Biografía no autorizada de Hugo Sigman (3): De Monsanto a Fincen Files  

Compartir la nota

Tercera y última parte sobre la atrapante historia del multimillonario argentino Hugo Sigman, que producirá la vacuna contra el Covid-19 en nuestro continente. El surgimiento de la empresa Bioceres, creadora de la soja y trigo transgénico, resistente a la sequía, inéditas en el mundo. Cultivador y lobista de todo el negocio biotecnológico en nuestro país. Sus influentes relaciones con sus socios y competencias, desde Monsanto a Vicentín.  El escrache que recibió de parte de Cristina Fernández de Kirchner por encabezar el cartel de las ventas de medicamentos. De ser aportante de la campaña de Macri a mantener en marcha sus negocios farmacéuticos. Sus expectativas con el presidente Alberto Fernández, desde las vacunas a los negocios porcinos con China. El escándalo “FinCen Files” y su involucramiento en las sospechas de movimientos financieros para el pago de sobornos.

Bioceres y el negocio transgénico

Bioceres nació en el año 2001, a partir del aporte de una veintena de empresarios, que tenían la expectativa de impulsar investigaciones ligadas a los productos transgénicos, pero originados de manera autóctona. Entre los 23 accionistas que aportaron 600 dólares para el nacimiento de su firma, estaba Hugo Sigman.

El éxito de Bioceres se vio una década después, mediante la obtención de un gen denominado hahb-4, extraída del ADN de un girasol, cuya característica principal es la resistencia a la sequía o la baja de humedad. Con esa información genética, se ha insertado en otras especies, en particular a la Arabidopsis thaliana, cuyos resultados han arrojado expectativas positivas y también polémicas.

En el mundo, se pierden toneladas de alimentos debido a las sequías, que son la principal amenaza para los cultivos y la situación se agrava considerando que para el 2050 la población estimada será de 9 mil millones”, sostiene un parte de prensa del CONICET que avala la obtención de una soja resistente al estrés hídrico.

La soja HB4, diseñada por Bioceres, que garantiza altos rindes para su cosecha, tuvo su anuncio en 2011, pero recién consiguió el aval definitivo en el 2015. Luego de un largo camino de certificados conseguidos de entidades descentralizadas, como la CONABIA, para garantizar su inocuidad en el ambiente; y el SENASA, para declararla como producto libre de tóxicos o alérgenos para humanos y animales. Éste último fue obtenido en septiembre de 2015, permitiendo que el Ministerio de Agricultura aprobara el evento transgénico, el primer día de octubre de ese año mediante resolución 397.

Hugo Sigman, Insud, mAbxiense, pfizer, monsanto, fincen files
Resolución 397/2015

Así, tan solo cinco días después, y faltando tres semanas para las elecciones en segunda vuelta entre Daniel Scioli y Mauricio Macri, Cristina Fernández realizó una cadena nacional televisiva, desde Tecnópolis, para lanzar una batería de anuncios, entre ellos lo que consideraba “un gran día” por la aprobación de la soja de Bioceres, con el nombre de soja IND 410 (HB4).

La conferencia se convirtió en un escándalo, ya que además de la oleaginosa no natural, también se presentó la papá transgénica, con sospechas de que la misma no contaba con los avales que sí tenía la de Bioceres. Pero también, se incluyó la caña de azúcar transgénica, que en este caso fue frenada por presión de las empresas de la producción, porque se negaban a comercializarla, al no tener garantías que los clientes del exterior iban a estar interesados. Todo un combo de desprolijidad, con la mirada atenta a al evento electoral.

En la actualidad, Bioceres es un holding denominado “Bioceres Crop. Solutions”, conformado por una rama que es “Bioceres Semillas”, dedicada a la comercialización de sus semillas transgénicas, y por un sub-grupo estructurado por Verdeca –un joint venture con Arcadia Biosciences para desarrollar la mencionada soja–, Trigall Genetics –en asociación con la francesa Florimond Desprez y encargada del desarrollo de un trigo transgénico– y Rizobacter –especialista en protección de cultivos–, que a su vez administra a Synertech – fertilizantes micro-granulados– y filiales internacionales.

También tiene entre sus activos a Inmet, dedicada a la ingeniería metabólica, Héritas (medicina de precisión), AGBM (produce y comercializa quimosina, en asociación con Porta Hnos.) y Chemotécnica (dedicada a la protección de cultivos).

