La traición de la Sra diputada Elisa Carrió a la diputada “gorda Carrió”

La traición de la Sra diputada Elisa Carrió a la diputada “gorda Carrió”

Reforma Jubilatoria, Elisa Carrió, Miguel Pichetto, Senadores, Régimen de Equilibrio Fiscal, Macri, Vidal

La inefable “Lilita” decidió apoyar la polémica Reforma Jubilatoria del oficialismo, y con esto tendría garantizado su aprobación sin modificaciones en Diputados. Contando con el apoyo brindado por un sector del peronismo conseguido a través de los gobernadores, comandados por el senador Miguel Pichetto. La que es parte de un paquete de proyectos de leyes, junto la reforma laboral y la tributaria, lanzados con la intención de frenar el déficit fiscal. Y tiene una notable semejanza con la sanción del “Régimen de Equilibrio  Fiscal” o “ley de déficit cero” en julio del 2001, pocos meses antes de la catastrófica crisis de ese  año. A la que Lilita y Pichetto se opusieron fieramente, no obstante estar enfrentados entre sí. La única diferencia ahora en este “deja vu” legislativo, es que ambos están en la misma vereda, aprobando lo que antes denostaban. Habiendo olvidado “Lilita” la “ética de la convicciones” que antaño pregonaba.   

Por Redacción – 14-12-2017

Así como Miguel Ángel Pichetto se ha comportado como un notable operador “opoficialista” en la Cámara de Senadores, garantizándole al Gobierno los votos necesarios para aprobar los proyectos de leyes más polémicos del oficialismo, la diputada Elisa Carrió cumple el mismo rol dentro de la Cámara de Diputados. Con lo cual el paquete de reformas con las que el Gobierno pretende enjugar el déficit fiscal, tendría su inminente aprobación mediante sesiones extraordinarias entre gallos y medianoche. Iguales a las que con un contenido semejante, se hacían en los aciagos meses del año 2001, como si Argentina estuviera condenada a transitar en círculos la historia, como el burro con la noria.

Ver La traición del senador Pichetto al diputado Pichetto

Reforma Jubilatoria, Elisa Carrió, Miguel Pichetto, Senadores, Régimen de Equilibrio Fiscal, Macri, Vidal
Tapa de Clarín del 12/12/2017.

Lo notable en este triste “deja vu”, es que los diputados opositores más férreos a ese paquete de leyes del 2001, entre los que también descollaba Cristina Fernández de Kirchner, fueron el hoy senador Miguel Angel Pichetto, y la diputada reelecta Elisa Carrió. Quienes ahora por contrario son los facilitadores de la sanción de leyes parecidas a las que antes denostaban, propuestas entonces por el entonces ministro de Economía Domingo Felipe Cavallo, a los efectos de lograr el tan ansiado “déficit cero”. Objetivo que ahora también se propone conseguir el actual Gobierno.

Pero además las actuales leyes a las que ahora apoyan Pichetto y Lilita, representan una quita de derechos sumamente agravadas con relación a las de Cavallo. Dado que la anterior ley de “déficit cero”, solo preveía reducir transitoriamente “el pago de retribuciones periódicas por cualquier concepto, incluyendo sueldos, haberes, adicionales, asignaciones familiares, jubilaciones, pensiones” etc, en la medida del equilibrio fiscal,

Ahora con la reforma jubilatoria lanzada por el presidente Mauricio Macri, modificada en Senadores de la mano de Pichetto, se pretende instaurar una quita previsional, que llevará a una caída de los haberes de un 10 % promedio en el próximo año. Con el agregado de una reducción paulatina de ellos, respecto la actual ley de movilidad jubilatoria, que  los reducirá a la mitad en 30 años. Lo que se ve sumado a la incertidumbre que depara la reforma tributaria, con la cual la ANSES pasará a ser solventada por el impuesto al cheque, que caducara en un futuro. Impulsándose así subrepticiamente la creación de un sistema previsional privado paralelo, émulo de las AFJP.

Ver Reforma previsional: en 30 años los haberes se reducirán a la mitad y en un año caerán un 10 %

Ver El “reformismo permanente” del sistema previsional para llevar la jubilación a 70 años y resucitar las AFJP

Ver Movilidad jubilatoria: las falacias del secretario de Política Económica Galiani respecto los resultados del pasado

Ver Movilidad jubilatoria: el “despojo histórico” a los jubilados con el cambio de la regla del tope

Para poder persuadir a su propia tropa, incluida la inefable Lilita, para que aprueben semejante proyecto, que impactará directamente en el bolsillo de los jubilados desde comienzos del año próximo, al afanarles de entrada un trimestre del ajuste por inflación, el presidente Macri tuvo que apelar a un inusitado discurso extorsivo, declarando: “Si cumplimos este sendero de bajar sistemáticamente el gasto público y el déficit fiscal, la economía no va a estallar. Pero hay que cumplirlo. Yo soy el primero en decirlo. No es sostenible donde estamos, es una posición de altísima fragilidad.

