El Banco Central a cargo de Sturzenegger sigue con el tongo del dólar futuro

En junio pasado el Banco Central, presidido por Federico Sturzenegger, les posibilitó a los apostadores del dólar futuro de la era K, hacerse con un plus de 2.568 millones de pesos. Además su intervención impidió que los especuladores del dólar futuro de la era de Macri, tuvieran una fenomenal pérdida de mas de 11.000 millones de pesos, revirtiéndola en enormes ganancias. Situación que se repitió con las operaciones pactadas a lo largo del mes de junio, con vencimiento en ese mes, impidiendo que los especuladores de último momento del dólar futuro, soportaran pérdidas por 1.798 millones. El Banco Central se ha convertido así con el dólar futuro, en un casino donde se siguen concretando enormes transferencias de riquezas, con la complicidad de los croupieres que están a cargo del mismo. En donde el tongo, o sea la trampa en que uno de los contendientes se deja ganar por razones ajenas al juego, está a la vuelta de la esquina, sin que el Congreso atine siquiera a tomar conocimiento del tema. 

Por Javier Llorens y Luca Llorens.

En informes anteriores STDP develó que la polémica causa del dólar futuro que involucra al kirchnerismo, había beneficiado principalmente a notables figuras del macrismo, alzándose con notables ganancias. Entre ellos, el “hermano del alma” del presidente Mauricio Macri, Nicolás Caputo, que se alzó con 1,6 millones de pesos; su empresa Caputo S.A., con 13,2 millones; el secretario de Coordinación de Política Públicas, Mario Quintana, con su empresa Farmcity, 11,4 millones; el embajador en EEUU Martin Losteau y su pareja, 1,7 millones; el director de la ANSES Luis María Blaquier, 1,7 millones; Flavio Luis Nicolás Caputo, primo hermano de Nicky, 3,6 millones; Chery Socma de la “famiglia” Macri, 34,4 millones; el director del Banco Central Pablo Curat, 1,6 millones; la esposa del ministro de Producción Francisco Cabrera, Gloria María Fiorito, 5,65 millones; Gustavo Lopetegui, secretario de Coordinación de Política Públicas, 1,6 millones de pesos; Matías Tamburini, también director de la ANSES, 23,1 millones; el jefe de asesores del presidente Macri, José María Torello, 4 millones, y sigue la cuenta…

Ver más: Dólar Futuro Papers

Ver más: CORRUPCION EXPLICITA: los ladrifuncionarios de ayer y de hoy pescados con las manos en la masa

Ahora, otra investigación exclusiva de STDP da cuenta que en el mes de junio, el Banco Central de la República Argentina -BCRA- a cargo de Federico Sturzenegger, perdió 2.586 millones de pesos adicionales, con los contratos a dólar futuro firmados en la era K, con vencimientos en ese mes.

El negocio del dólar futuro, que puede concretar cualquier persona a través del ROFEX, el mercado de futuros de Rosario, y del MAE (Mercado Abierto Electrónico) reservado a grandes instituciones, es básicamente una apuesta derivada del valor del dólar. Donde por un lado está el vendedor y el otro el tomador, y donde ambos acuerdan el precio que tendrá la moneda estadounidense el último día hábil del mes, o uno por venir.

Llegado ese día, la diferencia que resulte entre el valor de ese día y el del dólar apostado, se salda en pesos. Es decir si el inversor aposto 100 dólares a 10 pesos, y luego el dólar salta a 15, el vendedor paga 500 pesos de diferencia (100 u$s x 5 pesos). Y si el dólar bajó a 9 pesos, el comprador le paga al vendedor 100 pesos por la diferencia.

