DOLAR FUTURO: CEO´s y funcionarios que ganaron millones

DOLAR FUTURO: CEO´s y funcionarios que ganaron millones

El ya legendario “juez de la servilleta” Claudio Bonadio, procesó recientemente a la ex presidenta Fernández de Kirchner, su ministro de Economía Axel Kicillof, y las autoridades del Banco Central, por la operaciones de dólar futuro concretadas en los últimos tramos de su gobierno. Pero paradojalmente, la clásica novela de Fiódor Dostoyevski, “Crimen y Castigo”, en este caso parece haberse transformado en “Crimen y Premiados”, dado que por un lado están los supuestos criminales que señala Bonadio.

Y por otro lado están los depredadores sociales premiados con esa operatoria, que bien se podría decir PROmiados, ya que entre ellos se encuentran apellidos notables que actualmente descuellan en la economía, la política, la diplomacia, el Banco Central, la ANSES, etc. Y también en el periodismo, y el espectáculo, e incluso en la justicia, además de otros apellidos PEP (Personas Expuestas Políticamente) que con el dólar futuro apostaron claramente al triunfo del presidente Mauricio Macri y la consecuente devaluación. Así la premisa de Política & Negocios que parecía ser un signo distintivo del kirchnerismo, ahora parece haber invertido prioridades con la premisa de Negocios & Política.

No obstante quienes demostraron de esa manera que “la ocasión hace al ladrón”, deberían recibir una dura condena e inhabilitación social, más allá de los procederes de la justicia. Para ello Striptease del Poder invita, no a jugar a “buscar a Wally” sino a “buscar a los PEP” en los listados que se anexan a esta nota. Para, ante un Congreso que se hace el bobo y mira para otro lado, escudriñarlos socialmente, a los efectos de quienes directa o indirectamente aparecen en ellos, sean apartados de la función pública.

Al resultar inadmisible que se hayan enriquecido sin causa con los dineros públicos, anteponiendo su mezquino interés particular, en perjuicio del interés general. Como consecuencia de una devaluación por la cual, a la inversa, casi toda la sociedad soporta un durísimo ajuste económico, que ha hecho que la pobreza y la inseguridad aumenten notablemente.

Por Javier Llorens

Contenido: Breve historia del Dólar FuturoEl esperpento judicial de BonadioLa magia del Dólar FuturoElecciones y tensiones cambiariasDÓLAR FUTURO PAPERSDólar Futuro Papers empresasDólar Futuro Papers empresas pos primera vuelta electoralDólar Futuro Papers personasDólar Futuro Papers personas pos primera vuelta electoralLa defección del Congreso en los temas trascendentales de Argentina

Recientemente el juez de federal Claudio Bonadio dictó una bizarra sentencia procesando penalmente a la ex presidenta Fernández de Kirchner, su ministro Axel Kicillof, y las autoridades del Banco Central y de la Comisión Nacional de Valores por la operatoria del dólar futuro. La lectura de la misma causa una enorme tristeza, al ser una notable muestra de la degradación de la justicia argentina. En la cual los cobardes jueces zombis, que antes no actuaban en manera alguna contra la anterior administración, se han convertido ahora en bravucones jueces linchadores.

Por lo que no se trataría del gobierno de los jueces, sino del gobierno de los que carecen de juicio y probidad. Cuya insensatez se pone de manifiesto al consignar la existencia de un perjuicio de 77 mil millones de pesos, haciendo además un desbarre en relación con la perdida de las reservas de divisas, cosa que no tiene nada que ver. Para trabar finalmente embargos por solo quince millones de pesos a cada una de las quince personas que procesó, lo que representa una insignificante suma del tres por mil del daño inferido.

El fallo de Bonadio, juez que el ex ministro del Carlos Interior Corach le aseguró a Domingo Cavallo que era un títere del Ejecutivo, lo cual demostró cabalmente a lo largo de dos décadas, es un esperpento (persona o cosa que destaca por su fealdad, desaliño o apariencia ridícula o grotesca) hecho con engrudo y papel maché, mezclando falsedades con recortes periodísticos. Y lo notable es que no ha arrojado una sola carcajada por parte de los opinologos serios que abundan en los grandes medios, que indudablemente lo hubieran hecho si los encartados por Bonadio fuesen personajes de la City financiera.

Lejos del kirchnerismo, del que tempranamente denunciamos sus inconductas desde el 2006 en adelante, cuando medios como CLARIN era considerada la gaceta del oficialismo, no otra cosa se puede decir un fallo en el que, siguiendo al “jurista” Adán Smith, se procesa a los imputados por haber violado gravemente… las “leyes del mercado”, al querer sostener una valor artificial del dólar. Por lo que en el mundo deberían estar presas las incontables autoridades económicas que trataron de enfrentar las corridas cambiarias vendiendo dólares masivamente y fracasaron… comenzando por Lorenzo Sigaut, y siguiendo por Domingo Cavallo.

Confundiendo con un delito penal, lo que sería una mala praxis o una pésima política, que desdichadamente tanto abundan en nuestro país, y que en todo caso correspondería al fuero civil. Cuando el análisis de la cuestión en realidad le correspondería al Congreso de la Nación, que al respecto como los tres monos sabios, no ve nada, no habla nada, y no oye nada.

Por la sencilla razón de que esa misma herramienta del dólar futuro sigue siendo empleada masivamente por el actual gobierno, para poder salir del cepo cambiario kirchnerista. Mediante el cepo macrista del arbitraje entre el precio el dólar y la tasa de interés en pesos. Que ha puesto un cepo y está triturando la actividad del circuito real de la economía, de las empresas y las familias. Y deparando ingentes ganancias al circuito imaginario de ella, donde reinan los bancos y las finanzas. Con sus lógicos efectos sociales de caída de la actividad económica, caída de la recaudación, precarización laboral, aumento de la pobreza, e inseguridad urbana.

Por ello previamente a liberar el cepo cambiario, el gobierno macrista puso nuevamente en funcionamiento el mercado del dólar futuro, que había dejado de operar tras las denuncias electorales de Cambiemos. Pese a tratarse explícitamente, de la anticuada receta de la financierización de la economía y el endeudamiento externo, que ya experimentamos sucesivas veces en nuestro país con resultados nefastos. Con el dólar futuro de la tablita de Martínez de Hoz, el de la seudo convertibilidad del Plan Austral, y el de la convertibilidad de Cavallo. Recomendados por los mismos bancos que hoy asesoran a este gobierno, con el CHASE – JP MORGAN a la cabeza.

Ante ello no se ha alzado ninguna voz coherente que advierta del peligro que conlleva el repetir esas trasnochadas experiencias. Y por contrario por parte de políticos que se dicen jóvenes, y que parecen creer que eso es olvidar amargas experiencias, se escucha la cantinela obsecuente de que “hay que darle tiempo” al actual gobierno, aunque ese tiempo pueda llevar al caos social y el precipicio.

Aceptando pasivamente una receta propia de la medicina medieval, que en lugar de fortalecer al enfermo con medidas propositivas novedosas y creativas, modificando la estructura económica existente y movilizando sus energías dormidas, le practica una dolorosa sangría con sanguijuelas. En este caso financieras, con el dólar futuro como su principal herramienta, receta que lo debilita y enferma aún más, como si absurdamente el camino hacia la salud, fuera el agravamiento de la penuria y la enfermedad.