Usó así un argumento que es exactamente igual al que empleaba el gobierno de la Alianza de entonces, prometiendo que con la ley de “déficit cero” de “Mingo” Cavallo, se iba a evitar caer en el abismo. Pero no obstante la aprobación de esa ley, aun así Argentina cayó al abismo en aquel inolvidable diciembre del 2001. Y entre los más escépticos y críticos al discurso y promesas oficialistas de entonces, se encontraba la diputada Lilita Carrió.

Quien por entonces ejercía su segundo mandato, y se definía a sí misma como “gorda, mística, y periférica”, que no se lavaba el pelo y vestía de cualquier manera, y afirmaba que lo único que podía salvara al país era “un nuevo contrato moral”. Por eso con sus explosivos discursos que asombraban a la opinión pública, era conocida simplemente como la “gorda Carrió”.

Que poco tiene que ver con la actualmente maquillada y lookeada Sra Lilita Carrió, embebida en las mieles del poder del partido gobernante. Quién con el aurea de brutal honestidad que gozaba hasta ahora y por ahora, ocultó los deplorables antecedentes de indecencia que arrastraban el actual presidente de la Nación y su familia, como consecuencia de las malas artes que practicaban en sus actividades empresariales privadas.

Ver Biografía no autorizada de la eterna diputada Lilita Carrió

La versión taquigráfica de la memorable sesión el 20 de julio de 2001 en Diputados, en la que se debatió vehementemente el proyecto de Cavallo hasta altas horas de la madrugada, muestra la postura opositora estelar que manifestaron tanto el diputado peronista Pichetto, como la entonces diputada por el radicalismo Carrió.

http://www1.hcdn.gov.ar/sesionesxml/item.asp?per=119&r=18&n=4

Con un duro lenguaje de barricada, Pichetto manifestó que se quería vender “gato por liebre”, que todo era inconstitucional, y que el oficialismo estaba dividido. Por lo para su aprobación, había tenido que llegar a acuerdos con los gobernadores de provincia, exactamente igual  que sucede actualmente. Solo que ahora es el mismo Pichetto el operador de los gobernadores, a favor de la aprobación de lo que antes repudió.

Por su parte Carrió criticó “la vulgaridad expresiva y amenazante del diputado Pichetto, que me ha parecido absolutamente descortés y fuera de las reglas de juego de funcionamiento de la Cámara”, pero compartió con él respecto la inconstitucionalidad de las leyes. Y además para explicar su opoficialismo negativo, votando en contra el proyecto de su propia bancada, cuyo miembro informante era el diputado Raúl Baglini, dijo que “durante un año y medio todos los días hemos venido avisando en cada despacho y en cada situación lo que se venía; lo sabe el diputado Baglini, lo sabe usted, señor presidente, y lo sabe el presidente de la República”.

El entonces diputado “gordo Baglini”, es el autor del “teorema de Baglini”, que contrapone la ética de las convicciones, a la que se adhería hasta hace poco la “gorda Carrió”, con la supuesta ética de la responsabilidad en el poder, a la que ahora parece haber adherido la Sra Lilita Carrió. Dicho teorema tiene diversos corolarios, que justamente parecen explicar este giro copernicano de Carrió:

  • Cuanto más lejos se está del poder, más irresponsables son los enunciados políticos; cuanto más cerca, más sensatos y razonables se vuelven. ​
  • A medida que un grupo se acerca al poder, va debilitando sus posiciones críticas al gobierno.
  • Las convicciones de los políticos son inversamente proporcionales a su cercanía al poder. ​
  • Cuanto más cerca del poder está, más conservador se vuelve un grupo político. ​
  • Cuanto más se acerca un político al poder, más se aleja del cumplimiento de sus promesas de campaña.

En su exposición de entonces, Carrió arrancó con una feroz crítica a la ortodoxia económica y el reino de las finanzas offshore, el mismo que involucran a los actuales mandatarios, a partir de los escándalos de los Panamá Papers y Paradise Papers, Ante los cuales Lilita no solo mira para otro lado, sino que también los justifica:

“Señor presidente: en estos días en los que se habla de los equivocados de este país que anunciaron lo que iba a suceder, recuerdo el libro Los Naranjos del Lago Balatón, de Maurice Duverger, que hace referencia a lo bueno y lo malo de la ciencia social de Marx. 

Este autor dice en su prólogo que el Politburó -que yo identificaría en la Argentina con el saber económico convencional, el de los grupos financieros, y obviamente con los sugerentes ministros de Economía alternos, cualquiera sea el partido que gobierne- ordenó plantar naranjos en el lago Balatón. Consecuentemente preguntaron a los ingenieros agrónomos si esto era posible, quienes contestaron negativamente porque ante la primera helada los naranjos se iban a quemar. Por ello, en la interpretación de la ortodoxia comunista y aplicando los principios del Manifiesto Comunista, el Politburó decidió plantar los naranjos por entender que era obvio que los ingenieros agrónomos estaban equivocados. Finalmente, como era previsible, los naranjos se quemaron y el Politburó decidió ejecutar a los ingenieros por haber traicionado los principios del Manifiesto Comunista.

