Vizzotti y el negociado de las inmunizaciones sin inmunizados

Compartir la nota

El fraude no solo es haber pagado inmunizaciones caras, enriqueciendo a Hugo Sigman, sino que no existan los inmunizados, más allá de quienes se oponen a ello. Llegando al extremo de que el Estado financió desde el 2009 durante 10 años, con motivo de la pandemia de la Gripe A H1N1, con la intervención de Carla Vizzotti, la instalación de una fábrica integral de vacunas a Sinergium Biotech, propiedad de Sigman. Y está se frustró en el 2020, al pasar la planta de la fabricación de la sustancia activa de ella, a ser detentada por mABxience, otra firma controlada por Sigman.

La que actualmente paradojalmente, mientras que el Estado argentino mendiga vacunas contra la Covid 19 por el mundo, exporta la sustancia activa de la vacuna de AstraZeneca a México y EEUU por un total hasta ahora que supera las 40 millones de dosis. Mientras que de allí no vuelven envasadas como se prometió, cuando bien podrían haberse envasado en la planta de Sinergium Biotech, que mABxience tiene al frente de ella en la localidad de Garín.

Así la contraposición no es de un Estado ausente o presente, sino la existencia de un Estado bobo, cooptado hasta el tuétano por los negociados. Que ni siquiera tiene la capacidad de reaccionar en una situación de gravedad extrema, para imponer medidas en función del bien común. Como lo han hecho numerosos países en el mundo, que privilegiaron las necesidades de sus habitantes, frente a las reglas del comercio y los negocios. Sin que incluso hayan sido sospechosos, como los que acostumbra Hugo Sigman.

La proliferación de las vacunas

A mediados de mayo de 2014 durante un acto oficial, la presidenta de entonces Cristina Fernández de Kirchner, declaró con orgullo que “fuimos nosotros también los que llevamos de 6 vacunas que había a 16 vacunas, y le pagamos fortunas (sic) a los laboratorios también para que vacunen, para tener vacunas para los argentinos”.

La mandataria hacía referencia a la actualización del Calendario Nacional de Vacunación, que emprendió en la transición entre su primera y segunda presidencia. Allí, a partir de la pandemia de la Gripe A H1NI del año 2009, jugó un rol clave la actual ministra de salud Carla Vizzotti. Que en ese entonces dirigía el Programa Nacional de Inmunizaciones, y luego en el  2015 pasó a dirigir la Dirección Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles (DiNaCEI).

Desarrollando una gestión que benefició objetivamente a Hugo Sigman, el magnate que al aparecer la actual pandemia, con su promesa de producir vacunas contra el Covid-19, se pretendía erigir como un referente de la burguesía nacional. O sea como el empresario que sabe conjugar sus intereses económicos particulares, con los intereses nacionales, que en este caso claramente aparecen contrapuestos.

Esas “fortunas” que mencionó CFK, son los que se quedó Sigman, a partir primero, del compromiso de instalar una fábrica integral de vacunas contra la Gripe A H1N1, al que nunca cumplió enteramente. Seguido con la venta de suministros de vacunación, que el mismo gobierno se fue obligando por ley a adquirirlos. Lo que además se vio agravado durante el gobierno de Mauricio Macri, al aprobarse la obligatoriedad de las vacunaciones a los adultos, aún en forma compulsiva.

Desde entonces esas inyecciones de nuevas vacunas en el calendario, llevaron a una fenomenal suba de inyecciones de fondos, destinados a la adquisición de esos medicamentos, aunque finalmente sus inyecciones paradojalmente no se concretaran, como se expone en esta nota.  Lo que se vio agravado aún más ante la llegada del coronavirus más famoso del planeta a nuestro territorio.

Inyectando vacunas al calendario

A fines de los noventa, había solo seis vacunas en el calendario: BCG contra la tuberculosis, la Cuádruple (DPT Hib), la Sabin, la Triple Viral (SRP), la Triple Bacteriana (DPT), y la Doble adultos (dTa), aunque las dos últimas solo funcionaban como refuerzo.