Hugo Sigman, Insud, mAbxiense, pfizer, monsanto, fincen files

En la siguiente tabla, extraída de un prospecto presentada en 2018, se muestra los negocios que tiene Bioceres con otras firmas, tanto en Argentina como en otros países. Mostrando que la investigación, la producción y la comercialización de agroquímicos, semillas y otros servicios para la biotecnología, se logran en el Cono Sur mediante asociaciones comerciales con empresas de la talla de Syngenta, Dow, Don Mario y la cordobesa Porta Hnos.

Hugo Sigman, Insud, mAbxiense, pfizer, monsanto, fincen files

En octubre de 2020, luego de su éxito en el 2018, Bioceres consiguió la aprobación de su segunda gran invención: el trigo HB4. Que contó con el aval de la cartera de Agricultura con la resolución 41. Con la expectativa que su venta sea autorizada en Brasil, país donde gran parte de este cereal que consume, proviene de nuestros suelos.

Hugo Sigman, Insud, mAbxiense, pfizer, monsanto, fincen files
Resolución 41/2020 Ministerio Agricultura

En la actualidad, el mercado del país vecino permanece reticente. A esto se le suma la preocupación de distintas asociaciones civiles locales, que temen que este sea el inicio del procesamiento de pan con trigo transgénico, para el consumo de las familias de nuestro país, con toda la incertidumbre sanitaria que eso implicaría.

Sigman el gran lobista y cultivador de la Biotecnología Argentina

Gracias a los subsidios por el Bicentenario, y por el avance en las investigaciones y desarrollos realizados por Bioceres, Sigman se expandió en la actividad biotecnológica y pasó a ser miembro de la Cámara Argentina de Biotecnología. Que, que congrega al lobby empresarial dedicada a ese rubro, dentro de los ámbitos de la medicina y la alimentaria, principalmente. De hecho, fue presidente de la entidad entre los años 2013 y 2019, período donde venía ganando todas las licitaciones para la provisión de vacunas, desde el primer mandato presidencial de Cristina, hasta el único de Mauricio Macri.

La Cámara según su página web, presenta como principal propósito, “afianzar un modelo público-privado que incorpore sinérgicamente las necesidades estratégicas del país, las empresas y la sociedad en su conjunto”. Para eso realizan operaciones en conjunto con distintos estamentos del Estado Nacional, como son el Conicet, el Ministerio de Ciencia Tecnología e Innovación Productiva; el Ministerio de Industria, el Ministerio de Salud, y el Ministerio de Relaciones Exteriores.

A la hora de desplegar la lista de sus miembros, vemos un total de 27 empresas. Sin embargo, el ex comunista tiene su pié en 11 de ellas. Es decir: el cuarenta por ciento. Estos son:

  • Grupo Insud, su nave insignia.
  • mAbxience, laboratorio que forma parte del Grupo Insud.
  • Garruchos, la rama rural del Grupo Insud.
  • Sinergium Biotech, consorcio que participa empresas de Insud.
  • Elea Phoenix, laboratorios que también forman parte de Insud.
  • Bioceres, empresa que fue impulsada y tiene de socio a Sigman.
  • Indear, que es la empresa de servicios de investigación y desarrollo (I+D) de Bioceres.
  • Rizobacter, empresa dedicada a la microbiología agrícola, cuyos activos también están en manos de Bioceres.
  • Biogénesis-Bagó, empres cuyo accionista también figura el Grupo Insud.
  • Argenomics, co-creador del test molecular para el Covid-19 llamado CoronARdx, avalado por el ANMAT. Semejante invención fue financiado por Grindx, el fondo de inversión del Grupo Insud, de Sigman.
  • BioProfarma, dedicada a la producción de medicamentos de distintas variedades. Se creó en el 2003 como rama de Bagó para participar de ese mercado. Al fusionarse Bagó con Biogénesis tres años después, los activos de BioProfarma pasaron también en manos del Grupo Insud de Sigman.

También hay otras empresas farmacéuticas en la cámara, que supuestamente compiten con las firmas de Sigman, pero de menor porte, como Amega Biotech, Biosidus, Denver Farma, Gador, Keclón, Kheiron, Laboratorios Casasco, Terragene y Wiener Lab.

Finalmente, hay otras empresas por fuera del rubro sanitario, como son Molinos Río de la Plata; la jujeña Ledesma; los cordobeses Aceitera General Deheza, Arcor y Porta Hnos; y los santafecinos Diagramma y Vicentín.

