Pese las tapas de Clarín, la economía tiene niveles iguales a los del 2006 al 2011, y el empleo que se crea es basura

Pese las tapas de Clarín, la economía tiene niveles iguales a los del 2006 al 2011, y el empleo que se crea es basura

PBI, INDEC y CLARIN, Macri, Empleo, Pobreza, actividad económica

El nivel de la actividad industrial actual es igual al del año 2006, el del PBI al del año 2008, el de la actividad económica al del año 2010, y el de la construcción al del año 2011, si se los calcula per cápita, conforme  la población de cada año, como corresponde en un análisis serio. Esto contradice frontalmente las optimistas versiones que dan el Gobierno, INDEC, y CLARIN en sus tapas y notas, poniendo en evidencia la debacle que sufre la economía argentina desde hace siete años. Que el INDEC trata de disimular, al no brindar los datos finales de algunos de esos indicadores, sino su crecimiento porcentual respecto períodos anteriores, y solo a partir de 2016, impidiendo apreciar así su estancamiento o evolución negativa. Razón por la que el empleo que se crea es solo basura.

Por Redacción – 4/3/2017

En la edición escrita del diario Clarín de 1 de febrero, en la que publicó una nota referida a Donald Trump con título “Las exageraciones, mentiras y medias verdades del presidente”, anunciaba en su tapa que Hugo Moyano estaba solo en su pelea contra el Gobierno. Y a la par en destacado recuadro aseguraba: “La construcción llegó al máximo histórico y la industria creció fuerte en el 2017”.

En su interior no obstante el tratamiento de esos temas era más cauto, en notas cuyos títulos decían: “Tras la caída de 2016, la construcción y la industria volvieron a crecer el año pasado”, y “La industria alcanzará recién este año el nivel de actividad de 2015”.

Luego el 1 de marzo, como acompañando el discurso ante el Congreso del presidente Mauricio Macri, “de otro país” según críticas de la oposición, Clarín insistió con su optimismo oficialista a ultranza, expresando en la tapa de su edición escrita: “Mejora el empleo” – El salario real subió 3 % en 2017, y el sector privado generó más trabajo que el Estado”.PBI, INDEC y CLARIN, Macri, Empleo, Pobreza, actividad económica

En su interior, en una nota a página completa, basada en un flamante informe emitido por el ministerio de Trabajo, y adornada con la imagen de su titular Jorge Triaca, Clarín se explayaba sobre el tema, bajo el título: “Creció 3 % el salario real y el sector privado generó más empleo que el Estado”. Inspirando así Triaca y Clarín al presidente Macri, a decir ese día en su discurso ante el Congreso: “Ya sobrepasamos la cantidad de trabajos de 2015 y los salarios le ganaron a la inflación”.

Respecto esto último Chequeado.com, tratando no obstante de ser encomioso con el discurso presidencial, se vio obligado a reconocer que no era cierto. Citando para ello fuentes insospechables de ser antioficialistas, como que es el caso de la Fundación Mediterránea, que sostiene que la merma del salario real desde el 2015, sería una cifra similar a la que el presidente presenta como suba, mientras que otras versiones las hacen aún más negativas.

http://chequeado.com/chequeoenvivo/los-salarios-le-ganaron-a-la-inflacion-en-relacion-a-2015/

Respecto la creación de empleo, la nota de Clarín reproduce los datos del informe de Triaca “Reporte del trabajo registrado”. Emitido a las apuradas, como para avalar el discurso presidencial, con los datos hasta noviembre del año pasado. Pero expresando solo los porcientos que habrían crecido o disminuido determinados sectores de la actividad, retaceando trasmitir una idea global.