En el año 2000, mediante resolución 940, se agregó la antihepatitis B como séptima vacuna. En el 2003, antes de la asunción de Néstor Kirchner, Ginés González García, en su puesto como ministro de Salud Pública del presidente interino Eduardo Duhalde, firmó dos resoluciones para ampliar el calendario, que incluía la vacuna doble viral, y contra la Hepatitis B. Ya con Kirchner como presidente, en el 2005 agregó la obligatoriedad de la vacunación contra la Hepatitis A.

En el 2006, por fuera del Calendario, González García aprobó la Campaña Nacional para la eliminación de la Rubéola, y el Síndrome de Rubéola Congénita. Al año siguiente 2007, incorporó la de la Fiebre Hemorrágica Argentina, como exclusiva para las provincias pampeanas. Y a finales de ese mismo año, en el comienzo de la primera presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, asumió María Graciela Ocaña como ministra de Salud Pública.

Seguidamente en el 2008, ella firmó la Resolución 498, donde se actualizaron las normas ligadas con la vacunación, y su Calendario Nacional. Hasta allí figuraban un total de nueve vacunas. Luego con la Resolución 773, Ocaña incorporó la Tetravalente. Y también agregó la triple bacteriana acelular el año siguiente.

En este mismo año 2009, Ocaña emprendió una campaña contra la poliomielitis, mediante la vacuna Sabin. Y la campaña contra la Gripe A H1N1 que había hecho su aparición en el planeta, y luego desapareció tan rápido como apareció. Después de eso, a mediados de año, tras las elecciones anticipadas que hubo en él, la ministra presentó su renuncia por sus muchas diferencias con los intereses que operan en torno la salud.

Así arribó al ministerio Juan Manzur, quien junto con Vizzotti llevaron velozmente adelante la contratación con Sinergium Biotech de Hugo Sigman, para la instalación de una planta integral de vacunas contra la Gripe A H1N1. Y en el 2011 de un saque, incorporaron al Calendario la vacuna antigripal, la conjugada contra el neumococo, y contra el virus del papiloma humano (VPH). Y también, extendió la aplicación de la triple bacteriana acelular.

Finalmente, en un solo día, el 10 de julio de 2014, Manzur y Vizzotti incorporaron otras tres vacunas al Calendario: contra el rotavirus, la varicela, y la antipoliomielitis inactivada. Siendo así en la actualidad, un total de 17 las vacunas que conforman el calendario nacional, que se puede considerar el más elevado del mundo. La evolución del mismo, la podemos apreciar en la siguiente tabla cronológica.

https://chequeado.com/ultimas-noticias/la-argentina-tiene-uno-de-los-calendarios-de-vacunacion-obligatorios-y-gratuitos-mas-completos-del-mundo/

ResoluciónVacuna agregadaFechaFirmasTotal vacunas
108/98Cuádruple Bacteriana (DPTHib)11/11/98Víctor H. Martínez6
940/2000Antihepatitis B24/10/20007
174/2003Doble Viral y Triple Viral2/4/2003Ginés M. González García8

175/2003

Contra la hepatitis B2/4/2003Ginés M. González García8
653/2005Contra la hepatitis A13/6/2005Ginés M. González García9
48/2007Contra la Fiebre Hemorrágica Argentina23/1/2007Ginés M. González García9
773/2008Pentavalente29/7/2008María G. Ocaña10
506/2009Triple Bacteriana Acelular22/4/2009María G. Ocaña11
35/2011Antigripal13/1/2011Juan L. Manzur12
502/2011Conjugada para neumococo3/5/2011Juan L. Manzur13
563/2011Contra VPH10/5/2011Juan L. Manzur14
1027/2014Contra Rotavirus10/7/2014Juan L. Manzur15
1028/2014Antipoliomielítica inactivada10/7/2014Juan L. Manzur16
1029/2014Contra Varicela10/7/2014Juan L. Manzur17

