FOTOGATE ¿Jaque mate al presidente Fernández?

Tras la visita del consejero de Seguridad Nacional de EEUU Jake Sullivan, se precipitó el Fotogate, en el que parecería que al presidente Alberto Fernández no le hicieron la cama, sino la mesa. Servida para una cena clandestina en julio de 2020 en la Quinta de Olivos, en plena cuarentena, con más de una docena de invitados, mientras estaba enteramente prohibido el desplazamiento y las reuniones de personas. Y sin barbijos ni respetar la distancia social establecida. Pero habría otra cena clandestina que estaría pendiente de aparición, correspondiente al cumpleaños del presidente en abril de ese año.

Al respecto, la cobertura y modulación de esa explosiva noticia tiene un tratamiento nada casual, sino por contrario demasiado profesional. Apestando a una muy afinada operación de prensa, con el objeto de hacerle al Gobierno una escalada de jaques, en términos ajedrecísticos, hasta llevarlo al jaque mate. En donde ha tenido un especial desempeño el grupo La Nación, de estrechos contactos con la CIA.

Ver LA NACION: De Bartolomé Mitre a Barton Corp que pertenecería a la CIA, y su maraña de  offshores fantasmas

La misma tiene un cierto parecido con el escándalo del Watergate, que precipitó la caída del presidente de EEUU Richard Nixon en agosto de 1974, 18 meses después de haber asumido su segundo mandato. La que en esencia se fincó en la negativa por parte de Nixon, de entregar los registros de audio con que gravaba sus audiencias, los que además de probar su complicidad en el affaire de la incursión de agentes de inteligencia en un comité demócrata, mostraban la doble moral con que se conducía en público y en privado.

La historia periodística “oficial” relata el caso como la hazaña del diario Washington Post y de dos jóvenes periodistas intrépidos -Bob Woodward y Carl Bernstein- que recibían información filtrada por “Garganta profunda”. Aludiendo así a una conocida película porno de entonces, que le ponía libido a la cuestión. Quien según se reveló décadas después, resultó ser subdirector de origen judío del FBI William Mark Felt.

Esa historia oficial encubre el hecho de que la caída del gobierno de Nixon, sucedió en una circunstancia especialísima. En la cual EEUU “administrando” el conflicto árabe israelí, estaba logrando decuplicar –multiplicar por diez- el precio del petróleo, con el embargo petrolero árabe. Cambiando así la estructura económica mundial y creando los petrodólares, los que en definitiva le permitieron alinear financieramente a los Países No Alineados, e imponerse en la Guerra Fría contra la URSS (Unión Repúblicas Socialistas Soviéticas).

Se trató así de un jaque mate al gobierno elegido democráticamente, con un enroque largo extraordinario, ya que el vicepresidente de Nixón, Spiro Agnew, había sido removido previamente bajo acusaciones de soborno. Y así ascendió a la presidencia el don nadie Gerald Ford, de quien se decía que no podía mascar chicles y caminar simultáneamente.

Y como vicepresidente a cargo de las estratégicas relaciones exteriores, Nelson Rockfeller. El hermano mayor de la tercera generación del poderosísimo clan Rockefeller, propietario de la EXXON, la mega petrolera más grande del mundo por aquellos tiempos, y del Chase Manhattan Bank y Citibank.

Ver Necrología no autorizada de David Rockefeller (I) El magnicidio de los Kennedy y sus móviles

Quien estaba secundado por el legendario Henry Kissinger, que se venía desempeñando como secretario de Estado. De origen judío alemán, ese notable experto en diplomacia y estrategia, se había desempeñado como director de Proyectos Especiales de la Fundación Rockefeller. Donde había sido el mentor intelectual de ese “gran plan” para imponer la hegemonía de EEUU en el mundo. Y de paso llevar el poder del petróleo y las finanzas privadas a su más alta expresión.

