Exclusivo: imágenes de Maldonado en camioneta de Gendarmería con sus captores, y más falsedades por parte de esta

Exclusivo: imágenes de Maldonado en camioneta de Gendarmería con sus captores, y más falsedades por parte de esta

Si quedaban dudas del retiro de Santiago Maldonado del Pu Lof en una camioneta de Gendarmería, cubierto con una bolsa de óbito mortuoria, el zoom sobre algunas fotos tomadas por mujeres mapuches, permiten ver a Maldonado cargado en la caja de la camioneta, y rodeado de sus captores ostentando presumiblemente el instrumento con que habría sido ultimado. Además se hicieron públicas otras imágenes, que ponen en evidencia la burda mentira del comandante Escola, que afirmó que los gendarmes no llegaron al rio donde estaba Maldonado.

Por Javier Llorens -7/9/2017

En este mundo multimediático, la mentira cada vez abunda más, dando razón a Jean-François Revel, quién dijo que “la primera de todas las fuerzas que dirigen el mundo es la mentira. Pero a su vez cada vez es más difícil ejercerla, por las enormes facilidades que existen para captar auditivamente o visualmente retazos instantáneos de la realidad, cada vez con mayor fidelidad.

En las que luego la mentira que tiene patas cortas no se acomoda, y en consecuencia se derrumba. Como sucedió con el casual video exhibido en la nota anterior Exclusivo: desaparición de Maldonado, un video imprevisto responsabiliza a Gendarmería.

Pero además existirían en circulación, mas imágenes capturadas casualmente en el Pu Lof, que develarían definitivamente que pasó con Santiago Maldonado, tal como se verá seguidamente. En las cuales lo  captado puede no ser percibido fácilmente a simple vista, sin dedicarle una atención especial, y sin emplearse eventualmente medios para ampliar la rica información que contienen esos instantáneos retazos de la realidad, tomados en momentos conmocionántes.

Lo cual da otra vuelta de tuerca a lo que decía G. K. Chesterton en sus novelas policiales, respecto la enorme importancia que tienen los pequeños detalles para poder resolver los crímenes complejos. Y además esta información que es pública, y no obstante no se ve, hace recordar el cuento de Edgar Allan Poe “La carta robada”, de contenido muy comprometedor para la reina, que no aparecía en ningún escondrijo. Y era aparentemente inhallable, porque simplemente estaba arrugada, manchada, rotulada con un sello distinto, y dejada como al descuido en el tarjetero del despacho del primer ministro. Pudiéndose observar seguidamente ambas cosas en el caso de Santiago Maldonado.

Como otra manera de discriminar, algunos periodistas se asombraron por la calidad de los teléfonos celulares que tenían las mujeres mapuches habitantes del Pu Lof donde desapareció Santiago Maldonado. A las que los gendarmes retuvieron en las inmediaciones de la casilla existente en el ingreso del mismo.

Pero desde donde se ingeniaron para tomar fotos respecto lo que estaba sucediendo, y luego pasaron a publicarse en distintos medios. Sin que nadie advirtiera la riqueza de información que contenían, en esta sociedad empalagada de imágenes, y por ello la percepción que se tiene de ellas es extremadamente superficial.

Tal como se puede ver en la imagen de la portada publicada originalmente por Página 12, donde se observa la camioneta Ford Ranger doble cabina de Gendarmería, con sus dos conos viales para autopista tamaño obelisco en su caja de carga. Rodeada por nada menos que cinco gendarmes, ya que uno de ellos se encuentra casi enteramente oculto detrás de ella, pero se lo puede atisbar a través de sus vidrios.

https://www.pagina12.com.ar/61043-a-santiago-lo-golpearon-y-lo-cargaron-en-una-camioneta

La imagen corresponde presumiblemente, a los instantes previos a retirar con dicha camioneta el cuerpo de Maldonado, recubierto con una bolsa de óbito posmorten. Observándola con alguna detención, la pregunta natural que surge es qué miran atentamente y simultáneamente en la parte posterior de ella, tres de los cinco gendarmes que la rodean, conforme se aprecia en el siguiente recorte de la imagen, visualizado con líneas rojas.

En la caja de carga de la camioneta, a la par de los conos viales, se puede ver la existencia de un bulto, tapado con un gastado plástico negro. Y la mirada de los gendarmes, algunos de ellos con evidente cara de preocupación, está dirigida hacia la parte del bulto ubicada sobre la luneta trasera de la camioneta y los conos viales.

Haciendo zoom digital sobre ese sector de ella ¿Qué se ve pese la baja definición que tiene esa imagen para su necesario  tratamiento periodístico en la web? ¿Un medio rostro con barba y bigotes, semejante al de Santiago Maldonado y su ya famosa barba y cabellera? ¿O es solo el reflejo de un rayo de sol sobre el desgastado plástico negro que se filtra entre los conos viales, como podría apuntar algún crítico?

Zoom Digital de la imagen anterior

Hipótesis que no obstante no explica, porqué los gendarmes miran silenciosamente y con cara de consternación, ese supuesto brillo sobre un plástico negro. Y que podría tener este de singular, para que atraiga simultáneamente la muda atención de ellos, en momentos en que cumplían con una dura tarea represiva.

Los cuadros deben interpretarse no por sus más o menos pixeles en alguna parte de ellos. Sino holísticamente, gestálticamente, en donde el todo es más que la suma de las partes, y cada parte le aporta sentido al todo. Indudablemente que la justicia debería preguntarle a dichos gendarmes, de identidad fácilmente reconocibles por sus rostros, de este cuadro de situación.