Breve historia del Dólar Futuro

El dólar futuro fue una creación financiera del gobierno kirchnerista, motivada por el empleo del atraso del dólar como herramienta antiinflacionaria, receta aplicada también en las experiencias antedichas, y en la que este gobierno también está cayendo. Y por haber permitido que a lo largo de una década se fugaran cien mil millones de dólares provenientes del virtuoso saldo de la balanza comercial, a los que ahora se procura blanquear. Provocando el atraso cambiario y el horizonte de escases de divisas, inquietud sobre el valor futuro del dólar, que las operaciones de dólar futuro trataron de calmar.

Estas tres pésimas políticas tuvieron a Martín Redrado, el ex presidente del Banco Central a quién Bonadio cita como testigo de cargo, como su principal artífice. Ya que además de haber atrasado el dólar y abierto las venas del Banco Central para facilitar la fuga de divisas, él fue también quien implemento esa operatoria de futuros a poco de asumir el 2005. Al autorizar al banco en junio de ese año a operar en el ROFEX (Rosario Futures Exchange) por 40 millones de dólares, por plazo hasta seis meses. Autorización que en diciembre de ese año extendió al MAE (Mercado Abierto Electrónico) y por hasta 12 meses y 150 millones de dólares.

Luego con la crisis de la resolución 125, en mayo del 2008 Redrado elevó el monto a 6.000 millones de dólares. Y con motivo de la crisis financiera mundial que se precipito a continuación, en septiembre de ese año subió el monto, primero a 7.000 millones, y luego a 8.000 millones de dólares.

Esta operatoria ideada por Redrado tenía por objeto dotar de un subrepticio seguro de cambio a sus amigos los banqueros, quienes a la par que tomaban o renovaban las letras del Banco Central (Lebac y Nobac) las calzaban con un contrato de dólar futuro con este banco, para así no registrar en sus balances pérdidas en dólares. O sea con la promesa del dólar futuro protegían sus balances en pesos, en relación a la incertidumbre en la cotización del dólar.

Operatoria que continua ahora enormemente agravada, con la salida dada por el actual Gobierno al cepo cambiario. Por la cual una liquidación de dólares para transformarla en pesos e invertirla financieramente, queda calzada con una operación paralela de dólar futuro, que le asegura al inversor la existencia de una ganancia neta en dólares, haciendo un arbitraje entre una y otra moneda. Lo cual brinda actualmente a los especuladores ganancias en dólares, que no se obtienen en ningún lugar del mundo.

Pero no obstante la naturaleza intrínseca de ella, permite como se verá más adelante, que se puedan hacer operaciones activas en dólares, sin estar calzadas con operaciones activas en pesos, elevando así enormemente los márgenes de ganancia. Cumpliéndose así el dicho de Martin Fierro, “ningún vicio acaba donde comienza”.

Posteriormente bajo otras autoridades, en vísperas de las elecciones presidenciales del 2011, y las tensiones que ellas traen en el mercado cambiario, en octubre del 2011 el monto autorizado subió a 10.000 millones de dólares. Y en vísperas de las recientes elecciones presidenciales, en septiembre de 2015 ascendió a 15.000 mil millones. El que a su vez tras el resultado de la primera vuelta electoral, a fines de octubre trepó a 20.000 millones. Como consecuencia de la expectativa de una devaluación ante un eventual cambio de partido gobernante.

El esperpento judicial de Bonadio

Para lograr concretar sus procesamientos, Bonadio asegura sin prueba alguna, que hubo dolo y afán de hacer daño, falseando por su parte los hechos. Al afirmar sin constancia alguna que ambos candidatos decían que iban a devaluar, cuando solo lo hacía uno de ellos, Mauricio Macri. Mientras el otro, Daniel Scioli, prometía públicamente la continuidad de la política cambiaria del kirchnerismo.

Y fue precisamente ese anticipo de Macri, que luego trató de esconder en su discurso, el que generó la corrida hacía las operaciones de dólar futuro, ante la imposibilidad por parte del público de atesorar billetes físicos por efecto del cepo cambiario. La cual se profundizó notablemente tras el resultado de la primera vuelta electoral, que dejó a Macri en una posición expectable para triunfar en la segunda vuelta.

No obstante la devaluación de Macri le trajo una enorme ganancia contable al Banco Central, de 147 mil millones de pesos. O sea el doble del daño alegado, según declararon las ex autoridades del mismo, por efecto de las letras y títulos del Tesoro dolarizados que el banco tenía en su haber. Lo cual le permitirá al actual gobierno contar con esas supuestas utilidades líquidas, para atender el déficit del presupuesto. Razón por lo que, irónicamente, Bonadio también debería haber acusado a los imputados, de haber intentado dañar al actual gobierno, al tratar de impedir la devaluación de la moneda con las operaciones de dólar futuro.

Además para poder ir directamente contra la ex presidenta, Bonadio le enrostra el “dominio del hecho”, igual que se hizo con las Juntas Militares. Apelando para ello a nuevas falsedades, al sostener que removió a Redrado con un decretazo, para poder meter mano en las reservas mediante el Fondo del Bicentenario del Desendeudamiento. Al que se oponía Redrado sabiendo el precario estado en que se encontraban ellas, después de la fuga de divisas que el mismo había alentado.

Cuando en realidad Redrado fue destituido por el Congreso, con el voto de los entonces vicepresidente Julio Cobos y el diputado Gustavo Marconato, hoy secretario de Hacienda del ministro de Hacienda y Finanzas Alfonso Prat Gay. Quien a su vez en esa ocasión voto en forma “no positiva”, tras cambiar su voto a último momento, por la dura presión que le efectuó Elisa Carrió. Habiendo aprobado además el Congreso los DNU con los que se dispuso la creación del Fondo del Bicentenario.

Paradojalmente, los más interesados entonces en la constitución de dicho fondo y la destitución de Redrado era la gran banca nacional y la extranjera, encabezada por el JP MORGAN CHASE, a la que perteneció Prat Gay, que así aseguraban el cobro de sus acreencias. Banco que actualmente también es una de los grandes beneficiados con las operaciones del dólar futuro, con ganancias por 1.600 millones de pesos, como se verá más adelante.

Bonadio cita también como testigo de cargo a Juan Carlos Fábregas, no obstante que este ex presidente del Banco Central, fue el que llevó adelante la devaluación sin plan de principios del 2014. Con la que también los especuladores con el dólar futuro tuvieron enormes ganancias, ya que había 15 mil millones de dólares apostados en contratos a término solo en el ROFEX, sin contar los del MAE.

A los que la devaluación brusca de $ 2 (de $ 6 a $8) los beneficio con una transferencia de ingresos a su favor de por lo menos 30 mil millones de pesos, sin computar al MAE. (Ver LOS BUITRES ARGENTINOS – ¿Patria o buitres, o patria financiera buitre? – Septiembre 2014) Siendo sus principales beneficiados los mismos que los actuales, con el JP MORGAN CHASE a la cabeza, y el principal perdidoso el bobo de siempre, el Banco Central.

