El explosivo discurso de Trump en el aniversario de la guerra de Ucrania responsabilizando a EEUU

COMPARTIR LA NOTA

El 21 de febrero pasado en el aniversario de la invasión rusa a Ucrania, el ex presidente de EEUU Donald Trump se despachó con un explosivo discurso de 3:45 minutos, que fue enteramente ocultado o en el mejor de los casos ridiculizado por la prensa Otan, como se verá más adelante.

En el cual responsabilizó al “complejo militar industrial” por las guerras que libra o promueve EEUU en el mundo, y específicamente la de Ucrania. Sosteniendo que dicho complejo, que mueve siderales cifras de negocios, ha cooptado al Pentágono, al Departamento de Estado, y al establishment de Seguridad Nacional. Y prometiendo que en su próximo mandato va a barrer con todos los altos funcionarios dependientes del mismo, para que en el mundo vuelva a reinar la paz. Asegurando además que si el fuera presidente, la guerra en Ucrania se acabaría en 24 horas.

Al respecto cabe apuntar que la guerra en Ucrania no es un polígono de tiro para probar nuevos armamentos, como estilaba hasta hace poco EEUU. Sino que es el sueño de los fabricantes de armas, dado que por el accionar ruso, se ha convertido en un reducidor o destructor de arsenales.

Primero del arsenal soviético que detentaba Ucrania; luego del arsenal soviético que detentaban los ex países integrantes del Pacto de Varsovia, liderado por la URSS; y ahora del arsenal occidental que detentan los países integrantes de la OTAN. Provocando así lo que podría denominarse una “renovación integral de inventarios” que deparara mega negocios a los fabricantes y proveedores de armamentos.

Eso explica el empeño de EEUU y la OTAN de dosificar gradualmente el enfrentamiento bélico, con miras a hacerlo lo más largo y destructivo posible, sin derrapar hacia un conflicto nuclear. Usando a los ucranianos como carne de cañón, mediante exaltar con el liderazgo de Vlodimir Zelenski su heroísmo, como primera barrera contra el “imperialismo de Putín”. Mientras Ucrania es reducida metódicamente a la Edad Media por el asedio superior de una potencia nuclear.

Ver Richard Black, senador y coronel americano: «EEUU está llevando al mundo a la guerra nuclear»
Ver EEUU abandona la MAD: cree posible una guerra nuclear con Rusia o China

El explosivo discurso de Trump

Seguidamente Stripteasdelpoder.com traduce y reproduce el video de ese explosivo discurso del ex presidente Trump, que es un parte aguas en la larga historia belicista de los EEUU. Y seguramente fijará un antes y después en la historia del mundo, por eso el empeño puesto en que dicho discurso no trascendiera, proveniente de tan alto personaje, ex habitante de la Casa Blanca.

“La Tercera Guerra Mundial nunca ha estado más cerca que ahora mismo. Tenemos que limpiar la casa de todos los traficantes de guerra estadounidenses y los últimos globalistas en el Estado Profundo, en el Pentágono, en el Departamento de estado y en el complejo industrial de Seguridad Nacional.

Una de las razones por las que fui el único Presidente en generaciones que no comenzó una guerra, es que yo fui el único Presidente que rechazó el consejo catastrófico de muchos de los generales y burócratas de Washington, y los llamados diplomáticos que sólo saben meternos en conflicto, pero no saben sacarnos de ellos.

Por décadas hemos tenido las mismas personas, como Victoria Nuland y muchas otras, que simplemente están obsesionados en empujar a Ucrania hacia la OTAN. Sin mencionar el apoyo del Departamento de Estado a los levantamientos en Ucrania. Estas personas han estado buscando la confrontación durante mucho tiempo, al igual que en el caso de Irak, y otras partes del mundo.

Ahora estamos tambaleándonos en al borde de la Tercera Guerra Mundial. Un montón de gente no lo ve pero yo lo veo y he tenido razón en muchas cosas, todos dicen que Trump ha tenido razón sobre todo. Nada de esto excusa de ninguna manera la escandalosa y horrible invasión de Ucrania hace un año, que nunca hubiera pasado si yo fuera tu Presidente, ni siquiera una pequeña oportunidad.

Pero sí significa que aquí en Estados Unidos hay que deshacerse de los globalistas corruptos, del establishment que ha estropeado cada importante decisión de política exterior por décadas. Y esto incluye al presidente Biden, cuya propia gente dijo que nunca tomó una buena decisión cuando, se trata de mirar a otros países y enfrentar las guerras.

Tenemos que reemplazarlos con personas que apoyen los intereses estadounidenses. Durante nuestros cuatro años en la Casa Blanca hicimos un progreso increíble al poner el último contingente de Estados Unidos a un lado, para llevar al mundo a la paz. Y ahora vamos a completar la misión en el Departamento de Estado, en el Pentágono, y en el  establishment de Seguridad Nacional.