Y algo más, ya que la siguiente imagen de esa misma camioneta, publicada por Diario Veloz, le da una vuelta de tuerca a la cuestión, respecto el sentido y contenido gestáltico que tienen estas fotografías. Al haber cambiado ahora el rumbo de las miradas de tres de los gendarmes, hacia el rudo objeto contundente que uno de ellos porta en la mano izquierda, similar a una escopeta vieja, que se ve ampliada debajo de la imagen con un zoom digital. Como diciendo ¿Con esto le dieron?

Y a la par cerca de la cabina, hay otro gendarme que mira lo que es ¿el rostro de Maldonado, o un reflejo de un rayo de sol sobre el plástico, como un misterioso holograma de él? Estableciéndose así un vínculo entre el tosco objeto contundente en manos de un gendarme, y lo que yace en la caja de la cabina. Pudiéndose ver en la siguiente imagen, el zoom digital correspondiente a esas  hipótesis, correspondientes a las dos fotografías analizadas.

Esa camioneta es la misma que luego salió del Pu Lof, llevando un sospechoso bulto recubierto con lo que evidencia ser una flamante y reluciente bolsa de cadáver u óbito posmorten, dispuesta por sobre el plástico desgastado que se observa en las anteriores fotografías.

Ver Exclusivo: desaparición de Maldonado, un video imprevisto responsabiliza a Gendarmería.

Como si se tratara de una cruel burla, esta misma camioneta de Gendarmería, chapa OLW 237, se pasea hoy por Esquel, portando un cartel con el rostro de Santiago Andrés Maldonado bajo el título “Se busca”, ofreciendo una recompensa de $ 500.000. Para despistar el criminal empleó que se le dio a ella, para que su cuerpo no aparezca. Conforme la siguiente imágen, en la cual aún se puede ver el cono vial de autopista tipo obelisco, que habría acompañado a Santiago en su último viaje.

Las anteriores imágenes publicadas por la prensa sin percibir la rica información que aportan, además de poner en evidencia la superficialidad y vanalidad de esta, que solo se queda en la superficie de las cosas, pone en evidencia algo mucho más grave.

Que es la inexistencia en Argentina de un servicio de inteligencia con capacidades mínimas. Que vaya más allá de fabricar obscenas carpetas para chantajear y controlar jueces y políticos, conforme la ya legendaria escuela de Jaime Stiusso.

O peor aún, la complicidad y encubrimiento del actuar de la Gendarmería por parte del Gobierno. Fuerza a la que se le ha confiado tareas extremadamente delicadas para la sociedad. Como la de pronunciarse si la muerte de fiscal Nisman fue un suicidio o un homicidio. No obstante que anteriores pericias señalaron que no existe indicio alguno de esto último.

Siendo paradojal que ahora la ministra de Seguridad Patricia Bullrich este imputada de encubrimiento de la desaparición de Maldonado, habiendo sido ella la principal promotora de la falsa denuncia de Nisman previa a su suicidio, con la que acusó al anterior Gobierno de encubrimiento del atentado de la AMIA.

Ver Apareció la prueba de la falsedad de la denuncia de Nisman y de que todo es obra de Stiusso

Ver La prueba concluyente de que Nisman se suicidó con ambas manos, y la explicación de la ausencia de pólvora en ellas

Una muestra de lo burda e incoherente que son las mentiras de Gendarmería y el Gobierno, lo da la reciente publicación por parte de Infobae, medio afín al Gobierno, de un editado video que circuló profusamente, cubriendo el operativo realizado por ella el 1 de agosto en el Pu Lof.

El mismo está presentado con el título y copete “Cómo fue el operativo de Gendarmería el día que desapareció Santiago Maldonado – Se trata del desalojo que se realizó el pasado 1 de agosto en Resistencia de Cushamen a un grupo de pobladores mapuches de la comunidad Pu Lof en la ruta 40 y a la vera del río Chubut (5/9/17).

Tal como se puede ver en el siguiente extracto del mismo, al final se ve a los gendarmes incursionar en la vera del Rio Chubut, que ostenta una vegetación extraordinariamente tupida de ramas. En las que según algunos testimonios habría quedado enganchado Santiago Maldonado,  siendo de esta manera apresado por los gendarmes. Y como remate de él, se puede ver una camioneta blanca doble cabina, similar a las consideradas anteriormente.

El caso es que el  comandante Pablo Escola,  segundo al mando del Escuadrón 36 de Esquel de Gendarmería, a cargo del operativo en el Pu Lof, tal como se informó en una nota anterior, en un reciente reportaje que concedió a Clarín, aseguró que nunca sus hombres alcanzaron la costa del rio. Negando en consecuencia la posibilidad de que podrían haber capturado allí a Santiago Maldonado.

“Quedamos a varios metros de la costa del río, pensé que podían sorprendernos, no los veíamos. No alcanzamos el río. Ordené el repliegue hasta la zona de la casilla, en la entrada del predio”… Escola afirma que la imagen de Maldonado a la vera del río, capturado por dos o tres gendarmes que lo golpeaban, es falsa. “No ocurrió, no estaban las condiciones para detener a uno de ellos.”

https://www.clarin.com/politica/comandante-sospechado-defiende-detuvimos-matamos-nadie_0_S1pwddKYb.html

Esta sola falsedad proveniente del jefe del operativo de Gendarmería en el Pu Lof, lo sindica claramente como el responsable último de la desaparición forzada de Santiago Maldonado. O conforme las evidencias expuestas previamente, de su homicidio y posterior desaparición de su cuerpo. Si la Argentina fuera un país serio, el mismo ya habría sido relevado de su cargo, y entregado a la justicia para que rindiera cuentas ante ella.-

Comentarios de Facebook

También se puede ver

Caso Maldonado: El juez Otranto ordenó buscar donde Gendarmería lo va a tirar y ahora huye

La portada muestra la semejanza del rostro de