CLARIN con C de CENSURA y CAMBIEMOS y N de NISMAN

CLARIN con C de CENSURA y CAMBIEMOS y N de NISMAN

La censura que impide la libertad de expresión, CLARIN la ejerce actualmente en los comentarios de las noticias que publica on line, con el eufemismo Su comentario está en proceso de moderaciónProceso que por supuesto no termina nunca, como los de Kafka, cuando el comentario contradice fundadamente su vehemente línea editorial alejada de todo rigor periodístico, como son entre otros casos, su cobertura del caso Nisman y su apoyo a Cambiemos.

Por Javier Llorens

Con motivo del incidente de la solicitada a favor del ex presidente y ex general Jorge Rafael Videla del año 1987, los hombres de Héctor Magnetto se vieron obligados a transparentar la premisa que guía su línea editorial, consistente según sus propias declaraciones, en que “el editor tiene el derecho de publicar lo que quiere“.

Revelando así la férrea dictadura que el editor ejerce sobre los periodistas, como si fueran modernos siervos de la gleba, carentes de derecho, visión, y opinión propias. Siendo esta una de las cuestiones irresueltas en la deontología y práctica del periodismo, sobre todo el argentino.

Pero con el desarrollo del periodismo digital con sus foros de noticias, a esa cuestión se le ha sumado otra. Que es el ejercicio de la libertad de expresión en ellos por parte de los lectores, hecho por supuesto responsablemente, sin las injurias e insultos que lamentablemente abundan en los mismos. Donde generalmente el debate sobre el tema en cuestión, es reemplazado con la “falacia ad hominen”, o sea la descalificación frontal de quien opina lo contrario.

Al resultarle impresentable a CLARIN sincerar su premisa de “aquí se publica lo que el editor quiere”, la ha disfrazado a esta con el eufemismo “Su comentario está en proceso de moderación”. Tal como se revela en la carta adjunta enviada al editor general de CLARIN, Ricardo Kirschbaum, con motivo de la permanente censura efectuada al autor de esta nota.

Con la que desde hace varias semanas CLARIN me impide enteramente hacer comentarios a las noticias que publica en su edición on line, como hacía habitualmente cuando el tema lo merecía. Y no por lo inmoderado de los comentarios, sino simplemente porque en ellos refutaba fundadamente las falacias que advertía en el texto de la nota, en especial las relacionadas con el caso Nisman.

El destrato de CLARIN al caso Nisman

Y no por buscarle el pelo al huevo, sino por cuestionar las barrabasadas ajenas a todo rigor periodístico, vertidas en relación al caso. Con las que CLARIN parece haber cambiado su dogma “el editor puede publicar lo que quiere”, por “el editor puede publicar lo que se le ocurra”. Aunque infrinja las más elementales normas periodísticas de objetividad, rigurosidad, chequeo de las fuentes, argumentación, y contextualización de la noticia. Ejerciendo así un supuesto derecho de intoxicar impunemente a la sociedad, en temas tan delicados como es el de la muerte de Nisman. Para el que sobran notables ejemplos al respecto.

Como es el caso del periodista Daniel Santoro, que en la mesa de Mirtha Legrand, sostuvo vehementemente que el fiscal Nisman se había malquistado con el gobierno, porque la justicia había desestimado la denuncia que había efectuado contra él, cosa que en realidad ocurrió después de su muerte. Y además esgrimió como prueba 40 mil horas de grabaciones telefónicas, como si la guía telefónica por su solo volumen pudiera probar alguna cosa.

O de Héctor Gambini, que todavía sostiene que la puerta de servicio del departamento de Nisman estaba abierta, cuando en realidad tenía doble cerradura, y una estaba puesta y la otra no. Lo cual está muy lejos de ser una “puerta abierta”.

O de Jorge Lanata, que recientemente junto con su perito norteamericano afirmó en PPT (Periodismo Para Todos) que la prueba notable de que Nisman ni pensaba suicidarse, fue la lista de compras que le había dejado a su empleada doméstica. Cuando en realidad según confesó esta y lo probó su caligrafía, la lista la había confeccionado ella.

O de María Eugenia Duffard, que estólidamente reproduce los dichos de Sandra Arroyo Salgado, que asegura que se habrían cambiado la posición de los brazos de Nisman, para simular un suicidio. Lo cual, además de supuestamente haberse hecho ante las narices de la madre de Nisman, resulta imposible de concretar, por estar el cadáver de Nisman con rigor mortis.