Al respecto en el año 2012, la OMS (Organización Mundial de la Salud) solo recomendaba en el 2012 ocho tipos de vacunas. Y recién en el 2109 llegó a recomendar trece tipos de vacunas, que son las que emplean generalmente todos los países del mundo, contra las diecisiete de Argentina. Por lo que bien podría hablarse de “la Argentina vacunada”. A lo que se podría agregar, como se verá más adelante, “por Hugo Sigman”.

https://vacunasaep.org/documentos/manual/cap-8#3

Vacunaciones exponenciales

En una década y media, el presupuesto destinado a la compra de vacunas tuvo un crecimiento exponencial. Desde el 2003 se multiplicó ocho veces, mientras que la cantidad de tipos de vacunas solo se triplicó. Como se puede apreciar en el siguiente gráfico, donde se exponen los montos presupuestados anualmente para las compras de suministros para la prevención de enfermedades.

Vacunas Vizzotti Sigman,

Los datos están tomados de las Cuentas de Inversión, correspondientes a Institucion 85 (Ministerio Salud); Nivel Institucional 310; Programa 20, que publicó en el último trimestre del año la secretaría de Hacienda, transformados a dólares al tipo de cambio a fines de junio de cada año.

El periodo abarca desde el 2003, en que se inició el gobierno kirchnerista, hasta el último registro publicado correspondiente al 2019. Entre 2003 y 2014, el mencionado rubro tenía la denominación “Prevención y Control de Enfermedades Riesgosas”. Y después de esa fecha, pasó a llamarse “Enfermedades Inmunoprevenibles”.

La línea amarilla representa lo presupuestado originalmente, mientras que la roja corresponde al crédito que estuvo vigente, luego de las modificaciones presupuestarias. La línea azul, muestra los fondos comprometidos a lo largo del año, coincidente generalmente con la ocre, correspondiente a lo devengado. Finalmente el verde representa lo pagado al cierre del ejercicio anual.

Se observa que en el 2003, el presupuesto para la compra de vacunas rondaba los U$S 48 millones, mientras en el 2019, previo a la cuarentena, saltó a U$S 378 millones. Interin durante la presidencia de Néstor Kirchner (2003-2007), se observa que el presupuesto para la compra de vacunas estuvo relativamente estable.

Incluso, el 2006 fue uno de los pocos años donde el crédito vigente fue inferior a lo presupuestado originalmente, o sea que hubo una modificación que redujo su importe. También resulta notable la brecha entre el crédito actualizado (rojo) respecto lo pagado (verde), señal de la existencia de un retraso en los pagos, que no obstante lo devengado (ocre) pasaron al año siguiente.

Sin embargo aparece un notable pico en el año 2009, en el qué con motivó principalmente de la pandemia de la Gripe A H1N1, se cuadruplicó el presupuesto original, hasta llegar casi a los U$S 188 millones. Lo que se acentúa en el 2010 con motivo del contrato para la instalación de una fábrica integral de vacunas contra la Gripe A H1N1 con Sigman, llegando a los U$S 198 millones. Observándose a  su vez que durante el primer mandato de CFK (2007-2011) se mantiene cierto paralelismo entre lo comprometido, devengado, y pagado, lo que es representativo de una mayor fluidez en los pagos.

Ver VACUNAS: Las vidas paralelas del boss Hugo Sigman y la ministra Vizzotti (1)

Tras una módica caída en el 2011, que está muy lejos de volver a los niveles previos, en el que nuevamente hubo un ajuste negativo respecto lo presupuestado originalmente, en los años siguientes hasta el 2015 esto se recompuso notablemente. Al existir modificaciones presupuestarias (línea roja) que elevaron el crédito primero hasta los U$S 247 millones y luego hasta los U$S 302 millones anuales, aunque con mayores atrasos en los pagos (línea verde).

En lo sucesivo, entre el 2016 y 2018 durante la presidencia de Mauricio Macri, el crédito vigente y lo comprometido se mantuvo en ese rango, con cierto atraso de pagos al año siguiente. Pero en el año siguiente lo comprometido y devengado vuelve a pegar otro salto, hasta los U$S 378 millones, mientras los atrasos en los pagos se mantienen.