También fue el autor intelectual del conocido como “Informe Kissinger”, donde planteó que la legalización y promoción del aborto, era un instrumento esencial para el control demográfico, en un mundo con sus recursos naturales en vías de agotamiento. Al que el presidente Nixón rechazaba, por tener su electorado una base religiosa. Y de esa manera su caída permitió que EEUU pasara o promocionar decididamente el aborto en el mundo “occidental y cristiano”, que había legalizado la Corte Suprema de ese país el año anterior, en el caso Roe vs Wade.

Ver La política del aborto liderada por EEUU por razones de Seguridad Nacional

El prolegómeno del Fotogate

El primer jaque al rey en el Fotogate, lo hizo el 26 de julio pasado el periodista del canal de televisión La Nación + Carlos Pagni, en su programa Odisea Argentina, que tiene un notable tono opositor. En el cual en el “Momento Whisky”, publicó una sugerente imagen de la ex modelo Sofia Pacchi semidesnuda, dando cuenta de visitas que había efectuado a la Quinta de Olivos, en oportunidad de los cumpleaños de Alberto Fernández y la “primera dama” Fabiola Yañez. “El 2 de abril de 2020 a las 22 horas, con salida a las 0.11, y el 14 de julio de 2020, desde las 21:46 hasta las 1:44 am”.

Fotogate, Alberto Fernández, Quinta de Olivos, Fabiola Yañez
Sofia Pacchi

Aludiendo así quizás, a una especie de principio y final de la operación. Con esa imagen y ese horario nocturno, la libido e impacto de la noticia estaba cantado, y comenzó viralmente a circular por las redes.

Al respecto Pagni había estado procesado hasta pocos meses antes, por presunto espionaje. Junto con el ex titular de SIDE (Secretaría de Inteligencia de Estado) Juan Bautista “Tata” Yofre, y el general retirado Daniel Reimundes. Hijo del mítico coronel Manuel Reimundes, un famoso militar  conspiracionista y golpista de los ‘60, conocido como el “Dragón Verde”.

El espionaje consistió en el hackeo entre el 2006 y 2008, de mails de autoridades y dirigentes kirchneristas. Entre ellos la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el ex gobernador bonaerense Daniel Scioli, la ex ministra de Defensa Nilda Garré, el ex Canciller Héctor Timerman y su antecesor Jorge Taiana, y el entonces jefe de Gabinete y hoy presidente de la Nación Alberto Fernández.

Los procesamientos de los imputados los dictó en el 2012 la voluble jueza federal Sandra Arroyo Salgado, quien a su vez a fines del 2015, les dicto sorpresivamente su sobreseimiento. Doce meses después de la muerte violenta de su ex marido, el fiscal Alberto Nisman, y la acusación por parte de ella de que había sido un “magnicidio”. Lo que pasó a ser un factor decisivo  para que Cambiemos ganara las elecciones presidenciales de ese año.

Ver Denuncia de Nisman: el verdadero motivo a favor de Israel y la vuelta de tuerca que le dio Stiuso

Consideró para ello que si bien habían existidos los hackeo, con ellos no se habían revelado secretos de estado. Y así transformó la causa en una cuestión privada que debía ser impulsada por los damnificados. Postura que fue confirmada por la voluble Cámara de Casación, aunque incluyendo críticas al accionar de Arroyo Salgado, y luego por la Corte Suprema de Justicia a fines del 2020.

https://www.telam.com.ar/notas/202012/539385-la-corte-suprema-dejo-firmes-los-sobreseimientos-a-exagentes-y-periodistas.html

Pocas horas después, sobre la pata, como si estuviera esperando lo de Pagni, el periodista con el alias Gonzalo Ziver, quien en realidad es un técnico del grupo Clarín de nombre Gonzalo Vergareche, públicó un listado de las visitas que había efectuado a la Quinta de Olivas Pacchi, contabilizando 65 entradas en el 2020. Y además ofrece a sus seguidores en Twitter, el poder bajar el total de registros de las visitas, entre el 15 de marzo del 2020 y 21 de junio de 2021.

Fotogate, Alberto Fernández, Quinta de Olivos, Fabiola Yañez

https://twitter.com/gonziver/status/1420157801272385540

En el listado, que inmediatamente se viralizó en las redes, aparecieron nombres de la farándula, propulsando así aun más la libido de la noticia, y asegurándole un impulso masivo a su difusión. Entre ellos el de la polémica actriz Florencia Peña, quien le dio impulso a su difusión, con la bizarra defensa que hizo de sus visitas, que culminaron con un pico de estrés ante las cámaras de televisión.