En cuya introducción se afirma: “En noviembre de 2017 hay 253 mil trabajadores registrados más que en noviembre de 2016 y 294 mil más que en noviembre de 2015”. Pero lamentablemente estos números, como se puede apreciar en el siguiente gráfico confeccionado en base a dicho reporte, muestran la penosa realidad de que solo se está creando empleo basura.PBI, INDEC y CLARIN, Macri, Empleo, Pobreza, actividad económica

El gráfico revela que dos tercios, el 66 % de los empleos netos creados, corresponde a Monotributistas, de los cuales buena parte los contrata el mismo Estado; Monotributistas sociales; obreros de la Construcción; y empleadas domésticas. Porciento que trepa al 80 % si se agrega el empleo público. Siendo estos los cinco sectores que encabezan el ranking.

En el otro extremo del gráfico, con cantidades negativas,  aparecen los sectores relacionados con la actividad productiva, todos los cuales registran destrucción de empleo, alcanzando esto a 36 mil personas. Mientras que en el sector medio del gráfico, aparecen las actividades de servicios,  que son las que aportan el 20 % del empleo neto generado en el 2017, que benefició a 58 mil personas.

Al lado de esa nota, también a página completa, Clarín publicó otras dos notas con títulos: “El año pasado la economía creció 2,8 % y recuperó el nivel que exhibía en 2015”, y “La construcción, clave en enero para la expansión de la industria”. Las cuales estaban basadas en los informes del INDEC referidos a la actividad industrial, económica, y de la construcción, que casualmente dicho ente publicó el día anterior al discurso que debía dar el presidente Macri ante el Congreso.

Las notas de Clarín venían adornadas engañosamente con dos gráficos, confeccionados por un periodo acotado de tiempo, y también en sus magnitudes. Los cuales parecen dar una superlativa visión de “¡Pum para arriba”, como se puede ver en la siguiente imagen. Coincidiendo esto con el discurso del presidente Macri ante el Congreso, como un aplauso mediático por parte del grupo Clarín.PBI, INDEC y CLARIN, Macri, Empleo, Pobreza, actividad económica

No obstante si los datos del INDEC se extienden retroactivamente en el tiempo, y el cálculo de esos mismos indicadores se los refiere a la población existente en cada momento, la visión lamentablemente nada tiene que ver con ¡PUM para arriba! que quiere trasmitir el Gobierno, el INDEC, y los medios oficialistas encabezados por Clarín. Sino por contrario arranca un ¡Buaaaaa! de llanto, por el calamitoso estado en que se ha ido hundiendo el país desde hace siete años, como se puede apreciar seguidamente.

El verdadero estado económico de la Nación

El presidente Macri conforme su investidura, debía informar al Congreso sobre el “estado de la Nación”, y en base a ese cuadro de situación, hacer propuestas concretas hacia el futuro. Pero en su discurso nada dijo respecto el “estado de la Nación”, salvo generalidades, asegurando la existencia de un “crecimiento invisible” y que “lo peor ya pasó”. Y como si fuera un intendente de pueblo, habló de agua, cloacas, vivienda, y asfalto:

“Las transformaciones que hicimos empiezan a dar frutos, a sentirse, como las siente esa familia que no tenía agua ni cloacas y ahora las tiene; como las siente esa pareja de enamorados que no podía acceder a su vivienda propia y en estos dos años lo consiguió; como lo siente aquel trabajador que vuelve a casa, después de un largo día bajo la lluvia, y no tiene que embarrarse porque le llevamos el asfalto a su cuadra; como la siente cada emprendedor que pudo crear esa pyme con la que soñaba.”

En consecuencia su discurso fue una mezcla de un pastor ante sus fieles, y los infieles a los que quiere convertir. Y de un instructor de coaching, tratando de motivar a su equipo. Apelando además a una cruda demagogia feminista, al hablar de la igualdad de remuneraciones para ambos sexos, violencia de género, embarazo adolescente, licencia por paternidad para el varón. Y contradictoriamente, abriendo el debate respecto la despenalización del aborto.

