Kissinger: Cómo evitar otra guerra mundial y su vínculo con Malvinas

COMPARTIR LA NOTA

El germano estadounidense Henry Kissinger no es precisamente un nombre asociado con la moralidad y las rectas intenciones, pero si con la “realpolitick”. Termino que proviene del alemán y se refiere a la “política realista’”, basada en consideraciones de circunstancias y factores dados, en lugar de nociones ideológicas, o premisas éticas y morales, también denominada «pragmatismo». Cuya esencia consiste en saber los limites entre lo posible e imposible, y los peligros que acechan ante cualquier desvarío.

En tal sentido es uno de los grandes artífices del ascenso de EEUU a la hegemonía mundial, ya que fue el ideador de gran plan del clan Rockefeller de la creación en 1973 de los petrodólares, en base a administrar el conflicto árabe israelí. Que le permitió a dicha potencia financiar la carrera armamentística sin esfuerzo propio, para derribar a la Unión Soviética, y sojuzgar financieramente al planeta, alineando mediante las deudas externa a los Países No Alineados.

Ver Necrología no autorizada de David Rockefeller (I) El magnicidio de los Kennedy y sus móviles

Kissinger y Malvinas

Otras de sus hazañas fue la trampa que le tendió a la Junta Militar y a Argentina en 1982, para llevarla a ocupar las islas Malvinas. Con el objetivo de mínima de cambiar el statu quo de ellas, y el de máxima de que Argentina reconociera la autodeterminación de los isleños. A los efectos de instalar una base de la OTAN en ella, ante el raudo avance de la Unión Soviética en el Atlántico Sur. Además de la apropiación de los ingentes recursos petroleros existentes en la zona, que se reputaban nueve veces superiores a los del Mar de Norte, y llevaron a la prosperidad al Reino Unido, Escocia, Holanda, Dinamarca, y Noruega, y ahora están agotándose.

Ver MALVINAS: cómo EEUU embocó a Galtieri y emboscó a Argentina
Ver MALVINAS 1982: la guerra planificada por EEUU y la OTAN y ejecutada por el Reino Unido
VerMALVINAS 1: la guerra de 1832 planificada por el Reino Unido y ejecutada por EEUU
Ver MALVINAS 2: el ataque de la USS Lexington de EEUU que  abrió paso a la ocupación británica

En tal sentido, la desinformación y desmalvinización llevada adelante por la gran prensa argentina, olvidando “a los pibes de Malvinas” como dice la canción mundialera, ha ocultado que la consultora estratégica Kissinger Associates tenía como uno de sus directores en 1982, al ex secretario de Defensa y por entonces secretario de Relaciones Exteriores británico, Lord Carrington. Quién tras la recuperación de Argentina de las islas, renunció por supuestamente no haber previsto torpemente la recuperación, pero poco después pasó a desempeñarse como secretario de la OTAN.

Y por contrario, seguidamente recibió múltiples condecoraciones por parte de la Corona Británica, España, y EEUU. En 1983,  Compañero de la Orden Compañeros de Honor. En 1985, Caballero Compañero de la Muy Noble Orden de la Jarretera, y luego Canciller de ella; y Caballero Gran Cruz de la Distinguida Orden de San Miguel y San Jorge, y luego Canciller de ella. En 1999, Nobleza vitalicia, como Barón Carrington de Upton, y Caballero Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III. En 1988, Medalla Presidencial de la Libertad; Medalla del Departamento de Defensa por Servicio Público Distinguido; y Medalla de la Libertad de Londres. Además de los doctorados honoris causa otorgados por la Universidad de Cambridge, Essex, Reading, Harvard, Nottingham, Newcastle, y Oxford.

Por su parte Kissinger también resultó multi condecorado tras la guerra de Malvinas, por parte de EEUU, el Reino Unido, e Israel. En 1986 con la Medalla de la Libertad. En 1995, fue nombrado Caballero británico, Comandante honorario de la Distinguida Orden de San Miguel y San Jorge. En 2000, recibió el Premio Sylvanus Thayer en la Academia Militar de los Estados Unidos en West Point. En 2012, recibió la Medalla del Presidente de Israel. En 2013, recibió el premio Henry Grunwald al Servicio Público de Lighthouse International. Y también es miembro del Consejo Fundador del Instituto Americano Rothermere de la Universidad de Oxford, Reino Unido.

