La primera fuerza que dirige el mundo es la mentira”, Jean-François Revel.

“Lo que satisface el alma es la verdad”, Whalt Whitman.

“La verdad padece, pero no perece”, Teresa de Jesús.

“Nunca puede ser dicha la verdad de manera que pueda ser comprendida sin ser creída”, William Blake.

“La información es la llave de la democracia”, Jimmy Carter.

Los medios de comunicación actuales median entre las personas y los acontecimientos. Y para hacer ello tienen una gran debilidad: su financiamiento. Por eso, para poder subsistir necesitan de la millonaria pauta publicitaria que ofrecen grandes empresas o gobiernos de turno. A la par que están condicionados por la trama de intereses que tienen sus propios dueños, que cuando más poderosos más cuantiosos son. Sumando así vínculos que coartan su libertad, pese declamarse “independientes”.

Esta dependencia financiera termina incidiendo directamente en su contenido y línea editorial. Dado que, ante una necesidad vital de dinero, ningún editor de un medio permite que se publique nada que pueda llegar a enojar a su auspiciante público o privado, o al dueño del medio y sus asociados. Y si lo hace, es a través de información mutilada y lavada. Por eso, muchas veces, casi a diario, importantes noticias que involucran a grandes empresas o gobiernos de turno, no se publican y no se conocen. Lo cual ha llevado a decir que el periodismo gana más dinero con las noticias que no pública, que con las que publica.

Al respecto, hay opiniones de célebres periodistas, como el estadounidense de John Swinton, ex editorialista de The New York Times, con una drástica visión sobre esta profesión, ya que hace más de un siglo dijo: “No hay tal cosa, en esta fecha de la historia del mundo, en América, como una prensa independiente. Ustedes lo saben y yo lo sé. No hay uno de ustedes que se atreva a escribir sus opiniones honestas, y si lo hicieran, ya saben de antemano que nunca aparecería impresa. Me pagan semanalmente para que no publique mi honesta opinión en el periódico en el que trabajo”.

Con crudeza, Swinton destacó que “el negocio de los periodistas es destruir la verdad, mentir abiertamente, pervertir, vilipendiar, arrojarse a los pies de las riquezas, y vender su país y su carrera por su pan de cada día. Tú lo sabes y yo lo sé, y ¿qué locura es ésta proclamar una prensa independiente? Somos las herramientas y vasallos de hombres ricos detrás de las escenas. Somos polichinelas de los editores, ellos mueven los hilos y nosotros bailamos. Nuestros talentos, nuestras posibilidades y nuestras vidas son propiedad de otros hombres. Somos prostitutas intelectuales.”

  Ver:  John Swinton y la Independencia de la Prensa  

Bajo el lema “sin publicidad, sin gobierno, sin mecenas que nos silencien” Stripteasedelpoder.com procura romper con toda esta lógica. Ya sea en su versión benigna o en su versión maligna, donde el principal perjudicado es la gente. Y propone que seas vos, con tu colaboración directa, quien ayude a sostener este medio absolutamente independiente, que pretende hablar contra los grandes poderes facticos, lo más aproximado a la verdad, en la medida de sus posibilidades, que en definitiva serán las que le brinden sus mismos lectores. Que es con quienes, además de la verdad, con los que únicamente se siente comprometido.

Lo puedes hacer mediante:

  • Producción de investigaciones, suministro de documentación, videos, informes para la producción de notas. info@stripteasedelpoder.com )

  • Una suscripción de 50 pesos por mes. 

    Datos de la Cuenta Suscripción

    +
     Cuenta Corriente Nro. 332209414216812 – Banco Macro S.A – Suc 322 – CUIL 20227909758 – CBU:  285032243009414216812

    Suscribirme


  • Una colaboración monetaria. 

    Datos de la Cuenta Aportes

    +
    Cuenta Corriente Nro. 332209414216812 – Banco Macro S.A – Suc 322 – CUIL 20227909758 – CBU:  285032243009414216812  
    Aporte Sugerido 1 Aporte Sugerido 2 Aporte Sugerido 3 Aporte Sugerido 4

    $50


    $100


    $250


    $500

 

Todo el Staff de Stripteasedelpoder.com agradece tu colaboración.