El cambio en las retenciones benefició nuevamente al ex senador K cordobés Roberto Urquía de AGD

El cambio en las retenciones benefició nuevamente al ex senador K cordobés Roberto Urquía de AGD

AGD, Bunge, Central Argentino, Niza, ACHA Aceitera Chabas, Mauricio Macri, Alberto Fernández, Gobierno, De la Sota, Frente de la Victoria, retenciones, CEO Roberto Urquía

La familia Urquía dueña de AGD y otras empresas junto con la legendaria Bunge, es una de las más ricas de argentina. Y fue la principal aportante en la reciente campaña presidencial favor de Alberto Fernández, con 39 millones de pesos, y supuestamente a favor de Mauricio Macri con otros 9 millones. Su CEO Roberto Urquía se desempeñó como senador provincial de Córdoba por el delasotismo, y nacional por el Frente de la Victoria. Y a la luz de los resultados, tiene una suerte bárbara con este asunto enredado de los cambios en las retenciones, dado que desde hace cinco años siempre le caen a favor. Mejorando sideralmente la rentabilidad de sus negocios, a costa de encarecer notablemente la mesa de los argentinos. Y eludiendo “poner el hombro” para el “esfuerzo solidario”, argumento con el que el actual Gobierno justificó los últimos cambios en las retenciones.

Por Javier Llorens – 14/3/20

La familia Urquia con AGD a la cabeza, junto con la familia Pérez Companc, con Molinos a la cabeza, son las que roncan fuerte en el selecto complejo del girasol, que tiene muy pocos integrantes. Constituyendo lo que se define como un oligopsonio, un mercado con muy pocos compradores frente a mucho vendedores.

El cual a su vez, en memoria de Bunge y Born, a quien el presidente Juan Perón denominaba “el Pulpo”, tiene la particularidad de que los Urquía son socios en la explotación del complejo de la soja con Bunge. La continuadora de Bunge y Born, que pasó a radicarse en EEUU. Y a su vez Bunge y Born fue quien vendió Molinos y sus empresas asociadas a Pérez Companc. Quedando el interrogante si “el Pulpo” continua detrás de ambos

El complejo del girasol elabora alrededor de 3,5 millones anuales de granos de girasol que se cosechan en Argentina. Los que en un 98 % son molidos para transformarlos en alrededor de 1.300 millones de litros de aceite comestible, indispensables en la mesa de los argentinos. Siendo la marcas premiun de ellos, Natura de AGD, y Cocinero de Molinos.

En esencia la mitad de la producción de dicho aceite se consume internamente, y la otra mitad se exporta. Y otro tanto sucede con los subproductos de la molienda. Configurando en total grosso modo, con un precio del aceite de dos dólares el litro, un negocio del orden de los tres mil millones anuales. O sea actualmente unos 200 mil millones de pesos.

El cual se vio favorecido con el dictado del decreto que el presidente Alberto Fernández emitió tres días después de asumir (nº 37/2019) que elevó la retención del grano del girasol a un 12 %. A la par que mantuvo la retención a las exportaciones de aceite de girasol en envases de hasta 5 litros, en el tope de $ 3 por dólar, con un reintegro aduanero adicional de 0,75 %.

Lo que hizo que la retención sobre este producto del core de los Urquía y Pérez Companc, fuera la mitad de la correspondiente al grano. Afianzando marcadamente este diferencial de retenciones, los lucrativos negocios de estos grupos.

Ver Aumento retenciones beneficia a los que se la llevaron puestas con la 125

Notablemente, poco antes el grupo Urquía había hecho un notable aporte a la campaña electoral de Fernández, por un total de 39 millones de pesos. El que también podría reputarse de tardío, dado que una primera donación la concretaron las empresas del grupo Grancor SRL, y Acha SA (Aceitera Chabas) el 25 de octubre, en vísperas de las elecciones presidenciales, por un total de 12 millones de pesos.