Acerca de Vicentí, cerealera cuestionada por su delicada situación financiera, la familia Sigman quedó conmocionada por la muerte de uno de sus directivos, Sergio Nardelli, ocurrida en agosto de 2020. Así lo expresaron en el siguiente aviso fúnebre: “Silvia, Hugo y Leandro Sigman lamentan el fallecimiento y lo recuerdan como buen amigo, siempre generoso y un empresario soñador y apasionado, fundador de la Cámara Argentina de Biotecnología, y de la Aceleradora de Base Tecnológica, Grid X, y acompañan a la familia en este doloroso momento”. Manifestando así la fraternal relación que tenían los directivos de Vicentín,  con la familia Insud – Sigman.

Esta alianza con firmas locales, muestran también la pragmática ética de Sigman, al haber  algunas de las empresas mencionadas, legitimado el accionar de la Junta Militar durante la última dictadura que rigió entre 1976 a 1983. Tal es el caso de los dueños de Arcor y AGD, que impulsaron a creación de la Fundación Mediterránea en 1977, y revindicaban la “lucha contra la subversión”.

Y en otros casos más graves aun, existen acusaciones de haber ayudado directamente a los grupos de tareas de la represión, para secuestrar a sus propios obreros. Como ocurrió en el “Apagón de Ledesma” de 1976, habiendo sido señalados los dueños de ese mega ingenio, los Blaquier,  de haber suministrado el transporte para el secuestro de sus obreros, aprovechando los intencionales cortes de luz que ocurrieron en el mes de julio de ese año.

También en estos momentos, la justicia federal investiga si los directivos de Vicentín, según el testimonio de uno de sus ex obreros, colaboraron con el secuestro de sus propios trabajadores. Denuncias horribles que debería hacer temblar el pulso a cualquiera con sintonía progresista, antes de poner su firma, más si tuvieron en el exilio en aquellos oscuros años de plomo.

Sigman y los negocios cíclicos con Monsanto, BlackRock y Vicentín

Lo que sigue a continuación, es un ejemplo sobre las fluidas relaciones que existen entre los laboratorios locales y extranjeros, sumado a grandes fondos de inversión de por medio, sospechados de tener influencias en empresas que son supuestamente competidoras entre sí. Es decir de cómo en ese fluir de negocios y finanzas, desaparece la competencia entre ellos.

En un fenómeno conocido desde hace un siglo denominado en EEUU la “morganización” de la economía. Al ser el banquero John Pierpont Morgan el que juntaba la cabeza de los empresarios en supuesta competencia, en cabildeos que se concretaban lejos de la vista de todos, en su lujoso yate de nombre “El corsario”.

A finales de 1997, cuando la renombrada y cuestionada multinacional Monsanto ya había empezado a comercializar su soja transgénica RR, resistente a su propio herbicida estrella glifosato en nuestro país, los medios de comunicación anunciaron que la multinacional también realizaría inversiones en materia farmacéutica.

El objetivo: la compra de la rama medicinal de Chemotecnica Synthal, la compañía de Roberto Gold. La adquisición fue llevada a cabo por Searle, una compañía extranjera que había sido comprada por Monsanto en 1985. El negocio por absorber la empresa insignia del ex integrante del “Directorio” del Partido Comunista Argentino se logró, según estimaciones de ese entonces, mediante la suma de U$S 100 millones. En esos tiempos, las ventas de los productos de Monsanto en el Cono Sur durante la década noventista, habían crecido diez veces en términos de facturación.

Hugo Sigman, Insud, mAbxiense, pfizer, monsanto, fincen files

Un par de años después, en el 2000, Monsanto – Searle se fusionó con otra farmacéutica de Estados Unidos, para dar nacimiento a Pharmacia Corporation. En el año 2003, la mega-farmacéutica Pzifer compró todo ese combo de farmacéuticas a Monsanto, suprimiendo así esta el nombre de Searle. En ese entonces, el aporte de Sintyal a Pharmacia en ingresos facturados, sería de unos 40 millones de dólares, mediante las ventas del ibuprofeno de marca Ibupirac, que representaba más de una cuarta parte de sus ingresos en nuestro país.

