16 AÑOS DE CORDOBESISMO DELASOTISTA

El poder de la cooptación y el marketing

Javier Llorens

La Legislatura
El delasotismo, profundizando al extremo al régimen antecesor del angelocismo, ha logrado establecer un férreo unicato en Córdoba. Con el absoluto control que consiguió del Poder Legislativo mediante el invento de la Legislatura Unicameral, consagrada con la reforma constitucional que llevó a cabo en el revuelto año 2001. Con la que eliminó la Cámara de Senadores, cuya integración había sido diseñada a su vez en 1987 en función de las capacidades electorales del Partido Radical.

Quedándose entonces el angelocismo, con una enorme sobre representación a su favor en la Cámara de Diputados, y de los partidos más pequeños que tenía como aliados. Asegurándose a su vez la Cámara de Senadores, mediante incorporar senadores en función de la población de los departamentos en los que tenía mayorías aseguradas. Obteniendo así tanto radicales como peronistas, un traje constitucional hecho a su medida, para tratar de perpetuarse en el poder.

Según un informe de los SRT (Servicios de Radio y Televisión) de la UNC, durante los últimos cuatro años, el Poder Ejecutivo presentó 501 proyectos de ley, de los cuales 489 fueron aprobados por la Unicameral (98 %). A su vez la oposición presentó 1.562 pedidos de informes, pero sólo cuatro fueron respondidos (99 % de rechazos). http://www.cba24n.com.ar/content/legislatura-union-por-cordoba-perdio-la-mayoria-absoluta

De esa manera el gobernador De la Sota se dio el gusto de llevar el mismo personalmente a la Legislatura un proyecto de ley de recortes jubilatorios bajo el sobaco, saliendo un par de horas después lo mas campante con la ley aprobada bajo el sobaco, sin que se le modificara una coma, dando una muestra notable de legislación exprés, como quién se toma un café.

Con ella estableció un diferimiento en el pago de las actualizaciones de las jubilaciones, que por el fenómeno de la inflación, equivale a un “mañana te pago”, que no llega nunca. Pero que con la cosmética del marketing, le permite decir al delasotismo que está cumpliendo con el 82 % móvil. Que disminuido de esa manera, solo alcanza a menos del 3 % de cordobeses, integrado por ex empleados públicos y bonetes de la política.

La justicia
La Legislatura es su vez la que digita el jury de jueces y fiscales, y el Consejo de la Magistratura, y estos a su vez a una justicia genuflexa. Cuyo Tribunal Superior está integrado por magistrados provenientes del palo del partido gobernante. Uno de los cuales, Carlos García Alloco, esposo de una ex senadora y concejal justicialista, dedicado también a la actividad agropecuaria pese estarle prohibido, se despachó en enero del 2010 con una acordada exprés del Tribunal Superior.

La cual con el cuento de la existencia de la feria, lleva su única firma, como si eso pudiera ser factible en un cuerpo colegiado en un país serio. Con la que expeditivamente, rechazó los amparos que se habían interpuesto contra una ley de emergencia jubilatoria sancionada a las apuradas por el entonces Gobernador Juan Schiaretti, que recortaba las jubilaciones más altas.

Este control de la justicia por parte del Ejecutivo cordobés concretado a través de la Legislatura, se ve afianzado a su vez, con la existencia de dos fiscales Anticorrupción. Que monopolizan las causas por los delitos del poder, para hacer que ellas nunca vayan más allá de la denuncia. Uno de los cuales, Marcelo Hidalgo, parece haberse ganado el puesto por no haber echó avanzar un ápice la resonante causa del asesinato de Nora Dalmasso, perpetrada en el año 2006 en Rio Cuarto, en los feudos del gobernador De la Sota.