Haig y Enders, los otros integrantes de Kissinger Associates

Otro de los integrantes del staff de esa consultora en 1982, era el secretario de Estado de EEUU, Gral. Alexander Haig, el supuesto mediador entre Argentina y el Reino Unido. Quien previamente se había desempeñado como comandante Supremo de la OTAN, y como si ya hubiese cumplido su misión, renunció a ese cargo tres semanas después de la rendición de Puerto Argentino, el 14 de junio de 1982.

Además el experto en energía de esa consultora, era Thomas Enders, el subsecretario de Estado de Asuntos Americanos, que engañó a Galtieri asegurándole el “hands off” por parte de EEUU. Quien previamente se había desempeñado como embajador en la Comunidad Europea, y luego fue designado embajador en España, donde logró que se ratificara la membresía a la OTAN por parte de este país, y se autorizara en él la instalación de bases de EEUU.

Hay un principio en el espectáculo teatral que dice que cuando más grande el escenario y la tragedia, más reducidos son los personajes que intervienen en ella. Y estos cuatro personajes integrantes de la consultora estratégica Kissinger Associates Inc., Kissinger, Carrington, Haig, y Enders fueron los personajes decisivos que intervinieron en ella.

El año que viene Stripteasedelpoder.com  irá revelando la intriga que precipitó esa trágica guerra de 1982, con sus agentes externos e internos, entre ellos los grandes medios de comunicación argentinos, quienes deliberadamente exacerbaron la euforia popular con la recuperación de las islas.

A los efectos de cambiar el plan diplomático militar argentino de “ocupar para negociar”, que preveía el retiro de la mayoría de la fuerza militar para entablar negociaciones, por el de “reforzar para obligar a negociar”, tal como lo definió el Informe Rattembach. Dejando así la solución del conflicto en manos del Gral. Haig, quien planteó como única alternativa, el reconocimiento de la autodeterminación de los isleños por la Junta Militar, o la guerra.

Tras esa presentación de Kissinger y su realpolitik, que resultó tan dañina para Argentina como beneficiosa para la OTAN, EEUU, y el Reino Unido, seguidamente Stripteasedelpoder.com traduce para sus lectores el muy reciente artículo que publicó en la revista inglesa The Spectator. Advirtiendo de los enormes riesgos que existen en que la guerra ruso ucraniana, que tiene a la OTAN interviniendo cada vez mas directamente en ella, derive en una guerra mundial que podría ser catastrófica. Criticando la “propensión a la violencia” por parte de Rusia, cuando en todo caso esa propensión distingue a EEUU, potencia que a partir de la 2da Guerra Mundial siempre ha estado en guerra con alguien.

Ver Biden y la debacle de EEUU, el ex imperio del amor y del temor

Ante ello propone una salida diplomática supuestamente win win (con ganancia para ambos bandos). Consistente en que Rusia se quede con las áreas rusohablantes, en base a un referéndum supervisado internacionalmente, igual al que proponía su delegado Gral. Haig para Malvinas. A cambio del ingreso de Ucrania a la OTAN. O sea que se podría decir que su propuesta es un mix de los objetivos que estaban en juego en Malvinas, por parte de EEUU, el Reino Unido, y la OTAN.

Ver La deuda externa sucia que apareció entre el conato de guerra con Chile y la guerra de Malvinas
Ver La intriga en la Guerra de Malvinas: polémica entre el editor de Clarín y de StripteasedelPoder

Henry Kissinger: Cómo evitar otra guerra mundial

Del número de la revista: 17 diciembre 2022

Kissinger, Ucrania, Malvinas, OTAN, autodeterminación
Un soldado ucraniano inspecciona el caparazón de un tanque en la ciudad nororiental de Trostyanets [Fadel Senna, AFP vía Getty Images]

La Primera Guerra Mundial fue una especie de suicidio cultural que destruyó la eminencia de Europa. Los líderes europeos caminaron sonámbulos –en palabras del historiador Christopher Clark– hacia un conflicto en el que ninguno de ellos habría entrado si hubieran previsto el final de la guerra mundial en 1918. En las décadas anteriores, habían expresado sus rivalidades creando dos conjuntos de alianzas cuyas estrategias se habían vinculado por sus respectivos calendarios de movilización.