AGD, Bunge, Central Argentino, Niza, ACHA Aceitera Chabas, Mauricio Macri, Alberto Fernández, Gobierno, De la Sota, Frente de la Victoria, retenciones, CEO Roberto Urquía
https://aportantes.electoral.gob.ar/aportes/

Y el resto, 27 millones de pesos, fue aportado por Grancor SRL, Niza SA, y AGD SA, tras el triunfo electoral de Fernández, el 4 de noviembre. Como se puede ver en el cuadro, tanto Grancor SRL, como Acha SA, también declararon haber concretado un pequeño aporte en relación con los montos donados al Frente de Todos, de 300 mil pesos cada uno, a favor de la alianza Consenso Federal, que llevaba como candidato a Roberto Lavagna.

Mas aportes electorales del grupo Urquía

Pero la cosa no acabó allí, dado que posteriormente a la nota de Stripteasedelpoder publicada en diciembre, el diario La Nación informó a mediados de febrero, que el grupo Urquía se había convertido en “el principal financista de la de la política argentina”. Al haber donado 30 millones de pesos a la fórmula encabezada por Fernández, y otros 19 millones a la del ex presidente Mauricio Macri.

“Fue un apoyo al proceso democrático. AGD tomó la decisión hace algunos años de que los aportes electorales son importantes para que los candidatos puedan tener sus equipos y puedan realizar propuestas de gobierno. Eso no es gratis, no viene del cielo. Queremos propuestas de gobierno realizables y serias”, dijo el empresario en diálogo con La Nación.

“Elegimos a los dos partidos políticos que tenían chances de gobernar este país. Pensamos que es importante contribuir para que los partidos puedan guiarnos en políticas que el país necesita. Como empresa nacional, necesitamos que nuestros activos se valoricen con el mundo y para eso la Argentina tiene que andar bien”, explicó Urquía.

Al respecto La Nación apuntaba: “Las donaciones de AGD, sin embargo, no fueron equitativas. La compañía primero desembolsó en las PASO $10 millones para la fórmula encabezada por Mauricio Macri, pero no realizaron aportes para el Frente de Todos. La situación cambió tras la victoria del kirchnerismo en las PASO: AGD desembolsó $30 millones para Alberto Fernández y volvió a aportar otros $9 millones para la campaña de Macri”.

“¿Por qué la diferencia? Fuentes del sector explicaron el descontento de la compañía por algunas de las políticas de Macri para el sector, que -sostienen- privilegió la exportación de materias primas en lugar de apostar al valor agregado de la agroindustria.”

La Nación también señalaba que las donaciones electorales del grupo Urquía, habían quedado en “una zona gris”. Ya que la normativa de la nueva ley electoral que posibilitó esos aportes empresarios, le puso un límite de 9 millones de pesos para las personas jurídicas.  Al que el grupo Urquía eludió, al hacer esos aportes a través de distintas empresas del grupo.

Ante ello, haciéndose el bueno, el ex senador K respondió a La Nación diciendo: “Las personas jurídicas son entes individuales. No todas las empresas tienen la misma conformación de tenencia accionaria. Necesitamos que los aportes sean transparentes y estén registrados debidamente. Si hay zonas grises queremos que la Justicia lo clarifique para que no se comentan errores en el futuro”.

https://www.lanacion.com.ar/politica/roberto-urquia-aportante-fernandez-macri-elegimos-dos-nid2333860

Esta explicación está basada en la acción supuestamente independiente por parte de las distintas empresas del grupo. Que no obstante no se compadece con el hecho de que coincidan exactamente los montos y las fechas, lo que señala la existencia de una decisión unificada.

