Guzmán el flautista de Hamelin del FMI con su plan inflacionario llevó el Congreso al abismo

COMPARTIR LA NOTA

En una nota anterior para el debido recuerdo futuro, se expusieron Las caras y nombres de los 202 diputados que convalidaron la supremacía del FMI. En la presente nota también para el debido recuerdo, se efectúa lo mismo con los 56 senadores que seguidamente en la sesión del 17 de marzo pasado, convalidaron dicha supremacía.

Y en definitiva, por más que trate de negarlo la oposición, aprobaron también un programa inflacionario, en el medio de una situación inflacionaria interna y externa, tanto o más estúpido aún que el que firmó en el 2018 el presidente Mauricio Macri. Que ha disparado el crecimiento desenfrenado de los precios, y siembra de penuria e inquietud a los sectores medios y bajos de la población que viven de sus salarios.

Ver  El plan estúpido del FMI y Macri que causó un enorme estrago en la economía

Al tener por objeto el programa del FMI, no paliar la enorme Deuda Social interna existente, agudizada notablemente tras la pandemia. Sino asegurar, con la acumulación de reservas, y la promoción de los sectores exportadores de por si privilegiados, sumado a la continua e indecorosa fiscalización del FMI sobre las cuentas argentinas, el repago de la deuda externa pública con los acreedores privados y el FMI y la vuelta al mercado de la deuda. Siendo éste el espíritu dañino y mezquino de ese programa, que no se corresponde con la penosa situación socioeconómica existente, agravada sustancialmente durante la pandemia.

Ver FMI: el obsceno pacto Guzmán – Georgieva es peor que el Roca –Runciman

De esa manera, con los votos aportados mayoritariamente por la oposición, el Congreso refrendó y legalizó el fracasado mega Stand By de Macri del 2018. Dado que el actual préstamo 2022 no es una refinanciación del anterior, sino un nuevo préstamo para cancelar el anterior, que queda así enteramente convalidado. Al que se vio obligado a recurrir el anterior gobierno por la irracional salida del cepo que llevó adelante cuando subió al gobierno.

Ver El desesperado arreglo con los fondos buitres, para evitar la bancarrota del Banco Central provocada por la salida del cepo

Apelando a un endeudamiento externo a corto plazo; con el agregado de subrepticias operaciones de REPO con enormes márgenes de garantía (Venta de títulos con pacto de recompra); y hot money mediante el carry trade, con el arbitraje entre las tasas de interés de las Lebac y la devaluación. Así el mega préstamo del Fondo del 2018, lo que hizo concretamente, como siempre lo ha hecho a favor del poder financiero internacional, fue posibilitar que estos inversores y especuladores internacionales pudieran llevarse sus enormes ganancias.

De esa manera el Congreso, también liberó enteramente de responsabilidad al FMI, por haber otorgado en 2018 el préstamo más grande e irracional de su historia, violando sus estatutos, bajo presión directa del presidente de EEUU Donald Trump y de dicho poder financiero. El que para sus aventuras financieras acostumbra a tener a FMI como prestamista de última instancia, incurriendo así en moral hazard, o riesgo moral.

Al cobrar una alta tasa de interés por un supuesto riesgo, que en realidad no existe, al tener asegurado el salvataje del FMI. Como quien hace una excursión contra los indios para obtener un alto botín, sabiendo que vendrá en su auxilio el 7mo de Caballería. Siendo lamentablemente esta metáfora, trasladada al plano financiero de Argentina, demasiado pertinente en relación a la cultura financiera de quienes legislan y nos gobiernan.

Esquizofrénicamente, la oposición aportó en el Congreso la mayoría de los votos para la aprobación del Acuerdo, pretendiendo escindir la aprobación del nuevo financiamiento, del programa económico aprobado por el FMI, que dicen haberlo rechazado. Algo tan torpe como aceptar la ceca de una moneda pero no la cara, diciéndole al comerciante o al prestamista FMI, “usted me da la ceca pero no le acepto la cara”, y seguramente este le respondería, “usted es un caradura, no le doy la cara ni la ceca, fuera de aquí”.