Fábregas debió renunciar, ante la acusación de que había existido tráfico de información privilegiada, que habría permitido a que a última hora se encabalgaran en la operación de dólar futuro los vivos de siempre. Al registrarse un sustancial aumento en el monto de los contratos a fines de diciembre y principios de enero de ese año, por 2.600 millones de dólares. La Procuración por su parte intento impulsar una investigación por un supuesto golpe de mercado, que no pasó a mayores. Manteniéndose en consecuencia blindada la información de quienes entonces se beneficiaron con la devaluación del 2014 y la martingala del dólar futuro.

La magia del Dólar Futuro

El dólar futuro es una operación que en el mundillo financiero se conoce como de “derivados”. Consistente en que no hay de por medio un activo físico o financiero, sino que solo se trata de una apuesta de cuando valdrá un determinado activo, denominado “activo subyacente”, a tal fecha. Y en esa fecha en consecuencia no hay ninguna entrega de esos activos, sino que se liquida la diferencia en pesos entre el precio apostado del activo en cuestión, y el precio existente en esa fecha en el mercado.

El rasgo notable de estas operaciones de derivados, es que permiten un enorme apalancamiento, característica que en definitiva fue la que propició la crisis financiera internacional del 2008. Dado que para concretar una operación, solo se requiere una garantía menor al 10 %. Por lo cual contando con una determinada suma para invertir o apostar, se puede hacer una apuesta diez veces superior a ella.

De tal manera, al no tener una contrapartida paralela (como son las renovaciones de las letras del Banco Central) su operación autónoma puede resultar enormemente perversa, porque ya no sería un mecanismo de preservación patrimonial, o de activos. Sino una absurda martingala donde el Banco Central deja de convertirse en banca, para convertirse en punto, cuestión que no parece haber previsto su creador Martín Redrado.

A título de ejemplo, contando con mil dólares o su equivalente en pesos, se pueden hacer en el ROFEX una apuesta por 10 contratos de mil dólares cada uno, que es la unidad o valor de la “ficha” mínima de apuesta, hablando en lenguaje de timba. Con el agregado de que la garantía se podía constituir en pesos, o en títulos, bonos, o cualquier cosa que cotizara en bolsa, etc.

Con lo cual la bola que estaba en el aire era por diez mil dólares, y si caía en la bolilla “devaluación de cinco pesos” (de 10 a 15 pesos por ejemplo) la banca punto, o sea el Banco Central, al vencerse el contrato pagaba cinco pesos por cada dólar apostado. O sea $ 50.000 pesos contantes y sonantes, recuperando además el apostador la garantía de 10.000 pesos o mil dólares.

Lo cual en pesos representa una ganancia en pocas semanas o a lo sumo meses, del 500 %. Y en dólares a $ 15, representa una ganancia del 300 %, al llevarse el apostador el equivalente a cuatro mil dólares, respecto los mil invertidos. Que se eleva al 333 % si la garantía se constituía en dólares billetes, o en títulos dolarizados, alzándose en consecuencia el apostador con 65.000 pesos equivalentes a 4.333 dólares.

No se trata en consecuencia de la clásica operación de comprar dólares antes de la devaluación, y venderlos después de ella, sino de algo mucho más perverso. Equiparable a pedir plata prestada a los amigos abusando de su confianza, ante el conocimiento anticipado de una devaluación, para devolvérsela después de la devaluación, quedándose con una notable diferencia.

Con la diferencia en esta ocasión, que el abuso de confianza no fue con los amigos, sino con un Banco Central bobo, obstinado en sostener una política inviable. Sin existir por contrario ningún riesgo de soportar pérdidas que justifiquen moralmente la ganancia, porque el cepo cambiario con un dólar blue o dólar bolsa un 50 % arriba del oficial, hacía imposible que el dólar funcionara en contra del apostador, con una revaluación del peso.

Muchos de los cuales como se verá más adelante, en realidad no arriesgaban nada, ante la certeza de que la devaluación sobrevendría. O en todo caso la apuesta sin riesgo alguno que hacían, era que cobrarían el cuádruple, si Macri llegaba al gobierno. Y pagarían nada si esto no sucedía. Esta total ausencia de riesgo, hace aún más inmoral la ganancia indebida obtenida por esos apostadores. Agravada notablemente porque la devaluación que a ellos les jugó a favor, a la inmensa mayoría de los argentinos le jugó en contra, habiendo hundido en la pobreza 1,4 millones de ellos, según el informe de la UCA (Universidad Católica Argentina). Fincando así su bienestar personal en el malestar general que azota a la población.

Elecciones y tensiones cambiarias

Las tensiones en el mercado cambiario son un clásico previo a las elecciones, sobre todo cuando se trata de presidenciales, conforme se puede ver en los picos y valles del gráfico adjunto, referido a los contratos de dólar futuro pactados en el ROFEX. Donde claramente se advierten los picos que se producen en vísperas de las elecciones, tanto en las nuevas emisiones de contratos, como en los vencimientos posteriores.

Secuencialmente se observan en el área azul de vencimientos futuros, picos de 15 mil millones de dólares mensuales, inmediatamente después de las elecciones del 2011, que luego superan los 15 mil millones mensuales tras las elecciones del 2013, y llegan casi a 35 mil millones después de las elecciones del 2015. Junto a picos de nuevas emisiones (área roja) en vísperas de las elecciones, que llegaron a casi 7.000 mil millones de dólares mensuales en el 2011 y 2013, y superaron los 12.000 mil millones mensuales en el 2015.

Dolar Futuro 1

Lo cual no obstante fue seguidamente superado durante el actual Gobierno, pese haber sido quién denuncio esa operatoria. Ya que en un crescendo, se registraron picos mensuales de emisión de nuevos contratos de 9,2, 10,2, y 12,5 miles de millones durante los meses enero, febrero, y marzo de este año. Sin que a ningún fiscal marijuan o juez bonadio se le haya ocurrido procesar al presidente Macri, al ministro Prat Gay, o a las autoridades del Banco Central encabezado por Federico Sturzenegger por ello.

La expectativa de cambio de régimen, hizo que esas tensiones cambiarias se agudizaran notablemente en las recientes elecciones presidenciales, en las que claramente conforme el gráfico siguiente, se distinguen dos olas o etapas. Una en forma previa a la 1ra vuelta electoral concretada el 25 de octubre, y la otra entre el interregno de esta y la segunda vuelta o balotaje, concretado el 22 de noviembre de ese año.

En el gráfico adjunto se puede ver como las apuestas al dólar futuro van creciendo tanto en cantidad (barras – eje izquierdo) como en monto (líneas – eje derecho) ya sea por parte de personas jurídicas (color rojo) o físicas (color azul) a medida que se aproximaban las elecciones del 25 de octubre. Llegando esos indicadores a un pico máximo en las vísperas de ella, en donde el número de operaciones diarias llegan a un nivel de 1.500, y sus montos diarios trepan a 1.200 millones de dólares.