La grosa tajada para Sigman

Estos picos registrados en los años 2010, 2012 y 2105, corresponde el primero al contrato con Sinergium Biotech de Sigman, para la instalación de la planta integral de vacunas contra la gripe A H1N1. Y los segundos a la actualización del Calendario de Vacunación Obligatoria, que agregó otros seis tipos de vacunas al mismo, según ya se vio.

De las cuales Sigman se vio notablemente beneficiado, al ganar las licitaciones no obstante ser el único oferente, para la compra a través de Sinergium Biotech, de las vacunas contra el varicela zoster, antipoliomelítica inactivada, y el virus del papiloma humano. Y en sociedad con el laboratorio suizo Novartis, de la vacuna contra la Gripe H1N1. Y a través de Elea, otra firma de Sigman, asociada con Pfizer, para la compra de la vacuna neumococa conjugada.

Ver VACUNAS: vidas paralelas de Sigman y Vizzotti (2) con $ 68 mil millones

En informes anteriores estimamos que a partir del  2010, Sigman y sus asociados, se habrían alzado con contrataciones para la provisión de medicamentos al ministerio de Salud, por 680 millones de dólares. Pero entonces no habíamos detectado la casi oculta licitación 14/2014, aprobada por la Decisión Administrativa 871/2014, con la firma del Jefe de Gabinete  Jorge Capitanich y el ministro de  Salud Manzur.

https://www.boletinoficial.gob.ar/detalleAviso/primera/113878/20141021?busqueda=1

Por la que se autorizó la compra a Sinergium Biotech de 10,8 millones de dosis de la vacuna tetravalenete contra el virus del papiloma humano, a razón de casi u$s 20 cada una, lo que representa otros U$S 216 millones de que fueron a parar al bolsillo de Sigman y asociados. Totalizando así 900 millones de dólares entre el 2010 y 2020. Lo que representa un 37 % de los  U$S 2.457 millones autorizados entre el 2010 y 2019, para de la partida presupuestaria Nivel Institucional 310, Programa 20, del ministerio de Salud, denominado actualmente “Enfermedades inmunoprevenibles”.

El repunte del 2019 de la mano del diputado Yedlin

El pico presupuestario que se alcanzó en el 2019, ocurrió en un marco que se inició en diciembre de 2018, cuando el Congreso de la Nación aprobó la Ley 27.491 de “Control de enfermedades prevenibles por vacunación”. Habiendo sido el Plan Nacional de Vacunas diseñado por Vizzotti el antecedente de esa ley, en cuya redacción y sanción participó también activamente, como fundadora y presidente de la Fundación Vacunar.

Ver Sobre epidemias, vacunas y el futuro

Y también como fundadora y presidente de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE). Directora del Centro de Estudios Para la Prevención y Control de Enfermedades Transmisibles (CEPyCET) en la Universidad Isalud. Consultora en análisis de estrategias sanitarias de Fundación Huésped. Asesora en la Comisión de Acción Social y Salud Pública en la Cámara de Diputados de la Nación. Miembro de la Comisión de Vacunas de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI). Miembro del comité asesor de prácticas de inmunización de la Organización Mundial de la Salud. Miembro del comité directivo VARN (Vaccine Acceptance Research Network)

https://www.fundacionvacunar.org.ar/profile/dra-carla-vizzotti/#

Quien impulsó formalmente ésta normativa fue el médico pediatra y diputado nacional Pablo Yedlin, quien aclaró que: “Si bien en Argentina las vacunas ya eran obligatorias, lo eran solo para los niños y en la legislación anterior no estaban incluidas las 20 vacunas que tiene actualmente el Calendario Nacional. Esta ley refrenda la obligatoriedad y la gratuidad, pero también la extiende a los adultos porque hoy las vacunas son para todas las etapas de la vida”. A partir de estas expresiones, no sorprende que cada vez se demanden más y más suministros insaciablemente, para cumplir con la vacunación en todas esas etapas.

https://www.paho.org/arg/index.php?option=com_content&view=article&id=10332:en-argentina-el-derecho-a-la-vacunacion-en-todas-las-etapas-de-la-vida-es-ley&Itemid=285

Yedlin se había desempeñado como Secretario General y luego ministro de Salud Pública del gobernador tucumano Juan Manzur, hombre con estrecho contacto con Hugo Sigman. A quien favoreció notablemente según se vio, cuando se desempeñó como ministro de Salud durante las gestiones de Cristina Fernández de Kirchner.