Al respecto existen acusaciones de un alto empleado del Registro de la Propiedad, Daniel Cerdá, que hoy purga pena de prisión por las falsificaciones a mansalva que se cometían en ese registro, que asegura que el esposo de Nora, Marcelo Macarrón, era un testaferro de De la Sota. Y como si eso no fuera suficiente, se sumó en el año 2011 el descubrimiento de una cocina de drogas en el campo de propiedad de la actual esposa de De la Sota, Adriana Nazario, en la causa conocida como “Campo Blanco”. De la que la familia gubernamental salió absolutamente indemne, ya que ni siquiera tuvo trascendidos en la prensa.

Esto pone en evidencia que las enormes retribuciones que reciben los magistrados y funcionarios judiciales, en manera alguna son garantía de independencia judicial. Sino por contrario, de dependencia judicial obsecuente, por temor a perder la sinecura dorada en que viven. En la que, igual que los políticos, obtienen ingresos equivalentes al decil más alto de la población, codeándose con la rancia aristocracia, por los que ni pagan impuestos.

Ya que si llegaran a perder la sinecura por una decisión política, tendrían que volver a la dura intemperie de la calle, donde sobrevive el común de los mortales, con un ingreso medio diez veces inferior. Y no podrían lucir sus autos de alta gama en la playa interna de Tribunales, que en las horas hábiles parece un catálogo de ceros kilómetros a cual más lujoso. La magistratura se ha vuelto así en Córdoba en una jaula dorada, donde los márgenes de libertad que gozan jueces y fiscales, no van más allá de los barrotes que representa el temor a perder lo que se tiene y no se merece.

La prensa
Se suma a ella la total cooptación de la prensa, mediante el “peso” de los avisos oficiales, eufemismo de soborno en la profesión periodística. Y de los sobres con pesos adentros, para cooptar a los líderes de opinión mediáticos. Y así en Córdoba no hay Lanatas, ni Leucos, ni Pagnis, ni Morales Solas, ni Van der Koys, ni Castros, ácidos críticos del gobierno nacional, sino solo periodistas aparentemente papanatas, que no suelen ver o querer ver más allá de lo evidente.

Y para evitar hablar de la corrupción de su aldea, como recomendaba Tolstoi, se dedican a hablar de los problemas de las aldeas ajenas. Pero que en el fondo, practican el mismo periodismo “marrón” con el que lucraba el hoy de capa caída “periodista de investigación” Tomás Méndez, de quién el abogado Marcelo Touriño se encargó de mostrar su verdadero rostro. Mostrando de paso el torvo y avieso rostro de la política que manda en Córdoba desde hace demasiados años.

Y así el discurso del periodismo como contrapoder que bajaron el grupo Clarín y Horacio Magnetto en su enfrentamiento con los K, parece no ir más allá de la porteña General Paz. Que además parece enteramente despreocupado, tal como sucedió con el menemismo, duhaldismo, y kirchnerismo, de averiguar la verdadera calaña de los gobernadores que compiten para sentarse en el sillón de Rivadavia.

Y por eso aparecen con cara nueva, empolvados, llenos de cosméticos, y de trucos de marketing en Buenos Aires. Con el agregado que a partir del 2008, De la Sota y el grupo CLARIN, que detenta en Córdoba el diario, la radio, y el canal de televisión más importante, han estrechado una alianza estratégica, con motivo de la ley de medios y su enfrentamiento con el gobierno nacional por parte del primero.

Que tiene como broche de la boda, el control sobre el ministro de la Corte Suprema de Justicia, el ultradelasotista Juan Carlos Maqueda. Quién fue diputado provincial, nacional, senador, y ministro de De la Sota. Y el abogado sastre que confecciono una constitución provincial a la medida de este. A quién el presidente Duhalde designó en la Corte Suprema en el 2002, cuando su delfín a sucederlo era De la Sota, que no obstante no logró remontar vuelo en ese intento. Y por ello no casualmente, el ministro Maqueda fue el abogado sastre que dictaminó en disidencia a favor del grupo CLARIN, en la causa de la ley de medios.