Dolar Futuro 2

Seguidamente el 26 de octubre y días subsiguientes las operaciones se mantienen aún altas en relación a los periodos previos, aunque sin alcanzar los de la semana previa a esas elecciones. Para derrumbarse casi a cero el 2 y 3 de noviembre, oportunidad en que para contener esa avalancha de operaciones, tras la denuncia penal de Cambiemos efectuada el 30 de octubre, el Banco Central y la CNV (Comisión Nacional de Valores) dispusieron que las garantía debían trepar al 20 %, y debían constituirse en pesos en efectivo.

No obstante esos obstáculos puestos, al compás de las encuestas que anunciaban un reñida segunda vuelta, las operaciones seguidamente se recuperaron y fueron creciendo. Hasta llegar en la semana previa a la segunda vuelta electoral a un pico de casi 2.200 operaciones el 17 de noviembre. Aunque sus montos por las limitaciones puestas a la bicicleta financiera, solo treparon ese día a los 700 millones de dólares. Y al día siguiente 18 de noviembre la cantidad de operaciones treparon a 1.350, con un monto por 400 millones de dólares. Observándose al respecto que hay un gran crecimiento de personas físicas en la concreción de las operaciones.

Cesando a partir de esa día las operaciones en el ROFEX, por el allanamiento al Banco Central dispuesto aparatosamente ese día por el juez Bonadio mediante la Policía Metropolitana. Tras la resonante denuncia que habían efectuado los candidatos de Cambiemos, Mario Negri y Federico Pinedo, como último petardo electoral, el 30 de octubre previo.

DÓLAR FUTURO PAPERS

Más allá de su rédito electoral, dicha denuncia sumada al aventurerismo del juez Bonadio, ha tenido el efecto inesperado de poner en circulación información hasta ahora encriptada en un sarcófago bajo siete llaves. Consistente en quienes son las personas jurídicas y físicas que intervinieron en las operaciones de dólar futuro, y las condiciones con que las efectuaron, en el periodo que media entre el 1 de septiembre y el 18 de noviembre de 2015.

Esa información circuló en bruto en la web con el formato pdf, en base a la cual fueron surgiendo algunos nombres aislados. En mérito de la transparencia de la que hoy tanto se habla pero que poco se practica, y ante el dificultoso acceso a la información que permite un pdf, Stripteasedelpoder compiló esa información en una base de datos. Y en base a los datos del Banco Central y el ROFEX, calculó además los beneficios teóricos que habrían deparado dichas operaciones a cada uno de los intervinientes en ellas.

Sin tener en cuenta la dudosa quita convenida entre las nuevas autoridades del Banco Central y el ROFEX, mediante un repricing de los contratos, que lo que único que hizo es generar demandas judiciales por 15.000 mil millones de pesos. Repricing que por su parte el MAE, donde operan los bancos y otros peces gordos, no aceptó, diciendo que se trataba de contratos bilaterales, no a pantalla ciega como los del ROFEX, que debían ser cumplidos estrictamente por las partes. Razón por la que han sido dejados de lado en la investigación llevada adelante por Bonadio.

De esa manera se adjuntan a esta nota ocho listados, cuatro de ellos referidos a las personas jurídicas, y otros tanto referidos a las personas físicas intervinientes en esas operaciones. Estando a su vez cada uno de esos cuatro listados desglosado en dos listados básicos. Uno correspondiente al total de las operaciones de las personas físicas o jurídicas entre el 1 de septiembre y el 18 de noviembre, ordenados por abecedario y monto para facilitar su acceso.

Y otro correspondiente a las operaciones concretadas entre las dos vueltas electorales (entre el 26 de octubre y 18 de noviembre) conteniendo solamente el listado de los advenedizos que se lanzaron a concretar las operaciones en ese interregno, sin haber operado previamente. Lo cual prima facie revela un claro propósito especulativo, o eventualmente defensivo en términos económicos, si lograran probarlo acabadamente.

Los listados dan cuenta de la existencia en el periodo desde el 1 de septiembre al 18 de noviembre, de 29.959 contratos de dólar futuro con vencimientos desde el 31 de diciembre en adelante, concretado por 4.553 personas jurídicas o físicas, a razón de 7 contratos por persona, por un monto total de 24.950 millones de dólares, con un promedio de 5,48 millones de dólar por persona. Las que apostaron a un dólar promedio de $ 10,82, y que ante un dólar promedio de $ 14,55, obtuvieron una diferencia de $ 3,73 por cada dólar apostado.

Lo cual representa una suma total de 79.012 millones de pesos, equivalente a dos años de lo que se destina a la AUH (Asignación Universal por Hijo, $ 920 por mes, o $ 11.040 al año) con un promedio de ganancia de 17,35 millones de pesos por apostador. Quienes así en promedio en pocos meses, se habrían llevado el equivalente a 1.568 años de lo que se destina en Argentina a un niño indigente.

De esos listados surge que el Banco Central habría concretado en dicho periodo en el ROFEX 9.252 operaciones como vendedor de dólar futuro, a un precio promedio de $ 10,82, por un monto de 9.111 millones de dólares. Y ante un precio promedio final de $ 14,48, debió pagar una diferencia de $ 3,66 por dólar, lo cual representa un monto de 32.606 millones de pesos. La diferencia con los 77.325 millones de pesos de perjuicio del Banco Central que da cuenta la acusación de Bonadio, corresponden a contratos anteriores al 1 de septiembre en el ROFEX, y a los correspondientes al mercado mayorista del MAE.

Dólar Futuro Papers empresas

En total en el periodo entre el 1 de septiembre y el 18 de noviembre, intervinieron 1.389 empresas o instituciones, que concretaron 19.614 operaciones o contratos, con un promedio de 14 cada una, por un monto global de 22.013 millones de dólares, o sea un promedio de 15,85 millones de dólares cada una. Que apostaron a un dólar futuro de $ 10,83 promedio, que al devaluarse a un promedio de $ 14,51, les reportó una ganancia de $ 3,68 por dólar, por un monto total de 68.320 millones de pesos. O sea un promedio de 49,19 millones de pesos de ganancia por cada firma interviniente.

Sorprendentemente su listado ordenado por montos, es encabezado por una SRL, Unigraín SRL Agro y Finanzas. Firma de solo dos socios perteneciente a Ignacio Plaza y Guillermo Plaza, que además cuenta con solo dos empleados, y tiene un capital social de $ 100.000, y cuyas últimas informaciones a la CNV resultan inaccesibles. Pero que no obstante pudo concretar 1.582 contratos de dólar futuro, por nada menos que 2.413 millones de dólares, y obtener en consecuencia una ganancia teórica de 8.310 millones de pesos.

Cifras que por sí sola hablan de que hay algo enteramente anómalo en estas operaciones de dólar futuro. Con el agregado que esta firma tiene casi un tercio de sus operaciones como vendedor a Néstor Daniel Agnesina, por un importe de 767 millones de dólares, y una ganancia por 2.815 millones de pesos. Quién además de haber sido socio de Unigraín SRL, encabeza la lista ordenada por monto, de las personas físicas que operaron con el dólar futuro, con contratos por 1.420 millones de dólares, y 5.001 millones de pesos de ganancias.