Otro impulso a la libido y difusión de ella, lo dieron los sarcasmos sicalípticos políticamente incorrectos que efectuaron respecto esas visitas, los diputados Fernando Iglesias y Waldo Wolff. Que tuvieron su airada respuesta por parte del feminismo, con la interposición incluso de un pedido de desafuero de ambos. Así la cuestión de las visitas de Olivos se afianzó aun más en el debate público como buscando un climax y un desenlace.

https://www.lanacion.com.ar/lifestyle/las-visitas-de-florencia-pena-a-olivos-el-debate-sobre-la-violencia-y-el-humor-misogino-en-las-redes-nid04082021/

También apareció en escena un “chino”, el taiwanes Chien Chia Hong, esposo de Pacchi. Quien luego según publicaciones de los medios antioficialistas, recibió una lluvia de contrataciones públicas por parte de distintos entes oficiales. Acordándole así un matiz  exótico a las visitas que ya eran la comidilla diaria de los argentinos, y agregándole a la libido un aroma de corrupción.

https://www.lanacion.com.ar/politica/la-visita-del-misterioso-empresario-taiwanes-la-noche-del-cumpleanos-del-presidente-nid06082021/

Ante ese escándalo, la defensa algo tardía del gobierno, fue decir a través del jefe de Gabinete Santiago Cafiero, que todas eran “reuniones de trabajo”. No obstante existir visitas para atender la imagen y estética de la “primera dama” Fabiola Yañez, y también de expertos para asistir a Dylan, el perro del presidente, que disputaba con otro perro aquerenciado en la quinta el rol de macho alfa.

https://www.lanacion.com.ar/politica/santiago-cafiero-sobre-las-visitas-a-olivos-todas-las-entradas-y-el-personal-que-ha-ido-a-la-quinta-nid01082021/

La visita del Consejero de Seguridad de EEUU “Jake” Sullivan

Con ese tono, se sostuvo a lo largo de los días una amplísima cobertura en los grandes medios opositores, especialmente por parte de La Nación y Clarín. Hasta la visita el 6 de agosto a Buenos Aires, y entrevista personal con el presidente Fernández, del consejero de Seguridad Nacional del casi flamante presidente de EEUU James Biden, Jacob Jeremiah “Jake” Sullivan.

Fotogate, Alberto Fernández, Quinta de Olivos, Fabiola Yañez
Jake Sullivan y presidente Alberto Fernández

De más está recalcar que en EEUU el consejero de Seguridad Nacional, es un funcionario de altísimo rango. Habiéndose desempeñado en ese mismo puesto el polémico Henry Kissinger, hasta 1973, antes de pasar a desempeñarse como secretario de Estado. Quien hoy ha caído en desgracia por el fruto que ha deparado la entente con la República de China, que gestionó en los ’70 para enfrentar a la URSS.

La enorme importancia de esta visita de Sullivan, la marca el hecho de que no vino solo. Sino acompañado por el director del Consejo de Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental, Juan González; el director de Tecnología y Seguridad Nacional, Tarun Chabra; el director de Cibernética, Amit Mital; y el director de la Oficina para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Ricardo Zúñiga.

Sumado a ello el hecho qué, desembozadamente y sin barbijos, también se entrevistó con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. Como si los conspicuos visitantes estuvieran tomando un examen a las máximas autoridades argentinas, para definir un rumbo certero a seguir.

Fotogate, Alberto Fernández, Quinta de Olivos, Fabiola Yañez
Jake Sullivan y Sergio Massa

Se va “Jake” Sullivan y comienza el Fotogate

Inmediatamente después de la partida de Sullivan del país, al listado de las visitas a la Quinta de Olivos, se le sumó una fotografía de baja calidad que comenzó a circular en las redes, dando asi comienzo formalmente al Fotogate. Hasta que el periodista de La Nación+ Eduardo Feinmann, la exhibió en este canal de televisión. Donde se observa lo que sería la selfie de una jarana, en la que aparecen la “primera dama”, Pacchi, y también el presidente Fernández.