La esencia del negocio radica, en que para hacer esa apuesta, el comprador no tiene que poner los 100 dólares, o su equivalente en pesos, sino solo el 10% de lo apostado. Lo cual dota a dicha especulación de un extraordinario apalancamiento, ya que con los 100 dólares de garantía, se puede hacer una apuesta por 1.000 dólares. Con lo cual si el dólar pasa de 10 a 15 pesos, los 5 pesos de diferencia le reportan al apostador una ganancia de 5.000 pesos. Que a un dólar a 15 pesos, equivale a 333 dólares. O sea que el que apostó se lleva una ganancia del 333% en dólares, o sea 4,33 veces más a lo apostado.

Bajo la gestión de Macri, en el mes de junio pasado, el BCRA debía liquidar 2.394 contratos de dolar futuro de la era K, por un total de 2.463 millones de dolares. Los cuales con la cotización del último día del mes de mayo a $ 13,88 arrojaban una diferencia promedio de 2,41 pesos por dólar. Representando para el BCRA un monto a pagar de 5.934 millones de pesos, equivalentes a 427 millones de dólares a ese tipo de cambio.

Pero una serie de medidas tomadas por Sturtzenegger produjeron una súbita alza de la divisa estadounidense a fines de junio, que rápidamente trepó hasta $ 14,92 pesos por dólar, pese haber llegado a un mínimo de $ 13,76 el día 15 de ese mes. Pero a partir del día 21, como se puede ver en el siguiente gráfico, se le escapó raudamente la tortuga al BCRA, y así el dólar al día 30 de junio, en el que se liquidaban las operaciones, cerró a $ 14,92 pesos.

Fuente: Estadísticas del BCRA

Como resultado de esto, la diferencia a pagar por el BCRA trepó a 3,45 pesos por dólar, o sea 1.04 peso por dólar mas. Lo cual representó un monto a pagar de 8.501 millones de pesos, equivalentes a 569 millones de dólares. Representando esto una pérdida para el BCRA de 2.566,4 millones de pesos, equivalentes a 142 millones de dólares. O sea un incremento de la pérdida de ese mes de un 43 % en pesos y un 33% en dólares.

Entre las medidas del BCRA que impulsaron la suba del dólar fueron, por un lado, las sucesivas caídas en la tasa de LEBACS durante las últimas dos semanas del mes de junio. Esto estimuló la compra de dólares por parte de los ahorristas que ante la caída del rendimiento de las LEBACS, optaron por la moneda extranjera.

Además mediante una comunicación de fecha 23 de junio (A5997) el BCRA dispuso una sustancial ampliación al límite de la tenencia de divisas extranjeras por parte de los bancos y financieras. Posibilitando contar hasta un 15% de reservas en moneda extranjera, cuando antes era un 10%. Es decir, se incrementó un 50% el límite, el que cual pese a regir a partir del 1 de julio, desató una presión compradora sobre el mercado de divisas por parte de las entidades financieras, al tratarse el límite de promedios diarios. Y también a través de firmas vinculadas, lo que hizo que el dólar aumentara sustancialmente su valor en solo una semana.

Los beneficiados con esa curiosa escapada de la tortuga del dólar, administrado o desadministrado por el BCRA encabezado por Sturzenegger, se pueden apreciar en los siguientes listados, discriminados por personas físicas y jurídicas (empresas), y ordenados por monto y alfabéticamente, para facilitar su escrutinio.

En el caso de las empresas, los que encabezan el listado de beneficiados por monto son los conocidos de siempre. Están las especuladoras agrícolas Unigraín y Global Agro Brokers, que se alzaron con 468 millones de pesos de yapa adicional, gracias al descuido del BCRA, además de los 1.090 millones que iban a cobrar, según la cotización del dólar a fin del mes anterior. El Citicorp, que se llevó 118 millones de yapa, además de los 439,8 millones que iba a cobrar.

El JP Morgan Chase, con 160 millones de yapa, además de los 368,4 millones que iba a cobrar. Pampa Trading de Midlin, con 84 millones de yapa adicional. Tarjeta Naranja, con 66 millones de yapa. El Banco de Galicia con 61 millones de yapa, etc. Por su parte el trío de empresas directamente vinculadas con el actual Gobierno, Chery Socma, Farmcity, y Caputo, se llevaron una módica yapa de algo más de siete millones de pesos, además de los 16,3 millones que iban a cobrar.