En una nota paralela de tenor parecido, La Nación se encargó de refrescar que el ex senador está imputado en la escandalosa “causa de los Cuadernos”. Por el pago de coimas por parte de la concesión del ferrocarril Nuevo Central Argentino (NCA) que es propiedad del grupo. Gozando hasta ahora de una falta de mérito, dictada por el fallecido juez federal Claudio Bonadio.

https://www.lanacion.com.ar/politica/roberto-urquia-principal-aportante-campana-alberto-fernandez-nid2333812

Ver Los millonarios negocios de Jaime con los empresarios Roggio, Urquia y Cirigliano

Las falsedades de La Nación y el grupo Urquía

El caso es que esos supuestos aportes al candidato Mauricio Macri, no fueron declarados ante la Justicia Electoral por parte del grupo Urquía. El que a través de distintas empresas, solo registra los aportes señalados en el cuadro previo, a favor del Frente de Todos.

Pero si habrían sido declarados por Juntos por el Cambio y el Frente de Todos, en sus informes finales de campaña, presentados en febrero. Pero como se puede apreciar en el siguiente cuadro,  sus importes no coinciden con los señalados por La Nación, ni con los del cuadro anterior, ni tampoco con sus fechas.

AGD, Bunge, Central Argentino, Niza, ACHA Aceitera Chabas, Mauricio Macri, Alberto Fernández, Gobierno, De la Sota, Frente de la Victoria, retenciones, CEO Roberto Urquía
https://www.electoral.gob.ar/financiamiento/aportes-privados.php

Concretamente, en el informe final de Juntos por el Cambio, solo figura un aporte de 9 millones de pesos, efectuado el 19 de septiembre por Niza SA. Y en el de Frente de Todos,  figuran los tres aportes de 9 millones de pesos efectuados por Niza SA, Acha SA (Aceitera Chabas), y AGD, pero con fecha 10 de octubre. Y no figura el aporte de 12 millones de Grancor SRL.

Estas incongruencias de la información respecto montos y fechas, lleva a dudar si realmente el grupo Urquía hizo el aporte a Juntos por el Cambio, con cuyo gobierno tenía últimamente una relación tensa por los abusos que el mismo había cometido. Y cuales fueron realmente las fechas de los aportes efectuados a favor del Frente de Todos, quien como caído del cielo vino a solucionarle esa situación, como se verá seguidamente.

La altamente rentable separación del complejo del girasol del de la soja

Hasta fines del 2015, desde el gobierno de Eduardo Duhalde y a todo lo largo de los gobiernos kirchneristas, el complejo del girasol era considerado fiscalmente en conjunto con el complejo de la soja.

Por esa razón sus retenciones era semejantes. Tal como se puede apreciar en el siguiente gráfico, elaborado en base la tabla de las retenciones móviles que el entonces ministro, el inoxidable Martín Lousteau, confeccionó para implementar la famosa resolución 125 (Resolución 64/2008).AGD, Bunge, Central Argentino, Niza, ACHA Aceitera Chabas, Mauricio Macri, Alberto Fernández, Gobierno, De la Sota, Frente de la Victoria, retenciones, CEO Roberto Urquía

En el cual se puede ver que el grano de girasol, con un precio de 900 dólares la tonelada, llegaba a una retención del 52,5 %. Equivalente a un derecho de exportación calculado conforme el Código Aduanero, de un 105 % sobre el precio neto recibido por el productor. Mientras que por su parte la soja llegaba a esos valores con un precio de 750 dólares la tonelada.

El siguiente gráfico muestra la evolución de las retenciones al complejo del girasol, desde el año 2002 hasta la fecha, poniendo en evidencia la extraordinaria rebaja conque se vio beneficiado el complejo del girasol encabezado por los grupos Urquía y Pérez Companc, a partir de la asunción a la presidencia de Macri.

AGD, Bunge, Central Argentino, Niza, ACHA Aceitera Chabas, Mauricio Macri, Alberto Fernández, Gobierno, De la Sota, Frente de la Victoria, retenciones, CEO Roberto Urquía

En el 2002 las retenciones fijadas al complejo del girasol fueron de 23,5 % para el grano, y 20 % para los distintos aceites y subproductos sólidos. Luego a fines del 2007, al final del mandato del presidente Néstor Kirchner, el ministro Miguel Peirano, íntimamente ligado con el sector industrial,  llevó el grano al 32 %, manteniendo el 20 % para los aceites.