Fotogate, Alberto Fernández, Quinta de Olivos, Fabiola Yañez

La respuesta por parte del Gobierno fue que se trataba de una “fake”, una foto trucada en contra del gobierno. Mostrando incluso supuestos rastros de ello, y diciendo a la par que “la oposición tiene que mejorar en el photoshop”.

https://www.perfil.com/noticias/politica/fotos-olivos-gobierno-hablo-fake-photoshop-ya-circula-otra-imagen.phtml

Tras esa respuesta, como si la estuviera esperando, de nuevo La Nación+ de los Saguier, con la intervención de la periodista Guadalupe Vázquez, publicó una nueva foto pero de alta calidad –la de la portada- que da claramente cuenta de la existencia de una festichola con cena incluida, en la Quinta de Olivos. Que correspondía al cumpleaños de la “primera dama” el 14 de julio del 2020.

Vázquez es la columnista de Internacionales de Lanata Sin Filtro, en Radio Mitre, del grupo Clarín, y recientemente comenzó a aparecer en La Nación +. Su especialidad es periodismo gráfico, radio y TV, habiendo contado con una beca en la California State University. Pero de repente apareció como una intrépida “periodista de investigación”, sin revelar en manera alguna como obtuvo la explosiva foto.

Y además casualmente estuvo o está en pareja con el vocero del presidente Fernández, Juan Pablo Biondi. A cuya relación aludió en forma “políticamente incorrecta” el conductor del canal oficialista  C5N, Antonio Fernández Llorente. Con el consecuente reclamo de Vázquez y el feminismo en boga, lo que agregó más libido al escándalo de la foto.

https://www.lanacion.com.ar/politica/el-periodista-de-c5n-quiso-aclarar-sus-amenazas-contra-guadalupe-vazquez-pero-volvio-a-dejar-un-nid14082021/

El Fotogate en su climax

Llegó así la partida de ajedrez a un climax, con este nuevo jake al rey. Tal como se puede apreciar en las tapas de Clarín y particularmente de La Nación, que se difundieron por el mundo. Titulando el medio de los Mitre Saguier: “Conmoción política por la foto de un festejo en Olivos en plena cuarentena”.

Ante este nuevo impacto, el gobierno quedó en shock y sin respuestas durante varias horas. E incluso partieron voces desde el mismo oficialismo, como el caso de Víctor Hugo Morales, criticando al presidente por ese hecho. Hasta que finalmente en la mañana del viernes 13,  apareció el jefe de Gabinete Cafiero, tratando de hacer un mea culpa en declaraciones que hizo a Radio 10, afirmando: “Se cometió un error, no debería haber pasado, estuvo mal”.

“También vale aclarar que en ese momento Olivos funcionaba como el centro de operaciones de la pandemia. Mucha gente entraba y salía, había reuniones con ministros, sectores y expertos epidemiólogos. Y en una ocasión hubo un evento social que no debería haber ocurrido. No hay mucho más para agregar”, dijo Cafiero. Ciñendo así claramente la cuestión a un solo error, razón por la cual supuestamente no habría más ulterioridades.

https://www.lanacion.com.ar/politica/santiago-cafiero-se-cometio-un-error-no-deberia-haber-pasado-estuvo-mal-nid13082021/

Por la tarde fue el mismo presidente Fernández, el que hizo un atisbo de pedido de disculpas. Mediante deriva la responsabilidad a su compañera Yañez, e insistiendo en la tesis de que ese festejo fue un único evento, que se le había escapado de las manos. Dijo al respecto:

“… el 14 de julio, día del cumpleaños de mi querida Fabiola, ella convocó a una reunión con sus amigos y a un brindis que no debió haberse hecho, que definitivamente me doy cuenta que no debió haberse hecho. Y que lamento que haya ocurrido. Claramente me arrepiento. Mirado en retrospectiva debí haber tenido más cuidados, que evidentemente no los tuve. Hoy Santiago Cafiero explicó esto. Que todos lo supieron porque nosotros lo contamos. Porque no ocultamos nada.”