A Unigraín le sigue Global Agro Broker SA, otra firma dedicada a la especulación agrícola, presidida por Jorge Elicegui. La que también mantuvo operaciones cruzadas con Unigrain, y solo cuenta con un patrimonio neto de 40 millones de pesos, cuya última documentación también resulta inaccesible en la CNV. Pero que no obstante pudo concretar 969 contratos, por un total de 2.151 millones de dólares, lo que le reportó una ganancia teórica de 5.592,5 millones de pesos.

Las firmas que seguidamente ostentan ganancias superiores a los mil millones de pesos, son CITICORP CAPITAL MARKETS SA con 4.533 millones. BLD S.A con 3.532 millones. INDUSTRIAL AND COMMERCIAL BANK OF CHINA, con 3.146 millones. PAMPA TRADING S.A. con 2.752 millones. BANCO DE GALICIA Y BUENOS AIRES S.A. con 2.313 millones. BANCO DE VALORES S.A. con 1.691 millones. LDC ARGENTINA S.A. con 1.636. DEUTSCHE BANK S.A. con 1.273 millones. BANCO BTG PACTUAL LUXEMBOURG S.A. con 1.210 millones. JP MORGAN OVERSEAS CAPITAL CORPORATIE con 1.116 millones, e YPF con 1.030 millones.

Efectuando un rápido peinado por grupo económico, nos encontramos que el City en conjunto a través de sus distintas sociedades, apostó 1.692 millones de dólares en contratos de dólar futuro, y se alzó con una ganancia por 4.679 millones de pesos. Por su parte el grupo Pampa, de Marcos Marcelo Midlin, apostó 1.028 millones, y se alzó con 3.183 millones de pesos, con los que seguramente costeará buena parte de su reciente compra de los activos de Petrobras en Argentina.

El JP Morgan por su parte apostó contratos por 503 millones de dólares, y se alzó con una ganancia de $ 1.601 millones de pesos, por lo que es entendible el apoyo que brindó al actual Gobierno para arreglar el problema con los fondos buitres. Lo mismo que el Deutsche que apostó 449 mil dólares, y se llevó puestas ganancias por 1.370 millones de pesos. Con la característica de que casi el 40 % de esas apuestas la hizo después de la primera vuelta, habiendo incrementado sustancialmente ellas en las vísperas de la segunda vuelta, entre el 16 y 18 de noviembre, apostando así claramente al triunfo de Macri.

También aparece el grupo NEWSAN, la mayor fabricante de electrónicos en Argentina, que encabezado por los filos kirchneristas Rubén Cherñajovsky y Luis Galli, supo aprovechar a fondo el régimen especial de Tierra del Fuego. NEWSAN apostó 291 millones de dólares en contratos de dólar futuro, y obtuvo una ganancia de 1.178 millones de pesos. No obstante el 83 % de sus apuestas las hizo en forma previa a la primera vuelta electoral. Por su parte la mencionada YPF los 255 millones que apostó para alzarse con 1.030 millones de pesos, lo hizo un 35 % después de la primera vuelta electoral. Y por su parte su CEO Miguel Gallucio también hizo fortísimas apuestas, como se verá más adelante en el listado por personas.

Quién apostó abiertamente al triunfo de Macri fue el grupo Techint de los Rocca, que jugó contratos por 185 millones de dólares, el 54 % con posterioridad a la primera vuelta, y se llevó ganancias por 677 millones de pesos. Otros que apostaron fuerte al triunfo de Macri fueron las sociedades de bolsa Puente Hnos y Allaria Ledesma. La primera se jugó con contratos por 137 millones de dólares, el 40 % de ellos después de la primera vuelta, y se alzó con ganancias por 488 millones de pesos. Por su parte Allaria aposto 126 millones de dólares, la mitad de ellos después de la primera vuelta, y se alzó con ganancias por 468 millones de pesos.

Por su parte Tarjeta Naranja, la emisora de tarjeta dedicada a esquilmar a la clase media baja, antes de la primera vuelta se jugó contratos por 123 millones de dólares, y obtuvo ganancias por 425 millones de pesos. Arcor por su parte se jugó con contratos por 116 millones de dólares, y se benefició con 378 millones de pesos, apostando una cuarta parte de ellos después de la primera vuelta.

Por su parte el grupo Urquía, encabezado por el senador K Roberto Urquía, se jugó a fondo a favor de Macri, dado que el 54 % de los 55 millones de dólares en contratos que aposto, lo hizo después de la primera vuelta electoral, concentradas buena parte de ellas entre los días 16 y 18 de noviembre. Con apuestas cortitas para fines de diciembre 2015, enero y febrero de 2016, alzándose así velozmente con un premio de 159 millones de pesos.

Los Grobo por su parte no perdieron la oportunidad, y se jugaron con apuestas por 35 millones de dólares, el 90 % de ellas antes de la primera vuelta, alzándose con un premio de 144 millones de pesos. El Banco Macro por su parte se jugó con sucesivas apuestas por 14,5 millones de dólares, y se alzó con una ganancia de 49,8 millones de pesos. Uno de sus directores es Guillermo Stanley, padre de la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley, y otro es Delfín Ezequiel Carballo, quién por su lado como se verá seguidamente, se alzó también con un premio de más de un centenar de millones de pesos.

Cablevisión del grupo CLARIN, encabezado por Héctor Magnetto, apostó por su parte 11 millones de dólares, el 45 % de ellos después de la primera vuelta, y se alzó con un premio de 47,1 millones. Y el 80 % de las apuestas por un total de 5 millones de dólares que concretó después de la primera vuelta, lo hizo después de que CAMBIEMOS efectuara la denuncia del dólar futuro. O sea que concretó esos contratos de dólar futuro, a la par que dicho grupo mediático escandalizaba a la sociedad por la existencia de esos contratos.

El grupo Pegasus, cuyo CEO era el actual secretario Coordinador de Políticas Públicas Mario Quintana, quién se jacta de ser el “Gordon Gekko del subdesarrollo”, apostó contratos por 11,4 millones de dólares antes de la primera vuelta electoral, y se alzó con 38,4 millones de pesos. Por su parte Chery Socma y CAPUTO SA, que llevan en el orillo la marca Macri, también lucen en el listado.

La primera con 9 millones de dólares apostados antes de la primera vuelta, se alzó con un premio de 34,4 millones de pesos. Y CAPUTO SA apostó contratos por 3,56 millones de dólares, casi el 60 % de ellos después de la primera vuelta, poniendo así sus fichas al triunfo de su amigo o “hermano” Macri, y se llevó un premio de 13,2 millones de pesos. Por su parte el diario LA NACION, inmediatamente antes y después de la 1ra vuelta, a la par que Cambiemos se despachaba con su resonante denuncia del dólar futuro, se jugó con 4 contratos por 4 millones de dólares, que le depararon una ganancia de 13 millones de pesos.