Una medida altamente conveniente para el entonces senador del Frente para la Victoria, Roberto Urquia, al abaratarle a AGD y las otras aceiteras la compra de materia prima. Y a la par simbólicamente, elevo las retenciones de los subproductos o desechos del girasol (tortas, pellest, y expeller) que es la parte marginal del negocio, a un 30 %.

Pero algo sucedió camino al foro, para malestar del senador y lobista de CIARA (Centro Industriales Aceiteros de la República Argentina) Urquía. Porque con una resolución con numero sucesivo de ese mismo día, las retenciones a todos los aceites fueron elevadas al 30 %, al mismo nivel de los subproductos. Con solo un diferencial del 2 % respecto el grano de girasol.

Con el dictado de la resolución 125 en marzo del 2008, las retenciones móviles al grano podían llegar hasta el 52,5 %, como ya se dijo. Mientras que los subproductos tenían cuatro puntos menos, un 48 %. Excepto el aceite refinado en envases hasta 5 litros, que gozaba de medio punto de rebaja adicional, con un 47,5 %.

Ver LOS MALOS CALCULOS DE LOUSTEAU CON SU 125 PARA BENEFICIAR A LAS CEREALERAS

Tras el fracaso en la aprobación por parte del Congreso de la 125, por el voto “no positivo” del entonces vicepresidente Julio Cleto Cobos, la presidenta Fernández de Kirchner repuso las mismas retenciones que estaban vigentes antes del dictado de esa legendaria resolución.

Las que, como se puede ver en el gráfico, duraron hasta pocos días después de asumir la presidencia Mauricio Macri. Quién el 17 de diciembre de un plumazo las redujo a cero, conforme las máximas aspiraciones del ex senador y lobista Urquía. Mientras que las de la soja se redujeron a un 30 % las correspondientes al grano, y a un 27 % a sus productos y subproductos.

¿Cual fue el truco con el que Urquía y el lobby aceitero de CIARA consiguieron ese beneficio?

Consistió en encuadrar al complejo del girasol como una economía regional. A la par que ASAGIR (Asociación Argentina del Girasol) que estuvo presidida por Gustavo Idigoras y preside CIARA, fomentaba la siembra del girasol en áreas marginales de Santa Fe, Chaco, y la Pampa.

Como se puede ver en la siguiente imagen del INTA, este encuadre del girasol como economía regional, equiparándolo con la uvas de Cuyo, o las peras y manzanas de Rio Negro, resulta harto dudoso.

Al estar el grueso de su producción en Buenos Aires, sur de Córdoba, en alrededores de la planta de AGD en General Deheza, y el noroeste húmedo de La Pampa. Provincias que, sobre todo las dos primeras, son potencias agrícolas que no encajan en el concepto de economía regional.

AGD, Bunge, Central Argentino, Niza, ACHA Aceitera Chabas, Mauricio Macri, Alberto Fernández, Gobierno, De la Sota, Frente de la Victoria, retenciones, CEO Roberto Urquía
http://www.intagro.com/mapas/arg_gira.asp

Este truco de lobby de separar el complejo del girasol de la soja, fomentando el cultivo por parte de productores marginales, resulta similar al empleado por los generadores de energía privados. Que mantienen máquinas obsoletas en el sistema, como testigo de precios altos por sus costos,  que opera a favor de máquinas mucho más eficientes.  Aunque en este caso del girasol, no se trata del precio, sino de las retenciones que se le hace al precio.

Tengo unos reintegros para ti

No conforme con eso, un año después, a fines de 2016, Macri obsequió a Urquía y restantes aceiteros girasoleros, con un reintegro aduanero, algo así como una retención negativa, del 3 % para el aceite refinado en envases hasta 5 litros. Y del 2,5 para el aceite refinado a granel y el crudo.