Y acríticamente, también transfirió la afirmación de Arroyo Salgado, de que la ausencia de rastros de pólvora en las manos de Nisman, es una prueba cierta de que no se suicidó. Cuando si hubiese consultado a cualquier experto forense, incluso al de la querella Oscar Raffo (ver su libro “La muerte violenta”, pag. 171) se habría anoticiado que esa ausencia no aporta ninguna certeza. Además que el hecho de que Nisman empleó ambas manos para suicidarse, explica él porque de la inexistencia de pólvora en las áreas de las manos donde se busca esta.

O el sostener con gran alarma y escándalo CLARIN cosas implausibles. Como que habría habido un intruso robando datos de la computadora de Nisman, en la misma hora que su madre procuraba ingresar a su departamento. Cuando no hay nada más sencillo que cambiar la fecha y hora de una computadora cuando arranca el sistema. Y seguramente eso hizo la Policía Federal cuando robó las fotos hot de Nisman con sus chicas, para borrar los rastros de esta intrusión. Siendo apartada por esa razón de la pericia de ese equipo.

O cuando sostiene que al mediodía del domingo de su muerte, otro intruso habría ingresado al departamento de Nisman, para borrar las últimas llamadas que habría realizado desde su teléfono celular. Y no obstante en esa tarea no borró las huellas digitales de Nisman, que eran las únicas que había en el mismo.

Faena que además es estúpidamente innecesaria, puesto que el origen y destino de esas conversaciones quedaron grabadas en las sábanas de las telefónicas. Estos dislates de los periodistas de CLARIN, es algo parecido a afirmar que los yanquis viajaron a la Luna, para plantar una bandera y demostrar así que antes habían estado allí.

A ello se suma el seguir sosteniendo hasta ahora, que Ramón “Allán” Bogado, era un súper agente secreto dependiente de la Presidencia de la Nación, al mismo tiempo que afirman que era un “agente inorgánico” de la SI. Que es lo mismo que decir que James Bond, el agente secreto 007, era una datero o buchón de cuarta categoría, de los que marginalmente suelen servirse los servicios de inteligencia.

Y como si fuera poco, CLARIN además se queja de la lentitud de la justicia para pronunciarse respecto al caso. La que evidentemente se mueve con pies de plomo, como consecuencia del descrédito, y los interminables palos en la rueda puestos mediáticamente por CLARIN.

Y esto sin tener en cuenta que un gran impulso para el suicidio de Nisman, fue evidentemente el enorme escándalo que armaron CLARIN y LA NACION, con su denuncia contra el gobierno, de nada menos que encubrimiento de terroristas. Que trascartón se transformó en aguas de borrajas, al caérseles las pruebas una a una. Por lo que CLARIN y otros medios serían los responsables de su “suicidio inducido”, al no poder Nisman enfrentar al Congreso y la sociedad con las manos vacías, después de ese enorme estruendo mediatico.

Ante estos enormes pifias y desbarres de los periodistas de CLARIN, que revelan una enorme tendenciosidad o ignorancia de la causa, en un país normal habría resonado un sonoro abucheo. Que los habría hecho abandonar definitivamente el escenario, o al menos el cubrimiento del caso.

Pero no vivimos en un país normal, sino en un país surrealista, donde a lo Dali, los relojes se derriten. El tiempo va para atrás. Los elefantes vuelan. Ser nacionalista es regalar los recursos naturales. Hacer justicia social es subvencionar a los plutócratas del petróleo con el doble del precio internacional, y retenciones del 1 %. Ir para adelante es ir para atrás, al ser ahora grandes exportadores de proteínas vegetales para alimentar ganado, cuando ante éramos de proteínas animales para alimentar humanos. O grandes exportadores de productos mineros, que ni siquiera son commodities. Ser independiente y autónomo es mendigarle yuanes a China, como antes hacíamos con el FMI. O sostener que sin inversores extranjeras somos un pueblo desválido. Y donde los periodistas hace tiempo que dejaron de serlo, para dedicarse al chisme, el cotilleo, el puterio, y la maledicencia.

El aspecto sociológico político del caso Nisman

Para entender esta penosa degradación del periodismo de CLARIN, llevada con el caso Nisman a un grado extremo, hay que tener en cuenta lo que podría denominarse el aspecto sociológico político del caso Nisman. Que hundió temporalmente a los K a su peor crisis de la historia, y una mínima imagen positiva, similar a la que llegaron tras la resolución 125. Ante el convencimiento por parte de un mayoritario sector de la sociedad, de que habían traspasado un límite que actualmente resulta intolerable en Argentina, que es el del asesinato.