Ver Empresas compradoras de dólar futuro ordenadas por monto

Ver Empresas compradoras de dólar futuro ordenadas alfabeticamente

Dólar Futuro Papers empresas pos primera vuelta electoral

Con posterioridad a la primera vuelta electoral, ingresaron a las operaciones de dólar futuro 620 personas jurídicas que no habían operado en el periodo previo, o sea el 45 % del total. Las cuales no obstante disminuyeron sustancialmente la envergadura de las operaciones, ya que concretaron 2.388 operaciones, a un promedio de cuatro por firma, con contratos por 1.226 millones de dólares, a un promedio de 1,98 millón por firma. Las que se llevaron como premio 4.439 millones de pesos, a razón de 7,16 millones de pesos por firma.

Encabeza su listado Petrobras Argentina, que apostó 49 millones de dólares en contratos, y se alzó con una ganancia de 186 millones de pesos. Le sigue Citicard, del grupo City, con apuestas por 47 millones de dólares, y un premio de 146,5 millones de pesos. Luego METROCORP VALORES presidida por José Alberto Benegas Lynch, que apostó contratos por 36,5 millones de dólares, y se alzó con 142,4 millones de pesos. Unos puestos más abajo viene CRESUD de Alejandro Elsztain, que en el penúltimo día hábil previo al balotaje, aposto contratos por 11 millones de dólares, y con el triunfo de Macri se llevó de premio 44,4 millones de pesos.

Más abajo aparecen ALUAR y FATE de los Madanes, quienes por la suya personal también hicieron apuestas, como se verá más adelante. Las que en conjunto apostaron 20 millones de dólares en contratos y se llevaron 70,4 millones de pesos. Apareciendo un poco más abajo Ferroexpreso Pampeano y Techint Inversiones, ambas del grupo TECHINT, que jugaron las últimas fichas a favor del grupo, y a cambio de una apuesta por 7 millones de dólares, se alzaron con un premio de 23 millones de pesos.

Ver Empresas compradoras dólar futuro pos 1ra vuelta ordenadas por monto

Ver Empresas compradoras dólar futuro pos 1ra vuelta ordenadas alfabeticamente

Dólar Futuro Papers personas

El universo de las personas físicas que apostaron a la martingala del dólar futuro, abarca a 3.164 personas, que efectuaron 10.345 operaciones, con un promedio de 3 cada una, que apostaron contratos por 3.937 millones de dólares, con un promedio de 928 mil dólares cada una, y a un promedio de $ 10,81el dólar. Al irse el dólar a un promedio de 14,58, esto les reportó una diferencia de $ 3,77 por dólar, lo cual representa un monto de 10.692 millones, con una ganancia promedio de 3,38 millones por persona.

Su listado ordenado por montos está encabezado por el desconocido Néstor Daniel Agnesina, socio gerente de CAMBUCO SRL, que solo cuenta con un capital social de 200 mil pesos, y fue socio de UNIGRAIN SRL, la puntera en el listado de las personas jurídicas. Pero que no obstante concretó 894 contratos, por un monto de 1.420 millones de dólares, los que le reportaron ganancias por 5.001 millón de pesos. Esta desproporción entre medios y fines como primer dato que aparece en el listado, resulta una muestra elocuente de las anomalías que esconde la martingala del dólar futuro.

Le sigue de lejos Marcelo Rodolfo Gómez, director de ALUAR y otras firmas, que concreto 31 contratos por 41,5 millones de dólares, y se alzó con un premio de 185,5 millones de pesos. Detrás de él asoma el CEO de YPF Miguel Galluccio, que concretó 18 contratos por 39 millones de dólares, el 38 % de ellos después de la 1ra vuelta, y se alzó con un premio de 136 millones de pesos. Luego por separado aparecen Andrés Patricio Meta, y Natalia Olga Meta, del grupo Banco Industrial, que entre ambos concretaron 35 contratos por 40 millones de dólares, y se alzaron con un premio de 174,5 millones de pesos. Quienes además a través de Industrial Valores SA, se llevaron otros 183,4 millones de pesos, totalizando así la bonita suma de 357,9 millones de pesos.

Le sigue Delfín Jorge Ezequiel Carballo, del Banco Macro, quien concreto 15 contratos por un total de 30 millones de dólares, el 53 % de ellos después de la primera vuelta, y se llevó una ganancia de 117,8 millones de pesos, aparte de los casi cincuenta millones con que se alzó dicho banco. Viene luego Sebastían Jabaz, dedicado a la colocación de moquetas, y revestimiento de suelos y paredes, con 22 contratos por 21,2 millones de dólares, el 42 % de ellos concretados después de la 1ra vuelta, quién se llevó un premio de 84,4 millones de pesos.

Seguidamente aparece el asesor de Daniel Scioli y ex viceministro de Economía durante la presidencia de Fernando De la Rúa, Miguel Bein. Quien a través de su hijo Tomás Lucio, apostó contratos por quince millones de dólares, y a través de su esposa Olga Maria Reborí otros cinco millones, concretados el 100 % de ellos pocos días después de la 1ra vuelta. Y así padre, madre, e hijo se llevaron una ganancia de 93,3 millones de pesos. Unos puestos más abajo aparece el cuestionado empresario Claudio Belocopit, de Swiss Medical Grou, procesado por la quiebra del Club Ferrocarril Oeste. Quién se mandó una apuesta de 3 contratos por 10 millones de dólares, todos ellos después de la 1ra vuelta, y se llevó ganancias por 39,1 millones de pesos.

Trascartón viene el pelotón de los Ezkenazi, Enrique y sus hijos Sebastían y Matías, quienes pese a figurar en la escudería K, apostaron antes de la 1ra vuelta, el primero 8,15 millones de dólares, y sus hijos 7,5 cada uno. Y de esa manera la familia se alzó con una ganancia de 77,4 millones de pesos. Más abajo aparece Matías Tamburini, actual director del FGS (Fondo Garantía Sustentabilidad) de la ANSES, quién aposto contratos por 6 millones de dólares, el 83 % de ellos antes de la 1ra vuelta, y se llevó una ganancia de 23,1 millón de pesos. Ahora administrando el FGS de la ANSES, seguramente tendrá múltiples oportunidades de concretar ganancias similares.

Le sigue más abajo Gloria María Fiorito, esposa del ministro de Producción y galán del gabinete de Macri, Francisco Cabrera. Quién el 11 de noviembre apostó un millón de dólares, y en el último día del funcionamiento del ROFEX, el 18 de noviembre, levantó la apuesta a 1,5 millones de dólares. Y de esa manera se alzó con una ganancia de 5,65 millones de pesos. Ejemplo que muestra la importancia que tienen los PEP por afinidad o consanguineidad, que parecen pulular en estos listados.

Por su parte el jefe de asesores del presidente Macri, José María Torello, dos días después de la 1ra vuelta, se jugó y apostó contratos por 800 mil dólares, llevándose puesta una ganancia de 4 millones de pesos. En cambio quien sería el gran amigo o “hermano” de Macri, o tal vez su homónimo el secretario de Finanzas, Luis Nicolás Caputo, apostó por Macri y su anunciada devaluación 750 mil dólares antes de la 1ra, la parte sustancial en la semana previa a ella, y se llevó un premio de 3,6 millones de pesos.