Con el afán esto último de llevar a la sociedad a un debate ideologizado, con una alta carga emocional, como para que se distraiga de la fatigosa rutina económica que está soportando. Estrategia en la que lo acompañan los medios oficialistas, con Clarín a la cabeza, que hablan de una “nueva agenda”, y cubren esta cuestión como si en ella residiera la salvación de Argentina

Lo cual resulta evidentemente una maniobra distractiva de la opinión pública,  ya usada en otros tiempos por otros presidentes. Como Arturo Frondizi con la ley de educación “laica o libre”, a la par que entregaba el petróleo a las multinacionales norteamericanas. O Ricardo Alfonsín, con la ley de divorcio, a la par que consagraba la impunidad para los criminales de lesa humanidad, con las leyes de obediencia debida y punto final. Y pese estas gambetas distractivas, que parten de la suposición de que el pueblo es un niño que se puede engañar desviando su atención de lo que le interesa, ambos no terminaron sus mandatos.

Lo mismo hizo Cristina Fernández de Kirchner con la ley de matrimonio igualitario en el año 2010. A la par que confrontaba con el entonces cardenal Jorge Bergoglio, hoy Papa Francisco. Y trataba de recuperarse de la crisis económica del año 2009, y de las derrotas sufridas en su pelea con el campo, con motivo de la resolución 125 en el 2008, y en las elecciones de medio término del 2009.

Ver Los malos calculos de Lousteau con su 125 para beneficiar a las cerealeras

Con esta maniobra el actual Gobierno trata de disimular el verdadero estado económico de la Nación, que se puede apreciar en los siguientes gráficos, confeccionados en base a los datos oficiales brindados públicamente por el INDEC. Los que explican el malestar que corroe a la sociedad argentina, que hasta ahora  ha sido contenido por el aactual Gobierno, en base a  expectativas que no se han cumplido.

La actividad industrial per cápita está casi al mismo nivel del año 2006

PBI, INDEC y CLARIN, Macri, Empleo, Pobreza, actividad económicaEl EMI (Estimador Mensual Industrial) que publica el INDEC, revela que en el año 2011 la actividad industrial alcanzó su máximo nivel con un índice de 108 (línea azul). Observándose a partir de allí una continua caída año a año, cayendo a un nivel mínimo de 94 en el 2016, para finalmente registrar una leve alza en el 2017, con un índice de 96, 12 puntos por debajo del máximo del 2011. El cual resulta un nivel casi levemente superior al del 2009, que alcanzó un índice de 93, e inferior al del 2010, que registró un índice de 102, ocho años atrás.

Respecto este indicador el INDEC, con la excusa de la “emergencia estadística”, actualmente solo suministra una información retaceada. Ya que en lugar del índice, solo brinda su porcentaje de crecimiento o decrecimiento interanual, obligando a una reconstrucción de la serie para apreciarla en toda su dimensión, como si al INDEC le diera vergüenza darla a conocer. Y además es una información truncada desde el año 2016 en adelante, como si este fuera un año fundacional. Nada distinto de lo que hizo el kirchnerismo, que solo brindaba información a partir del 2003.

https://www.indec.gob.ar/uploads/informesdeprensa/emi_02_18.pdf

Pero si ese nivel de actividad industrial nominal se lo calcula per cápita, en función de la evolución de la población, ese cuadro absolutamente negativo se agrava aún más, conforme se observa en línea roja, y lo confirma la curva de la línea negra de tendencia.

De esta manera el índice en el 2011 llegó a 100, y el del 2017 solo a 82, 18 puntos por debajo, o sea un 18 % menos. Encontrándose en consecuencia actualmente con un índice levemente superior al del año 2006, que llegó a 80, e inferior al del 2007, que llegó a 85. Evidenciando esto una notable involución de la actividad industrial, que ha vuelto a los niveles per cápita de doce años atrás.

