¿La censura o los ataques del diario LA NACION vienen de más Arribas?

¿La censura o los ataques del diario LA NACION vienen de más Arribas?

El diario LA NACION pese ser una “tribuna de doctrina” afín al actual Gobierno, con la intervención del periodista Alconada Monn se despachó con la noticia escandalosa que el jefe de la AFI (Agencia Federal Inteligencia) Gustavo Arribas, íntimo del presidente Macri, estaba envuelto en el escándalo de las coimas del Lava Jato, desatado con las confesiones de los ejecutivos de Odebrecht, afectando así gravemente al Gobierno ¿Se trató de un simple descuido en su línea editorial, o de una operación para asegurar otras lealtades inconfesables?

Por Redacción

Los periodistas Juan Cruz Guido y Enrique de la Calle son autores de la nota ¿LA NACION censuró al periodista Alconada Mon sobre el caso Arribas? que seguidamente se publica. Más allá de que tras la publicación de la nota hubo una ostensible censura, al discontinuar y desinteresarse seguidamente LA NACION respecto este escándalo que había destapado, el interrogante que queda planteado en el tortuoso mundo de los espías, a la luz de la nota publicada recientemente por Stripteasedelpoder LA NACION: De Bartolomé Mitre a Barton Corp que pertenecería a la CIA, y su maraña de otras offshore fantasmas, es si solo se trató de una censura a posteriori por no haber vigilado previamente la línea editorial. O un ataque seguido de una censura, con el objeto de moderar el impacto.

Este interrogante es válido si se considera que el Señor Cinco, como se denomina en la jerga de los espías al director de la AFI (Agencia Federal de Inteligencia) Gustavo Arribas, tiene una difícil relación con la Señora Ocho, la subdirectora de la AFI Silvia Majdalani, alias “la Turca”, quién es la que realmente maneja operativamente ese antro de antecedentes siniestros.

Pero a ello hay que agregarle que Arribas, un escribano que nada sabe de espionaje y si de opacas transacciones de futbolistas, está allí por la única y exclusiva razón de que es un hombre de absoluta lealtad y confianza del Presidente Mauricio Macri. Al punto de habitar el departamento donde residía este, antes de trasladarse a la Quinta de Olivos.

Y esto a su vez tienes sus implicancias, dado que las grandes potencias no gastan mucha pólvora en chimangos, haciendo inteligencia en los países periféricos como Argentina. Sino que optan por cooptar, penetrar, o parasitar los aparatos de inteligencia de los paises que se encuentran en su área de influencia. Rol que hasta hace poco cumplía él, según el diario LA NACION, agente preferido de la CIA y el Mossad, Antonio Horacio Stiusso.

Quien ahora habría sido sustituído por “la Turca” Señora Ocho Majdalani. Que según diversas fuentes, estaría reintroduciendo en la AFI a la patota que secundaba a Stiusso. O sea recreando el lazo con la CIA y el Mossad a las que representaba este.

Y aquí hay otra fuente de conflictos, en pos de asegurar lealtades. Porque Stiusso demostró que su lealtad garantizada, no era con el gobierno argentino de turno, sino con la CIA. E incluso como representante de esta y los intereses superiores de EEUU, se atrevió a desafiar el errado curso político de entendimiento con Irán para tratar de aclarar el caso AMIA, oponiéndose con todos sus medios y ardides de inteligencia al anterior Gobierno argentino. Después de haber impuesto la tesitura de responsabilizar a los iraníes del atentado, conforme las necesidades de EEUU e Israel.

Y hoy quizás se trata nuevamente de eso, de cómo asegurar que la conducción de la AFI tenga lealtad garantizada hacia la CIA y los EEUU, y no hacia el mandamás argentino de turno, como parece ser el caso de Arribas. Por eso LA NACION, cuyo control evidencia estar en manos de la CIA, habría lanzado un ataque contra Arribas, a costa aun de golpear al de más arriba. Seguido de la censura, para que el impacto no fuera tan duro.

Un ejemplo de estos juegos mediaticos para incidir en el mundo de los fizgones, fue la publicación por parte de Página 12 en el 2001, cuando su propietario oculto era el CEO de CLARIN Héctor Magnetto, de la foto del jefe de la estación de la CIA en Buenos Aires, Ross Newland. Esta filtración finalmente hizo que se definiera a favor de “Jaime” Stiusso, la crisis que existía en la SIDE por el enfrentamiento que existía entre este agente abiertamente pronorteamericano, y el director de Contrainteligencia Alejandro Brousson.