Con un maquiavelismo rastrero, la oposición parece creer así que facilitando que se dañe a las mayorías populares con ese estúpido plan inflacionario, implantado en una situación inflacionaria interna y externa, estás en repudio al actual gobierno, le brindaran sus votos en el 2023. Como quien juega con fuego cerca de un polvorín, o en un bosque o un prado azotado por una larga sequía. Tal como le sucede a los sectores medios y bajos desde cuatro años atrás, buena parte de los cuales son responsabilidad de la misma oposición.

La defección del Congreso

Respecto esa convalidación por parte del Congreso, en un reciente reportaje radial el experto en la deuda Héctor Giuliano dijo: “estamos asistiendo a quizás uno de los días históricos más aciagos de la historia financiera argentina, un momento de rendición incondicional ante las exigencias del FMI que no solamente es decisivo respecto los intereses del estado argentino y por ende al pueblo argentino en general, sino que va a tener consecuencias impredecibles en el futuro porque queda establecido un régimen de servidumbre en materia de política económica del cual la argentina le va a costar librarse.”

https://www.youtube.com/watch?v=70nlPPuryNw&t=5s

Y agregó: “es una paradoja, pensar que durante tantos años, décadas, se vivió pidiendo que intervenga el Congreso de la Nación, porque el Congreso salvo honrosas pero minoritarias excepciones,  nunca quiso tratar en la sentencia sobre la causa Olmos. Esto, nos hemos cansado de decirlo, de repetirlo, esto debiera ir al Congreso, la clase política omitió en contra de sus deberes constitucional hacerlo, y nunca el Congreso se metió en forma directa.”

“La primera vez que lo hace formalmente es ahora, y para rendirse. Ante una exigencia del Fondo Monetario, que en la hoja de ruta que diseñó para la Argentina, está que el acuerdo que se firmase tenía que tener según la diplomática expresión del Fondo, “amplio consenso político”. Se lo repitieron veinte veces, “amplio consenso político”. Cómo se traducía eso, primero ley del Congreso, y después incluso el respaldo de las principales asociaciones empresarias y sindicales,  que le den el okey al acuerdo.

Giuliano siguió diciendo: “con lo cual se logra lo que para mí son los tres objetivos principales del acuerdo. El primero y fundamental, que después los otros dos huelgan, es convalidar el Stand By de Macri del 2018, salvando al gobierno Macri de sus responsabilidades políticas. Después se seguirá o no, sí la burocracia judicial lo quiere, con el juicio a Macri, pero el acuerdo ya está convalidado, política e institucionalmente.”

“Pero paralelamente se le sacan las castañas del fuego al Fondo Monetario que estaba gravemente comprometido por haber dado un préstamo irresponsable contraviniendo a sus propios estatutos, fundamentalmente el artículo sexto que le prohíbe prestar a países que utilicen sus recursos para sostener una corrida cambiaria, como hizo la Argentina. Así que quiere decir que el objetivo primario de que todo el mundo se comprometa, es para que de ahora en más nadie pueda levantar en el futuro el dedo para decir: este acuerdo fue irregular. Porqué está sancionado, remachado, puesto por ley del Congreso, es un tratado internacional etcétera. Y la Argentina pierde toda posibilidad de discusión legal, y consecuentemente política para este acuerdo.

Más adelante expresó: “esto para entenderlo está perfectamente claro, acá queda comprometida, y esto es muy grave para la Argentina, queda comprometida toda la clase política mayoritaria con representación parlamentaria. Queda comprometida toda la partidocracia, habrá como hay excepciones inevitables, desde ya, pero sumamente minoritaria de quienes votaron por posiciones en contra. Cosa que es valorable pero no incide en el resultado.”

Guzmán el flautista de Hamelin

A la luz de los resultados se podría decir que ni un agente doble podría haber llevado un proceso de devastación de la economía argentina, y políticamente del Frente de Todos, como lo hizo el ministro de Economía Martín Guzmán. De quien el diario Clarín dice que ya en las PASO de 2019, de la mano de su mentor, el premio Nobel y ex vicepresidente del Banco Mundial, Joseph Stiglitz, y munido de su tesis académica referida a los arreglos de deuda, se ofrecía a distintas expresiones políticas para asesorarlas al respecto.

