La demencial guerra de los gasoductos pasa por Siria, atizada desde Qatar y por Occidente

El Gobierno de Siria aliado con Rusia ha revertido la situación y está por imponerse en la trágica en incivilizada guerra civil que agobia a ese país desde hace cinco años, que ha provocado la muerte de 300 mil sirios, y éxodo de más de 4 millones de habitantes de ese país. Ante ello la gran prensa occidental tras años de silencio, comenzó ahora a abrumar a sus audiencias, sensibilizándolas con imágenes de esa enorme tragedia humana, de la destrucción de Aleppo, y demás daños causados por ella.

Pero nada dice del verdadero motivo de ese demencial conflicto atizado ex profeso desde Qatar, Arabia Saudita y Occidente, para abrirle paso a un gasoducto que vaya desde Qatar a Europa, pasando por Siria, y Turquía, que compita con los de Rusia. A los efectos de estrangular geoeconómicamente a este país puente entre Europa y Asia, e impedir un gasoducto alternativo que desde Irán, pase por Irak, y Siria. Tal como lo revela la siguiente nota del ingeniero informático y blogero vazco Nando Quintana.

Por su parte Israel también participa en el impulso de esa demencial guerra, en la que Occidente propició el salvaje fundamentalismo del ISIS o Daesh, por dos motivos. Uno el de cortar el arco chiita enemigo, que va desde Irán a El Líbano, pasando por Irak y Siria, que se consolidó tras la desastrosa invasion a Irak por parte de EEUU en el año 2003.

Y el otro para posibilitar también sus envíos de gas natural a Europa, desde sus yacimientos del Mediterráneo Oriental. Estando frente a Gaza uno de los de mayor importancia, que pertenecería a Palestina. Siendo esta una de las razones del bloqueo a esa atribulada ciudad, y el no reconocimiento por parte de Israel del Estado Palestino.

No obstante ser consideradas esas petromonarquías del Golfo Pérsico, como lo “peor de lo peor” en cuanto a los derechos humanos, el actual Gobierno ha firmado un Memorandum de Entendimiento con Qatar, que se niega a hacerlo público. Y a través de su ministro Juan José Aranguren concretó ademas notables compras de GNL (Gas Natural Licuado) a Qatargas IV, que tiene como accionista a la SHELL, compañía de la que el ministro detenta acciones, habiendo presidido una de sus filiales.

Al mismo tiempo desde sus inicios, el Gobierno proclamó una “alianza estratégica” con Israel y Estados Unidos. Pero la situación dio un vuelco de campana, con la derrota en las elecciones de Hillary Clinton, la ex secretaria de Estado que urdió esa demencial guerra, y el inesperado triunfo de Donald Trump en Estados Unidos. Quién designó como secretario de Estado a Rex Tillerson, presidente de EXXON, megacompañia que además de sus acciones en Qatargas I y II, tiene importantísimos convenios con la petrolera rusa Rosneft, para la explotación del petroleo y gas natural en la isla de Sajalin y Sibería.

Tillerson desde un principio se manifestó enteramente en contra del cerco y las sanciones impuestas contra Rusia, por parte del anterior gobierno de Estados Unidos y de Europa, por lo que fue premiado por el presidente Vladimir Putin con la Orden de la Amistad, cultivando entre ambos también una de índole personal. Evidenciándose así un rebalanceo de la situación y de alianzas por parte del nuevo Gobierno de Estados Unidos, con el objetivo de poder enfrentar el desafío que implica el raudo avance de la República Popular China.

Por Redacción

Los gasoductos y la guerra en Oriente Medio

Por Nando Quintana

Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, más de 320.000 personas han muerto en la guerra civil de Siria desde 2011.

Según Iraq Body Count, han muerto más de 36.000 personas en Irak desde el 2013.

Esta tragedia no tiene sentido. ¿Son guerras de religión? ¿Son terroristas? Al Qaeda, el Estado Islámico (ISIS), Bashar al-Asad, los chiís, los suníes. Necesitamos hablar de gasoductos para entender la situación.

La energívora Europa tiene una profunda dependencia del gas Ruso. Para evitarlo, en 2006 se concibe el proyecto del gasoducto Nabucco. Este gaseoducto traería el gas desde Mar Caspio (Kazajistán, Turkmenistán, Azerbaiyán e Irán).

Pero Rusia contraatacó. Acaparó todo el gas disponible en Asia Central y el Caspio para negar suministros a Nabucco y anunció la creación de dos nuevas vías de suministro a Europa: los gasoductos North Stream y South Stream.

Europa, tras la cancelación del proyecto Nabucco, dará luz verde al gasoducto Trans Adriático, que consolidará la unión energética del sur de Europa con Turquía.

Pero los grandes clientes de Rusia están en recesión. En 2014, tras la Crisis de Crimea, se enfrían las relaciones con Europa y Rusia decide paralizar el South Stream y mirar hacia Oriente Proximo (Turquía, Siria, Líbano, Israel y Chipre) y hacia China. Nace el gasoducto Turkish Stream.

Qatar también pierde clientes (EEUU le compra un 40% menos gracias al fracking y demás). Empieza a buscar nuevos clientes y mira a Europa. Nace el gasoducto Árabe Qatar-Turquía.

El principal competidor de este gasoducto es el gasoducto Irán-Irak-Siria.

Por lo tanto, hay una carrera gasística en Oriente Próximo. Pero conviene recordar el papel que tiene la religión en todo esto.

Bashar al-Ashad en Siria, la mayor parte de Irak e Iran son musulmanes chiís. Esto y el gasoducto Irán-Irak-Siria les convierte en aliados.

El Estado Islámico y los rebeldes en Siria (Al Qaeda) son musulmanes suníes. Yemen, Arabia Saudí y Qatar también. Esto y el gasoducto Árabe Qatar-Turquía, les convierte en aliados.

Mientras Bashar al-Ashad esté en el poder, no permitirá que el gasoducto Árabe pase por Siria. Por otro lado, Qatar y Arabia Saudí no van a permitir la construcción del gasoducto Irán-Irak-Siria.

¿Y Occidente? ¿Quiénes son los buenos y quiénes son los malos para nosotros? Para EEUU los malos son el Estado Islámico.

En Irak el Ejército Iraquí, creado y armado por EEUU tras su invasión en 2003, combate contra el Estado Islámico.

En Siria, EEUU apoya y arma a los rebeldes moderados sirios, pero solo para que combatan al Estado Islámico, no para ir contra Bashar al-Ashad.

Por último, Irán ya no es tan enemigo, ni su programa nuclear es tan amenzaza como antes.

En fin. Parece una macabra partida de Risk.

Los gasoductos y la guerra en Oriente Medio

Ver también Trump y el malestar de una globalización engañosa a favor de los MEGA RICOS

Comentarios de Facebook

También se puede ver

¿El fin de 500 años de dominación de Occidente, o solo una ampliación de este espacio?

Carlos Pereyra Mele es un experto en Geopolítica,