Jair Messias Bolsonaro presidente de Brasil, una súper producción israelí

Jair Messias Bolsonaro presidente de Brasil, una súper producción israelí

Bolsonaro, Brasil, hospital israelita Albert Einsten, campaña electoral, Israel, Benjamín Nentanyahu, Tancredo Neves, acuchillamiento, Presidente

Tras la más que dudosa “facada” o acuchillamiento que sufrió, que primero se dijo que era intrascendente, el candidato a la presidencia de Brasil Jair Messias Bolsonaro fue internado en el hospital israelita Albert Einsten, el más importante de América Latina. Y desde allí como un protomártir mantuvo en vilo la opinión pública, haciendo subir en el último tramo de la campaña electoral su intención de voto de un 20 a un 50 %. Al salir del mismo anunció una alianza estratégica con Israel, que comenzaría con el traslado a Jerusalén de la embajada de Brasil, conforme las aspiraciones de Benjamín Netanyahu. Pero esta estrategia hospitalaria electoral estuvo a punto de jugarle una mala pasada, con la infección intrahospitalaría que padeció, tras internarse nuevamente en ese hospital después de asumir la presidencia, estando a punto de seguir los pasos del frustrado presidente Tancredo Neves. Y a su salida del hospital, tras efectuar una desafiante visita a Israel, protagonizó el bluper que bien podría titularse el fake de la facada.

Por Javier Llorens – 17/5/2019

Existe una monótona corriente de pensamiento en los grandes medios de comunicación, que atribuyó el triunfo electoral que consagró al hasta hace poco desconocido ex capitán y diputado Jair Messias Bolsonaro como presidente del Brasil, a los escándalos de corrupción que se multiplicaron en Brasil, y la crisis económica que simultáneamente se precipitó.

Sumado al accionar de las iglesias evangélicas; el franco apoyo de las fuerzas armadas a las que Bolsonaro perteneció, con sus capacidades de acción psicológica; la prisión y exclusión como candidato de su posible contricante, el ex presidente Lula Da Silva; e incluso el embrutecimiento del electorado en las democracias representivas indirectas, etc.

Sin embargo se abstuvieron de analizar otros factores que incidieron en la trama de esta historia, tal como la explotación deliberada del discurso políticamente incorrecto, para hacerse conocer rápidamente por el electorado a través de las redes sociales. Siendo este conocimiento una cuestión esencial para cualquier candidato, obtenida en este caso con un “viste lo que dijo Bolsonaro”.

Quien además portaba con el antecedente de ser un militar incorrecto, al haber liderado protestas contra los generales, por la baja paga a las tropas. Para lo cual habría incluso planificado atentados con bombas -mostrando así su determinación extremista- para llamar la atención del generalato. Habiendo sido juzgado por esto, y sobreseído por falta de pruebas, lo que derivó en el estancamiento de su carrera militar, y el pase a reserva como capitán del Ejército.

Esto lo llevo a la política, donde ejerció un cuarto de siglo como diputado de Rio de Janeiro. Periplo en el cual sostuvo a ultranza sus ideas, tildadas de derechistas. Frente a la expansión y llegada al gobierno de ideas y partidos tildados de izquierdistas. Hasta que el destino o la fortuna de Maquiavelo, lo tocó con su mano mágica, pero no carente de trucos, concretados  por los servicios de inteligencia. Que son parte de lo que se conoce como “ingeniería social”, o  “ingeniería del consentimiento”.

La alianza estratégica de Bolsonaro con Israel

A ese explosivo discurso políticamente incorrecto, se sumó luego imprevistamente el apuñalamiento o facada en portugués, que sufrió un mes antes de las elecciones, en la tarde del 6 de septiembre, por parte de un manifestante que lo agredió con un cuchillo o faca en la ciudad de Juiz de Fora, ubicada en el estado de Mina Gerais, mientras era llevado en andas por la calle. Por la que fue internado en el hospital estadual de la Santa Casa de Misericordia.

Primero se informó que ella no revestía gravedad,  pero luego se la comenzó a cargar de dramatismo. Al punto que en horas de la noche su hijo Flavio  afirmó: “es un milagro que esté vivo. Si se hubiese demorado cinco minutos más para llegar al hospital, estaría muerto”. Y agregó extrañamente, como despreocupándose de la salud del padre y vislumbrando el futuro: «Un mensaje para esos bandidos… acaban de elegir al nuevo presidente y será en la primera vuelta«

Seguidamente se anunció que la lesión había afectado el pulmón, el hígado, el intestino delgado, y habría una vena afectada. Lo cual requirió su urgente traslado al prestigioso Hospital Israelita Albert Eisntein, el más importante de América Latina,  y el primero en el mundo en recibir la aprobación de la Joint Commission International (JCI).

Así dramáticamente en el mes de cierre de la campaña, el candidato políticamente incorrecto, yació en la cama del hospital, manteniendo en vilo a la opinión pública con los altibajos en su salud, y las patéticas fotografías que trascendían del mismo. Teniendo así una excusa para no intervenir en los debates presidenciales obligatorios, que son una tradición en ese país.