Sus grandes proezas, cada una con sus particularidades, son al menos cinco. La primera, el arreglo de la deuda con los acreedores privados, durante la cual el ministro Guzmán adoptó la extraña actitud de seguir pagándoles un total de u$s 9.297 millones de capital e intereses, y adicionalmente le reconoció otros u$s 4.935 millones de intereses devengados. La que no bajó el riesgo país, y por contrario dejo al país inerme ante futuras reestructuraciones de deuda, por el recorte de las posibilidades de las cláusulas de acción colectiva, que aceptó el ministro Guzmán y demandaban los acreedores.

Ver DEUDA: un arreglo a entera satisfacción de los acreedores especialmente el FMI
Ver DEUDA: el acuerdo exige renunciar a cláusulas antibuitre logradas por el macrismo

La segunda fue el consentimiento inerme a la maniobra de macro devaluación bursátil que llevó adelante BlackRock con sus acólitos financieros, para forzarlo al ministro Guzmán a llegar a ese arreglo. Con el que se puso hace 14 meses al dólar paralelo al mismo nivel que esta hoy, habiéndose registrado una inflación del casi 90 % ínterin. Lo que por si revela lo artificial y especulativo de ese valor del dólar.

Ver DOLAR: la crisis la generó la pésima negociación de la deuda del ministro Guzmán

La tercera fue la aceptación acrítica por parte del ministro Guzmán, de una paralización casi total de las economías urbanas con el ASPO (Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio) impuesto desde un punto de vista sanitario fundamentalista, cuando aún no había casos registrados en el país y en muchas provincias. Lo que precipitó una brutal caída del PBI del 18 % entre el 2do trimestre del 2019, y el tercer trimestre del 2020. Registrándose hasta el 4to trimestre del 2022 no un crecimiento, sino solo un rebote de un 11%, 7 % debajo de la marca de 2019.

Ver CUARENTENA: solo debería ser para mayores de 50 años y personas en riesgo

La cuarta fue la pérdida de cinco millones de votos, que llevaron a la derrota electoral del Frente de Todos en las PASO y las legislativas 2021. Por la negativa del ministro Guzmán a acordar a los sectores más necesitados de un Cuarto IFE,  cuando se repuso la ASPO en marzo 2021, con la excusa que iba a acentuar el déficit fiscal. Poniendo así la cuestión fiscal, por sobre las necesidades básicas insatisfechas de la población más carenciada, que retribuyó el gesto con una huelga de votantes.

Ver IFE 4 no, LELIQ sí
Ver La cuarentena no es para pobres: 1 de cada 3 cordobeses tiene graves problemas de vivienda

La quinta fue el acuerdo con el FMI, que el ministro Guzmán parece haberlo llevado intencionalmente a concretarlo, en el momento de mayor debilidad de Argentina, por la carencia de reservas. Tras haberlo demorado durante años y pagado religiosamente todos los vencimientos pactados con Macri, y dilapidado los 27 mil millones de saldo de la balanza comercial que se obtuvieron durante los años 2020 y 2021.

También previamente el ministro Guzmán consintió que el FMI, para borrar su responsabilidad por el escabroso mega Stand By del 2018, eludiera la auditoría interna de la OEI (Oficina de Evaluación Independiente), reemplazándola con un EPE (Ex Post Evaluación) cuyos intervinientes tienen expresamente prohibido concretar críticas al organismo o funcionarios del mismo.

Ver La pésima negociación del Gobierno con el FMI lindante con la traición

Con dicho acuerdo, disfrazado de un programa de Facilidades Extendidas para extender su plazo de repago a 10 años, estipulándose para ello falsas metas cualitativas de supuestas reformas, lo único que se logró, además de la “sarasa” de la aceptación por parte del fondo que la inflación es “multicausal”, es estirar el horizonte de default por tres meses, ante cada revisión del cumplimiento de las metas cuantitativas.