EL PBI per capita está casi al mismo nivel del año 2008

PBI, INDEC y CLARIN, Macri, Empleo, Pobreza, actividad económicaEn el gráfico se observa que el PBI (Producto Bruto Interno) a precios constantes del 2004, está estancado desde el 2013, describiendo una línea horizontal en serrucho por sobre el nivel de los $ 700 mil millones de pesos (línea violeta eje derecho) a partir de ese año. Estando en el 2017 ($ 722 mil millones) casi en el mismo nivel del 2015 ($ 721 mil millones) y del 2013 (720 mil millones) nivel registrado cinco años atrás. Por lo que bien podría  hablarse del quinquenio perdido.

Pero si se calcula el PBI per cápita en función de esos montos (línea roja eje izquierdo) la cuestión es mucho más penosa. Dado que se observa una caída del PBI per cápita en serrucho desde el año 2011 en adelante, con leves recuperaciones, pero sin volver a los niveles antepasados. Como la del año 2017, que a su vez parece anunciar una nueva recaída, tal como lo confirma el serrucho previo de la línea roja, y la curva de la línea negra de tendencia.

De tal manera desde el 2011, el PBI per cápita cayó desde $ 17.226 a $ 16.385 en el 2017, o sea un 5 %. Estando en consecuencia en un nivel inferior al del año 2010 ($ 16.439) y levemente superior (0,6 %) al del año 2008 ($ 16.283) diez años atrás, por lo que bien se podría hablar de la década perdida.

Tratando de disimular esto, algunas consultoras compasivas con el Gobierno, hablan de que habría un leve crecimiento del PBI per cápita en dólares. En base al PBI aparente en dólares calculado con el PBI a precios corrientes, convertido en dólares al tipo de cambio vigente en cada momento. El que es un indicador altamente defectuoso, al depender del tipo de cambio empleado, que produce el efecto de brindar un PBI aparente más alto, cuanto más atrasado este el precio del dólar.

Conforme este dudoso indicador, gracias al atraso cambiario cada vez más pronunciado, igual que sucedía durante la convertibilidad, el PBI en dólares habría pasado de u$s 552 mil millones en el tercer trimestre del 2011, a u$s 597 mil millones en el tercer trimestre del 2017, con un crecimiento del 8 %. Y en consecuencia el PBI per cápita en dólares habría pasado de u$s 13.386 a u$s 13.544, con un crecimiento del 1 %.

Pero si se toma el tipo de cambio con el que pocas semanas después se cerró el año 2017, del orden de $ 20,  la cosa cambia radicalmente. Dado que así el PBI habría caído a u$s 527 mil millones, con una merma del 5 %. Y en consecuencia el PBI per cápita habría caído a u$s 11.957, o sea una caída del 11 % respecto el 2011. El doble de caída calculada con el PBI a pesos constantes, lo que indica la fragilidad del cálculo en dólares.

La actividad económica per capita está al mismo nivel del año 2010

PBI, INDEC y CLARIN, Macri, Empleo, Pobreza, actividad económicaEl promedio anual del EMAE (Estimador Mensual de Actividad Económica) publicado por el INDEC, revela que la actividad económica está estancada y viene haciendo un serrucho desde el año 2013 (línea violeta). De tal manera en el año 2017 registro un índice de 149, solo un 0,5 % superior al del año 2015 y del 2013, que fue de 148 y pico.

Pero sus valores per cápita, indican que el serrucho no es  de estancamiento, sino de franca caida. Al bajar de un índice de 136 en el año 2011, a 130 en el 2017, o sea un 5 % menos, siendo este nivel igual al del año 2010. O sea que la actividad económica en términos per cápita, resulta igual a la de ocho años atrás, y en franca declinación, tal como lo revela la curva de la línea de tendencia.