Recién fue dado de alta pocos días antes de la primera vuelta electoral, en la que casi obtuvo un triunfo directo con un 46 % de los votos. Pero contando con la prescripción médica que guardara reposo y no interviniera en la campaña, ni siquiera en el último debate previo al acto electoral. Y en base la misma recomendación médica de evitar el estrés, tampoco intervino en el debate previo a la segunda vuelta electoral, en la que resulto consagrado con un 55 % de los votos

Se registró así inusitadamente el triunfo de un candidato, que no intervino en la campaña, y en la que incidió notablemente la incertidumbre sobre la salud del mismo, remarcada por los profesionales de la salud que lo cuidaron en el hospital israelita. Provocando en el electorado, frente el drama del candidato que podía derivar en tragedia y convertirse en un mártir, un notable efecto emocional, que elementalmente podría definirse compasivo – avenitivo.

Lo cual hizo que la intención de voto a su favor comenzara a trepar aceleradamente, pasando de un poco más del 20 % que registraba hasta perpetrarse el atentado el 6 de septiembre, a más de un 50 % antes de la primera vuelta electoral el 7 de octubre. Anunciándose incluso que podría no haber segunda vuelta, lo que no obstante no se concretó, quedando a solo 4 puntos de ello. Y en Argentina se habría consagrado presidente, al tener mucho más de 10 puntos de diferencia respecto el candidato del PT ubicado en segundo lugar, Fernando Haddad, que obtuvo el 29 % de los votos, con una diferencia de 17 puntos.Bolsonaro, Brasil, hospital israelita Albert Einsten, campaña electoral, Israel, Benjamín Nentanyahu, Tancredo Neves, acuchillamiento, Presidente

https://www1.folha.uol.com.br/poder/2018/09/haddad-sobe-a-22-bolsonaro-tem-28-mas-se-enfraquece-no-2o-turno-diz-datafolha.shtml

El agradecimiento a Israel

Este fenómeno de la muerte o posible muerte de un candidato, también favoreció notablemente al kirchnerismo, tras el sorpresivo deceso de su líder Néstor Kirchner en el 2010. Impulsando que al año siguiente a su viuda Cristina Fernández, llegara nuevamente a la presidencia con una avalancha de un 54 % de los votos en la primera vuelta, casi similar al obtenida por Bolsonaro en la segunda vuelta, tras haber sufrido su partido una dura derrota electoral en el 2009. En tal sentido se podría decir que el rol de víctima puede adquirir una enorme potencia, tal como es el caso notable de Israel.

Esta fructífera internación en el hospital israelita, evidentemente dejó al candidato electo sumamente agradecido. Ya que tras ganar en la segunda vuelta, en pago de los favores recibidos y en directa contradicción con la tradición diplomática brasileña respecto el conflicto de Medio Oriente, anunció que Brasil iba a trasladar su embajada en Israel desde Tel Aviv a Jerusalén. Imitando así a solo dos países que se habían animado a hacerlo, EEUU y Guatemala.

No obstante que Brasil tiene una extensa colectividad árabe, y un nutrido intercambio comercial con estos países, que supera largamente al que tiene con Israel. Y que la ONU dispuso en la oportunidad de la partición de Palestina, que Jerusalén  es un «cuerpo separado», con un estatuto jurídico y político especial, administrado por las Naciones Unidas. Calificando así a Israel tras la Guerra de los Seis Días en que la conquistó, como una fuerza de ocupación de ella.

Esa decisión de Bolsonaro, lógicamente fue recibida en forma exultante por el premier israelí Benjamín Netanyahu. Quien con una ostentosa comitiva de seguridad, viajó a Brasil cuando Bolsonaro asumió a la presidencia. Oportunidad en la que ambos hablaron de “fundar una alianza estratégica” entre Israel y Brasil, afín a la que Bolsonaro propone también llevar adelante con EEUU. A la par que acusaba a la República de China de querer “comprar a Brasil”.

Bolsonaro, Brasil, hospital israelita Albert Einsten, campaña electoral, Israel, Benjamín Nentanyahu, Tancredo Neves, acuchillamiento, Presidente
Jair Bolsonaro y el premier israelí Benjamín Netanyahu, en una sinagoga de Río de Janeiro
el 28 de diciembre de 2018, días antes de la asunción presidencial de Bolsonaro

El filosemitismo de Bolsonaro

En el año 2016 Bolsonaro ya había tenido un notorio acercamiento con Israel, con el viaje que concretó a ese país para bautizarse en el mítico Rio Jordán, acorde con la fe pentecostal evangélica de las Asambleas de Dios que profesa. Y como consecuencia de ese viaje, en la finalización del video con que Bolsonaro lo promocionó, aparece premonitoriamente la siguiente fusión del círculo de la bandera de Brasil con la estrella de David de Israel. En la que sugestivamente como una impronta del gobierno de Bolsonaro, ha permanecido la palabra “ORDEM” pero ha desaparecido la de “PROGRESSO”.Bolsonaro, Brasil, hospital israelita Albert Einsten, campaña electoral, Israel, Benjamín Nentanyahu, Tancredo Neves, acuchillamiento, Presidente

https://www.facebook.com/jairmessias.bolsonaro/videos/627615010720822/

Las Asambleas de Dios, con su milenarismo cristiano, sostienen que transcurrido ese lapso de tiempo volverá el mesías Jesús, para gobernar la “Ciudad de Dios”. Lo cual tiene una profunda afinidad con el milenarismo judío, que sostiene una visión parecida. Convergencia que ha sido deliberadamente cultivada desde Israel, para enfrentar con la fusión de la religión judeo cristiana la férrea cultura y religión islámica que profesan sus enemigos en Medio Oriente, que rodean a Israel por todos lados.