Luego de comprar ese paquete, que incluía la rama farmacéutica de Monsanto, Pfizer recibió denuncias por ensayos de vacunas con resultados trágicos, y procesamientos con condenas firmes por pago de coimas en EE.UU., Europa, Asia e incluso Argentina. La primera la recibió en nuestro país, en el 2006, por practicar “una conducta delictiva” y financiar “un oscuro sistema de coimas y sobornos a los médicos en el marco de la cadena de comercialización de los medicamentos”. Escándalo que fue disimulado por la gran prensa argentina.

http://www.visitadoresmedicos.com/novedades/11.html

https://www.iprofesional.com/negocios/86846-pfizer-fue-condenado-a-pagar-una-multa-de-us2-300-millones

En abril de 2016, Monsanto otorgó un préstamo a Bioceres, y pasó a ser uno de sus accionistas minoritarios. Tanto Monsanto como Pfizer, tienen como uno de sus accionistas a BlackRock, el fondo de inversión más grande del mundo. El que en la actualidad es el más conspicuo acreedor privado de la deuda externa de Argentina, y que le trajo más dolores de cabeza a la actual gestión de Alberto Fernández, durante las negociaciones para su reestructuración.

Un par de meses después, Pfizer realizó una alianza con el laboratorio Elea de Hugo Sigman, el yerno del dueño de Syntial, para participar de la licitación para proveer doce millones de dosis de vacuna antineumocócica. Manteniendo los  contratos dolarizados, en base a los valores de referencia de la OPS.

En febrero de 2017, mientras el Gobierno Nacional continuaba analizando las condiciones de esos pliegos,  la firma Bioceres, con Sigman y Monsanto como accionistas, había anunciado la compra de la rama agrícola de Chemotecnica, que había pertenecido a su suegro. Lo consiguió mediante una alianza con dos cerealeras: Laritigoyen y Sucesión de Antonio Moreno. Ambas, están ligadas a la multinacional suiza Glencore, la que además es accionista y socia de Vicentín Hnosen algunos emprendimientos, siendo una de las principales exportadoras de granos del país.

Un mes después, marzo de 2017, la dupla Pfizer – Elea ganó la licitación, siendo los únicos oferentes, para las vacunas contra el neumococo. Y un par de años después, están operando juntos en las pruebas y fabricación de la vacuna génica ARN mensajero contra la Covid-19, obtenida mediante manipulación genética. Un ejemplo de cómo se logra hacer negocios entre caballeros manipuladores de genes.

De ésta manera, con los dólares recolectados por Elea, Sigman tuvo un año importante de adquisiciones, recordadas entre otras como la compra del laboratorio Phoenix a los británicos GSK, formalizada en el mes de diciembre.

CFK acusó a Sigman de ser parte del cartel farmacéutico

En junio de 2014, por orden de la entonces presidente Cristina Fernández de Kirchner, se retrotrajo el precio de los medicamentos de venta con receta a los valores del 7 de mayo anterior, durante dos meses. En respuesta a una polémica suba de precio de algunos remedios, que según el Gobierno, violaban los acuerdos de precios vigentes entre la Secretaría de Comercio y las cámaras del sector.

https://www.cfkargentina.com/medicamentos-libre-competencia-o-maniobra-formadora-de-precios-cartelizacion/

Con la polémica instalada en los medios, la propia mandataria decidió publicar en las redes sociales y en su portal web, unas tablas sobre qué laboratorios eran los responsables de esos aumentos. En ellas se observa que entre el 13 y 19 de mayo, hubo aumentos coincidentes del orden del 4% por parte de los principales laboratorios nacionales. Distinguiéndose entre ellos el laboratorio Elea de Sigman, que incrementó sus fármacos en una cifra similar al 13 de mayo, pero en junio se mandó con todo, pasando a ser la segunda con mayor elevación.

Hugo Sigman, Insud, mAbxiense, pfizer, monsanto, fincen files

Además CFK publicó el listado de los 21 laboratorios que representaron el 80% de la facturación, donde figura Elea con aumentos picos que alcanzaron al 49% en los últimos seis meses, desde diciembre anterior. Superando los de Roemmers, Bagó, y Gador, los “gordos” en el cartel farmacéutico.

Hugo Sigman, Insud, mAbxiense, pfizer, monsanto, fincen files

En criollo, entre el 13 y el 26 de mayo, 39 de los 45 laboratorios más importantes del país registraron aumentos similares y simultáneos”, sentenció la presidenta, quien dejó la pregunta retórica acerca si hay libre competencia o una “maniobra formadora de precios (cartelización)”.

Según el análisis de los balances de los laboratorios farmacéuticos, publicados también por CFK, durante el período 2006-2012, la rentabilidad operativa y neta de los laboratorios aumentó un 29% y 12% respectivamente: “Los márgenes son ampliamente superiores a la rentabilidad media del total de la economía.