Como cruda metáfora se puede decir que la crisis del periodismo grafico, y la horizontalización de la comunicación en la web, ha llevado al periodismo en general, y al cordobés en particular, a ser una trotona que revolea la cartera al borde la ruta de los acontecimientos. O un travesti o taxi boy, para no hacer distinciones de género. Que ofrece sus servicios al mejor postor, que siempre suele ser el oficialismo enquistado en el poder.

Derechos y Humanos
El delasotismo schiarettista tuvo además la astucia en Córdoba, de cooptar mediante subsidios y prebendas a los organismos de derechos humanos y ONG, asociaciones de ex presos, hijos, etc, suprimiendo así toda voz disidente. Poderoso caballero es Don Don Dinero, que hace a los argentinos derechos y muy humanos… en relación al oficialismo portador de la bolsa de subsidios y avisos oficiales.

Los cuales en su obsecuencia hacia el poder, se olvidaron por largo tiempo hasta de criticar un código de faltas medieval, proveniente de la dictadura militar. Con el que tratando de contrarrestar la inseguridad, se detiene por las dudas a jóvenes por portación de cara, de manera parecida a lo que sucedía durante la dictadura militar. Los cuales a partir de allí pasan a ser muertos laborales, ya que con esa mancha en su prontuario, nadie le brindara un empleo como la gente.

Los negocios del poder
De esa forma estruendosos escándalos, que en Buenos Aires sacudirían a cualquier gobierno, en Córdoba de la campanas, la revolucionaria, la arrepentida, la del Cordobazo y Viborazo, y la amansada por el ex Gral Menéndez, NO PASA NADA DE NADA. Como el escándalo de Horacio Miró, supuesto dueño a partir de la nada de BRITOS HNOS, una de las principales contratistas del gobierno cordobés, sindicado públicamente como el Lázaro Báez del gobernador De la Sota.

Que a su vez vampiriza directamente los ingresos de la Dirección de Rentas, usando como sorbete un supuesto contrato de software firmado con Kolector. La contratista de Rentas propiedad de Herman Karsten, que se queda con buena parte de los ingresos fiscales. Que en Guatemala precipitó la caída de un Gobierno, cuando quiso implementar una succión de ingresos fiscales parecida.

BRITOS HNOS, cuya propiedad vox populi se atribuye a De la Sota, es el responsable de la pésima construcción del camino El Cuadrado, que por ello se encuentra desde hace mucho tiempo clausurado. Cuyos cambios de traza habrían obedecido, porque debía serpentear en terrenos acaparados por el desarrollista Euclides Bugliotti, y otros allegados al poder.

Además, en la ejecución del camino a las Altas Cumbres que está a su cargo, se beneficia directamente con la tasa sobre los combustibles ideada por el gobernador De la Sota, que ha llevado a estos a los niveles más altos del país. En cualquier otro lado, a esto le llamarían peculado.

O el escándalo de las 200 escuelas ajustadas a cláusula dólar, o la oxigenación del Lago San Roque que no sirvió para nada, o la Nueva Central Pilar con sus máquinas fallutas, o el negociado de la construcción de la fastuosa casa de Gobierno, en el que se hipotecó subrepticiamente como garantía al terreno de la Casa de las Tejas. Para cuya concreción hubo que demolerla criminalmente, quitando a la Universidad de Córdoba una enorme y solida edificación, que le resulta indispensable para su cometido educacional.

Obras todas adjudicadas a Electroingeniería SA, de las que empero ninguno de los partidos que disputaban en las elecciones recordó nada. Porque dicha empresa viene también colgada por viejas relaciones carcelarias, del candidato a vicepresidente Carlos Zanini, aval de Eduardo Accastello. Y también del candidato a presidente Mauricio Macri, porque su socia es IECSA, la constructora de los Macri – Calcaterra. Sociedad a la que el gobernador De la Sota estuvo vinculada como ejecutivo de SOCMA (Sociedad Macri) en los tiempos del Proceso Militar.