A esta altura y conforme esas peripecias y antecedentes, el raudo ascenso hacia el poder por parte de Bolsonaro, en lo que se considera la sexta economía del mundo, hacer recordar la frase de Maquiavelo respecto  la “fortuna” del Príncipe, que se manifiesta con todo su poder allí donde no hay virtud preparada para resistirle, y dirige sus ímpetus allí donde sabe que no se han hecho diques.”

Lo cual deja la inquietud en una mente crítica, de hasta donde la “fortuna” de Bolsonaro, fue espontánea o provocada. Ya que el autor de la facada que paradojalmente le brindo esa fortuna, Adelio Bispo de Oliveria, aludió a confusos móviles para ello, que van desde el antisemitismo de Bolsonaro, que no es tal, hasta la masonería.

Dejando a la par falsos rastros hacia el PT de Lula, el partido contrincante de su víctima. Afirmando además que escuchó voces que le ordenaron ejecutarlo. Sin explicar empero como sabía exactamente dónde estaba reunido Bolsonaro con una representación de empresarios, a cuya salida fue llevado en andas por sus partidarios. Razón por lo que finalmente después de las elecciones, fue declarado deficiente mental e inimputable legalmente.

https://www.clarin.com/mundo/brasil-atacante-jair-bolsonaro-descubierto_0_OMFlBwvGX.html

Y si Bispo de Oliveria fue realmente un atentador espontáneo y solitario, ante la notable afinidad existente anteriormente y posteriormente de Bolsonaro con Israel, queda el interrogante si el percance no fue posteriormente deliberadamente explotado, con la complicidad de la institución médica judía. Para mantener en vilo a la opinión pública, con vistas a que desempeñando el papel de un seudo mártir cívico luchando por su vida en un hospital, el candidato se consolidara ante el electorado.

Además de la conmoción política que suscitó, la “facada” despertó en Brasil numerosas sospechas, críticas, y cuestionamientos. Tales como la total impericia o traición de los robustos custodios que lo rodeaban, que permitieron un atentado tan elemental. El no contar casualmente en esa ocasión, con el chaleco antibalas que acostumbraba usar. La ausencia de sangre en el cuchillo o faca que se secuestró, y en la herida en el pecho de Bolsonaro que se habría infligido con ella. Las fotos que circularon con médicos operándolo sin guantes. La forma en que la Policía Federal llevó a cabo la investigación, habiendo sido uno de sus integrantes el encargado de seguridad del candidato, que casualmente estuvo ausente el día de la facada, etc, etc. Existiendo en portugués numerosos videos y notas en tal sentido.

Bolsonaro, Brasil, hospital israelita Albert Einsten, campaña electoral, Israel, Benjamín Nentanyahu, Tancredo Neves, acuchillamiento, Presidente
.
https://www.plantaobrasil.net/news.asp?nID=101750

La ingeniería social o del consentimiento

La ciencia política entiende la “ingeniería social” como todo programa dedicado a influir en las actitudes, relaciones y acciones de la sociedad, de manera que ésta adopte la visión que en cuestión se quiere implantar. El pionero de esa disciplina fue el judío alemán Edward Bernays, un sobrino de Sigmund Frei que se radicó en EEUU, y tempranamente a principios del siglo XX fue el creador de los conceptos de “propaganda” y “relaciones públicas”.

Bernays sostenía, denigrando implícitamente el concepto de democracia, que la población es indisciplinada o carece de principios morales o capacidad intelectual. Y por ello es vulnerable a influencias inconscientes, y a desear cosas que no necesita. Lo que se logra a través de ligar esas ideas y productos que están siendo promovidos, a deseos subconscientes. Afirmando al respecto conceptos que tienen directa relación con los candidatos a gobernantes:

La manipulación deliberada e inteligente de los hábitos estructurados y de las opiniones  de las masas, es un elemento importantes en las sociedades democráticas. Aquellos que manipulan este oculto mecanismo de la sociedad, constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder dirigente de nuestro país. Somos gobernados, nuestras mentes están amoldadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas, en gran medida por hombres de los que nunca hemos oído hablar.”

El escenario para llevar a cabo estas manipulaciones, requieren muchas veces de sucesos conmocionántes, que cambien súbitamente las perspectivas y el imaginario de la sociedad. Los que como una “bisagra histórica”, la hagan pasible de aceptar lo que hasta ese momento parecía inverosímil o altamente improbable. Como el hecho de que un candidato tildado de ultraderechista sucediera al gobierno de izquierda del PT brasileño, tras estar haber estado este partido dieciséis años en el poder.

Indudablemente que el fenómeno de la corrupción del Lava Jato – Odebrecht y la crisis económica, impactó duramente en el electorado brasileño. Pero en ese marco de alta incertidumbre, el hecho que afianzó definitivamente al candidato inverosímil, fue su presunto martirio,  luchando por su vida en un hospital israelí, precisamente cuando la campaña electoral entró en su climax. Lo cual paradojalmente llevó al triunfo electoral, al candidato que había abandonado enteramente la campaña electoral, para restaurar su dañada salud.