Respecto la  “Rentabilidad operativa”, CFK señaló que en el 2006 los laboratorios tuvieron una rentabilidad del 12%, un poco más elevado al promedio industrial que fue del 10,2%. Y en el año 2012 las farmacéuticas que incluye la de Sigman, tuvieron una rentabilidad del 15,5%, cuando el promedio de la economía en general fue la mitad, 7,6 %. Lo llamativo de ésta acusación es que Cristina incluía a la esposa de su canciller Héctor Timerman, Anabel Sielecki, accionista del laboratorio Elea, junto a Hugo Sigman y Silvia Gold.

Macri, del aporte al contrato infectado

Dos firmas vinculadas a Hugo Sigman desembolsaron un millón de pesos en el  2015 para bancar la campaña del PRO, durante las internas presidenciales de Cambiemos, que consagró a Mauricio Macri. Así lo aseveró el diario La Nación, según balances que dicho partido presentó en la justicia electoral.

Laboratorios Elea compró una mesa para la cena de recaudación de fondos de Cambiemos,  por medio millón de pesos. Ante una consulta del mencionado diario, Hugo Sigman se defendió diciendo: “No resulta fácil decirle que no a alguien que es candidato a presidente. (…) Es muy complejo para un sector empresario no tener un buen vínculo con un candidato que puede ser presidente. Cuando llegan al cargo buscan que se genere trabajo y cuando vos tenés una empresa con cierta dimensión normalmente se genera una relación“.

https://www.lanacion.com.ar/politica/perfil-hugo-sigman-nid2420292

El 6 de junio del 2016, medio año después de la asunción de Macri como presidente de la Nación, el Ministerio de Salud, a cargo en ese entonces de Jorge Lemus, realizó un llamado a licitación pública, número 28/2016, para la provisión de 12 millones de dosis de vacuna antineumocócica conjugada 13-valente, por el término de tres años o hasta agotar stock.

La apertura de los sobres con las ofertas se postergó en cuatro oportunidades. Hasta que el 3 de marzo de 2017, cuando finalmente el ministro Lemus los abrió, solo hubo una sola oferta: la del consorcio Pfizer (EE.UU.) – Elea (Sigman), que cotizó cada dosis de neumococo, según el precio en dólares que fija la OPS (Organización Panamericana de la Salud) más un 12% en flete de seguro e importaciones, más IVA. O sea, casi 20 dólares cada una. 240 millones de dólares en total.

Hugo Sigman, Insud, mAbxiense, pfizer, monsanto, fincen files
Sigman y Jorge Lemus, ministro de Salud de Macri

Sólo faltaba un “Dictamen de Evaluación de la Licitación Pública”, pero nadie lo quería firmar, porque los pliegos no tenían un precio, sino solo una variable atada a un precio externo en dólares. Lo cual trasgrede la ley de contrataciones públicas.

Hasta que el 27 de abril del 2017, mediante una “Acta de Evaluación”, se “recomendó” la adjudicación del contrato al consorcio Pfizer – Elea, el fuerte aportante del entonces presidente Macri y únicos oferentes. En el apartado observaciones, se dice que esa acta “surge de la imposibilidad de cargar y obtener a través del Sistema SLU el Dictamen de Evaluación de la Licitación Pública 20/2016, toda vez que el sistema requiere consignar el valor unitario expresado en un importe. El pliego de Bases y Condiciones Particulares que rige la presente licitación, en el punto 4 establece que la cotización se realizará por el porcentaje de desvío, igual o menor, respecto del precio de referencia del producto a suministrar”.

Hugo Sigman, Insud, mAbxiense, pfizer, monsanto, fincen files
Acta de Evaluación.

Tras la firma de esta acta, el 5 de junio del 2017, un año exacto después del llamado a licitación, el ministro Lemus y el entonces Jefe de Gabinete Marcos Peña, mediante la Decisión Administrativa 351/2017, aprobaron esta adjudicación de 240 millones de dólares, a favor de los laboratorios Pfizer y Elea. E inmediatamente ordenaron la entrega de una primera partida de 4 millones de dosis, para el calendario de vacunas 2017, por un monto total de 1.243 millones de pesos. Es decir, a unos 310 pesos cada una. El equivalente a 19 dólares por dosis, el doble que le costó al Estado la compra de los antigripales de Sigman en 2010.