A la luz de esta enorme conmoción, fue parida la alianza CAMBIEMOS (PRO, UCR, ARI) con la convicción de que los K no se recuperarían más, y que la sociedad exigiría un cambio radical, que esa alianza se proponía liderar. Llevando como estandarte al mártir del fiscal Nisman, conforme se pudo ver en la marcha del 18 F. A la que la revista NOTICIAS convocó, con una imagen en su página central a dos carillas (que luego repitió durante bastante tiempo en sus sucesivas ediciones) en la que meticulosamente explicaba que en hebreo Nisman quería decir “Hombre estandarte”.

CLARIN con C de CENSURA.odt

Pero resulta que el mártir u “Hombre estandarte”, era un fiscal enfiestado y putañero, apasionado por los gatos VIP. Que tenía bienes y cuentas no declaradas en el exterior, disimuladas a través de testaferros. Que se quedaba con la mitad del sueldo de sus empleados, contratados como ñoquis o semi ñoquis. Y según familiares de las víctimas de la AMIA, se la pasaba viajando al exterior, y lo que menos le gustaba era el trabajo.

De esa forma el estandarte se fue desflecando hasta transformarse en un espantajo. Lo cual actualmente arranca la estólida queja de los cronistas de CLARIN, acusando al gobierno de llevar adelante contra Nisman una enorme campaña de desprestigio, como si Nisman no hubiese hecho lo mismo contra el gobierno. Parecidos a técnicos que recomiendan a un impresentable patadura parangonándolo con Maradona o Messi, y luego se quejan porque las cámaras de televisión dejan expuesta su total falta de destreza, y la implícita impostura, y además reproducen los goles que le propina el equipo contrario.

Contrafácticamente, si Nisman hubiese resultado ser un personaje K, CLARIN se habría hecho un festín con él, azotándolo diariamente con los linchamientos o escraches mediáticos que acostumbra a practicar contra quienes confronta. Aunque también debe reconocerse que si Nisman se hubiese mantenido como un fiscal impoluto, sumada a la hipótesis del homicidio propagada por CLARIN, muy otra sería la situación sociopolítica actual. Lo cual empero resulta ser una hipótesis absurda, por qué en tal caso Nisman no se habría suicidado, ni convertido en un mártir trucho de ocasión.

Así el clima de encanto de la marcha 18F se perdió definitivamente, al punto que ha muchos le da vergüenza el haber concurrido. Sumándose a ello las notables evidencias que hablan a las claras que en lugar de un asesinato, se trató de un suicidio por mano propia, más allá de si fue o no inducido. Hipótesis que no obstante resulta inaceptable, al tratarse no de un simple ciudadano, sino de un fiscal de la Nación.

A este efecto y contraefecto Nisman, se sumó el efecto Durán Barba. Que creyó que en Argentina hay un electorado estúpido, con el que se puede repetir la Gran Menem. En consecuencia aconsejo a CAMBIEMOS, que no haga propuestas, que a los votantes no les interesan. Que en todo caso hablen de sus familias. Y que no agredan, ni respondan agresiones.

Habiendo delegado los caballeros del PRO esta faena sucia, en tres bizarras mujeres. Elisa Carrio, Patricia Bulrrich, y Laura Alonso, que dejan muy mal paradas a su género. Y que además no se contaminen con el peronismo fracasado… Para terminar a la postre abrazándose desesperadamente con Hugo Moyano, con quién el macrismo mantiene estraperlos relacionados con el negocio de la recolección de basura.

Y así CAMBIEMOS con su porta estandarte hecho hilachas, diluido enteramente el efecto Nisman, y sumado al de Durán Barba, en lugar de concitar una mayoría que exige un cambio, se quedó enquistado con un voto del electorado del 30 %. Frente al peligro de que el oficialismo crezca un par de puntos, y supere al 40 %, alzándose así con un triunfo en primera vuelta. Ante ello la querella, CLARIN, y CAMBIEMOS, parecen tratar desesperadamente de volver a crear ese clima perdido, con vistas a las elecciones del 25.

Aunque resulte imposible hacerlo, pese contar con la ayuda externa del filme “Los abandonados”. Que trata forzadamente de subir nuevamente a Nisman al altar del mártir, y reforzar la hipótesis del homicidio. Y fue lanzado evidentemente para la ocasión, según el gobierno con aporte de los fondos buitres, a los que Mauricio Macri prometió dejarlos muy contentos, pagándoles todo lo que diga el juez Griesa.