Seguidamente se detallan algunos ejemplos de la ocurrencia de esas “bisagras históricas”, que cambiaron el curso normal de los acontecimientos. Que no apestan apestan a operaciones de inteligencia, y tienen la constante de  haber beneficiado no solo a EEUU, sino también a Israel, tal como resulta patente en el caso de Bolsonaro. Sin que esta observación represente en manera alguna una actitud antisemita.

El artificio de las “bisagras históricas” en Argentina

En el año 1989 de elecciones presidenciales, el gobierno de Alfonsín estaba bloqueado por los acreedores externos, con el impulso y complacencia del entonces diputado Domingo Cavallo, que en el gobierno que lo sucedió apareció como su súper ministro. Y desde el comienzo de ese año Alfonsín enfrentó lo que bien puede definirse una tormenta perfecta. Que comenzó con el trágico ataque guerrillero al cuartel de La Tablada, que derrumbó la política de Derechos Humanos de Alfonsín, y abrió el paso a los indultos que poco después dictó el nuevo presidente Carlos Menem a favor de jefes militares y guerrilleros.

Ver Lanata, financiado en los 80 por Gorriarán Merlo-MTP, ahora califica de “terroristas” a la RAM

Luego la siguió la crisis energética, con los cortes rotativos del servicio eléctrico que apabullaron a la ciudadanía. La que fue posibilitada por el ministro de Servicios y Obras Públicas Rodolfo Terragno, importado entonces desde Londres que hoy revista en Cambiemos. Quien pese a los pronósticos de baja hidraulicidad en los diques para la generación de energía hidráulica, inexplicablemente discontinuo el mantenimiento del parque térmico. Predisponiendo así que una ciudadanía caracterizada de estatista, aceptara las irracionales privatizaciones que vinieron después con el Plan Brady. Que cambió deuda externa por empresas públicas, la que con la crisis energética quedaron sindicadas de ineficientes.

A eso se sumó la liberación del dólar, y la irresponsable emisión de pesos que a la par dispuso el ministro de Economía Jesús Rodríguez, que actualmente también revista en Cambiemos. Quién después esa gestión, como si hubiese acumulado una reserva patrimonial importante y con las becas recibidas, olvidó enteramente la política y se dedicó a estudiar y enseñar en los lugares más selectos del mundo, llegando a compartir aulas con el actual rey de España Felipe VI.

Lo cual disparó entonces una enorme hiperinflación, a la par que los grandes medios anunciaban en sus tapas, que el 40 % del circulante monetario sería falso. Dando así un último golpe para que en la elección se impusiera el candidato hasta poco antes imposible, Carlos Menem. Quien asistido por el súper ministro Cavallo, llevó adelantes políticas frontalmente contrarias a lo que en la campaña electoral había prometido.

Comenzando con la firma de los Acuerdos de Madrid y el “paraguas de soberanía” con el Reino Unido, que tras la Guerra de Malvinas de 1982 opera a favor de quién tiene el dominio de esas islas. En reemplazo del intento alfonsinista de internacionalizar el conflicto, otorgando permisos de pesca a países que estaban entonces dentro del bloque soviético.

En el año electoral del 2015, nuevamente Argentina estaba bloqueada por acreedores externos aún más agresivos, los fondos buitres. Lo que llevó al gobierno kirchnerista a sellar una “alianza estratégica” con la República Popular de China para tratar de hacerle frente. Y nuevamente en el comienzo del año, como una repetición de la conmoción del suceso de La Tablada de 1989, sucedió la espectacular denuncia del fiscal Alberto Nisman contra el anterior gobierno por la firma del Memorandum con Irán,

Y como remate, a continuación se produjo la conmocionánte muerte violenta de Nisman, que a todas luces se trató de un suicidio inducido. Al haberle aportado el súper agente de la SI Jaime Stiusso elementos ´determinantes para su denuncia, que este mismo se encargó de descalificar.

Ver La prueba concluyente de que Nisman se suicidó con ambas manos, y la explicación de la ausencia de pólvora en ellas

Pero no obstante la gran prensa instaló la tesis que se trataba de un magnicidio, que indignó a la sociedad, y fue decisiva para la derrota electoral del kirchnerismo que acaeció pocos meses después. Y como si se tratara de un profeta, el mismo candidato a presidente que triunfo en la elección, Mauricio Macri, salió a decir textualmente inmediatamente de producido, que ese supuesto magnicidio iba a ser una «bisagra histórica» en la historia de Argentina.

Ver El suicidio de Nisman predispuesto por Stiuso y sus móviles locales e internacionales

A la par sobre el candidato a gobernador en la crucial provincia de Buenos Aires, Anibal Fernández, comenzó a caer una avalancha mediática de acusaciones de toda índole, que iban desde el narcotráfico hasta responsabilizarlo por el Triple Crimen. Las que tras la derrota del kirchnerismo en esa provincia, perdieron todo sustento, pero resultaron decisivas para llevar a la presidencia a Mauricio Macri.

Quién para la campaña electoral había contado ostensiblemente con una notable cantidad de recursos monetarios y de toda índole. Y lo primero que hizo tras arribar al gobierno fue concretar a un oneroso arreglo con los fondos buitres, conforme enteramente las pretensiones de ellos. Y proclamar una “alianza estratégica” con EEUU, en detrimento de la existente con la República de China. Iniciando a la par un feroz ciclo de reendeudamiento externo, con los mercados de deuda de Nueva York y Londres.