El establishment de Seguridad será un lugar muy diferente al final de mi Administración, de hecho en mi Administración será un lugar muy diferente, y hará las cosas simplemente como yo lo hice durante cuatro años, que nunca tuvimos tan buenos. También impediremos que los cabilderos y los contratistas entren y empujen a nuestros altos mandos militares y oficiales de Seguridad solo hacia el conflicto, para premiarlos cuando se jubilan con trabajos lucrativos en los que ganan millones y millones de dólares.

Echa un vistazo a los belicistas globalistas que respaldan a nuestros oponentes, eso es porque son candidatos “I am the President who War” (Yo soy el Presidente para la Guerra), que entrega la paz a través de la fuerza. Había una razón por la que no teníamos conflictos, había una razón por la que no entramos en guerras, porque otros países nos respetaban totalmente. Lo construí completamente bien desde el principio, reconstruí nuestro ejército, es una gran razón por la que no quisieron meterse con Estados Unidos, y ahora se están riendo de nosotros.

Se podría poner fin al conflicto de Ucrania en 24 horas con el liderazgo adecuado. Al final de mis próximos cuatro años, los traficantes de guerras, fraudes, y fracasos, y todos los altos funcionarios en las filas de nuestro gobierno se habrán ido. Y tendremos un nuevo grupo de funcionarios de Seguridad Nacional competentes, que crean en la defensa de la vida en intereses de Estados Unidos por encima de todo. Muchas muchas gracias.”

Los fundamentos de la postura de Trump

Esta postura no parece ser la de un candidato a la presidencia de EEUU oportunista, sino de alguien que vislumbra un catastrófico fracaso por parte de EEUU, llevado al extravío por los ingentes intereses del complejo militar industrial. Y se posiciona previamente en términos políticos frente al mismo.

Al respecto el ex asesor del Secretario de Defensa durante la administración de Trump, el coronel retirado Richard Black, ex jefe de la División de Derecho Penal del Ejército de los EE UU en el Pentágono, y ex Senador por el Estado de Virginia en una conferencia en línea del Instituto Internacional Schiller, afirmó sin matices y directamente: “Ucrania ha perdido la guerra: pero la guerra termonuclear aún amenaza”. Tal como se puede ver en el siguiente video subtitulado en español, donde da los fundamentos de su afirmación.

La ridiculización del discurso de Trump por la CNN

La CNN, que se lució en la Guerra del Golfo en 1990 trasmitiendo  en vivo desde Bagdag y creó el denominado “efecto CNN” de legitimación de las guerras por parte del Pentágono, desde sus diversos portales habla del supuesto heroísmo interminable ucraniano, y las supuestas bestialidades rusas incursas supuestamente en interminables crímenes de lesa humanidad.

Con interminables “notas de color”, si se puede llamarse así tratándose de una guerra, para esencialmente sensibilizar emocionalmente a su audiencia. Sin informarla con veracidad de lo que realmente está sucediendo allí, y menos aún de los motivos del conflicto. Y mucho menos aún de quienes se benefician con él.

Para evitar concretar una obscena censura o “cancelación” del discurso de Trump, vergonzosamente antiperiodística, optó por hacer una ridiculización del mismo. Mediante multiplicar los 3:45 minutos de su discurso, repitiéndolo incesantemente en numerosos videos de hasta 10 horas de duración, tal como se puede apreciar en la siguiente imagen. Como para que a nadie se le ocurra comenzar a verlos, en esta civilización basada en la instantaneidad.

Donald Trump, complejo militar industrial, EEUU, Nuland, Biden, Pentagono, Departamento Estado, Establishment Seguridad Nacional
https://www.youtube.com/results?search_query=Trump+Announces+Plan+For+Mass+Firings+of+%22Warmonger%22+Bureaucrats+

Con ese método de saturación de la noticia, para evitar su difusión y no caer en la cancelación, en el canal de Youtube lucen 9 videos de la CNN con la repetición interminable del discurso de Trump, que suman un total de 60 horas. Así Ted Turner mostró nuevamente ser una muy importante parte del complejo militar industrial estadounidense.

El origen del complejo militar industrial

Quien primero acuñó el concepto “military–industrial complex” fue el presidente de EEUU Dwight «Ike» Eisenhower, en un celebrado discurso que pronunció al finalizar su segundo mandato en 1961. Como general de cinco estrellas del Ejército de EEUU, durante la Segunda Guerra Mundial se había desempeñado como Comandante Supremo Aliado en el frente de la Europa occidental, responsable de las exitosas invasiones militares al norte de África y en Francia y Alemania. Y luego pasó a desempeñarse como el primer Comandante Supremo de la OTAN.