Pero el seudo pedido de disculpas, además de minimizar el evento, al referirse a un brindis cuando claramente la mesa fotografiada habla de una cena, vino con un pero. Al explayarse seguidamente, largamente, respecto los defectos del anterior gobierno, para de esa manera tratar de hacer un desesperado control de daños.

Como si estuviera esperando esa retaceada explicación, seguidamente salieron La Nación y Clarín a retrucar, Diciendo que ese 14 de julio un cable de Telam anunciaba que Yañez “tendrá un festejo atípico. Es su primer cumpleaños como Primera Dama y por estar en plena pandemia, festejará por Zoom, redes sociales y con barbijo. Siempre ha sido activa en redes sociales y por las características de la pandemia se ha vuelto su medio de comunicación casi excluyente”.

Fotogate, Alberto Fernández, Quinta de Olivos, Fabiola Yañez

https://www.lanacion.com.ar/politica/cumpleanos-de-fabiola-en-olivos-un-cable-de-telam-anunciaba-un-festejo-con-zoom-y-por-redes-por-la-nid12082021/

Dejando de esta manera planteado un falaz doble discurso o doble moral por parte del presidente Fernández. Por su parte el ex jefe de Gabinete del mismo apellido, Aníbal, no pudo dejar de meter su bocadillo, que poca ayuda le hizo al gobierno, al elevar la libido y sazón de la noticia. Al afirmar que el presidente Fernández no era responsable por el festejo clandestino, sino su novia Yañez. Y argumentó: “¿Qué iba a hacer, cagarla a palos?, sumando así nuevamente al feminismo a un debate cada vez más ruidoso.

https://www.lanacion.com.ar/politica/anibal-fernandez-el-cumpleanos-lo-organizo-fabiola-yanez-y-la-unica-opcion-que-tenia-el-marido-era-nid13082021/

Mientras que a la par distintos diputados de la oposición prometían presentar pedidos de juicio político y comisiones de investigación contra el presidente Fernández, lo que a su vez era amplificado por La Nación y Clarín como sucesos, pese tratarse solo de intenciones.

Marcelo Bonelli vocero de “Jake” Sullivan

Ese mismo fatídico viernes trece para el gobierno de Fernández, el periodista estrella del grupo Clarín Marcelo Bonelli, en su habitual columna de ese día, se despachó publicando las exigencias supuestamente formuladas por el alto enviado de los EEUU, el Consejero de Seguridad Nacional Sullivan. Textualmente afirmó:

https://www.clarin.com/opinion/pelea-gobierno-posible-extension-impuesto-grandes-fortunas_0_UjGysIRpj.html

“Clarín reconstruyó lo que ocurrió con dos calificadas fuentes del Gabinete y voceros de Washington: la misión fue cordial, pero lejos del exitismo de los funcionarios. Sullivan fue preciso: condicionó ese apoyo a un realineamiento de Argentina que el kirchnerismo duro de Cristina rechaza.

El asesor de Seguridad exigió tres cuestiones para que EE.UU. decida avalar un alivio financiero a Argentina. Primero, Alberto debe definir un plan antiinflacionario y de crecimiento. Algo de lo cual carece el Presidente, después de dos largos años de mandato”.  

También “pidió que Argentina “acompañe” la política de derechos humanos de Washington. Se refiere a los casos de Cuba, Venezuela y Nicaragua. El enviado no habló de una adhesión absoluta. Pero sí de evitar un apoyo explícito.

En tercer lugar, la Cancilleria interpreta que el Asesor de Seguridad fue categórico: habló de China y pidió excluir a Huawei en el negocio de comunicaciones del 5G. Sullivan fue práctico y ablandó su pedido con vaselina diplomática. Así lo dijo: “Ustedes pueden elegir lo que quieran”. Y agregó: “Pero Washington considera que hay un plan maligno chino”. Y remató: “China va comprando parte de la economía y termina comprando a los países”.