El artificio de las “bisagras históricas” en EEUU

En el año 2008 se precipitó la crisis financiera provocada por la burbuja de las hipotecas sub prime. Las que para vender costosas propiedades a gente carente de recursos para poder sufragarlas, eran paquetizadas y securitizadas con seguros de default brindados por la compañía estadounidense AIG. Y cuando ese castillo de naipes levantado con la codicia financiera exacerbada se derrumbó, las mega instituciones bancarias de EEUU se encontraban repletas de esos activos tóxicos en default.

Cuyas siderales pérdidas debía ir atendiendo AIG, pero le resultaba imposible por la magnitud de ellas. Por ello a fines del 2008 sobre el final de su mandato y en contra sus principios, porque sostenía que no se debía premiar el moral hazard (riesgo moral) el presidente republicano George W. Bush estatizó la AIG, para que pudiera seguir existiendo y solventando las pérdidas de las mega instituciones bancarias privadas.

Pero ya antes los poderosísimos intereses financieros que mandan en EEUU, habían preparado la solución definitiva, con la “bisagra histórica” que significó el raudo ascenso hacia la presidencia por primera vez en su historia, de un negro, Barack Obama. Perteneciente al Partido Demócrata  que tiene una larga tradición en EEUU respecto la intervención del Estado en la economía. Sobre todo cuando las papas queman para los altos intereses privados.

Así Obama llegó a la presidencia, como la gran “esperanza negra” por parte de una opinión publica cansada de las desmesuradas andanzas guerreras del wasp (White, Anglo-Saxon and Protestant –  blanco, anglosajón y protestante) Bush. Acompañado en la vicepresidencia por Joseph Biden, el primero de la religión católica que llagaba a ese puesto. Y lo primero que hizo fue poner a cargo del Departamento del Tesoro al banquero Timothy Geithner, uno de los responsables de la burbuja especulativa que había arrasado con la economía de EEUU y el mundo.

Quien integró su equipo con otros mega banqueros que estaban inmersas en ella y sus tremendas perdidas. En consecuencia  la solución que aportó la “gran esperanza negra” a los megabanqueros wasp en crisis, a cambio de recortarle algo sus márgenes para la especulación, fue que el Tesoro garantizara el 85 % del precio de los activos tóxicos, si estos se intercambiaban de un mega banco a otro. Comprometiendo así al Estado con este salvataje integral a los bancos, y otras medidas monetarias necesarias para salir de la crisis, por un monto que la agencia Bloomberg estimó en 13 billones de dólares, casi equivalente a un PBI anual de EEUU.

Por otro lado el ánimo guerrero de la “gran esperanza negra” no menguó gran cosa. Ya que disfrazó las acciones unilaterales de Bush, con la bandera de multilaterales, asociando a otros países en esas aventuras. De esta manera la emprendió contra Libia y Siria, sembrando el caos en estos países, igual que Bus lo había hecho en Afganistán e Irak. Y a la par incrementó sustancialmente los “asesinatos selectivos” concretados mediante drones, no obstante haber recibido irónicamente el premio Nobel de la Paz al iniciar su mandato.

Pero al asumir se segundo mandato, Obama puso a John Kerry a cargo del Departamento de Estado, en reemplazo de la belicosa Hillary Clinton, que había sido su contrincante en la interna partidaria. Quien emprendió una política exterior si se quiere más liberal y progresista, con el restablecimiento de relaciones con Cuba y en relación con Latinoamérica. Y respecto la guerra civil Siria, al combatir el terrorismo islámico del ISIS, cuya expansión habían favorecido Clinton e Israel. Y con el acuerdo P5+1 que lograron los integrantes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania con Irán, para limitar su programa nuclear.

El cual contrario profundamente al gobierno de Israel, que pretende no la limitación, sino la extinción de dicho programa. Al punto que su premier Benjamín Netanyahu viajó a EEUU a principios del 2015, para exponer ante el Congreso su furibunda oposición respecto ese acuerdo. Salteando olímpicamente al presidente Obama, como si este ni existiera, hecho que no había sucedido nunca antes en la historia de esa potencia.

Esa inusitada visita sucedió pocas semanas después de la estruendosa denuncia del fiscal Nisman en contra del memorándum firmado por Argentina con Irán, seguida de su muerte. La que conllevaba la intención de compeler al gobierno argentino a que denunciara a Irán ante el Consejo de Seguridad, conforme el planteó que simultáneamente hizo Nisman ante el Poder Ejecutivo de entonces, para tratar de obstaculizar el acuerdo del P5+1.

Ver Denuncia de Nisman: el verdadero motivo a favor de Israel que contradice a Bonadío y sus vueltas de tuerca

El notable enfriamiento en las relaciones “especiales” estadounidense israelí que provocaron esos sucesos, explicaría también la “bisagra histórica” que apareció a continuación. Con la llegada a la presidencia de EEUU del republicano Donald Trump, no obstante ser un outsider parecido a Bolsonaro.