Donald Trump, complejo militar industrial, EEUU, Nuland, Biden, Pentagono, Departamento Estado, Establishment Seguridad Nacional
Presidente EEUU Dwight Eisenhower

 Al respecto, entre otros conceptos que se agregan al final de la nota, expresó con indudablemente profundo conocimiento de causa: “Nuestro trabajo, los recursos y los medios de subsistencia son todo lo que tenemos; así es la estructura misma de nuestra sociedad. En los consejos de gobierno, debemos evitar la compra de influencias injustificadas, ya sea buscadas o no, por el complejo industrial-militar. Existe el riesgo de un desastroso desarrollo de un poder usurpado y [ese riesgo] se mantendrá. No debemos permitir nunca que el peso de esta conjunción ponga en peligro nuestras libertades o los procesos democráticos».

El estratega estadounidense George F. Kennan, autor de la doctrina de la contención y figura clave de la Guerra Fría escribió al respecto: “Si la Unión Soviética se hundiera mañana bajo las aguas del océano, el complejo industrial-militar estadounidense tendría que seguir existiendo, sin cambios sustanciales, hasta que inventáramos algún otro adversario. Cualquier otra cosa sería un choque inaceptable para la economía estadounidense.​”

En el siguiente gráfico se puede apreciar el incesante aumento en el gasto militar por parte de EEUU en términos reales, por importes que duplican el PBI (Producto Bruto Interno) total de Argentina, hasta el año 2017. El que ahora seguramente aumentará sustancialmente.

Donald Trump, complejo militar industrial, EEUU, Nuland, Biden, Pentagono, Departamento Estado, Establishment Seguridad Nacional

Basándose en este concepto, también se han creado los términos «Complejo industrial-militar-media», acusado de promulgar el militarismo a través de los medios de comunicación. «Complejo político-media», que es el uso de los medios para el mantenimiento de la hegemonía de las clases dominantes o empresas. Y el «Complejo industrial de prisiones», que es el aprovechamiento por parte de empresas privadas de la gran y creciente población carcelaria en Estados Unidos.​

Donald Trump, complejo militar industrial, EEUU, Nuland, Biden, Pentagono, Departamento Estado, Establishment Seguridad Nacional
El mega poderoso complejo militar industrial de EEUU

El general rupturista Smedley Butler

Antes que el general Eisenhower hubo otro general rupturista en EEUU: Smedley Butler. Quien tras desempeñarse como general de Infantería de la Marina en numerosas intervenciones por parte de EEUU en el mundo, escribió un libro titulado “La guerra es un latrocinio” (War is a racquet).

Donald Trump, complejo militar industrial, EEUU, Nuland, Biden, Pentagono, Departamento Estado, Establishment Seguridad Nacional
General Smedley Butler

En el que detalla cómo EEUU intervino militarmente en diversos países para potenciar las ganancias de las grandes compañías estadounidenses, pasando el costo de la guerra finalmente a los ciudadanos estadounidenses. Butler hasta entonces era el capitán más joven y el militar más condecorado en la historia de los Estados Unidos.

Fue uno de los dos únicos Marines en recibir por el heroísmo en combate dos medallas de Honor del Congreso, la más alta condecoración de su país. Y hasta su muerte en 1940, fue el oficial más popular entre las tropas. En noviembre de 1935, publicó un artículo en The New York Times donde explosivamente, de forma similar a Trump, decía:​

“He servido durante 30 años y cuatro meses en las unidades más combativas de las fuerzas armadas estadounidenses: en la infantería de Marina. Tengo el sentimiento de haber actuado durante todo ese tiempo de bandido altamente calificado al servicio de los grandes negocios del Wall Street y sus banqueros. En una palabra, he sido un pandillero al servicio del capitalismo.

De tal manera, en 1914 afirmé la seguridad de los intereses petroleros en México, Tampico en particular. Contribuí a transformar a Cuba en un país donde la gente del National City Bank podía birlar tranquilamente los beneficios. Participé en la “limpieza” de Nicaragua, de 1902 a 1912, por cuenta de la firma bancaria internacional Brown Brothers Harriman.

En 1916, por cuenta de los grandes azucareros norteamericanos, aporté a la República Dominicana la “civilización”. En 1923 “enderecé” los asuntos en Honduras en interés de las compañías fruteras norteamericanas. En 1927, en China, afiancé los intereses de la Standard Oil. Nos ha ido bastante bien con Luisiana, Florida, Texas, Hawái y California y el Tío Sam puede tragarse a México y Centroamérica, con Cuba y las islas de las Indias Occidentales como postres y sin intoxicarse.

Fui premiado con honores, medallas y ascensos. Pero cuando miro hacia atrás, considero que podría haber dado algunas sugerencias a Al Capone. Él, como gánster, operó en tres distritos de una ciudad. Yo, como marine, actué en tres continentes. El problema es que cuando el dólar estadounidense gana apenas el seis por ciento, aquí se ponen impacientes y van al extranjero para ganarse el ciento por ciento. La bandera sigue al dólar y los soldados siguen a la bandera.”