Hugo Sigman, Insud, mAbxiense, pfizer, monsanto, fincen files
Decisión Administrativa 351/17

Poco tiempo después, el 30 de octubre del 2017, acosado por denuncias de todo tipo y color, Lemus renunció a su cargo. Sin embargo, su irregular contrato con Pfizer y Sigman se mantuvo inalterable hasta fines del 2019, cuando se dio por concluido. Pero antes que eso ocurriese, en abril del 2019, aduciendo pérdidas en los tres últimos ejercicios, Sigman presentó, ante el gobierno de Macri, un “Procedimiento Preventivo de Crisis” para despedir al 5% de su personal por caída en las ventas.

Alberto Fernández, de mAbxience al Covid-19

En agosto del 2019, mientras a Pfizer y Elea se les terminaba el contrato por la producción de las vacunas contra el neumococo, Alberto Fernández y Cristina Fernández Kirchner dieron el batacazo en las PASO, y se impusieron a Macri por amplio margen. Tras este triunfo, Sigman comenzó a aparecer junto a Alberto, en particular con quien es hoy el actual ministro de Salud, Ginés González García.

El 20 de febrero del 2020, a tres meses de asumir como presidente, Alberto Fernández asistió a la inauguración de la nueva planta mAbxience del Grupo Insud, de 8.700 metros cuadrado, en la ciudad de Garín, partido bonaerense de Escobar. MAbxience está incluido en un polo biotecnológico, a la vera de la Ruta Panamericana, que comparte con Biogésis Bagó y Sinergium Biotech.

Lo que necesitamos es que haya muchas más empresas como éstas, que haya muchos más empresarios invirtiendo y dando trabajo, y menos banqueros comprando letras del Banco Central para llenarse de plata”, clamó Fernández en un exultante discurso, acompañado por el empresario farmacéutico y el gobernador bonaerense Axel Kicillof.

Hugo Sigman, Insud, mAbxiense, pfizer, monsanto, fincen files
Foto de archivo de la inauguración de mAbxience.

Cuatro meses después, el 23 de junio pasado, amparados en la emergencia sanitaria por el Covid-19, el jefe de gabinete Santiago Cafiero y Ginés González García, mediante la Decisión Administrativa 1106/2020, decidieron ampliar el contrato vencido con Pfizer-Elea, mediante la compra de otras 4 millones de vacunas neumococo más, por la suma de 5.786 millones de pesos. Unos 1.440 pesos o 20 dólares cada una.

En los considerandos de la resolución, se justificó la ampliación de la compra, por lo expuesto en la anterior Decisión Administrativa 351/2017, firmada por los funcionarios macristas Peña y Lemus.

Hugo Sigman, Insud, mAbxiense, pfizer, monsanto, fincen files
Decisión Administrativa 1106/2020

Ver VACUNAS COVID: El curro de U$S 320 millones de PFIZER – ELEA y Sigman

Dos semanas después, el presidente Fernández, junto a Nicolás Vaquer, CEO de Pfizer, y Fernando Polack de la fundación Infant, anunciaron que el laboratorio norteamericano, en sociedad con BioNtech, de Bill Gates, iban a probar en nuestro país una vacuna anti Covid génica, basada en medicina molecular “ARN en mensajero”.

Caracterizada por la introducción de una secuencia del coronavirus en el cuerpo, que ingresa en las células y las hace elaborar las proteínas que distinguen a ese coronavirus. Suscitando seguidamente una reacción en el sistema inmune contra ella, que supuestamente impediría  que el virus de la Covid-19 prospere en la persona que reciba la vacuna.

Tras cartón, el 13 de agosto pasado, nuevamente el presidente anunció por conferencia de prensa que el laboratorio anglosueco Astrazeneca y la Universidad de Oxford, financiados por la Fundación Slim, van a fabricar en Argentina otra vacuna contra el Covid-19 que iba a costar unos 2 o 4 dólares la dosis. Cuyo encargado de fabricarlo es Sigman, en la planta de mAbxience en el partido de Escobar, inaugurada en febrero pasado.

“Es un reconocimiento a la calidad de los laboratorios argentinos. Para nosotros es una gran alegría”, manifestó el presidente Fernández con gran orgullo, en una conferencia de prensa desde la Quinta de Olivos. “Para no esperar, AstraZeneca le pidió a las compañías que trabajen a riesgo. Es decir que si la vacuna se aprueba se va a vender, sino se va a tirar lo que se hizo”, explicó por su parte Sigman, mostrándose como un audaz empresario de riesgo.