Ver Altas autoridades de EEUU reconocen que la deuda es un instrumento de dominio

La misión Sullivan a Buenos Aires es la más importante desde la asunción de Alberto. El asesor de Seguridad Nacional llegó al país con un objetivo concreto: hacer una evaluación de la Casa Rosada y conocer si Alberto es confiable para Washington.

Hasta ahora, la Casa Rosada no es fiable y meten mucho ruido las vetustas ideas de los ‘70 – hace 50 años -que relata Cristina. Por eso, en la Casa Blanca quieren definiciones concretas de Alberto para encarrillar la relación bilateral, y no palabras que el Presidente vive cambiando a su conveniencia.

Los gobiernos de De la Rúa, Cristina y Macri recibieron misiones similares. Esos emisarios no tuvieron la difusión del viaje de Sullivan. Fue una decisión de Joe Biden para diferenciase de Donald Trump. La Casa Blanca insiste: en Washington perdieron los “ultra-ortodoxos”.

Esas auditorías de la Casa Blanca fueron clave para definir el futuro político que tuvieron los tres gobiernos. Los informes fueron determinantes: De la Rúa no terminó su mandato; Cristina dejó la economía destrozada, y a Macri le pusieron un pulmotor.

“… El “informe Sullivan” será la clave. Cristina siembra dudas. A Máximo se le conoce poco la voz y ninguna idea. Axel Kicillof añora la vieja Rusia y los duros del kircherismo proponen no pagarle al FMI. Gustavo Béliz negoció la misión del Asesor de Seguridad.

El influyente funcionario fue también el encargado de armar la reunión de Sullivan con empresarios y sindicalistas… Sullivan no eludió ningún tema. Fue ahí cuando hizo alusión al FMI y el apoyo condicionado. Afirmó: “Argentina tendrá el mayor respaldo político posible”. Ahora la palabra la tiene una persona: el Presidente.”

Ver Marcelo Bonelli y el “periodismo independiente” estuvo de fiesta

Clarín delimitó la jugada para el “jake” mate

Ese mismo día el periodista de Clarín Ignacio Miri, en el comienzo de la nota titulada “Un lamento y una promesa, el camino que eligió el Presidente”,  decía: “En la Casa Rosada no saben si no hay más fotos del cumpleaños de Fabiola Yáñez girando por los celulares de los asistentes a aquella fiesta del 14 de julio del año pasado en Olivos, ni tampoco de otros encuentros sociales que se hicieron en la residencia presidencial durante la cuarentena estricta del año pasado. No lo saben.”

https://www.clarin.com/politica/foto-olivos-respuesta-descuido-quedo-corta-gobierno-evaluan-afrontara-presidente-escandalo_0_CAwyxxRqV.html

Y al día siguiente Nicolás Wiñazki, uno de los grandes operadores periodísticos junto con Jorge Lanata, que hizo que el kirchnerismo perdiera las elecciones del 2015, portando el lastre de plomo de la muerte del fiscal Nisman, en la nota titulada “El terremoto de la Quinta de Olivos contado por sus inquilinos”, precisó la fecha para la jugada del jake mate. El 2 de abril, cumpleaños del presidente Fernández, mencionado al principio del Fotogate por Pagni.

https://www.clarin.com/politica/terremoto-quinta-olivos-contado-inquilinos_0_JfgGXryo4.html

En su introducción a la cuestión decía: “El 14 de julio del 2020 su pareja, Yañez, cumplió 39 años. A pesar de que las normas se lo impedían, varios amigos la llamaron para visitarla. Estaba prohibido hacerlo. Pero pasó. Y el Presidente participó de esa acción indebida.”

“Clarín pudo saber de fuentes calificadas de la RPO, que ese encuentro entre amigos duró poco menos de una hora y media, que se hizo en un espacio cerrado aunque acechaba el virus, y que la agasajada y su novio Fernández, igual que los amigos a los que se aceptó que entrasen a la RPO, comieron rápido, con torta incluida.”

… El Presidente recién habló de este tema cuando trascendió la foto, imagen rotunda y final, que confirmó que esa celebración íntima y, según él, breve, una juntada de la que él jura que se enteró sobre la hora, y que se mantuvo oculta desde ese 14 de julio del 2020 hasta ahora.