Pero dos años después, en agosto de 2018, por exigencia del FMI, redujo esos reintegros al 0,75 % para el aceite en envases hasta 5 litros, y del 0,5 % para los restantes aceites. Agregando un reintegro similar para los subproductos sólidos del girasol. Los que se mantienen vigentes hasta ahora, más allá del esfuerzo “solidario” que habría aconsejado su eliminación.

No obstante al mes siguiente, al reimponer las retenciones en forma generalizada, el gobierno de Macri puso al grano del girasol en el nivel más alto, de $ 4 por dólar. Mientras que a todos sus productos y subproductos los colocó en el nivel inferior de $ 3 por dólar.

Lo cual por efecto de los reintegros y el valor del dólar de ese día, suponía una retención del 10,5 % para el grano. Y de 7,1 % para el aceite en envases hasta 5 litros, y de 7,4 % para los restantes productos y subproductos.

La guerra del girasol y su saga

Seguidamente a fines de 2018 sobrevino lo que el periodista agropecuario Matías Longoni de Bichos de Campo, denominó la guerra del girasol. Motivada por el fraude que había hecho AGD a los productores de girasol chaqueños, provincia en la que había inaugurado recientemente una planta de acopio. Ofreciéndoles un alto precio en la siembra, para rebajárselos sustancialmente en la cosecha, una operatoria típica del oligopsonio de los traficantes de granos.

https://bichosdecampo.com/en-la-guerra-del-girasol-el-estado-se-lava-las-manos-y-no-se-hace-cargo-de-casi-nada/

Ante los reclamos airados por parte de los productores chaqueños, que también habían padecido inundaciones, finalmente en mayo de 2019 el ministerio de Producción encabezado por Dante Sica, dispuso castigar a los aceiteros girasoleros encabezados por Urquía, rebajando la retención del grano de girasol a $ 3 por dólar.

De esa manera como se puede apreciar en el gráfico anterior, con el valor del dólar en ese momento, el grano pasó a tener una retención de 6,7 %. Mientras que los productos del girasol, por el efecto adicional de los reintegros, pasaron a tener una retención levemente menor, de entre 5,9 % y 6,2 %.

Lo que originó un gran enojo en el complejo del girasol, como menciona La Nación en su nota. Lo que hace plausible que por ello no haya habido aporte alguno de las empresas del grupo Urquía a Juntos por el Cambio, por más que estos hayan sido declarados por esta alianza.

Lo cual lava en cierta manera la imagen del grupo Urquía, al relativizar el notable aporte hecho al Frente de Todos. Que obtuvo a cambio un tratamiento muy favorable por parte del gobierno de este, como se detalla seguidamente. Con el que en esencia, ratificó el artilugio de la inclusión del girasol como economía regional.

Evitando así volver a asociar el complejo del girasol con el de la soja, como estaba hasta antes de la asunción de Macri como presidente. Siendo en consecuencia ese quid pro  quo con esa notable cifra, mucho mas importante por lo que no quitó, que por lo que dio.

O bien puede que el aporte a Juntos por el Cambio haya existido y no fue declarado debidamente, porque era cambio de volver a aumentar los reintegros. Tal como lo reclamaba en agosto después de las PASO el complejo del girasol, a través de ASAGIR. Lo cual sin embargo es una hipótesis dudosa, dado que el aporte habría sido efectuado en septiembre, cuando un triunfo de Juntos por Todos ya se consideraba imposible.

https://www.baenegocios.com/economia-finanzas/Piden-reintegros-del-3-para-el-girasol-20190825-0067.html,

Urquia y Alberto Fernández dos viejos conocidos

Seguidamente quien les arregló con creces sus cuitas a los aceiteros del complejo del girasol, encabezado por el grupo Urquia y Pérez Companc, fue el flamante presidente Alberto Fernández. Quien en octubre antes de las elecciones, visito la localidad de General Deheza, donde fue recibido personalmente por Roberto Urquía. Siendo ambos viejos conocidos entre sí, mientras uno se desempeñaba como jefe de Gabinete, y el otro como senador del Frente para la Victoria.