Ver Empresas compradoras dólar futuro K y sus ganancias y sobreganancias ordenadas por monto

Ver Empresas compradoras dólar futuro K y sus ganancias y sobreganancias ordenadas por abc

En cuanto a la yapa que se llevaron las personas físicas que especularon con el dólar futuro con vencimiento en junio, se encuentran a la cabeza el ignoto Néstor Agnesina, que gracias al descuido del BCRA, se llevó una yapa de 177 millones de pesos, además de los 455,2 millones que iba a cobrar. Los Eskenazi, que se alzaron con una yapa de 24 milloness, además de los 57,1 que iban a cobrar. Marcelo Kiguel, el socio del dirigente radical Mario Brodersohn en Portfolio Investment, con una yapa adicional de 10,4 millones. Gustavo Cañonero, del Deustche Bank, con una yapa de 7 millones. El ex presidente de YPF Miguel Galuccio, con una yapa de algo más de tres millones de pesos. Y en la lista aparece también el actual ministro de Economía de Buenos Aires, Hernán Lacunza, que se llevó una propina adicional de 23 mil pesos. Poca plata para un ministro, pero que a cualquier hombre de la calle le vendría muy bien.

Ver Personas compradoras dólar futuro K y sus ganancias y sobreganancias ordenadas por monto

Ver Personas compradoras dólar futuro K y sus ganancias y sobreganancias ordenadas por abc

Al respecto se puede decir que este fue el último manotazo dado a los contratos de dólar K, pactados por el anterior gobierno. Dado que tal como se puede ver en el siguiente gráfico, después de haber llegado a un pico de 5.506 millones de dólares en el mes de marzo (DOX032016) a partir de junio los vencimientos caen sustancialmente (DOX062016). Bajando de los 2.463 millones de dólares de vencimientos en junio, a solo 256 millones en julio. Y a montos inferiores a los treinta millones en los meses posteriores.

Los contratos de dólar futuro M

Pero ahí no acaba la cosa, dado que esa escapada de la tortuga del dólar administrado por el BCRA en la última semana del mes de junio, produjo también un sustancial cambio en los contratos a futuro que vencían ese mes, pactados a partir de la asunción del actual Gobierno.

El monto de estos contratos, que se fueron abriendo para ese mes, según la información del ROFEX, trepaban a 11.007 millones de dólares. O sea equivalente nada menos que el 45 % de los contratos emitidos durante el gobierno anterior, del cual se hizo cargo el actual gobierno.

Estas apuesta a dólar futuro no contabilizan los contratos pactados en el MAE. De los cuales, por el absoluto secretismo impuesto, es imposible saber quienes son los tomadores y vendedores. La información que se cuenta respecto los contratos del gobierno anterior, no proviene del sector financiero, sino de la filtración que se produjo en las causas judiciales que se labraron al respecto.

Estas nuevas operaciones se realizaron con un precio mínimo de $ 13,87 y un máximo de $ 17,16 por dólar, conforme se puede ver en el siguiente gráfico. Lo cual arroja un promedio ponderado de $ 14,98 por dólar. O sea casi igual la cotización de $ 14,92 que se verificó a fin de ese mes, y muy lejos de la cotización de $ 13,87 correspondiente al fin del mes anterior.

El rotundo cambio de escenario que posibilitó el BCRA conducido por Sturzenegger, dejando que se les escapara la tortuga en la flotación administrada del dólar, se puede apreciar en la siguiente infografía. Esta pone en evidencia que de haberse conservado el nivel del dólar de fines de mayo, le habría reportado enormes pérdidas a los compradores del dolar dólar futuro por 12.192 millones de pesos. Situación que si el BCRA, como vendedor en esos contratos, podría haber obtenido sustanciales ganancias. Que no obtuvo, por el corrimiento del precio del dólar que permitió el mismo BCRA.