¿Y qué pasó durante su cumpleaños del 2020? El Jefe de Estado nació un 2 de abril. No festejó con nadie. Lo jura. Así pudo reconstruirlo este diario gracias a sus funcionarios de mayor confianza.

Ese día, según las planillas de ingresos y egresos de Olivos, entraron al chalet de la residencia varias personas, incluido el empresario de origen taiwanés llamado Chia Hong Chien, ganador de varios contratos con el Estado, y entonces pareja de la principal asesora de Yañez, Sofía Pacchi.

“No sabía su nombre”. Hubo cena en su honor en la que estuvo el taiwanés. No, juró el Jefe de Estado ante la pregunta sobre ese punto que le hicieron varias veces. “Si estaba esa noche, fue porque vino a Olivos por novio de Pacchi, y si lo vi, fue porque saludé al equipo de Fabiola que trabajaba con ella porque al día siguiente tenía que ir a un evento benéfico”.

El horario de salida de Chia Hong Chien de Olivos, esa noche, esa misma noche, indica que partió alrededor de las tres de la mañana, a pesar de que su pareja Pacchi se había ido antes. “Fue un error en la carga de los datos”, le escucharon decir a Fernández. ¿Puede pasar algo así en la Residencia Presidencial de Olivos?

“Puede”, ha respondido Fernández a quien le hizo esa pregunta. “Uno de los días, el secretario General de la Presidencia, Vitobello, figura con su horario de entrada pero no de salida. Y él acá no durmió”. Algo podría estar fallando en la custodia del Presidente, entonces. …La crisis que provocó el caso Olivos aun no terminó… ¿Por qué trascendió la foto de ese cumpleaños indebido?

Bajo el título Hay intrigas palaciegas, Wiñazki como tirando una pista falsa hacia una empresa de seguridad británica proseguía locuaz: Uno de los funcionarios de la Casa Militar, un cuadro de Inteligencia del Ejército, retirado, es director de área de ese organismo clave para cuidar al Presidente. ¿Por qué figura al mismo tiempo con un cargo relevante, desde el inicio, en la empresa dedicada a seguridad y espionaje privado llamada Dark Star Group, con acciones polémicas y denunciada en la Justicia por ex jefes de la Inteligencia oficial?”

Y remataba su nota diciendo escuetamente: “El caso Olivos continuará”.

¿Jake perpetuo, enroque corto, o enroque largo?

Las masivas y descontroladas visitas a la Quinta de Olivos durante la cuarentena, y la modulación que han ido efectuando La Nación y Clarín del acontecimiento; graduándolo para ir obteniendo respuestas por parte del Gobierno, que seguidamente se demuestran falaces, y así ir perpetrándole “profesionalmente” el mayor daño posible, permiten llegar a la prognosis que es altamente probable que exista y que aparezca la foto del festejo del cumpleaños del presidente Fernández. Para asestarle un jaque mate final al gobierno, ante el cual solo cabría su renuncia.

Explotando así a fondo EEUU, los errores de una pareja súbitamente advenediza a la cumbre del poder, de la forma más impensada. Tanto por la elección de Fernández, que hizo la vicepresidente del mismo apellido, como en el caso de Yañez en relación con su noviazgo con Fernández.

Constituyendo así una pareja que embriagada por la droga del poder, no habría sabido renunciar  a las mieles de este, en una situación especialísima, tanto para Argentina como para el mundo. De la que da cuenta la cantidad de visitas de frívolos asesores de imágenes y estética, que recibió Yañez, mientras el mundo se hundía en la enfermedad, la muerte, y la desolación.

Si esa foto aparece antes de las elecciones, la misma coalición gobernante se vería obligado a forzar la renuncia de Fernández, como una forma extrema de control de daños. Para no concurrir a la cita electoral con ese enorme lastre de plomo, amplificado seguramente hasta la náusea por los  medios dominantes Clarín y La Nación. Como sucedió con la muerte del fiscal Nisman al comienzo del año electoral del 2015.