AGD, Bunge, Central Argentino, Niza, ACHA Aceitera Chabas, Mauricio Macri, Alberto Fernández, Gobierno, De la Sota, Frente de la Victoria, retenciones, CEO Roberto Urquía
Candidato Alberto Fernández con Roberto Urquía, en su visita a General Deheza

Como primera medida, tres días después de asumir, el 13 de diciembre, con el quite del tope de $ 4 a las retenciones (decreto 37/2019) el presidente Fernández hizo un primer reacomodó de los tantos a favor del complejo girasolero.

Al elevar la retención del grano a un 12 %, mientras que mantuvo la del aceite refinado en envases de hasta 5 litros, con el tope de $ 3 por dólar. Y a la par creo una categoría especial del 9 %, para el aceite refinado a granel. Dejando a los restantes productos y subproductos en el 12 %.

De esta manera por efectos de los subsistentes reintegros, con el valor del dólar de esa fecha, la retención neta de reintegros sobre el aceite envasado, que es el negocio del core de los aceiteros girasoleros, era de un 4,3 %, con un lindo margen respecto el grano, de un 7,7 %. Mientras que el aceite refinado, con retenciones menos reintegros a un nivel de un 8,5 %, gozaba de un diferencial de 3,5 %.

La cosa no acabó allí, dado que con el reciente cambio en las retenciones que retobó al campo, las cosas mejoraron aún más para los grupos Urquía y Pérez Companc, y los aceiteros girasoleros. Además de ratificar expresamente el artilugio macrista de considerar al girasol como una economía regional.

Dado que por un lado, bajó el grano a una retención del 7 %, ratificando así el ministro de Agricultura Luis Basterra, tal cual lo detalla en las pizarras explicativas de esas medidas, el encuadre macrista del girasol como economía regional. Además por efecto de la devaluación con el tope de $ 3 por dólar, la retención menos el reintegro para el aceite refinado envasado bajó a un 4,1 %.

Mientras que la de los aceites refinados a granel, y los subproductos solidos se ubicaban en el 4,5 %, y el crudo en un 6,5 %. Todo en base al cuento instalado por el macrismo desde que asumió, de que se trata de una economía eminentemente regional, pese tener su epicentro en Córdoba, Buenos Aires, y Santa Fe.

Los efectos económicos de las picardías de Urquía

Los nefastos efectos económicos en la mesa de los argentinos del despeje del girasol del complejo de la soja, y su abatimiento de las retenciones a cero que concretó el presidente Macri al asumir, con el artilugio de considerarlo una economía regional que sigue sosteniéndose hasta ahora, se puede apreciar en el siguiente gráfico.

AGD, Bunge, Central Argentino, Niza, ACHA Aceitera Chabas, Mauricio Macri, Alberto Fernández, Gobierno, De la Sota, Frente de la Victoria, retenciones, CEO Roberto Urquía

En él se puede observar que el aceite de girasol en envase de 1,5 litros, pasó de $ 15,8 en octubre de 2015, a 144,3 en enero de 2020, con un aumento de su precio de casi nueve veces (813 %).

Dio un salto espectacular a comienzos del gobierno de Macri, ya que a junio del 2016, su precio trepó a $ 35,9, con un aumento de 127 % respecto octubre del 2015, y del 82 % respecto enero de ese año, en solo cinco meses. Al que la asociación de defensa del consumidor DEUCO, denominó el “aceitazo”.

https://deuco.org.ar/aceitazo-aumento-del-80-comunicado-de-prensa-julio-2016/

Siendo esto el resultado directo del abatimiento de la retenciones del complejo del girasol a cero, concretado por Macri en diciembre. Pero no obstante, el precio del aceite de girasol indispensable en la mesa de los argentinos, siguió subiendo incesantemente, muy por encima del ritmo inflacionario.