Quien como jefe de la “Sala Patria”, había logrado mantener esta sección de la SIDE estanca a las filtraciones de inteligencia hacia otros servicios, y obtenido la sorpresiva captura del presunto agente doble de la CIA, el guerrillero Enrique Haroldo Gorriarán Merlo. Como consecuencia de esa filtración, por exigencia de Estados Unidos al Gobierno de la Alianza, Brousson debió abandonar la SIDE, y Stiusso se encaramó como el mandamás en ella. Puesto en el que subsistió hasta fines del año 2014, en el que se produjo su salida con motivo de su enfrentamiento con el Gobierno kirchnerista, por el Memorandum de Entendimiento con Irán.

¿La Nación censuró al periodista Alconada Mon sobre el caso Arribas?

El periodista publicó en enero una investigación que describió cómo Arribas recibió cinco transferencias de parte de un lobista de Odebrecht, la empresa brasileña acusada de corrupción. Después, el diario se llamó a silencio sobre el caso. 

Por Juan Cruz Guido y Enrique de la Calle

El 11 de enero pasado, el periodista Hugo Alconada Mon publicó en La Nación una contundente investigación iniciada por el Instituto de Defensa Legal de Perú, que sindicaba a Gustavo Arribas, jefe de los servicios macrista, como la conexión local de la constructora Odebrecht. La información provenía de la delación premiada a la que se acogió Leonardo Meirelles. Allí confesó haber realizado 4.800 operaciones, entre 2009 y 2014, con el fin de sobornar a los distintos gobiernos de América encargados de adjudicar obras públicas. En una entrevista publicada por el medio peruano, Meirelles, desde la cárcel, aseguró que él mismo actuó como valijero de los pagos espurios. Declaró que “se entregaba el dinero en un hotel o en la sede de la compañía” y admitió que el mismo viajó para realizarlos: “Yo personalmente llevé dinero a Lima en una oportunidad (…) Requerían que se hagan pagos en el Perú y se llevó el dinero en cash”.

En ese contexto se producen las transferencias que el cambista (“doleiro”) de la city paulista realizó a una cuenta del titular de la AFI en Suiza. A través de una empresa fantasma (RFY Import & Export Limited), radicada en Hong Kong, se concretó la operación. En su declaración ante la justicia de Brasil y Estados Unidos, Meirelles admitió que dicha sociedad, entre otras, tenían como fin el pago de sobornos. Investigaciones posteriores revelaron que la constructora brasilera montó un sistema paralelo para la realización de los pagos, que incluyó la compra de bancos en paraísos fiscales.

La Nación publicó y luego se olvidó del caso

El diario La Nación, alineado en general con el gobierno de Mauricio Macri, sorprendió al publicar la primera investigación sobre Arribas, firmada por Alconada Mon. Luego de que el escándalo estalló, el medio empezó a correrse de la cobertura del caso, a pesar de las incongruencias notables de Arribas, que llegó a contradecir la propia versión de su íntimo amigo, el presidente de la Nación, sobre la venta de un inmueble (el jefe de los servicios habló luego de “muebles”).    

En esa primera nota de Alconada Mon, se informó que fueron cinco transferencias por 594.518 dólares. Allí se detalla las maniobras financieras descriptas pero no se aportó el documento que confirma dichas transferencias. El escándalo desatado por la revelación de sobornos pagados por la constructora Odebrecht, consecuencia de la investigación a Petrobras conocida como Lava Jato, despertó alertas en varios países. Muchos actuaban como intermediarios de las operatorias que siempre incluían paraísos fiscales. Tal fue el caso de Estados Unidos, que fue uno de los primeros en presionar al conglomerado brasilero por su red de coimas a lo largo del continente americano. Uno de los documentos aportados por la justicia estadounidense son los reportes del Bank of New York Mellon, que medió en varios de estos movimientos.

Los giros a la cuenta (no declarada) de Gustavo Arribas en el Credit Suisse de Suiza, tuvieron como intermediario a la institución neoyorquina. Lo informado por The Bank of New York Mellon, tal como reseñó AGENCIA PACO URONDO, confirma las cinco transferencias. Las mismas se acreditaron de la siguiente manera: cuatro transacciones por U$S 154.666, U$S 120.352, U$S 90.000, U$S 159.000, respectivamente el 25 de septiembre de 2013 y una última por u$s 70.500, el jueves 27.