Por su parte el flamante gobernador Juan Schiaretti, también dijo ser un viejo amigo de Macri, de los tiempos en que como secretario de Industria de la Nación a las órdenes de Cavallo, implemento el régimen de la industria automotor. Por el cual Macri como responsable de SEVEL (artilugio con el cual la italiana FIAT estatizo su deuda privada) fue procesado por contrabando. Habiendo sido además Schiaretti gerente de FIAT en Brasil, por lo que se puede decir que todo queda entre viejos y fiables compinches.

Los suicidios del poder cordobés
O la escandalosa muerte del ingeniero Marcelo Arias, involucrado en la fallida obra de los grandes gasoductos, a cargo de la delasotista BRITOS HNOS, la macrista IECSA, y la brasileña Andrade Gutierrez. Cuyo presidente está detenido en Brasil con motivos de los fraudes billonarios perpetrados contra Petrobras.

Cuyo cuerpo apareció de manera conmocionante, no en la torre de Le Parc, sino flotando detrás de la Casa de Gobierno. Respecto el cual un fiscal subrogante dictamino, con un más que dudoso fallo traído de los pelos, que solo se trató de un suicidio al paso. Que se le ocurrió a Arias mientras caminaba sobre el puente Sarmiento, aunque nadie lo vio por allí. Contradiciendo así frontalmente, el primer dictamen forense que lo negó rotundamente.

Pese a que ese mismo día, como si se tratara de un ritual mafioso, también apareció muerta de parecida manera en Temperley, Susana Leiva, la empleada doméstica de María del Carmen Poplawski, alta funcionaria de De la Sota y de Macri. Cuyo hermano Walter, ex alto funcionario de De la Sota, es otro directivo y propietario de BRITOS HNOS. Jorge Lanata, que en PPT se dedica a sembrar duda respecto el suicidio de Nisman, con este menjunje tendría para hacerse un festival.

Además lo del fiscal subrogante, no es ninguna novedad en el delasotismo. Ya que en el 2002 declaro una emergencia judicial, con la que suspendió el funcionamiento del Consejo de la Magistratura. Y a través de una comisión ad hoc, plagó la justicia de fiscales y jueces adictos, que se debían ganar sus puestos con su dócil desempeño como subrogantes.

A la par que dispuso una dorada jubilación anticipada para los jueces y fiscales, que tras la crisis del angelocismo, con un resto de vergüenza se habían creído el cuento de la independencia de la justicia. Y puesto por ende la lupa sobre los actos ilícitos del delasotismo. Dejando así el delasotismo a la altura de aprendices, los manejos que se le reprochan actualmente al kirchnerismo y la procuradora Alejandra Gils Carbó.

Con todos estos ingredientes dignos de un novelón negro, que superan largamente al de la muerte del fiscal Nisman, si en Buenos Aires hubiese sucedido algo parecido, la prensa y la justicia ya habrían organizado todas las semanas marchas parecidas a las del #18F, y la cuestión estaría bajo la revisión de la OEA.

La tierra y el agua también se negocia
También está el escándalo la venta a vil precio de valiosos edificios y terrenos fiscales, como la escuela shopping Olmos, con la sala de ensayos del Teatro San Martín incluida. Y el del ex Batallón 141, que habría sido el modo con que el delasotismo se quedó con BRITOS HNOS, a través de regalarle el valioso predio del ex batallón ubicado casi en el centro de la ciudad, al socio este, el grupo Eurnekian.

O el intento efectuado en el 2006 de cobrar el agua corriente por litro, como si fuera un bien suntuario, en beneficio de la empresa francesa Lyonnaise Des Eaux y la constructora ROGGIO, eterna amiga del poder. Para lo cual estos ingeniosos muchachos de consuno con el delasotismo, y la ayuda de La Voz del Interior, propiciaron a la par una psicosis de escases de agua, mediante bajar la cota de los diques. Lo que a su vez les permitió intentar prósperos desarrollos inmobiliarios a la vera de ellos.