Así, mientras el índice de precios al Consumidor durante los cuatro años de Macri fue del 300 %, el incremento del precio del aceite superó el 800 %. Y en término de dólares, el aceite Natura y Cocinero de 1,5 litros que se conseguía al equivalente de un dólar y medio a fines del kirchnerismo, hoy en las góndolas está al equivalente de tres dólares.

La enorme rentabilidad del complejo del girasol

Provocando esto una enorme transferencia de riqueza desde las familias argentinas hacia los grupos Urquía y Pérez Companc y restantes industriales aceiteros. Que no fue ni es desconocida por el gobierno, dado que el Ministerio de Agroindustria efectuó en febrero de 2017 un análisis de la rentabilidad del sector, con título “Cálculos de márgenes brutos en la Cadena Girasol”, cuyas conclusiones se ven resumidas en el siguiente cuadro.

AGD, Bunge, Central Argentino, Niza, ACHA Aceitera Chabas, Mauricio Macri, Alberto Fernández, Gobierno, De la Sota, Frente de la Victoria, retenciones, CEO Roberto Urquía
https://www.magyp.gob.ar/sitio/areas/ss_mercados_agropecuarios/publicaciones/_archivos/000101_Perfiles/999999_Informe%20Cadena%20de%20Girasol%20-%20Aceite%20FEBRERO%202017.pdf

En el mismo se ha considerado que en el rubro “Industria” se produce la molienda del girasol, obteniéndose el aceite en bruto, que es el que supuestamente se exporta. Mientras que en “Mercado Interno” se lo refina, envasa, y comercializa localmente.

Estos supuestos, no se ajustan estrictamente a la realidad. Dado que si bien el aceite crudo tiene un precio actual de 700 dólares la tonelada, también se exporta aceite refinado a granel, que tiene un precio superior a 1.000 dólares la tonelada. Y aceites envasados, que no figuran como commodities, pero tienen un precio sensiblemente superior.

No obstante ello, del cuadro surge la extraordinaria rentabilidad del complejo del girasol, con un “Mercado Interno” en el que el precio de venta figuraba en 913 dólares la tonelada, casi tres veces superior al de exportación. Reportando el complejo un margen bruto de 355 dólares por tonelada, importe que es un 149 % del precio de 239 dólares, que recibía el productor del grano.

De esa manera el “Mercado Interno”, aun con un costo sospechosamente elevado de 376 dólares para el refinado y envasado,  se quedaba con el 55 % del margen bruto total, 197 dólares por tonelada. Equivalente al 82 % del precio pagado al productor (cuyo margen bruto tiene un error en el cuadro, dado que solo asciende al 37 % del total).

Pero además, como la Comercialización, Industria, Exportación, y Mercado interno es una cadena integrada, esta es la que se quedaba con el 63 % del margen bruto, 224 dólares la tonelada en términos de grano, casi igual al precio recibido por el productor del grano. O sea la parte del león, del orden entonces de los 784 millones de dólares, equivalentes hoy a los 50 mil millones de pesos, que se lo llevan puestos principalmente los grupos Urquía y Pérez Companc.

Por su parte el gobierno albertista kirchnerista, parece haber arrumbado en olvido, al menos para este rubro tan sensible para los argentinos, su proclamado argumento de que las retenciones son un instrumento de política económica, para regular los precios  en el mercado interno. En pos del bienestar de todos los argentinos, y no de los grupos Urquía y Pérez Companc.-

Comentarios de Facebook

También se puede ver

CONFLICTO MINETTI: un mega-negocio inmobiliario de $4.500 millones como trasfondo

En noviembre pasado, la empresa de molienda de