada y casi demencial política de someter a ingentes sacrificios tarifarios al pueblo, para tratar de afrontar los pagos de la deuda con la puesta en marcha de Vaca Muerta. Aunque ella haya derivado como es un clásico en Argentina, en una descomunal transferencias de ingresos desde los sectores menos pudientes a los sectores más pudientes de la sociedad.-

Comentarios de Facebook

También se puede ver

CUADERNOGATE: El arrepentido Goycoechea, un mega coimero con offshores, socio de Calcaterra, y lazos con Clarín

El ex-CEO de Isolux Corsán en Argentina es