Como resultado, en 1914, se permitió que el asesinato del príncipe heredero de Austria en Sarajevo, Bosnia, a manos de un nacionalista serbio, se convirtiera en una guerra general que comenzó cuando Alemania ejecutó su plan general para derrotar a Francia atacando a la neutral Bélgica en el otro confin de Europa.

Las naciones de Europa, insuficientemente familiarizadas con la forma en que la tecnología había mejorado sus respectivas fuerzas militares, procedieron a infligirse una devastación sin precedentes entre sí. En agosto de 1916, después de dos años de guerra y millones de bajas, los principales combatientes de Occidente (Gran Bretaña, Francia y Alemania) comenzaron a explorar perspectivas para poner fin a la carnicería. En el Este, los rivales Austria y Rusia habían extendido antenas similares.

Debido a que ningún compromiso concebible podía justificar los sacrificios ya realizados y porque nadie quería transmitir una impresión de debilidad, los distintos líderes dudaron en iniciar un proceso de paz formal. Por lo tanto, buscaron la mediación estadounidense. Las exploraciones realizadas por el coronel Edward House, emisario personal del presidente Woodrow Wilson, revelaron que una paz basada en el statu quo anterior modificado estaba al alcance de la mano. Sin embargo, Wilson, aunque dispuesto y eventualmente ansioso por emprender la mediación, las retrasó hasta después de las elecciones presidenciales en noviembre. Para entonces, la ofensiva británica de Somme y la ofensiva alemana de Verdún habían sumado otros dos millones de bajas.

Kissinger, Ucrania, Malvinas, OTAN, autodeterminación
Niños refugiados se preparan para salir en tren de la asediada Lviv [Getty Images]

En palabras del libro sobre el tema de Philip Zelikow, la diplomacia se convirtió en el camino menos transitado. La Gran Guerra se prolongó durante dos años más y cobró millones de víctimas más, dañando irremediablemente el equilibrio establecido en Europa. Alemania y Rusia fueron desgarradas por la revolución; el estado austrohúngaro desapareció del mapa. Francia se había desangrado. Gran Bretaña había sacrificado una parte significativa de su joven generación y de sus capacidades económicas a los requisitos de la victoria. El punitivo Tratado de Versalles que puso fin a la guerra, resultó mucho más frágil que la estructura que reemplazó.

¿Se encuentra el mundo de hoy en un punto de inflexión comparable en Ucrania, ya que el invierno impone una pausa en las operaciones militares a gran escala allí? He expresado repetidamente mi apoyo al esfuerzo militar aliado para frustrar la agresión de Rusia en Ucrania. Pero se acerca el momento de construir sobre los cambios estratégicos que ya se han logrado, e integrarlos en una nueva estructura para lograr la paz a través de la negociación.

Kissinger, Ucrania, Malvinas, OTAN, autodeterminación
Un voluntario ucraniano se despide de su novia antes de dirigirse al frente [Getty Images]

Ucrania se ha convertido en un estado importante en Europa Central por primera vez en la historia moderna. Con la ayuda de sus aliados e inspirada por su presidente, Volodymyr Zelensky, Ucrania ha bloqueado a las fuerzas convencionales rusas que han estado dominando Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Y el sistema internacional, incluida China, se opone a la amenaza de Rusia o al uso de sus armas nucleares.

Este proceso ha discutido los problemas originales relacionados con la membresía de Ucrania en la OTAN. Ucrania ha adquirido uno de los ejércitos terrestres más grandes y efectivos de Europa, equipado por Estados Unidos y sus aliados. Un proceso de paz debería vincular a Ucrania con la OTAN, como quiera que se exprese.

La alternativa de la neutralidad ya no tiene sentido, especialmente después de que Finlandia y Suecia se unieran a la OTAN. Por eso, en mayo pasado, recomendé establecer una línea de alto el fuego a lo largo de las fronteras existentes donde comenzó la guerra el 24 de febrero. Rusia cedería allí sus conquistas, pero no el territorio que ocupaba hace casi una década, incluida Crimea. Ese territorio podría ser objeto de una negociación tras un alto el fuego.

Si la línea divisoria de antes de la guerra entre Ucrania y Rusia no puede lograrse mediante el combate o la negociación, podría explorarse el recurso del principio de autodeterminación. Los referéndums supervisados ​​internacionalmente sobre la autodeterminación, podrían aplicarse a territorios particularmente divisivos, que han cambiado de manos repetidamente a lo largo de los siglos.