Acuerdos porcinos

Como si todo esto fuera poco, en el 2020 el nombre de Sigman apareció emparentado con las posibles inversiones millonarias de la República Popular de China, en el territorio argentino, para el levantamiento de mega factorías de cerdos, para su crianza, procesamiento, y destino al comercio externo de carne porcina con rumbo a China.

Así lo señaló en enero pasado la firma Biogénesis Bagó, el departamento de salud animal de Sigman, calculando una inversión por una suma total de 27.000 millones de dólares, que llevaría a nuestro país a ser el principal productor de carne porcina del mundo.

http://www.biogenesisbago.com/ar/nota-prensa/199/

Cinco meses después, en junio pasado, el propio Sigman reiteró la mucha expectativa que le despertaba ésta inversión, en un conversatorio virtual, organizado por la Universidad Católica de Argentina. Pero a diferencia del parte de prensa de su empresa, bajó diez veces el monto de la inversión en divisas y su importancia:

Argentina podría producir el 10% del consumo que China tiene de carne de cerdo. China tiene un problema gravísimo, perdió el 40% de su producción porcina y está buscando externalizar, de algún modo, parte de su producción. Eso significaría inversiones por U$S 2.700 millones y exportaciones por U$S 2.000 millones. Significará, prácticamente, duplicar las exportaciones de carne que hoy tenemos”.

Los proyectos tuvieron un freno por la llegada del coronavirus, pero para fin de año, cosa que no ocurrió, se anunciaba que podría llegarse a un Memorándum de Entendimiento. Tras las críticas que realizaron organizaciones activistas, socio-ambientales, y académicas, respecto las implicancias de salubridad, que han deparado el surgimiento de pandemias zoonóticas en las últimas décadas. Es decir que China así también “externalizaría” sus pasivos ambientales y sanitarios.

Esta externalización de insalubridades hacia nuestro país, lleva a la especulación que detrás también podría estar el negocio de sanidad animal de Biogénesis. Mediante la explotación del mercado que depararía la aparición de cualquier patógeno inconveniente, contando con equipamiento para encarar una situación como la que podría suscitarse. Sospecha que se ve reforzada con su antecedente respecto la fiebre aftosa, que también resultó un gran negocio para Sigman.

FinCen Files

Para terminar éste recorrido, resta informar que el emporio multinacional y multidisciplinario de Sigman, se vio involucrado en las revelaciones del denominado “FinCEN Files”. La filtración de más de dos mil documentos pertenecientes a la Unidad Anti-lavado de Estados Unidos, concretado en septiembre de 2020.

Según publican los periodistas de La Nación, que participaron de éste destape periodístico mundial, de esos miles de papeles, seis certifican reportes de operaciones sospechosas donde figuran el nombre de “Chemo Group AG”. Al parecer, esa empresa de Sigman recibió 113 transferencias desde un laboratorio de la India, llamado Aurobindo Pharma Ltd, por un total de US$ 10,5 millones, entre los años 2012 y 2014, quedando esa información registrada en el Deutsche Bank.

Este informe es generado por la información negativa que encontramos sobre Aurobindo Pharma, vinculada al pago de sobornos a funcionarios públicos. Además, el propósito comercial de las transacciones no pudo ser confirmado”, se indica en el informe de la FinCEN. Donde según los colegas que accedieron a esos documentos, Chemo figura con una dirección registrada en la ciudad de Lugano, Suiza.

Precisamente, Suiza fue el país donde Sigman se contactó con Novarius para iniciar el plan de negocios de vacunación contra la gripe H1N1, en el año 2009. Es decir, tres años antes de recibir esas transferencias desde el país asiático. También es el país de origen de Glencore, dueña extranjera de los activos de Vicentín, multinacional que ayudó al empresario de Chemo a recuperar la Chemotécnica de su suegro.

Aurobindo, según archivos de la prensa extranjera, también ha realizado acuerdos con otros laboratorios que también sellaron pactos con Sigman, como Pfizer y AstraZeneca. La respuesta de Insud Pharma al matutino señaló que “existe una relación comercial desde hace muchos años con Aurobindo, que se limita exclusivamente a la compraventa de principios activos farmacéuticos”.

Sin especificar para qué producción de remedios, y asegurando que nunca representaron más del 2% de los insumos provistos por la compañía en esos años. El holding Aurobindo tiene su sede en la ciudad de Mumbai, con la marca Exeltis, especializada en la venta de productos ligados a problemas cardiovasculares y salud femenina, entre otros.