A la que los grandes medios norteamericanos señalan que fue una magistral operación de inteligencia de la Rusia de Vladimir Putin. No obstante que el clásico interrogante “cui bono”, a quien benefició ese sustancial cambio de gobierno, no es otro que a Israel. Dado que Trump asistido por su yerno Jared Kushner, un judío ortodoxo amigo nada menos que de Netanyahu, dieron vuelta 180 grados la política hacia Medio Oriente llevada adelante previamente por Obama.

Los viejos y nuevos aliados de Israel

Lo concreto es que Trump igual que Bolsonaro, contrariando la tradicional política exterior norteamericana, no solo traslado la embajada norteamericana de Tel Aviv a Jerusalen; sino que además consintió con la ocupación israelí de Cisjordania;y se puso abiertamente de lado de Israel en su interminable conflicto con los palestinos, como nunca antes lo había hecho EEUU. A la par de que su yerno de origen judío Kushner promete darle una solución al mismo, cuyos lineamientos no da a conocer, pero anticipa que conforme las aspiraciones de los fundamentalistas israelíes, no se basará en la existencia de un estado palestino.

Y como broche de oro de esta nueva y recargada alianza entre EEUU e Israel, Trump anuló unilateralmente el acuerdo P5+1 firmado por Obama. Y además implantó durísimas sanciones contra este país, llegando actualmente incluso a la amenaza de bloqueo físico, con el desplazamiento de una escuadra naval al Golfo Pérsico. Con la finalidad de imponerle a Irán un nuevo acuerdo, que acorde enteramente con las aspiraciones de Israel, limiten también el desarrollo misilistico iraní, y lo obligue a cesar su injerencia en Siria y Yemen.

Y como si eso no fuera suficiente, en una reciente visita a EEUU de Netanyahu, como parte de su campaña para su reelección como premier, Trump lo obsequió con el magnífico regalo de reconocer nada menos que la soberanía de Israel sobre los Altos de Golán. El territorio sirio capturado por Israel en la guerra de los Seis Días, que tiene una importancia vital en esa árida región, al ser el origen de los acuíferos que la abastecen, y donde se origina el mítico Río Jordan al que Jair Messias Bolsonaro fue a bautizarse. Lo cual llevó a Netanyahu a decirle a Trump: “este es un día verdaderamente histórico, Israel nunca ha tenido un mejor amigo que usted”.

Bolsonaro, Brasil, hospital israelita Albert Einsten, campaña electoral, Israel, Benjamín Nentanyahu, Tancredo Neves, acuchillamiento, Presidente
Donald Trump y Benjamín Netanyahu

Dejando de lado los notables parecidos con Bolsonaro, la “bisagra histórica” que operó a favor de Trump, fue posibilitada por el hackeo y difusión a través de DCleaks.com, de los mails del partido demócrata y de su candidata Hillary Clinton, filtración que es atribuida a la inteligencia rusa. No obstante que quien se ha distinguido por sus programas de infiltración y espionaje es la industria informática israelí, como lo pone de manifiesto el programa Pegasus desarrollado por la empresa israelí NSO Group. 

Los mails revelaban entre otras cosas, los entendimientos y el financiamiento de esta candidata por parte de la corona saudí, y los cuestionamientos que por lo bajo hacía hacia Israel. A quién además oportunamente, un informe del Congreso la cuestionó por la impericia con que manejo, y las falsedades que expresó,  respecto al ataque contra el consulado y la estación de la CIA en la ciudad de Benghazi, en Libia. A la que además a lo largo de su campaña, Trump le atribuía haber organizado el ISIS en Siria, en connivencia de Arabia Saudí y otras petromonarquías, para neutralizar la influencia iraní. Sin mencionar que esto también iba a favor de la geopolítica israelí.

Israel desde siempre ha manifestado una notable adhesión con los gobiernos autoritarios, como lo pone en evidencia la muy estrecha relación que tuvo con el régimen del apartheid de Sudáfrica, mientras este soportaba el aislamiento y las sanciones internacionales por ese motivo.  Habiendo incluso sido condenado por esa colaboración por la Asamblea de las Naciones Unidas.

‘The Unspoken Alliance: Israel’s Secret Relationship with Apartheid South Africa’

Y algo parecido sucedió con la sangrienta última dictadura militar argentina, llegando a afirmar el prestigioso psicólogo judío profesor de la Universidad de Haifa, y analista crítico de la política exterior israelí Benjamin Beit-Hallahmi en su libro La conexión israelí: a quién Israel arma y por qué”: “en lo que respecta a Israel, Argentina fue un lugar mucho mejor entre 1976 y 1983, los buenos viejos tiempos de la luna de miel israelí-argentina.”

Actualmente su premier Benjamín Netanyahu despliega una política parecida. Recientemente añadió como “gran amigo de Israel” al vice primer ministro, titular de Interior y hombre fuerte del gobierno italiano acusado de neofacista, Matteo Salvini. Quien en su reciente visita a Israel condenó el terrorismo islámico y dijo que Israel es el “baluarte de la democracia en la región de Oriente Próximo”, y “bastión de seguridad para los valores occidentales”. Criticando a la Unión Europea por ser excesivamente crítica con Israel.

https://elpais.com/internacional/2018/12/12/actualidad/1544575469_485740.html

Previamente el año pasado Netanyahu había recibido del jefe del Ejecutivo de Hungría, Viktor Orbán; al canciller austriaco, Sebastian Kurz, que gobierna en coalición con la extrema derecha; y al ultraconservador presidente checo, Milos Zeman. Con la aproximación a estos y otros países periféricos de la Unión Europea, Netanyahu trata de abrir una cuña en la unanimidad de esta respecto el conflicto de Medio Oriente y el problema palestino.