Un poco más abajo vienen cuatro notables apostadores a favor del triunfo de Macri. Uno es Luis María Blaquier, otro director del FGS de la ANSES, quién el ultimo día en que operó el ROFEX previo a la 2da vuelta, el 18 de noviembre, a la par que CAMBIEMOS escandalizaba al electorado con esas operaciones, se mandó un contrato de dólar futuro por 350 mil dólares, que le reportó la bonita suma de 1,7 millones de pesos. Por lo que también le cabe el apunte hecho respecto su colega Tamburini. Otro tanto hizo Gustavo Lopetegui, actual secretario de Coordinación de Política Públicas, quién en vísperas de la 1ra vuelta apostó 310 mil dólares, y se llevó una ganancia de 1,6 millones de pesos.

Le sigue el actual director del Banco Central Pablo Curat, quién en vísperas de la 1ra vuelta apostó 500 mil dólares, y se alzó con una ganancia de 1,6 millones de pesos. Algo parecido hizo Alejandro Graiver, el esposo y manager de la súper modelo Valeria Massa, quien en pleno escándalo electoral por el dólar futuro, en los días 13, 16, y 17 de noviembre, se mandó tres contratos por 390 mil dólares para marzo de 2016, y este mes se alzó con un premió de 1,35 millones de pesos.

Seguidamente viene la aparición estelar de Martín Lousteau, el mismo que como ministro de Economía del kirchnerismo se “equivocó” con las retenciones móviles de la resolución 125, que tuvieron el lamentable resultado de brindarles enormes ganancias a las exportadoras de granos. Las que contando con las declaraciones juradas de exportación previas como contratos a futuro, se llevaron puestas todo lo que correspondía a las retenciones móviles, sin dejarle un dólar al fisco, a la par que el país se incendiaba por la rebelión del campo.

El Congreso creo una comisión para investigar es enorme negociado, del orden de los dos mil millones de dólares, que para tranquilidad de las influyentes exportadoras de granos se extinguió sin pena ni gloria, si haberse reunido nunca. Pero no obstante como si fuera de amianto, y las embrujadas fuerzas mediáticas lo protegieran, Lousteau luego fue diputado nacional, y candidato a jefe de Gobierno de la CABA, llegando incluso a disputar la segunda vuelta, para pasar después a desempeñarse como embajador en EEUU de Macri.

Por la fe que le tenía a este, y habiendo sido asesor del ministro Alfonso Prat Gay en el Banco Central, y adscripto a la consultora APL, propiedad del ministro y su viceministro Pedro Lacoste, en la semana siguiente a la 1ra vuelta apostó un contrato de 350 mil dólares para marzo de este año. Y en el mismo día y para el mismo mes, y a través del mismo intermediario Puente Hnos, también lo concretó su glamorosa pareja, Carla Peterson, por otros 150 mil dólares. Y así en ese ese mes Martín se alzó con una ganancia de 1,14 millones de pesos, y Carla con una ganancia de 568 mil pesos. O sea 1,7 millones de pesos entre ambos, gracias a la Martín-Gala del dólar futuro, que endulzarán el connubio de Martín y Carla en Washington.

Los notables personajes detectados que aparecen a continuación, parecen haber tenido más confianza que Lousteau por el triunfo de Macri y su consecuente devaluación. Ya que tempranamente en septiembre, el periodista de CLARIN Daniel Fernández Canedo, especializado en economía, apostó 150 mil dólares en un contrato de futuro para marzo de este año, que le deparó un premio de 585 mil pesos. Y quizás por eso es un larvado panegirista del actual gobierno.

Otro tanto hizo Nancy Pazos, la ex esposa de Diego Santilli, el actual vicejefe de Gobierno de la CABA, quien en vísperas de la primera vuelta también se jugó con un contrato por 150 mil dólares, que le reportó un premio de 480 mil pesos. Más adelante aparecen los notables nombres y apellido radicales de Leandro Hipólito Illia, quien a principios de septiembre, y luego en vísperas de la 1ra vuelta, se jugó dos contratos para marzo, por un importe total de 100 mil dólares. Lo que le reportó una ganancia de 395 mil pesos contantes y sonantes, demostrando así que el dólar futuro tiene “efectividades conducentes”.

Más abajo aparece el ex ministro Roque Fernández, que tempranamente en septiembre se jugó dos contratos por un total de 100 mil dólares, y se llevó un premio de 358 mil pesos. Por su lado Hernán Lacunza, actual ministro de Economía de la Provincia de Buenos Aires, en sucesivas apuestas, concretadas las ultimas en las dos semanas previas a la 1ra vuelta, apostó 95 mil dólares en contratos, que le reportaron una ganancia de 308 mil pesos, etc. etc.

Ver Personas que compraron dólar futuro ordenadas por monto

Ver Personas que compraron dólar futuro ordenadas alfabeticamente

Dólar Futuro Papers personas pos primera vuelta electoral

Después de la 1ra vuelta electoral se incorporaron a la martingala del dólar futuro sin riesgo de pérdidas, 1.485 personas que no habían participado en el periodo previo. Lo que representa el 47 % del total de personas físicas que apostaron al dólar futuro. Ellas hicieron un total de 3.112 apuestas, o sea un promedio de 2,1 por persona, por un monto total de 404,8 millones de dólares, lo cual representa 273 mil dólares por persona. Que en promedio apostaron a un dólar futuro de 10,90, que al resultar a un promedio de 14,62, les reportó una ganancia de $ 3,73 por dólar apostado. Lo cual les representó una ganancia de 1.449 millones de pesos, a razón de 975 mil pesos por persona.

Su listado lo encabeza el ya nombrado Tomás Lucio Bein, hijo y socio de Miguel Bein, con su ganancia de 76,3 millones de pesos. Seguidos por la familia de brokers De María, Juan Miguel, Lucas, y Marcos Tomás, con 99,6 millones de pesos. Viene luego el financista Agustín Angel Sobrero, con ganancia por 44,6 millones, seguido por el mencionado Claudio Belacopit, con ganancias por 40,3 millones.

Le sigue el multiempresario polirubro, Jorge Osvaldo Salvatierra, con ganancias por 38 millones de pesos. Luego está la casi desconocida Martina Curia, con ganancias por 36,8, seguida por Gustavo Garbarino, con ganancias por 34,7 millones. El que es seguido a su vez por otras trece personas físicas, que se alzaron con montos entre 10 y 34 millones de pesos.

Más adelante hay otros apellidos resonantes, como Javier Santiago Madanes, del grupo ALUAR, quién se alzó con una ganancia de 6,9 millones de pesos. Alejandro Elsztain del grupo IRSA – CRESUD – BHN, con beneficios por 5,5 millones. Empresario acusado de tener estrechos lazos con el PRO en sus negocios inmobiliarios, quién además a través de CRESUD, IRSA, y el Banco Hipotecario se alzó con otros 515,8 millones de pesos. Luego viene el mencionado Torello, con sus 4,06 millones de pesos. Le sigue quién sería el empresario duhaldista Gustavo Pierri con 3,4 millones de pesos. El industrial Gilberto Montagna, con 3,4 millones. El ex juez y defensor de CLARIN Gabriel Cavallo, con 2,9 millones de pesos.

