En relación a la IFE (Ingreso Familiar de Emergencia) hace casi un año, el 3 de octubre del 2019, en plena campaña presidencial, en un acto en el microestadio de Lanús, provincia de Buenos Aires, ante las cámaras de TV, el presidente Alberto Fernández, escoltado por Hugo Yasky de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), el diputado Máximo Kirchner y el sindicalista Hugo Moyano públicamente prometió:

“Cuando digo ciertas cosas, siempre hay uno que dice: ‘¿de dónde vas a sacar la plata para hacer esto? Voy a sacar la plata de dejar de pagar la usura que se llevan los bancos con las Leliq. Vamos a dejar de pagarle a los usureros para que los maestros tengan un salario digno; y vamos a dejar de pagarle a los usureros para que los trabajadores tengan su paritario año a año”. Propuesta que por supuesto alertó a Clarín y el Círculo Rojo donde los bancos pechan.

IFE 4, Lelik, BCRA, Martín Guzmán
Fuente: diario Clarín 3/10/2019

Sin embargo, esta promesa de campaña, al igual que la de las “heladeras llenas”, el gobierno de Alberto Fernández no sólo no la está cumpliendo, sino que entre la gente y las “usurarias” Leliq, el presidente está optando por estas últimas.

Esto se hizo evidente la semana pasada, cuando el mismo día que llegó una misión del Fondo Monetario Internacional -FMI- a la Argentina, en el medio de una pandemia que no afloja y una situación social altamente volátil, el ministro de economía Martín Guzmán, ante el canal oficialista C5N, anunció públicamente que el gobierno no iba a sacar un cuarto Ingreso Familiar de Emergencia – IFE-. El subsidio de 10 mil pesos otorgado cada dos meses, a un universo de 9 millones de jefes y jefas de hogar. Unos 90 mil millones de pesos bimensuales.

https://www.baenegocios.com/economia/IFE-4-Hoy-no-es-momento-reconocio-Martin-Guzman-20201111-0167.html

“El IFE sirvió muchísimo. Protegió a gente que estaba en una situación muy dura. Generó un efecto real en la economía e implicó un esfuerzo importantísimo. Las medidas de protección social van evolucionando. Hoy no es el momento de un IFE 4, así como no es el momento de otras cosas, porque hay que mantener ciertos equilibrios para también proteger a la actividad”, aseguró Guzmán, suelto de cuerpo, en la entrevista de C5N, que tenía como primer destinatario al FMI.

IFE 4, Lelik, BCRA, Martín Guzmán
Ministro Guzmán en C5N

Y que, tras su anuncio, generó una gran tensión intestinal en el del Frente de Todos, porque había funcionarios como, Andrés “Cuervo” Larroque y otros, que no estaban de acuerdo con bajar el programa en este contexto social.

Para justificar esta medida, desde el gobierno, que antes habían hecho un culto del IFE como el más puro keynesianismo, para sostener la economía en plena cuarentena por el Covid, ahora señalaron que, por el contexto financiero, no se pueden emitir 90 mil millones de pesos, porque eso podría generar, textualmente… “hiperinflación”.

El país no está en condiciones de inyectar nuevamente $90.000 millones de pesos” dijo textualmente, Victoria Toloza Paz, presidenta del Consejo Nacional de Políticas Sociales, miembro del partido de Sergio Massa. “Tenemos un déficit inédito producto de la pandemia y estas políticas ATP, IFE, Bono Alimentario, bono para la AUH, bono para jubilados y pensionados y hay que controlarlo resguardando a todos los argentinos a quienes debemos cuidarles las variables económicas para no tener complejidades a futuro como una hiperinflación” agregó, sabiendo todo lo que esa palabra connota.

Billetes para los banqueros

Lo curioso es que al mismo tiempo que el Gobierno, cortejando al FMI, sostiene que no se puede emitir dinero para cubrir el IFE-4, el Banco Central de la República Argentina (BCRA), a cargo de Miguel Ángel Pesce, desde hace unos 20 días, mediante lo que técnicamente se llama una “armonización de tasas”, viene levantando las tasas de intereses de sus deuda a cortísimo plazo.

Por ello, las “usureras” Leliq -según palabras del propio presidente- y los Pases Pasivos, hoy tienen una tasa efectiva anual del 40%. Con lo cual, al 27 de octubre pasado, según los balances del Banco Central, el stock total de esta deuda de corto plazo que el Central tiene con bancos nacionales y privados asciende a… ¡2,7 BILLONES DE PESOS! 400 mil millones más que la base monetaria de la economía argentina de 2,3 billones.

IFE 4, Lelik, BCRA, Martín Guzmán

Por lo tanto, un stock total de deuda de 2,7 billones de pesos con una tasa efectiva anual del 40%, implica que el gobierno de Alberto Fernández, que supuestamente iba a terminar con la usura de las Leliq, en los próximos 12 meses deberá pagar intereses por esta deuda de ¡1 BILLON DE PESOS!

Es decir, 83 mil millones de pesos mensuales. Casi el mismo costo financiero que tiene cada serie del programa IFE. Y que, según la presidente de la Políticas Sociales Toloza Paz, no puede ejecutarse, para no generar “hiperinflación”.

Ver De la bomba de las LEBAC a la bomba H de las LELIQ y el estallido social

Pero esto no es todo. Este pago de 1 billón de pesos de intereses a favor de los tiburones de la City, puede cambiar si las tasas, como vienen sucediendo en las últimas jornadas, con las “armonizaciones” de Pesce, siguen subiendo. Recordemos que durante el macrismo llegaron a superar el 80%.

Si esto llegara a suceder, los pagos del Central serán mucho más cuantiosos. Por ejemplo, si suben al 60%, los intereses ascenderán a ¡1,5 billones de pesos! Una enorme mega bola de dinero que no entra en todo el edificio del Banco Central de la República Argentina.

Y como broche de oro, como Argentina tiene cortado todo tipo de crédito con el exterior, la única forma de costear toda esta megabola de intereses que vences casi a diario, es únicamente mediante la emisión monetaria. La misma emisión monetaria que no se puede usar, según el gobierno, para financiar el IFE de 90 mil millones, que abarca a 9 millones de personas.

Pero si puede ponerse en marcha para pagar, todos los meses, unos 83 mil millones de pesos en intereses a los grandes banqueros extranjeros y nacionales. Para quienes, este tipo de negocios con el Estado, han pasado a ser su principal activo en sus balances. Abarcando el 25% de su cartera. Como puede verse en el gráfico de abajo con el concepto “Instrumentos del BCRA”.

IFE 4, Lelik, BCRA, Martín Guzmán

Y fue justamente esta vertiginosa e imparable deuda a corto plazo lo que, en este año de pandemia y cuarentena, mientras miles de PYMES bajaron sus persianas, y trabajadores se quedaron sin empleo, los bancos ganaron un promedio de 680 millones de pesos por día, según los balances, gracias principalmente a las Leliq. Alcanzando, hasta agosto, una ganancia neta de 163 mil millones de pesos. Tras haber ganado en el penoso año 2019, 313.478 millones de pesos, a razón de 860 millones de pesos por día.

Comentarios de Facebook

Dejar un Comentario

También se puede ver

VACUNAS COVID: El curro de U$S 320 millones de PFIZER – ELEA y Sigman

Aun en el medio de la pandemia por