Netanyahu afianza su alianza con el nacionalismo europeo en la primera visita de Orbán a Israel

Además Netanyahu está estrechando lazos con otros nacionalismos populistas no europeos, al haber recibido en septiembre pasado la visita del cuestionado presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, de un perfil semejante al de Bolsonaro. Lo cual también explica el evidente interés puesto para que este llegue a la presidencia de Brasil.

La estrategia hospitalaria a punto de jugar una mala pasada

Bolsonaro asumió la presidencia de Brasil el 1 de enero de este año. Y como un gesto claro de pertenencia, su primer viaje al exterior lo hizo a Suiza, para concurrir al Foro Económico Global, o cumbre de los mega ricos en Davos. Pero antes de finalizar ese mes se tuvo que volver a internar en el Hospital Albert Einsten, para retirar la bolsa de colostomía o ano contra natura que se le había practicado durante su anterior internación para supuestamente curar las múltiples heridas que había recibido.

Las que sin explicación clara por parte de sus médicos, habría afectado también el intestino grueso. No obstante la exitosa estrategia hospitalaria llevada a cabo en el hospital israelí, que lo llevó al triunfo, estuvo a un tris de jugarle una mala pasada. Como consecuencia de la infección intrahospitalaria (neumonía) que pescó en esta nueva internación.

A la par que su vicepresidente el general retirado Hamilton Mourão, se probaba las ropas que el posible difunto pudiera dejar. Estando a punto de repetir la tragedia del presidente electo de Brasil en oportunidad del retorno a la democracia en 1985, Tancredo Neves, que en la vísperas de asumir el mando fue operado por la existencia de un tumor intestinal. Pero la intervención quirúrgica que se le hizo fue desastrosa, ya que al no haberse practicado la asepsia requerida en las operaciones en esa  compleja, fue atacado por una infección hospitalaria que en pocas semanas lo llevó a la muerte.

La investigación del Consejo Médico de Brasilia al respecto, determinó que el presidente electo falleció a causa de la incapacidad del grupo de médicos que lo atendieron, y sometieron a siete intervenciones quirúrgicas en el espacio de 40 días. No obstante no fueron condenados por esa evidente mala praxis, al perderse los datos que tenía un computador respecto sus actuaciones, y solamente fueron suspendidos por un tiempo en el ejercicio de la profesión.

Mientras tanto en el caso de Bolsonaro, su vicepresidente Mourão se presentaba como la contracara de su agresiva retórica. Ofreciendo entrevistas a los medios atacados por el flamante presidente, y mostrándose solidario con el ex presidente Lula da Silva, que al estar detenido no había podido concurrir al funeral de su hermano.

Cuestionando además la posición refractaria de Bolsonaro respecto la República Popular China, el aborto, y los homosexuales. Y las posturas del canciller Ernesto Araújo en contra de la globalización; a favor del alineamiento con Estados Unidos e Israel; el seguidismo a las políticas de Donald Trump; el menosprecio a la agenda climática; la instalación de una base norteamericana en Brasil; la política agresiva contra Venezuela; el traslado de la embajada brasileña de Tel Aviv a Jerusalén, etc.

Procurando así claramente Mourão, diferenciarse de Bolsonaro, pese haber usado durante la campaña electoral su misma retorica provocadora. En un intento manifiesto del vicepresidente de construir su propio espacio de poder, conforme su promesa una vez que resultó electo, de que no sería un vicepresidente decorativo.

Finalmente a mediados de febrero, 18 días después de haber sido internado, Bolsonaro logró superar la infección intrahospitalaria, y fue dado de alta en el hospital israelita Albert Einstein. Retomando la conducción de Brasil que venía casi acéfala, al no haber delegado el mando en Mourau, por la desconfianza que le despertó el accionar de este. Poniendo así a esa relación en una situación que puede tener cualquier desenlace.

En marzo, Bolsonaro concretó su segundo viaje oficial al exterior, para entrevistarse con el presidente Trump en Washington. Oportunidad en la que escribió en su cuenta de Twitter: “Por primera vez en mucho tiempo, un Presidente brasileño que no es antiestadunidense llega a Washington. Es el comienzo de una alianza por la libertad y la prosperidad, como los brasileños siempre desearon”.

A la vuelta, pocos días después, haciendo otro claro gesto de pertenencia, viajo a Chile, para entrevistarse con el presidente Sebastían Piñera. Y a fines de marzo embarcó hacia Israel. Oportunidad en la que para compensar no haber cumplido con la promesa de trasladar la embajada a Israel, por la oposición interna encontradas dentro de su mismo gobierno y la queja de la colectividad árabe, se sacó una desafiante fotografía apoyándose en el Muro de los Lamentos, en compañía de Netanyahu.Bolsonaro, Brasil, hospital israelita Albert Einsten, campaña electoral, Israel, Benjamín Nentanyahu, Tancredo Neves, acuchillamiento, Presidente

Un gesto que los mandatarios del mundo evitan habitualmente hacer junto a dirigentes políticos, y solo lo hacen con dirigentes religiosos. Y en una actitud devota, y no desafiante como concretaron Bolsonaro y Netanyahu, atento el estatus especial que tiene esa legendaria ciudad. Lo cual fue agradecido efusivamente por Netanyahu diciéndole: «Usted vino acá para traer las relaciones bilaterales a nuevos récords».