Lo que hoy está sucediendo a vastos sectores de la política argentina no es algo muy distinto: los economistas ortodoxos, el saber convencional, los grupos financieros con doble contabilidaden blanco y en negro vía off-shoredeterminaron cuáles eran los criterios económicos que debían presidir el crecimiento económico de la República Argentina. Muchísimos políticos de distintas extracciones, así como otros economistas que no formaban parte del Politburó, fueron advirtiendo a dónde conducía todo esto.

De todos modos se dictaron medidas con la aprobación de ‘ingenieros agrónomos’, hoy políticos que vinieron a cumplir mandatos, perdiendo así toda autoridad o la poca autoridad que tenían. Y así estamos llegando al final, que es que en una o dos semanas muchos intentarán ejecutar a la política y a la República Argentina porque acertaron en su advertencia”. 

Curiosamente el Gobierno actual al que pertenece Lilita, está repleto de economistas ortodoxos e “ingenieros agróniomos”. Como es el caso del ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, que como émulo de Cavallo, asistido por el secretario de Política Económica Santiago Galiani, un admirador de la convertibilidad, pergeñó este cuestionado paquete de leyes con un notable “deja vu” al año 2001.

Pero es el caso que Dujovne logró llevarse en sus bolsillos 8,7 millones de pesos, apostando al dólar futuro en el último tramo del gobierno kirchnerista, y ahora como funcionario dice preocuparse por el déficit fiscal. O como el caso del ministro de Finanzas, Luis Caputo, quién también apostó por el dólar futuro a través de la firma Axis, y aparece  involucrado en el negocio de las offshore destapado con los Paradise Papers.

Ver El ministro Dujovne, un obsesivo del déficit fiscal ganó 8.700.000 con el dólar futuro

Ver CORRUPCION EXPLICITA: los ladrifuncionarios de ayer y de hoy pescados con las manos en la masa

Lilita además criticó acerbamente en ese entonces, que se pretendiera aplicar un plan de ajuste para salir de una depresión económica y frágil situación financiera, conforme los planes de tecnócratas egresados de Harvard:

 “Díganme qué país del mundo salió de una depresión económica con políticas de déficit cero, que no es tal, sino que es déficit cero para los acreedores sociales de la Argentina, para los jubilados y para los empleados públicos… (Aplausos.) …pero es endeudamiento en Letes para los sectores del capital que tienen los bonos. No mientan; no es así. Déficit cero es vivir con lo nuestro mientras seguimos pagando la deuda con todos los intereses. 

…Hemos otorgado el manejo de los destinos del país a chicos que estudian tres meses en Harvard -como si fueran las academias Pitman- y que cobran miles de dólares por sus trabajos de consultoría, además de hacer sus propios negocios. Evidentemente, estamos de esta manera por la pérdida de nuestra autoestima, de la autoridad y de la racionalidad. En consecuencia, como de esto se sale con Justicia, no vamos a salir desde la unidad nacional con los que se robaron el país, sino desde la unidad del pueblo para empezar a construir otro país, juzgando a los que lo robaron” (Aplausos).

En ese entonces dentro de la categoría “a los que lo robaron”, Lilita incluía al actual presidente de Macri, a quien hasta hace pocos años denominaba “el contrabandista”. Pero ahora ella misma se ha convertido en contrabandista de leyes que antes repudiaba fieramente. Como fueron la del arreglo con los buitres, del que nadie conoce sus detalles. El secreto legalmente impuesto sobre el contrato de YPF con Chevrón. Las leyes intentadas para obtener la impunidad de Odebrecht y IECSA, la empresa de los Macri. La ley de “Reparación Histórica” a los jubilados, que escondieron una amnistía impositiva a los grandes evasores, incluida la familia presidencial. Y la posibilidad de recompra por parte de grandes empresas de sus acciones en manos de la ANSES, con las utilidades que le correspondían al mismo organismo, etc.

Leyes todas que la “gorda Carrio” de los viejos tiempos, hubiese vituperado vehementemente, y le hubiese puesto su voluminoso cuerpo por delante. A las que hoy la Sra Elisa Carrió las deja pasar, o las impulsa directamente. Por lo que como el famoso tango “Margot”, que dice “ya no sos mi Margarita, ahora te llaman Margot!”, bien se podría cantar, ya no sos mi “gorda Carrió”, ahora sos Lilita Descarrió!

Ver El engaño de la reparación histórica a los jubilados (I) para ocultar dos gravísimos affaires

Ver El engaño a los jubilados (II) para robar las acciones de la ANSES

Ver El engaño a los jubilados (III) que esconde una amnistía ultra secreta para los súper ricos

Ver El engaño a los jubilados (IV) con el sebo puesto a los gobernadores famélicos

Ver Massa, Camaño, Stolbizer y Carrió: ¿Los nuevos socios de Odebrecht y IECSA?

Ver PRO, K, PJ, FR, UCR, ARI y CC, todos unidos para encubrir el contrato con Chevron

Ver El mamarracho de los acuerdos con los buitres aprobados por el Congreso

 

Comentarios de Facebook

También se puede ver

Biografía no autorizada de la eterna diputada Lilita Carrió

Fue funcionaria judicial de la Dictadura, y a