Ver Nisman exclusivo: el letal cerco telefónico de Stiuso y la sutil carta suicida que dejó el fiscal

En tal caso se podría precipitar un jaque perpetuo, abusando de la jerga ajedrecística -que en ese juego no permite convertir a otra ficha en rey- un enroque corto y un enroque largo a estos efectos. En sustitución del inútil esfuerzo que  se habría concretado hasta ahora, de tratar de escindir la coalición gobernante. Para que el presidente Fernández con apoyo de la oposición, lograra mayores márgenes de libertad respecto su vicepresidente homónima. Como sucedió en Ecuador con la ruptura entre Rafael Correa y Lenin Moreno.

Escisión que incluso ahora podría concretarse,  si la no aparición de la foto de la cena del 2 de abril opera como un jaque perpetuo, una espada de Damocles, o simplemente chantaje, para obligar a un desesperado presidente Fernández a concretarla, pero la que seguramente pondría en graves riesgos la gobernabilidad. Además de quedar el actual presidente como un “pato rengo” para las futuras presidenciales, como consecuencia de la escisión y  por el daño que su  imagen ya ha soportado.

El enroque corto constituiría en el obligado ascenso de la vicepresidente Cristina Fernández a la presidencia, lo cual convulsionaría a una grieta cada vez más encrespada. Y en consecuencia debería llevar como equilibrante a Sergio Massa como jefe de Gabinete. Pero no como “alter ego”, como es el caso de Cafiero con el presidente Fernández, que ha desnaturalizado la función de este. Sino con notables márgenes de autonomía, aunque sea harto difícil de concretar por la rigidez ideológica del cristinismo camporismo. De esa forma la presidenta Fernández reinaría pero no gobernaría.

Por su parte el enroque largo, que sería óptimo para EEUU conforme las insinuaciones de Bonelli, supondría el arribo de Massa a la presidencia. Quien se ha convertido en el funcionario que más asiduamente ha viajado a EEUU, habiendo incluso adoptado hace tiempo como asesor al ex alcalde conservador de Nueva York y abogado personal del ex presidente Donald Trump, Rudolph Giuliani. Siendo además el único que cuenta con una foto con el actual presidente de dicho potencia, James Biden, obtenida en el 2016, cuando se desempeñaba como vicepresidente de Barack Obama.

Fotogate, Alberto Fernández, Quinta de Olivos, Fabiola Yañez
James Biden y Sergio Massa

Esta salida óptima para los intereses de EEUU, para que se haga potable, debería estar acompañada de la extracción de un conejo financiero de la galera del Tío Sam, que aporte un notorio alivio a la desolada situación financiera y socioeconómica actual. Aunque sea meramente transitoria, como ocurrió con el Plan Austral y el Plan de Convertibilidad.

Salida que a su vez tiene la dificultad legal respecto la situación en que quedaría la vicepresidente Cristina Fernández. Que no obstante se podría parchar con un “renunciamiento patriótico”, alguna modificación a la ley de acefalia presidencial, y la seguridad de que la altamente desprestigiada justicia argentina, en la que el juez federal mendocino Walter Bento parece ser su vívida imagen, la deje en paz.

De esa manera EEUU, que viene de perder un segundo Vietnam con Afganistán, en su confrontación con la Republica de China por la hegemonía, se abroquelaría en su “patio trasero”. Al recuperar la influencia en un país líder en la región, en donde acaba de perder los bastiones de Perú y Bolivia, y le aparecen dificultades para conservarla en Chile y Colombia. Siendo Massa de una u otra manera, el garante de ello.-

Ver GEOPOLITICA 1: los chinos vienen marchando, EEUU retrocede, el RU cae, Rusia se recupera

Comentar con Facebook
Compartir la nota
Imagen por defecto
Javier Llorens
Investigador en temas económicos y jurídicos | Asesor de la Comisión de Investigaciones del Senado de la Nación | Asesor Legislativo | Co-autor del libro: «La Argentina Robada»
Artículos: 211

Ultimas Investigaciones por Mail

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir las ultimas investigaciones.

2 comentarios

Deja un comentario