El fake de la facada

Ante las reiteradas dudas que despertaba la existencia de la facada o puñalada, que virtualmente lo llevó al triunfo electoral, en una entrevista reciente concedida al canal SBT, el segundo en importancia en Brasil, Bolsonaro abrió ante las cámaras la camisa que vestía dejando ver su abdomen desnudo, y conforme lo relata Clarín: “mostró la cicatriz de la puñalada que recibió durante la campaña electoral de 2018, para desmentir las especulaciones sobre un supuesto montaje.”

«Algunos dicen que fue fake» la cuchillada, comentó Bolsonaro al levantarse el saco gris y la camisa blanca para exhibir las marcas de las intervenciones quirúrgicas ante las cámaras del canal SBT, al que concedió una entrevista exhibida en la noche del jueves. Con ese gesto puso fin a los comentarios de sus adversarios políticos sobre un ataque simulado del que habría sacado provecho en la disputa por la presidencia.”

Bolsonaro, Brasil, hospital israelita Albert Einsten, campaña electoral, Israel, Benjamín Nentanyahu, Tancredo Neves, acuchillamiento, Presidente
https://www.clarin.com/mundo/brasil-jair-bolsonaro-mostro-publico-cicatriz-punalada_0_vckHnkaFN.html

No obstante un repaso de las imágenes tomadas en oportunidad de recibir la supuesta facada causan perplejidad. Dado que la herida supuestamente recibida y la cicatriz que esta supuestamente debió haber dejado, está lejos del lugar señalado por Bolsonaro, al estar ubicada no en el abdomen, sino en la parte baja del pecho.

Tal como se puede apreciar en las siguientes imágenes, tomadas en esa ocasión. Donde sucesivamente se puede apreciar la puñalada en el momento de recibirla. El gesto de dolor que seguidamente expresó Bolsonaro, tapando con las manos el lugar donde supuestamente recibió la herida. Y finalmente el vendaje provisorio que recibió, el que inadecuadamente abarca también su brazo derecho. Sin que se advierta derramamiento de sangre alguna en esas fotografías.Bolsonaro, Brasil, hospital israelita Albert Einsten, campaña electoral, Israel, Benjamín Nentanyahu, Tancredo Neves, acuchillamiento, Presidente

Además si Clarín hubiese consultado a alguien con algunos conocimientos de medicina, le habría dicho que esa cicatriz no correspondería a una supuesta puñalada, sino a una colostomía transversa, ejecutada para desactivar la porción izquierda del colón. Existiendo a la par versiones que decían que Bolsonaro en realidad tenía un tumor en el colon, y esa habría sido la razón de la colostomía.

Bolsonaro, Brasil, hospital israelita Albert Einsten, campaña electoral, Israel, Benjamín Nentanyahu, Tancredo Neves, acuchillamiento, PresidenteCabiendo entonces la pregunta porque Bolsonaro engaño torpemente a la audiencia, mostrando una cicatriz que sería consecuencia de una intervención quirúrgica, y no de la puñalada supuestamente infligida. Que diciéndolo en criollo, le permitió ganar las cruciales elecciones en Brasil, tirado en la catrera, sin hacer campaña política.

En esa ocasión según Clarín, el presidente Bolsonaro fue el invitado de honor de un culto evangélico en la ciudad de Camboriú, en el estado de Santa Catarina, donde volvió a hablar de la supuesta facada y su recuperación. «Pasé por un día difícil de mi vida, fui salvado por un milagro, les agradezco por sus oraciones», afirmó ante unos cinco mil pastores, fieles y diputados de la poderosa bancada evangélica.

De paso Clarín en su nota, no desaprovecho la oportunidad de mencionar la preocupación de Bolsonaro, por la posible vuelta a la presidencia de Argentina, de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. La cual según dicho medio, lo afligía más que la situación en Venezuela.

Finalmente Bolsonaro aseguró que el triunfo en los comicios fue en cumplimiento de un mandato divino. «Alcanzamos el objetivo como una misión de Dios la cual cumpliremos”. Llamándose Messias, y tras su espectacular estadía en el hospital israelita Albert Einsten, que le llevó al triunfo sin desgastarse en campaña electoral alguna, solo presentándose como víctima, podría también haber dicho que la misión es de Jehová.

Aunque la realidad parece ser mucho más prosaica, dado que quien habría intervenido en  realidad es el “Deus ex machina”. El “dios de la máquina” del espectáculo teatral, o el “artilugio”, palabra que etimológicamente quería decir “llanto fingido”, que en el caso de Bolsonaro podría ser “facada fingida”. Operado por tramoyistas en la sombras de la sociedad, que trasformando el escenario de la realidad, engañan y manipulan a las grandes audiencias, con la finalidad de concretar “bisagras en la historia”. Y seguramente el Deus ex machina israelí norteamericano, algo tendrá preparado para Argentina en este año electoral de 2019.-

Comentarios de Facebook

También se puede ver

Acuerdo UE – Mercorsur: un tratado colonial posmoderno con fines electoralistas

Los grandes medios de Argentina al cubrir el