Como dato final, uno de los managers que tiene un cargo desde 2017 en el laboratorio Aurovitas, una inversión que le pertenece a Aurobindo Pharma con sede en Madrid, Gerardo Dueso, trabajó entre abril de 2009 y abril de 2014 como director comercial en distintas ciudades de la Chemo. Es decir, en el tramo de tiempo en que ocurrieron las polémicas transacciones a través del Deutsche Bank.

Hugo Sigman, Insud, mAbxiense, pfizer, monsanto, fincen files

Entre giocondas y fantasmas del pasado

“Los fondos de cobertura, algunos de los cuales disponen de un capital superior al PIB de un país desarrollado, han capturado una parte importante del dinero que los bancos destinaban a la producción y a la creación de empleo, orientándolo en buena medida a operaciones de compra y venta de dinero. En 2008 algunos millonarios americanos encabezados por George Soros presentaron una ponencia en el Congreso estadounidense, advirtiendo del riesgo que representan los fondos de cobertura para la economía mundial.

La solución inmediata no consiste en ejercer una crítica moral para que recapaciten. Lo más efectivo es aplicar lo que nos duele a todos: una fiscalidad que quite rentabilidad a este tipo de operaciones, una fiscalidad que debería pensarse globalmente de modo que los fondos especulativos, no encuentren refugios en donde operar, y prohibir que los bancos comerciales actúen como bancos de inversión, tal como promulgó en 1933 el Parlamento de los Estados Unidos”.

Quién escribió esos dos párrafos anteriores fue el mismísimo Hugo Sigman, en el año 2014, en una nota de opinión en el diario El País de España. Quizás, cuando escribió eso, nunca imaginó que en su país natal discutiera la posibilidad de un aporte de las grandes riquezas, eso que “nos duele a todos”.

Cuando a Sigman le preguntaron por televisión en abril pasado en el canal oficialista C5N su opinión sobre el llamado “impuesto a las riquezas”, prefirió evadir la pregunta, diciendo que no iba a contestar. Padeció así una especie de reverso de la Giaconda, el cuadro emblemático de Leonardo da Vinci, que en el fondo tiene paisajes disimiles entre un costado y otro del cuadro. A su vez, su notable iluminación y amplia profundidad de campo, sumado a la ligera  sonrisa del personaje, otorga una fuerte sensación de libertad.

Hugo Sigman, Insud, mAbxiense, pfizer, monsanto, fincen files

Todo lo contrario a la opresión que pareció vivir el empresario farmacéutico en esa entrevista televisiva. Cuyo oscuro fondo bidimensional parece oprimirlo por la espalda, sin escapatoria alguna. Con un notable paisaje divergente entre ambos costados, como metáfora del personaje Hugo Sigman, que pasó del PCR (Partido Comunista Argentino) a mega empresario capitalista.

Estando por un lado el que brega por una sociedad más igualitaria, donde no haya lugar para los especuladores, para que no existan las enfermedades típicas que padecen los que se encuentran bajo la línea de pobreza, y padeció su desarraigo por culpa de una dictadura,

Y por el otro lado, el provechoso ejercicio de los negocios, de la renta agropecuaria, el manejo cartelizado de los negocios farmacéuticos, y el “capitalismo compinche” con los acuerdos entre bambalinas con los gobiernos, para garantizar el incesante crecimiento de su capital, sin correr riesgos empresarios. Estableciendo además negocios comunes con quienes sacaron provecho del terrorismo de Estado, y con aquellos que manejan cuantiosos fondos de manera subterráneas.

En definitiva, un tubo de ensayo que pretende mezclar explosivamente las cuestiones antitéticas de capitalismo y anticapitalismo, y los intereses nacionales y los trasnacionales. Cuyo éxito es más que improbable, y solo parece ser como un fantasma del pasado utópico, otro recurso hipócrita más para afianzar un capitalismo cada vez más salvaje y transnacionalizado.-

Ver Biografía no autorizada de Hugo Sigman (I) del PCA a la Big Pharma

Ver Biografía no autorizada de Hugo Sigman (I) del PCA a la Big Pharma

Comentar con Facebook
Compartir la nota
Imagen por defecto
Leandro Rosso
Periodista freelance | Estudió Ciencias de la Información en Universidad Nacional de Córdoba | Anterior: Comunicación Social (Sitio Oficial ECI - UNC) | Fecha de Nacimiento: 25 de Agosto de 1987
Artículos: 90

Ultimas Investigaciones por Mail

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir las ultimas investigaciones.

Deja un comentario