De hecho fue el primer funcionario al que el mega empresario farmacéutico recurrió, para explicar su plan de fabricar vacunas contra la Gripe A en el 2009, mediante la compra de ellas por parte del Estado a precios dolarizados, a pesar de plantearse su producción local. Obligación que nunca cumplió acabadamente.

La diputada Ocaña denunció que hay vacunas pero no vacunados

La aprobación de la “Ley Yedlin” en la Cámara Baja, se concretó el 5 de diciembre de 2018. Las voces disidentes en general, estuvieron enfocadas en que en el proyecto original, se establecía la intangibilidad de las partidas presupuestarias destinadas al cumplimiento de esa ley. Un rechazo que se agravó ante las medidas de ajustes presupuestarios que se vio obligado a recurrir el gobierno en el último tramo de la gestión de Macri.

Pero una de las intervenciones más notables en el debate, fue la de la legisladora Graciela Ocaña, quién se enfocó en el costado lucrativo del negocio de las vacunas, que no terminan en vacunaciones. Incluso lo fundamentó con un dato contundente, referido a la vacuna antigripal que a partir del 2010 fue uno de los mega negocios de Hugo Sigman, con su insumo marca Viraflu. Su intervención, tanto desde la versión taquigráfica como lo registrado ante las cámaras, fue la siguiente:

La verdad es que me preocupan algunos aspectos relacionados con el grado de capacidad que tiene el Estado para llevar adelante esta política en forma inmediata. Si uno toma algunas experiencias de vacunaciones obligatorias en la Argentina, por ejemplo, contra la gripe, veremos que nuestro país se ha obligado a comprar desde 2010, a partir de un convenio que realizó con empresas farmacéuticas, una cantidad de vacunas que luego no terminó de aplicar entre la población.”

“Es decir que a través de estas políticas públicas no se produjo la inmunización que, obviamente, todos queremos llevar adelante y que, fundamentalmente, propicia esta iniciativa. Por ejemplo, desde 2010 hasta 2018 se compraron 80 millones de dosis, de las cuales efectivamente se colocaron 45 millones. Estamos hablando de que prácticamente el 40 por ciento de la compra de vacunas que hizo el Estado nacional no pudo llegar a la población que debía ser inmunizada.”

Por eso nosotros, desde la comisión, propusimos algunas modificaciones que no fueron tenidas en cuenta. Quiero pedir autorización para insertar parte de mi discurso porque, obviamente, comparto con todos los colegas la preocupación por las políticas públicas de salud y la inmunización de toda la población. Pero también tengo que decir que francamente me preocupa que la aplicación de esta ley pueda, principalmente, garantizar ganancias para empresas farmacéuticas”.

Intervención de Ocaña entre los minutos 07:11:00 a 07:13:22

Argentina mendiga vacunas por el mundo no obstante que las fabrica

Las palabras emitidas por Ocaña en aquella sesión de fines de 2018, se volvieron de alguna manera premonitorias, respecto la actual polémica sobre la producción de vacunas contra el Covid-19. Para lo cual, nuevamente el Gobierno Nacional hizo un acuerdo con Sigman, para la fabricación local en la empresa del grupo mABxience, del principio activo de la fórmula de AstraZeneca – Oxford, para su envasado en México. Contando la operación con la bendición del megamillonario mexicano Carlos Slim, propietario de las telefónicas Claro.

En lugar de concretarse eso, trascendió públicamente que partidas de la sustancia activa contra el Covid 19 exportadas por mABxience en forma creciente desde enero, con un total hasta ahora de mas de 40 millones de dósis, fueron a parar a EEUU. País que junto con el Reino Unido, han protagonizado el acaparamiento incesante de vacunas para destinarlas a su propia población.