Fragmento del discurso del presidente Eisenhower respecto el complejo militar industrial 17/1/ 1961

“Pero las amenazas, nuevas en tipo o magnitud, surgen constantemente. De éstas, sólo mencionaré dos.

Un elemento vital para mantener la paz es nuestra institución militar. Nuestras armas deben ser poderosas, listas para la acción inmediata, de tal modo que ningún agresor potencial se sienta tentado a arriesgar su propia destrucción. Nuestra organización militar actual guarda poca relación con la conocida por cualquiera de mis predecesores en tiempos de paz o en efecto, por los combatientes de la Segunda Guerra Mundial o Corea.

Hasta el último conflicto mundial los Estados Unidos no tenían una industria armamentista. Fabricantes americanos de arados podían, en el momento y caso necesarios, fabricar también espadas. Pero ya no podemos más asumir el riesgo de improvisaciones de emergencia en materia de defensa nacional. Nos hemos visto obligados a crear una industria armamentista permanente de vastas proporciones. Sumado a esto, tres millones y medio de hombres y mujeres están directamente empleados en el sector de la defensa. Anualmente gastamos en seguridad militar por sí sola más que los ingresos netos de todas las corporaciones de los Estados Unidos.

Ahora bien, esta conjunción entre un inmenso sector militar y una gran industria de armamentos es nueva en la experiencia americana. Su influencia total: económica, política, incluso espiritual, se siente en cada ciudad, en cada Estado, en cada oficina del gobierno federal. Reconocemos la necesidad imperativa de este desarrollo. Sin embargo, no podemos dejar de comprender sus graves implicaciones. Nuestro trabajo, nuestros recursos y medios de vida están, todos ellos, involucrados. También lo está la estructura misma de nuestra sociedad.

En los consejos de gobierno, debemos protegernos de la adquisición de influencia injustificada, deseada o no, por parte del complejo militar-industrial. El potencial de un desastroso incremento de poder fuera de lugar existe y persistirá. No debemos dejar que el peso de esta combinación ponga en peligro nuestras libertades o procesos democráticos. No debemos tomar nada por sentado. Sólo una ciudadanía alerta y bien informada puede compeler la combinación adecuada de la gigantesca maquinaria de defensa industrial y militar con nuestros métodos y objetivos pacíficos, de modo tal que seguridad y libertad puedan prosperar juntas.

La revolución tecnológica en las últimas décadas está relacionada con y es en gran parte responsable, de los cambios radicales de nuestra posición militar-industrial. En esta revolución, la investigación asumió un rol central. También se volvió más formal, compleja y costosa. Una proporción cada vez mayor se lleva a cabo para, por, o bajo la dirección del gobierno federal.

Hoy en día, el inventor solitario chapuceando en su taller, ha sido opacado por los equipos de científicos trabajando en laboratorios y campos de prueba. De la misma manera, la universidad libre, fuente histórica de ideas libres y descubrimientos científicos, ha experimentado una revolución en la manera de conducir sus investigaciones.

En parte debido a los enormes costos implicados, el contrato estatal se convirtió prácticamente en el sustituto de la curiosidad intelectual. Por cada viejo pizarrón existen actualmente cientos de computadoras electrónicas. La perspectiva del control de los investigadores por parte del empleo federal, de las asignaciones de proyectos y del poder del dinero está siempre presente y debe ser seriamente considerada.

Sin embargo, con todo el respeto que merece y debe tener la investigación científica, también debemos estar alerta frente al peligro igual y opuesto de que la política pública pueda caer cautiva de una élite científico-tecnológica.

Ver también: La provocación de EEUU, OTAN, y Ucrania a Rusia según el estratega suizo Jacques Baud 
Estratega suizo Jacques Baud: que está pasando realmente en Ucrania
Estratega suizo Jacques Baud ¿Buscando la guerra o la paz en Ucrania?

Como pudiste ver, nuestras investigaciones sobre el poder real,  son fundadas, independientes, y con datos públicos y verificables. Su producción lleva días, semanas, hasta meses de trabajo. Y son abordadas con la mayor honestidad, profesionalidad y rigurosidad periodística. Si está a tu alcance, podes colaborar con este periodismo libre, de calidad,  sin injerencia de empresas o gobiernos.

Nuestro Proyecto

Comentar con Facebook
COMPARTIR LA NOTA
Redacción STDP
Redacción STDP

Redacción de Striptease del Poder: Colaboradores, Periodistas, Investigadores Especialistas en Economía y Política, Nacional e Internacional, Invitados Especiales, Cartas de los lectores.

Artículos: 216

Recibí las ultimas Investigaciones por Mail

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir las ultimas investigaciones.

Deja un comentario