Están también los antes mencionados Luis Maria Blaquier, con 1,7 millones, Gravier Alejandro, con 1,35 millones, el embajador en EEUU Martín Lousteau con 1,13 millones. La familia de Juan Carlos Rabbat, dueña de la Universidad Siglo XXI con 1,55 millones. Integrantes de la familia Whertein de La Caja y Telecom, que se alzaron con 2,04 millones de pesos. El economista menemista Orlando Ferreres, con 435 mil pesos. El presidente de EPEC (Empresa Provincial Energía Córdoba) Daniel Tillard, con 428 mil pesos. Integrantes de la familia de brokers Benedit, uno de cuyos miembros se suicidó trágicamente en el 2014, con 1,03 millones de pesos, además de los 8,2 millones que se llevaron con Benedit Bursatil S.A, etc.

En ese recorrido van quedando en el camino apellidos notables de posibles PEP por afinidad y consanguienidad, como Rodríguez Larreta, Bullrich, Sanz, Tonelli, Sileoni, Pfirter, Bulgheroni, Magariños, Cabrera, Bausili, Bielsa, Negri, Brito, De Angelis, COSENTINO, Cossar, etc. A los que se suman otros vinculados con las actuales autoridades del Banco Central, como Llach, Liendo, Feldman, Flores, Prina, Carranza Domínguez, etc. Además de tantos que uno desconoce, pero que no resistirían la escrutación social y/o su cruce con la nómina de PEPs’ que en Argentina parece ser inhallable, pese a tratarse de una obligación casi universal.

Incluso figura una Farah, apellido homónimo del juez de la Cámara de Apelaciones, que confirmó las andanzas de Bonadio en la causa del dólar futuro, pero constreñida solo a perseguir a las anteriores autoridades que lo implementaron, no a quienes se beneficiaron inusitadamente con ella. Y también aparece un Sáenz, homónimo del fiscal general de la Cámara de Apelaciones, Ricardo Saénz, quién parece empeñado en ganarse el puesto de Procurador General, sosteniendo sin prueba alguna que a Nisman lo mataron, y haciendo lobby en Israel.

Ver Personas que compraron dólar futuro pos 1ra vuelta ordenadas por monto

Ver Personas que compraro dólar futuro pos 1ra vuelta ordenadas alfabeticamente

La defección del Congreso en los temas trascendentales de Argentina

Más allá de las apariencias, el Congreso se conduce actualmente en forma similar a lo que sucedía con el kirchnerismo. Habiendo incluso abdicado recientemente, con la ley en que se convalidó el arreglo con los fondos buitres, a su facultad de investigar la deuda externa que nació hace cuarenta años durante el Proceso Militar, y aún permanece intocable.

Sus integrantes están ocupados en rendir homenaje al Club Sacachispas, en instaurar el día del peluquero, agregar nuevos feriados, y pergeñar bellos proyectos de leyes declamativas. Pero siguen sancionando leyes exprés sin profundización alguna de sus contenidos, y dando solo una apariencia de debate, igual que sucedía con el kirchnerismo. Aderezada ahora con toqueteos y cambios cosméticos, para simular la existencia de consensos. Pero sin inquirir en manera alguna respecto el sentido profundo de ellas, y las malicias que esconden.

Desconociéndose además el lado oculto de esas transas, que hacen recordar al contubernio entre conservadores y radicales antipersonalistas de la década infame del ’30. E incluso el mas reciente suceso de la Banelco, que pareció tener su réplica con el chateo transaccional entre el jefe del bloque Cambiemos, Nicolás Massot, y el líder del Bloque Justicialista Diego Bossio. A los que puso un certificado de honestidad el bailarín juez Norberto Oyarbide, que velozmente desestimó la denuncia al respecto

Y así aprobaron a las apuradas un desprolijo, improvisado y oneroso arreglo con los fondos buitres, por la situación desesperada en que se había sumido el Banco Central, como consecuencia de la precipitada salida del cepo cambiario concretada por el actual Gobierno, prometida electoralmente. Que tiene como herramienta maestra los contratos de dólar futuro, quedando así inerme ante los fondos buitres.

También está aprobando a las apuradas una ley de transparencia pública, que tiene por objeto legalizar el secreto instaurado sobre el contrato con Chevron, que ha determinado altísimas tarifas en los combustibles, que lesionan gravemente a las familias y a la competitividad industrial. Aprobó también trasnochadamente los DNU que en la práctica derogaron la ley de medios, como pago al grupo CLARIN del botín electoral, a cambio del apoyo mediático que brindó a Cambiemos para llegar al poder y sostenerse en él.

Y ahora a las apuradas y sin reflexión alguna procura aprobar una supuesta ley de reparación histórica a los jubilados, que en realidad esconde: 1) Una quita enorme respecto las sentencias judiciales que obtuvieron, a la par que los amenazan con la declaración de emergencia. 2) La posibilidad de que las empresas privadas cuyas acciones detenta la ANSES, recompren estas acciones con fondos que en realidad pertenecen a la ANSES.

3) La autorización para que las provincias metan manos en los fondos de la ANSES -como si estos fueran infinitos- a cuenta del 15 % de coparticipación que había sido devuelta por el anterior gobierno, y que el nuevo gobierno ilegalmente revocó. Ante lo cual los gobernadores de provincia, como Boabdil el rey moro, lloraron como mujeres sin saberlo defender como hombres. 4) Y un generoso blanqueo para los que más tienen y menos cumplieron, a la par que se les promete una quita y desaparición del impuesto que corresponde sobre los bienes blanqueados, garantizándolos además con un absoluto secreto sobre sus maniobras, con extraordinarias penas para quienes lo violen.

Además también se prepara para convalidar el nombramiento por parte del presidente Macri de dos ministros de la Corte por decreto, con los cuales el macrismo, sumado al voto de Juan Carlos Maqueda, adquirirá el control de ella en relación a temas candentes, como el de la legalidad de la derogación de la ley de medios por decreto, y la cuestión de la coparticipación con las provincias.

A cambio de toda esa genuflexión, el Congreso ha sacado leyes de aspaviento, como la de la prohibición de despidos. Que el conservador presidente Macri estaba obligado a vetar, al ser la expectativa del despido un gran disciplinador y apaciguador de la demanda laboral. En un mundo además, en que la que para poder subsistir ante la competencia asiática, la impronta es la flexibilización, no la rigidización laboral.

No ha variado así un ápice el federalismo político pero no económico que funciona en la República Argentina. En el cual los gobernadores de provincia, siempre famélicos por dinero, bailan como el mono por la plata al son de la música del organillero, papel que desempeña el presidente de la Republica que detenta la bolsa con dinero. Y de esta manera hace bailar a los integrantes del Congreso que no representan al pueblo, sino a los caciques provinciales.

Ante esta defección del Congreso, solo le queda a los argentinos la escrutación social de los Dólar Futuro Papers, a los efectos de concretar condenas sociales que impida que quienes se beneficiaron alevosamente con ellos, detenten puestos claves en la administración pública. Ya que si la ocasión los hizo ladrones, van a abundar otras ocasiones donde sucederá lo mismo.-

 

Comentarios de Facebook

También se puede ver

LAVA JATO cordobés: crece el escándalo por las coimas en la gestión de Cambiemos

La fiscalía Anticorrupción de la justicia de Córdoba,