El propio Yedlin reconoció recientemente que parte del suministro terminó en suelo estadounidense  “por un tema que México no había podido terminar su fábrica de resolverla” (sic). Lo dijo en el programa televisivo Brotes Verdes, en un debate con la dirigente Vilma Ripoll, integrante del Frente de Izquierda y de Trabajadores – Unidad, que propone la declaración de utilidad pública de los laboratorios de Sigman.

Ante la consulta del conductor Alejandro Bercovich, si el contrato original establecía la posibilidad que las vacunas a envasar pudieran ser trasladadas a otro país, el diputado Yedlin aseveró que el texto decía que debían entregarse todas en México. Ante la repregunta de por qué entonces parte pasaron al estado de Ohio, el legislador sostuvo que “en Ohio se están formulando, y van a volver a la Argentina”.

-“¿Y cómo sabes? Porque allá (en EEUU), prohibieron la exportación de AstraZeneca que ya la tienen guardada”, le replicó Bercovich. “No, pero no para las nuestras”, contestó el entrevistado. “¡Ah, sí! ¿Tienen el ‘sellito’ que dice ‘Argentina’?”, contraatacó Ripoll.

Minuto 09:15

Cabiendo apuntar al respecto que la de AstraZeneca, con un precio de entre 2 y 4 dólares por dosis, es la vacuna contra Covid 19 más barata del mundo. Mientras que las otras más que duplican, e incluso decuplican su valor. Siendo esta la razón por la que sería tanto codiciada, como denostada. La Pfizer se comercia a u$s 20, la Moderna entre u$s 15 y u$s 18, la Sputnik  y Johnson & Johnson a u$s 10, y la china Sinopharm a u$s 37.

Lo más vergonzoso de todo esto, es que la fabricación de ese principio activo de la vacuna exportado al exterior, que terminó en EEUU, un país en el que sobran las vacunas, lo concretó una planta argentina, solventada con el apoyo que otorgó el Estado argentino a la empresa Sinergium Biotech desde el año 2010, con motivo de la pandemia de la Gripe A H1N1.

A la cual su propietario Sigman primero demoró en concretarla, con sucesivas prórrogas hasta el año 2020. Y seguidamente desbarató esa inversión estatal, al ponerla bajo otra razón social, la de mABxience, que también de su propiedad. Para evitar evidentemente, cualquier compensación o adecuación que quisiera formular el Estado ha dicho contrato. Haciendo así en definitiva que hoy el país carezca de vacunas contra el Covid.

Ver VACUNAS: vidas paralelas de Sigman y Vizzotti (2) con $ 68 mil millones.

Así la flamante planta de Sigman costeada con el apoyo del Estado, paso supuestamente a elaborar costosos medicamentos destinados a enfermedades oncológicas y autoinmunes. Objeto que no obstante duró pocos meses, dado que en agosto de 2020, con motivo de la aparición de la nueva pandemia del Covid-19, la planta en cuestión cambió nuevamente de rumbo, para pasar a elaborar el principio activo de la vacuna AstraZeneca contra la Covid.

Al mismo tiempo que el ministerio de Salud, encabezado por González García y Vizzotti, procuraba concretar otra provisión de vacunas con el socio de Sigman, Pfizer, que también fracasó. Lo mismo que la provisión por parte de AstraZeneca para marzo de 2021, de la vacuna elaborada en la planta mABxience de Sigman, que permanecen en México y Ohio.  Debiendo salir el gobierno nacional a comprar desesperadamente las vacunas Sputnik V de Rusia, y la Sinopharm de China, mucho más caras, especialmente esta última.

Las palabras del epidemiólogo Carlos Ferreyra

Al respecto resultan relevantes las recientes expresiones del epidemiólogo Carlos Ferreyra, de la Universidad Nacional de Córdoba. Un especialista en gestión pública que ha realizado trabajos en el terreno en decenas de países del mundo, contra brotes epidémicos de enfermedades infecciosas.