Y como ese intentó abortó por la indignación social, el entonces vicegobernador Schiaretti le encontró una salida por la tangente, para satisfacer el desmedido afán de lucro de ROGGIO. Mediante cobrar un plus para la colocación de medidores, pese que era obligación del concesionario hacerlo según el contrato de concesión.

Obligando además al usuario al cambio de las conexiones domiciliarias con altísimos sobreprecios, tras cumplir un número de años. Poniéndolo entre la espada y la pared con la amenaza de desobligarse el concesionario de su responsabilidad civil, en caso de que no accediera a ello.

A lo que se sumaron aportes adicionales para ejecución de extensiones de redes, cuyo precio y cantidades nadie controla. A la par que muchos usuarios de las Aguas Cordobesas, por la mala calidad de esta, se ven obligados a comprar agua para beber, lo que le reporta un costo adicional equivalente a la factura de servicios que pagan por ella.

La basura también es negocio
También está el escándalo de la privatización a la rusa que acometieron el delasotismo y el mestrismo, de la empresa municipal de recolección de basura de Córdoba (CRESE) apenas llegaron cuatro años atrás al poder. Cediéndoselas sin licitación alguna a dos empresas compinches de esos dos partidos, Lusa y Cotreco.

Las que de la noche a la mañana se quedaron con la parte sustancial y más rentable del contrato, y la caja del negocio. Y con la flota de camiones municipales a pagar en cómodas cuotas, sin poner un peso ni prenda alguna. Lo que les permitió a su vez prendarlas, para hacerse de capital de trabajo.

La municipalidad por su parte, se quedó con los riesgos ambientales del enterramiento de la basura, para lo que se creó una empresa (CORMECOR) dedicada a enterrar la basura generada en el Gran Córdoba. Con lo que el delasotismo mestrista maximizó el negocio camionístico de acarrear basura, lo más lejos posible, a favor de esas dos empresas que han logrado extender sus contratos indefinidamente.

Negocio cuya definición pendiente, explica la subterránea alianza existente entre el gobernador De la Sota, y el intendente radical Ramón Mestre.Que va directamente en contramano de las tendencias actuales, que imponen la separación en origen, y el reciclaje de la basura. Lo que lleva a la conclusión que basura es la política, y los políticos que perpetran sus negociados, a contramano de las necesidades de la sociedad y la gente.

Siendo esta la razón por la que el delasotismo apoya subrepticiamente la continuidad del mestrismo en la municipalidad, no sea que aparezca un buey corneta que haga caer un negocio a dividir, que reporta 130 millones de pesos mondos y lirondos por mes. A la par que indigna ver a un amplio sector de personas dedicadas con pequeños carritos de mano al cartoneo y cirujeo, para poder sobrevivir.

O el encubierto escándalo de Córdoba Bursátil, y el vaciamiento del fideicomiso por 800 millones de pesos / dólares constituido con las acreencias morosas del ex Banco Social y del Banco de Córdoba, que se evaporaron sin ninguna rendición de cuentas. Emulando así el delasotismo schiarettista a los famosos fondos de Santa Cruz kirchneristas. Causa en la que el mencionado fiscal Hidalgo se encargó de mostrar en toda su dimensión, para qué sirve el fuero Anticorrupción delasotista.

Ya que para evitar que las pruebas cayeran en manos de la Justicia Federal, donde existía una denuncia al respecto, se encargó velozmente de efectuar un allanamiento para hacerse de las mismas, y sentarse sobre ellas, para impedir que la denuncia radicada en la Justicia Federal prospere. Empleando así a fondo la justicia para que esta no funcione, dejando así a la altura de toscos aprendices, las manipulaciones de la justicia que intenta el kirchnerismo.

La Córdoba del delasotismo schiarettista
Así después de 16 años de delasotismo schiarettista, uno sabe que ingresa a Córdoba, porque se encuentra con los peores caminos del país. Pese a que por ellos circula la enorme riqueza agrícola que produce la provincia. Y donde empero al menor descuido, uno tiene que pagar multas a la policía caminera, como si transitara por una autopista alemana de cinco manos.