La actividad de la construcción per capita está en el mismo nivel del año 2011

PBI, INDEC y CLARIN, Macri, Empleo, Pobreza, actividad económica

El ISAC (Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción) del INDEC muestra una notable recuperación en el 2017, tras la caída del 2016, trepando a  un índice de 194 (línea verde). Y según Clarín llegó al nivel más alto de la historia, lo cual es una falsedad, ya que como se puede observar en el gráfico, no superó el nivel del año 2015, que fue de 197. Siendo este otro de los indicadores del que el INDEC actualmente no suministra su índice, sino solo engañosamente sus porcentajes de variación interanuales, y a partir del 2016.

https://www.indec.gob.ar/uploads/informesdeprensa/isac_02_18.pdf

Pero sus valores per cápita dicen que el nivel del año 2017 de 149, resulta un punto inferior al del año 2011 (150) e igual a la del año 2013. Registrando una caída del 3 % respecto el máximo del 2015, que alcanzo un índice de 154. Habiendo caído a continuación en el 2016 a un índice de 133, un nivel levemente superior a los 128 alcanzados en el año 2009, nueve años atrás. Revelando en consecuencia la línea de tendencia (color negra) un estancamiento de la construcción, con una leve tendencia a la baja.

No obstante ser esta la actividad del “core” del presidente ingeniero Macri, que proviene de la “patria contratista”, y fue el origen de la fortuna que rápidamente forjó su familia en pocas décadas, a costa del Estado. Y en consecuencia, como cumpliendo con un mandato familiar, como presidente se las ingenió para dotar de fondos a las faraónicas obras que su familia llevaba adelante. Como la del soterramiento del tren Sarmiento, no obstante los cuestionamientos técnicos y ambientales hechos contra ella, que aún subsisten.

De esa manera esta mega obra tiene actualmente un presupuesto interanual aprobado en el año 2016, por un monto de 46.000 millones de pesos. Similar al que se le cuestiona al Gobierno anterior, de haberlo otorgado al hoy encarcelado Lázaro Báez. Que el Gobierno de Macri lo asignó, haciéndole firmar a la vicepresidenta Gabriela Michetti el DNU correspondiente, como si de esa manera pudiera eludir lo normado por la ley de ética pública.

Ver Macri, Calcaterra y Odebrecht, con ayuda de los K, enterraron 45 mil millones de pesos con el Soterramiento del Sarmiento

Ver LAVA JATO: El plan de Macri para amnistiar a IECSA, Odebrecht y los faraónicos negocios de soterramiento de trenes, encarcelando ex funcionarios K

Por su parte el diario Clarín, que en su portada tiene la leyenda “Un toque de atención para la solución argentina de los problemas argentinos”, a la luz de lo descripto, debería cambiar la misma por “Un toque de distracción para el ocultamiento argentino de los problemas argentinos”.

Engañando a su vasta audiencia, a cambio de los favores obtenidos del actual Gobierno. Que van desde la derogación de los artículos de la ley de medios que afectaban sus grandes negocios, hasta la aprobación de la fusión de Cablevisión y Multicanal, pasando por una notable tajada de la pauta publicitaria oficial.

Prebendas que son similares a las que Clarín obtuvo del anterior Gobierno, mientras hacia kirchnerismo explícito, como hoy hace macrismo explícito. Antes de su pelea a matar o morir con el kirchnerismo, a quién hoy escracha cotidianamente en sus páginas.

En Israel por mucho menos, está siendo enjuiciado su primer ministro Benjamín Nentanyahu, por como lo consigna el mismo Clarín: “un caso de corrupción: haberle “pagado” con favores oficiales  a un grupo de telecomunicación a cambio de una cobertura favorable de su gestión”.

Causa en la que incluso resultó detenido Shaul Elotovich, el dueño del grupo de telecomunicaciones Bezeq, el más importante de Israel. Y Shlomo Filber, el ex director del ministerio de Comunicaciones, quién declaró como arrepentido en contra de Nentanyahu. Si en Argentina llegara a suceder esto, quedaría liberada de la red de engaño a la opinión pública que la tiene atrapada desde hace mucho tiempo, y la ha llevado a su debacle actual.-

Comentarios de Facebook

También se puede ver

The Post – Papeles del Pentágono: otra notable muestra de la manipulación por parte de la gran prensa

La reciente película de Hollywood “The Post: Los