La denuncia publicada en el matutino fundado por Bartolomé Mitre generó un gran revuelo en la política interna ya que vinculaba directamente al presidente Mauricio Macri con las coimas de Odebrecht a lo largo del continente. El nombramiento de Arribas al frente de la AFI se correspondía con la declaración del mismo presidente de que pertenecía a su círculo íntimo. Por eso la vinculación era innegable. Alconada Mon amplió su declaración ante la Unidad de Información Financiera. El periodista aseguró que el organismo había recibido un reporte por operaciones sospechosas ligado a las transferencias en Suiza. El expediente se “cajoneó”. En ese mismo momento se estaban discutiendo los pliegos en el Senado.

AGENCIA PACO URONDO dialogó con la vocal de la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia ante la cual se tuvo que presentar Arribas. Teresa García confirmó que el jefe de los espías no presentó más documentación que un correo electrónico de la entidad bancaria suiza reconociendo la última transferencia, la menor cuantía, por 70.500 dólares. Otra vez, silencio de La Nación.

Alconada fue a la Justicia

En su declaración ante la justicia federal, el periodista de La Nación puso énfasis en los cambios de discursos del ex escribano de SOCMA para justificar los pagos tanto en la arena pública como en el ámbito privado. Alconada Mon atestiguó sobre las cambiantes declaraciones de sus representantes, que reconocieron que los pagos se realizaron “en negro” (situación que confirma los motivos de la necesidad de una triangulación financiera). Mucha de esa información no fue difundida por el diario La Nación. 

Luego de publicar su denuncia, y de forma sorprendente, Alconada salió de vacaciones, según él mismo aclaró en las redes sociales. ¿Misma suerte corrieron todos los periodistas de investigación del diario? Lo cierto es que hace semanas que el medio no volvió a informar sobre el caso Arribas. AGENCIA PACO URONDO dialogó con fuentes vinculadas al diario, quienes confirmaron la “molestia” de la dirección de La Nación con la investigación.

Mientras tanto, avanza en la justicia una investigación por parte del fiscal Federico Delgado, que deberá aclarar si los pagos a Arribas tuvieron que ver con sus “gestiones” para que la empresa brasileña participara del soterramiento del Sarmiento, lo que finalmente ocurrió bajo el mandato de Macri. Por su parte, Arribas todavía debe información que aclare si recibió solo una transferencia y no cinco, como dice la denuncia, y en calidad de qué recibió la que acepta. Todo esto ocurre mientras los grandes medios decidieron mirar hacia otro lado. 

Las cinco transferencias

The Bank of New York Mellon actuó como intermediario de los giros registrados bajo el código de IRVTUS3NXXX. Según IDL, estos son los datos que consigna dicho intermediario:

*Lunes 23 de septiembre de 2013. 22:58:47 hs. U$S 154.666. Registrado en “Customer Reference”, PIGHK19018A01572 y en “Payment Reference”, Q0001585. Fecha de debitación: Viernes 27 de septiembre.

*Lunes 23 de septiembre de 2013. 23:02:55 hs. US$ 120.352. Registrado en “Customer Reference”, PIGHK19018A01573 y en “Payment Reference”, Q0001586. Fecha de debitación: Viernes 27 de septiembre.

*Lunes 23 de septiembre. 23:04:33 hs. US$ 90.000. Registrado en “Customer Reference”, PIGHK19018A01574 y en “Payment Reference”, Q0001587. Fecha de debitación: Viernes 27 de septiembre.

*Lunes 23 de septiembre. 23:07:37 hs. US$ 159.000. Registrado en “Customer Reference”, PIGHK19018A01576 y en “Payment Reference”, Q0001589. Fecha de debitación: Viernes 27 de septiembre.

*Jueves 26 de septiembre de 2013. 12:56:23 hs. U$S 70.500. Registrado en “Customer Reference”, PIGHK19018A01580 y en “Payment Reference”, Q0001593. Fecha de debitación: Jueves 26 de septiembre.

Ver también:

LA NACION: De Bartolomé Mitre a Barton Corp que pertenecería a la CIA, y su maraña de otras offshore fantasmas

Apareció la prueba de la falsedad de la denuncia de Nisman y de que todo es obra de Stiusso

Comentarios de Facebook

También se puede ver

ANIMALES SUELTOS EN EL INCAA: ¿El golpe institucional es también por el Futbol NO Para Todos y el cambio cultural?

La destitución al presidente del instituto que promueve