Sin embargo, el súbito corrimiento del dólar al nivel de $ 14,92 para fin de junio, casi similar al precio correspondiente al promedio ponderado de ese mes, reportó resultados negativos por solo 3.173,9 millones de pesos, y resultados positivos por 2.539,5 millones. Lo cual arroja una pérdida neta de solo 634,3 millones de pesos para el mercado del dolar futuro. Siendo imposible en este escenario saber que costo tuvo para el BCRA estas operaciones o si obtuvo alguna ganancia. Y también saber, quienes gozaron de estas ganancias y quienes soportaron de las pérdidas, por el absoluto secretismo que reina sobre estas absurdas operaciones.

La quiniela de fin de mes del dólar futuro

Pero estas apuestas en una ruleta que evidencia estar cargada, cuenta además con apuestas a cortísimo plazo, como una quiniela del dólar futuro. Dado que también se tomaron apuestas durante el mes de junio, respecto la cotización que tendría el dólar a fin de ese mismo mes. Tal como lo evidencia el siguiente gráfico, en el que se visualizan el volumen de las apuestas diarias en dólares (columnas azules) y las ganancias obtenidas en pesos (columnas verdes) referidas al eje izquierdo respectivamente. Y su precio por dólar con la línea reflejada en el eje derecho.

Lo más notable del gráfico, es que las ganancias en pesos, tienden absurdamente a equiparar el monto de la apuestas en dólares. Sobre todo en las apuestas realizadas hasta poco más allá de mediados del mes de junio. Esto es el resultado de las diferencias de cambio, en apuestas que comenzaron pactándose a $ 14,32 por dólar a principios de mes, y bajaron el día 15 al nivel de fin de mayo, de $ 13,87 por dólar. A partir de allí comenzó una recuperación, que se aceleró a partir del 22, hasta llegar a los $ 14,92 a fines de junio. Reportando en consecuencia una ganancia de hasta $ 1,05 por cada dólar apostado. Esto explica que la ganancia en pesos, tienda a equiparar la apuesta nominal en dólares, e incluso superarla, como sucedió el día 15, conforme se visualiza en él gráfico.

Se observa en el gráfico que en las primeras tres semanas del mes de junio, el volumen de las apuestas llegó a un máximo de alrededor de 200 millones de dólares entre los días 9 y 16 . Y a la par el precio del dólar caía hasta u$s 13,87, similar al del cierre del mes de mayo. Pero a partir de allí, a la par que el precio de la apuesta quinielera comenzaba a subir incesantemente, suben también notablemente los volumenes de las apuestas hasta llegar casi a los 450 millones el 24 de junio, y un poco menos de 400 millones el 28, en la antevíspera del cierre del mes.

La rentabilidad de los especuladores

Con estas apuestas al dólar futuro a fin de mes, gracias a Sturtzenegger, los especuladores lograron tener ganancias de hasta el 420% mensual. Esto se puede ver en el siguiente gráfico, donde se visualiza día a día la renta que estos apostadores fueron obteniendo, mostrando que la misma supera sideralmente la tasa de interés de las Lebac, y toda otra modalidad de depósitos bancarios.

En detalles, la apuesta formalizada el día 1 de junio, reportó una renta mensual del 44 %. A partir de allí la misma creció incesantemente hasta llegar a un 210 % el día 15. Posteriormente, luego de un pequeño bache, el día 22 de junio llega hasta un 421 %, bajando a partir de allí a un 16 % el día 24, para ser negativo el día 27, y recuperar seguidamente una rentabilidad del 64 % el día 28. Dos días después, estos inversores, cobraron cash el resultado de esas apuestas, a las 13 horas del día 30, como prevén todas las operatoria del dólar futuro.