No obstante debe cuidarse mucho al entrar o salir de la ciudad de Córdoba en horas nocturnas, porque los bandoleros, como si fueran los bosques de Sherwood del medioevo inglés, abundan y usan tretas ingeniosas para detener y robar automovilistas. A la par que la policía ocupada en cobrar multas, brilla por su ausencia.

Mientras que los linchamientos y la justicia por mano propia se sucede en Córdoba en forma cada vez más frecuente, habiéndose registrado recientemente una segunda ejecución por mano propia. Con la muerte de un joven que intentó robar un celular, y terminó atado a un poste con alambres, y ultimado a golpes.

Y si uno se encuentra con una ruta flamante o en buen estado, seguro que desemboca en algún emprendimiento de los desarrollistas amigos del poder, como Euclides Bugliotti o algún otro. Por lo que se puede decir que la plata del fisco, va donde está la plata, y no donde los sectores más olvidados de la sociedad la necesitan.

Resultando un claro ejemplo de ello, la apurada inauguración que hizo el delasotismo del puente elevado de la Avenida Colón en el cruce con la Circunvalación. Que es la ruta que va a los country, donde en dulce armonía conviven la política y la riqueza. Y ambas demandas desplazamientos rápidos y seguros, porque no tienen tiempo que perder.

Recién ahora después de 16 años, el delasotismo se ha empeñado con fines eminentemente electorales, en ampliar apuradamente la ruta que une las dos ciudades más importantes de la provincia, entre Córdoba y Rio Cuarto. Cuya súbita urgencia le permite al grupo de contratistas que acostumbran a esquilmarla, con precios hasta cuatro veces superiores a los de San Luis, profundizar aún más su depredación. A los efectos de contentar el afán de inauguraciones del candidato De la Sota a presidente de la Nación.

Córdoba la Docta brilla también, porque tiene la tasa más baja de jóvenes que estudian, y la más alta de jóvenes que buscan trabajo (Ver Las falacias de De la Sota y Schiaretti en su PPP – Programa Primer Paso laboral). Y también la más alta tasa de jóvenes de sectores bajos de la sociedad, detenidos en razzias policiales indiscriminadas, por portación de gorra. Pese a que los que viven de gorra, son los políticos, jueces, fiscales, y periodistas, que están muy lejos de cumplir con su rol.

Sabiamente la Constitución de 1853, después de sangrientas luchas y convulsiones sociales, estableció que los mandatos electivos eran por un solo periodo, sin posibilidad alguna de reelección. Motivada por la sencilla razón de que en esos tiempos de fraude electoral, dirimidos por parte de quién detentaba la fuerza pública, el que llegaba al poder podía quedarse para siempre. Siendo esa la razón profunda de la no repetición y una sola vez.

Hoy, el que llega al poder en nuestras democracias rengas y corruptas, se encuentra en una situación de ventaja parecida. Que se ve reflejada en que los oficialismos han ganado el 85 % de las nutridas elecciones realizadas este año. Como consecuencia de disponer ya no la fuerza pública, a la que no pueden apelar. Sino los avisos oficiales, los recursos oficiales para el clientelismo político, y los dineros clandestinos para la compra del voto, y la explotación del marketing llevada al paroxismo. Al punto de creer que todo problema se soluciona con un flash propagandístico.

Y así se han enquistado mafias en el poder durante lustros y décadas, que finalmente no se caen por la acción de la oposición, sino por las exageraciones del oficialismo. Como le sucedió al angelocismo mestrista. Y como seguramente le pasará al delasotismo schiarettista, que cada vez profundiza peor, más de lo mismo. Ante una oposición que parece empeñada en desperdiciar todas las oportunidades que los acontecimientos le brindan, para desalojar del poder a la mafia de turno.-

14 de Julio de 2015

Comentarios de Facebook

También se puede ver

Hotel ANSENUZA, ¿El “HOTESUR” de De La Sota?

Está frente a la laguna Mar Chiquita. Tiene