El objetivo de un proceso de paz sería doble: confirmar la libertad de Ucrania, y definir una nueva estructura internacional, especialmente para Europa Central y Oriental. Eventualmente, Rusia debería encontrar un lugar en tal orden.

Ver Ex embajador EEUU en URSS: EEUU debe buscar alto el fuego en Ucrania “un error peor que un crimen”

El resultado preferido por algunos es una Rusia impotente por la guerra. Estoy en desacuerdo. A pesar de toda su propensión a la violencia, Rusia ha hecho contribuciones decisivas al equilibrio global y al equilibrio de poder durante más de medio milenio. Su papel histórico no debe ser degradado. Los reveses militares de Rusia no han eliminado su alcance nuclear mundial, lo que le permite amenazar con una escalada en Ucrania.

Ver La provocación de EEUU, OTAN, y Ucrania a Rusia según el estratega suizo Jacques Baud
Ver Estratega suizo Jacques Baud: que está pasando realmente en Ucrania

Incluso si esta capacidad disminuye, la disolución de Rusia o la destrucción de su capacidad para la política estratégica, podría convertir su territorio, que abarca 11 zonas horarias, en un vacío disputado. Sus sociedades competidoras podrían decidir resolver sus disputas por medio de la violencia. Otros países podrían buscar expandir sus reclamos por la fuerza.

Mientras los líderes mundiales se esfuerzan por poner fin a la guerra, en la que dos potencias nucleares se enfrentan a un país con armamento convencional, también deben reflexionar sobre el impacto de este conflicto, y sobre la estrategia a largo plazo de la incipiente inteligencia artificial y de alta tecnología. Ya existen armas autónomas, capaces de definir, evaluar y apuntar a sus propias amenazas percibidas y, por lo tanto, en condiciones de comenzar su propia guerra.

Una vez que se cruce la línea en este ámbito y la alta tecnología se convierta en armamento estándar, y las computadoras se conviertan en los principales ejecutores de la estrategia, el mundo se encontrará en una condición para la cual aún no tiene un concepto establecido. ¿Cómo pueden los líderes ejercer el control cuando las computadoras prescriben instrucciones estratégicas en una escala y de una manera, que inherentemente limita y amenaza el aporte humano? ¿Cómo se puede preservar la civilización en medio de tal vorágine de información, percepciones y capacidades destructivas contradictorias?

Ucrania se ha convertido en un estado importante en Europa Central por primera vez en la historia moderna

Todavía no existe una teoría para este mundo invasor, y los esfuerzos consultivos sobre este tema aún tienen que evolucionar, tal vez porque las negociaciones significativas podrían revelar nuevos descubrimientos, y esa revelación en sí misma constituye un riesgo para el futuro. Superar la disyunción entre la tecnología avanzada y el concepto de estrategias para controlarla, o incluso comprender todas sus implicaciones, es un tema tan importante hoy como el cambio climático, y requiere líderes que dominen tanto la tecnología como la historia.

La búsqueda de la paz y el orden tiene dos componentes, que a veces se tratan como contradictorios: la búsqueda de elementos de seguridad, y la exigencia de actos de reconciliación. Si no podemos lograr ambos, no podremos alcanzar ninguno. El camino de la diplomacia puede parecer complicado y frustrante. Pero progresar requiere tanto la visión como el coraje para emprender el viaje.-

Como pudiste ver, nuestras investigaciones sobre el poder real,  son fundadas, independientes, y con datos públicos y verificables. Su producción lleva días, semanas, hasta meses de trabajo. Y son abordadas con la mayor honestidad, profesionalidad y rigurosidad periodística. Si está a tu alcance, podes colaborar con este periodismo libre, de calidad,  sin injerencia de empresas o gobiernos.

Nuestro Proyecto

Comentar con Facebook
COMPARTIR LA NOTA
Redacción STDP
Redacción STDP

Redacción de Striptease del Poder: Colaboradores, Periodistas, Investigadores Especialistas en Economía y Política, Nacional e Internacional, Invitados Especiales, Cartas de los lectores.

Artículos: 189

Recibí las ultimas Investigaciones por Mail

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir las ultimas investigaciones.

Un comentario

Deja un comentario