En este último caso, la apuesta de 386 millones de dólares en la antevíspera del cierre del mes, con una garantía de 574 millones de pesos, reportó una ganancia de 19 millones de pesos en solo dos días, que para los especuladores, reportó una renta mensualizada del 64 %. Siendo esta una apuesta a cortísimo plazo, de gran volumen, y una exigua diferencia de cambio.

En el otro extremo está la apuesta del día 22 de junio, por 180, millones de dólares, con una garantía de 255 millones de pesos, que en solo ocho días reportó una ganancia extraordinaria de 141 millones de pesos. La cual aprovechando un margen de 0,78 pesos por dólar, representó una rentabilidad del 421 % mensual,

Por último, en relación a la apuesta del día 15 por 140 millones de dólares, esta arrojó una ganancia de 148 millones de pesos al pasar el dólar de $ 13,87 a $ 14,92, contra 195 millones de pesos dejados en garantía. Lo cual en 15 días reportó una rentabilidad del 210 % mensual. 84 veces mas al rendimiento mensual de las Lebac que oscilaba en el 2,5 % mensual.

Como resultado, un cierre con un dólar de $ 13,87, como el que existía a mediados de junio y fines de mayo, hubiese reportado un resultado negativo para los apostadores de 1.798 millones de pesos. En cambio, al dejar e incluso impulsar el BCRA que el dólar se corriera a $ 14,92, ese escenario se invirtió enteramente. Al reportar resultados negativos por 37 millones de pesos y resultados positivos por $ 1.693 millones, arrojando en consecuencia un resultado neto positivo de 1.655 millones de pesos.

A continuación, en la siguiente infografía, se hace un balance del rotundo cambio de resultados que produjo la determinación del BCRA de dejar que el dólar saltara de $ 13,87 a $ 14,92 en la segunda quincena de junio. Mes en el que se concretaron apuestas por 3.288 millones de dólares, con un valor mínimo de $ 13,87, y un valor máximo de $ 15,23, con un precio promedio ponderado de $ 14,42.

A pesar de las millonarias cifras en juego, por el absoluto secreto que reina sobre estas extraordinarias operaciones, resulta imposible saber quien o quienes, como dicen los norteamericanos, son los tontos en estos negocios, que deben soportar las pérdidas. Con el gravísimo interrogante si el tonto sigue siendo el mismo BCRA.

La defensa PRO del dólar futuro

Luego de pagar estas millonarias operaciones, el mismo 30 de junio, en un comunicado de prensa titulado “El BCRA canceló los contratos de dólar-futuro iniciados en 2015”, el Banco Central reconoció que continuaba haciendo el tonto con el dólar futuro, al expresar que:“… la posición vendedora de aproximadamente USD 17.433 millones existente al comienzo de la gestión actual ha sido afrontada en su totalidad… Siguiendo su objetivo de brindar transparencia a su accionar, el BCRA informa que la cancelación de estas operaciones representó una pérdida acumulada de 53.719 millones de pesos por las posiciones vencidas entre diciembre de 2015 y junio de 2016. Durante todo este período, el BCRA se limitó a pagar contratos heredados.”

Más adelante, como curándose es salud respecto las medidas que había tomado respecto a la suba del dólar, y defendiendo a la par esos contratos que tantos quebrantos le ha producido, agregó: “El BCRA considera que un mercado de futuros desarrollado, con elevados niveles de liquidez, sofisticación y volumen, constituye una herramienta de fundamental valor para cualquier economía, de particular relevancia cuando rige un esquema de tipo de cambio flotante.”

Luego, en ese mismo comunicado, añade que “en la búsqueda de la normalización del mercado de futuros, el BCRA dispuso a través de la Comunicación “A” 5997 el incremento de la Posición Global Neta de moneda extranjera de las entidades financieras de 10% a 15% (de la Responsabilidad Patrimonial Computable o los recursos propios líquidos, lo que sea menor), a la vez que eliminó el sublímite de 5% para la posición a término. Esta medida potencia la capacidad de las entidades financieras para operar en este mercado, otorgándole mayores niveles de liquidez y flexibilidad.”