De un programa inflacionario estúpido, clásico del Fondo, similar al de Stand By del 2018, donde se prevé acelerar la devaluación del peso, llevar las tasas de interés por arriba de la inflación, y aumentar las tarifas de los servicios  públicos. Con un dólar paralelo que duplicaba al oficial, legalizado subrepticiamente como un dólar financiero, que en lugar de actuar de ancla, lo hace como un horizonte de precios. En un marco de aguda inflación interna y externa, referida especialmente a los bienes que exporta e importa Argentina: alimentos y energía. Cuyos resultados están hoy a la vista, al pasar Argentina de una inflación rampante a una inflación galopante.

Ver FMI: el obsceno pacto Guzmán – Georgieva es peor que el Roca –Runciman

Cuyo objetivo, muy lejos de tratar de paliar la situación socioeconómica interna, es el de restablecer la capacidad de pago de la deuda externa con el FMI y acreedores privados, y la vuelta al mercado de la deuda externa. Fortaleciendo para ello al privilegiado sector exportador, para acumular reservas de cualquier manera a esos efectos.

Incluso como en los tiempos de Macri, con el carry trade, al haber en la práctica desdoblado el mercado del dólar, con un dólar oficial y otro financiero. Al liberalizar enteramente las transacciones con títulos públicos (MEP, CCL), permitiendo así el ingreso de dólares para que apuesten a las Lelik del Banco Central, con ganancias enormemente potenciadas por las enormes tasas de estas, frente un dólar financiero quieto o en descenso, alimentando así otra bomba financiera futura.

Concretando de esta manera una nueva versión de la mendaz “teoría del derrame”, consistente en favorecer a los sectores más ricos, para que de estos se derrame hacia los más pobres. Implantada nada menos por un gobierno justicialista que en un tiempo enarboló la bandera de la justicia social,  en “un país socialmente justo, económicamente libre y políticamente soberano”.

La votación en el Senado y sus votantes afirmativos

Martín Guzmán, Congreso, Acuerdo FMI

https://www.senado.gob.ar/votaciones/detalleActa/1358

Ver también:
Las malas praxis del FMI (1) 1976 – 2006 Resumen  
Las malas praxis del FMI (2) Introducción y Dictadura Militar 
Las malas praxis del FMI (3) – Alfonsín la deuda y la década perdida 
Las malas praxis del FMI (4) – Menem y la ejecución de Argentina por la deuda externa impagable 
Las malas praxis del FMI (5): su defección criminal respecto la convertibilidad 1 $ = 1 u$s
Las malas praxis del FMI 6: De la Rúa y el Blindaje, el boquete para el vaciamiento de los bancos
Las malas praxis del FMI 7: su complicidad con el vaciamiento financiero del 2001 para pagar la deuda
Las malas praxis del FMI 8: el déficit cero para alimentar la fuga y la cobertura que aportó Carrió
Las malas praxis del FMI 9: sus engaños en 2002 para brindar impunidad a los banqueros vaciadores
Las malas praxis del FMI 10: el fraude en las leyes que exigió de Quiebras y Subversión Económica

Como pudiste ver, nuestras investigaciones sobre el poder real,  son fundadas, independientes, y con datos públicos y verificables. Su producción lleva días, semanas, hasta meses de trabajo. Y son abordadas con la mayor honestidad, profesionalidad y rigurosidad periodística. Si está a tu alcance, podes colaborar con este periodismo libre, de calidad,  sin injerencia de empresas o gobiernos.

Nuestro Proyecto

Comentar con Facebook
COMPARTIR LA NOTA
Imagen por defecto
Redacción STDP

Redacción de Striptease del Poder: Colaboradores, Periodistas, Investigadores Especialistas en Economía y Política, Nacional e Internacional, Invitados Especiales, Cartas de los lectores.

Artículos: 163

Recibí las ultimas Investigaciones por Mail

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir las ultimas investigaciones.

2 comentarios

Deja un comentario