En una entrevista concedida a Resumen Latinoamericano, y replicada en distintos portales de América Latina, el especialista hizo hincapié en la problemática de las administraciones gubernamentales,  que ceden ante las presiones de los lobby, en este caso de la Big Pharma. En tal sentido expresó:

“Argentina es un ejemplo de un ministerio que históricamente, y yo lo conozco desde hace 40 años, está sometido a lobbies empresariales. Este es el caso: se produce la tecnología, que da lugar a la vacuna con patente, y al producirse la vacuna acá es enviada a otro país para ser diluida y envasada. Pero es un proceso que se podría hacer acá y ser distribuida más fácilmente en Latinoamérica, en lugar de enviarla a México y luego repartirla.”

“Sin ley no se puede pensar en la implementación de una estrategia argentina. Una estrategia hacia la salud y la pandemia, estrategia de confrontar signos, de enfrentar sintomatología, el modelo técnico tecnológico, por encima de este modelo médico hegemónico. (…) Creo que en líneas generales el gobierno hizo lo que ha podido, porque no ha tenido los recursos humanos para poder construir una estrategia. (…)”

“Pero si esta vacuna, por distorsiones propias de la falta de estrategia, se elabora una parte aquí y se deslocaliza la producción de los países poderosos, donde están las principales fábricas; y así se la envía a otro país para hacer un proceso de terminado, como es la dilución y envasado, esto muestra la falta de estrategia, y luego el aprovechamiento para producir intereses. Y es claro que si eso pasó es porque había intereses particulares.”

“Ahora queda investigar y que la justicia defina por qué el Ministerio de Salud permitió que se fuera la vacuna a México cuando se sabía perfectamente que esta era la situación que se iba a producir cuando el mundo precisaría vacunas de manera urgente. Aquí hubo una decisión, que no era únicamente de Hugo Sigman, a quien conozco, porque es un empresario que ha trabajado estrechamente con el ministro que se fue.”

“A medida que construía su desarrollo empresarial, construía laboratorios con subsidios del estado y vendía al estado la producción del laboratorio que se construyó con dinero del Estado. Creo que, desde el punto de vista de la ausencia de estrategia, se permiten todo tipo de situaciones muy serias que dañan la salud colectiva…”.

Hay responsables, lo que tenemos que ver acá, tal vez, entender que Sigman no es el único responsable, sino signo de una sociedad que está en estado terminal. La pospandemia marcará que una sociedad apoyada en la ganancia no puede sobrevivir mucho tiempo, porque los seres humanos tenemos además de solidaridad, compromiso, mucha inteligencia y vamos a saber encontrar el camino. Sigman y sus laboratorios son un proceso y no producto de la mala acción del empresario, sino que los estados lo acompañaron y permitieron que esto pase…”.

“Hay que ver qué sustancias hay en el laboratorio de Sigman hoy, para ver si se puede trabajar. Argentina puede tratar la sustancia activa, muchas instituciones lo pueden hacer, hay recursos, hay filtros, hay vidrios. Hablé con empresas y sindicatos y hay capacidad para hacerlo. Pero falta que el gobierno asuma esto.”

“Creo que es la responsabilidad fáctica central para que Fernández asuma esto. Me sorprende que la ministra Carla Vizzotti no haya asumido la responsabilidad que implica pedir a los laboratorios de Sigman que le envíen la muestra del material que tienen allí, dado que no tenemos vacunas. Eso es una solución más directa para los argentinos que estar negociando y peleando por pagar vacunas más caras de lo que valen en el mercado”.-

https://www.resumenlatinoamericano.org/2021/03/29/argentina-entrevista-al-reconocido-epidemiologo-carlos-ferreyra-hugo-sigman-no-es-el-unico-responsable-de-lo-que-ocurre-con-la-vacuna-sino-signo-de-una-sociedad-que-esta-en-estado-terminal/

Comentar con Facebook
Compartir la nota
Imagen por defecto
Redacción STDP
Redacción de Striptease del Poder: Colaboradores, Periodistas, Investigadores Especialistas en Economía y Política, Nacional e Internacional, Invitados Especiales, Cartas de los lectores.
Artículos: 142

Ultimas Investigaciones por Mail

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir las ultimas investigaciones.

Deja un comentario