Por último concluyó: “El BCRA seguirá tomando medidas orientadas a que el mercado de futuros de dólar disponga de un marco regulatorio consistente y transparente, que tienda a que los actores privados puedan ser quienes impulsen su desarrollo y logren, a través de él, extender sus horizontes de inversión.”

No obstante las cifras expuestas previamente, ponen en evidencia que hay algo demencial en la operatoria del dólar futuro, que ha transformado al BCRA en una especie de casino, en el que se producen mágicamente y sin causa justificada alguna, enormes transferencias de riqueza. En ese casino, sus directivos, con Sturzenegger a la cabeza, parecen croupieres, que aprovechando la facultad que se han arrojado de administrar la flotación sucia de la moneda, pueden determinar a voluntad quien gana o quien pierde en esa ruleta cargada.

Al respecto Sturzeneger en un discurso que pronunció en la “Bloomberg Argentina Summit 2016” en marzo pasado, criticó a quienes preconizan “la estabilización basada en el tipo de cambio en nuestro país” a la par que defendió no solo un tipo de cambio flexible, sino además volátil. Sistema que justamente es el que permite estas extrañas maniobra de corto y cortísimo plazo con el dólar futuro, y sus descomunales traspasos de riquezas, que pueden ser impedidas o posibilitadas con absoluta discreción por el BCRA.

Desde varios ámbitos, por ejemplo, se ha reclamado en las últimas semanas al BCRA que intervenga mucho más activamente en el mercado cambiario y se ha criticado la decisión de tolerar una mayor volatilidad en las cotizaciones del tipo de cambio. A nuestro entender, reaccionar de este modo e intervenir en forma sistemática en el mercado de cambios, sería un intento de tomar otro atajo más, persiguiendo resultados efímeros sin el sustento de bases duraderas” dijo al respecto Sturzeneger.

Defendiendo así sus dudosas y sospechosas operaciones a favor del sector imaginario de la economía, parece por contrario creerse autorizado a flagelar y disciplinar al sector de la economía real, de la producción y las familias, al agregar seguidamente: “es necesario acostumbrar al mercado al funcionamiento de un esquema de flotación, ayudando a disociar el comportamiento de los precios domésticos y las expectativas inflacionarias del público respecto de la dinámica observada del tipo de cambio. Ese será, a nuestro juicio, el modo más efectivo –trabajoso, por cierto- de quitarle al tipo de cambio nominal el rol central que ha tenido hasta ahora en la formación de las expectativas de inflación”.

El sinónimo de crupier o croupier, es tallador o repartidor de casino. Aludiendo así a la persona que en el casino se situaba detrás de un jugador, como si cabalgara en la grupa, con el fin de aconsejarlo sobre el juego.

En consecuencia el gran interrogante que dejan estos números sobre los contratos del dólar futuro, no solo es respecto quién actualmente es el tonto y quienes son los vivos en estas operaciones, sino también si en ellas existe “inside information” o “tráfico de información privilegiada”, respecto a qué nivel va a permitir el BCRA que cierre el dólar a fin de cada mes.

En cualquier democracia seria, esta operatoria del dólar futuro y las enormes transferencias de riquezas que ha permitido, habrían sido investigadas por la Legislatura, máxime en un país en el que un tercio de sus habitantes son pobres. Pero el Congreso argentino, además de desempeñarse como escribanía del gobierno de turno, está abocado a aprobar los feriados en conmemoración de Perico de los Palotes, fijar el día del lustrabotas, y declarar a Chicoana como la Capital del Tamal.

 

Comentarios de Facebook

También se puede ver

La ANSES perdió 617 millones de pesos con Mirgor y Caputo va por sus acciones

Es por la caída bursátil de la compañía