De la misma manera que hizo el triunfante alfonsinismo en 1983, con la película “La República perdida”, financiada por los petroleros, a cambio que el radicalismo ratificara la renegociación de sus contratos, concretada en la postrimería de la dictadura militar. Pero acá lo que se perdió no fue algo inasible como la República, sino un hombre de carne y hueso concreto, que en vez de un fiscal, demostró ser un truhan.

Un estandarte impresentable portado por un líder del cambio impresentable

A este estandarte impresentable, se le suma el liderazgo de CAMBIEMOS personalizado en Macri, un alto representante de la “patria contratista”, que se ha enriquecido a costa del estado. O sea a costa del bolsillo de todos los argentinos, de la misma manera que presuntamente lo hizo el kirchnerismo. Al que sin embargo hasta ahora CLARIN ha apoyado a ultranza, dado que es el único candidato que se comprometió públicamente a acondicionar la ley de medios y de telecomunicaciones conforme sus necesidades.

Y el que a favor de la “patria contratista”, anuncia ahora que su gobierno lanzará un gran plan de infraestructura a lo ancho y largo del país, financiado con un masivo endeudamiento externo. Con el que seguramente justificara un inmediato y deshonroso arreglo con los fondos buitres, matando así dos pájaros de un tiro.

En cualquier país normal el líder de CAMBIEMOS sería impresentable, con solo remembrar la causa por contrabando agravado que soportó junto con su padre Franco, como responsables de la automotriz FIAT – SEVEL. Que reporto perjuicios para el fisco de varias decenas de millones de dólares.

No obstante los Macri lograron zafar indemnes de ese negociado (entre otros tantos) mediante una cuádruple receta. Por un lado, en base pagar lo reclamado por la AFIP, lograron establecer la existencia de cosa juzgada en unos pocos hechos de contrabando, sobre un total de dos mil hechos. Por otro lado lograron que tras llegar la Alianza al gobierno en 1999, la AFIP desistiera de seguir actuando como querellante contra ellos en los hechos restantes. Lo cual quizás explica la afinidad de Macri con él radicalismo. Por un tercer lado, lograron que la Cámara de Casación menemista, extendiera la cosa juzgada de algunos hechos, a todos los hechos imputados.

Y finalmente lograron que la mayoría automática de la Corte Suprema, con la firma de Nazareno, Moline O’Connor, Boggiano, López, Vázquez, y la disidencia de Fayt, Belluscio, y Petracchi, aceptara ese ilegal criterio. Que quedó posteriormente enteramente de manifiesto, cuando el Congreso destituyó a los ministros de la Corte Boggiano y Vázquez, por entre otros cargos, obstruir el proceso legal respecto la tarea de investigación del contrabando agravado de los Macri.

Si hoy los Kirchner intentaran una jugarreta legal parecida, arrancarían alaridos de indignación por parte de los lideres de CAMBIEMOS, encabezados por Mauricio Macri. Por la que cabe la pregunta si el cambio que propone el macrismo, es reponer a Nazareno, Moline O’Connor, Boggiano, López, y Vázquez, como ministros de la Corte.

No obstante el líder de CAMBIEMOS presenta otras notables analogías con el oficialismo K que propone cambiar, y que CLARIN tanto denosta. Como es el caso de la espuria relación de Macri con su amigo de la infancia Nicolás “Nicky” Caputo. Al que no solo favoreció con contrataciones por miles de millones de pesos (ver “NIKY” CAPUTO, EL LAZARO BAEZ DE MACRI) sino que además aparece como el principal deudor en las declaraciones juradas de bienes de Macri.

Las que se incrementaron un 27 % de un año a otro, al pasar de los 41,71 millones de pesos, a 52,96 millones. Pero las deudas de Caputo hacia Macri se incrementaron un 87 %, al pasar de 9,93 millones de pesos a 18,56 millones de pesos. Representando actualmente las acreencias que tiene de Caputo, más de un tercio (un 35 %) del patrimonio personal de Macri.

Estando además la mitad del mismo en el exterior, o denominado en moneda extranjera, y no obstante se propone para gobernar a los argentinos. Siendo su principal cualidad la de ser un multimillonario, la que últimamente parece ser un requisito indispensable para poder arribar a la presidencia de la Nación.

Así la relación del contratista Caputo con el contratante Macri, es tan fraudulenta y nada tiene para envidiarle, a la que se le endilga a los K con Lázaro Báez, o Cristóbal López. Con el agravante que Caputo no solo sería un testaferro, como los nombrados, sino que es el confidente y asesor de última instancia de Macri, y además desempeña una rol notable en su campaña electoral.

No obstante de estos sucios detalles de CAMBIEMOS, ni CLARIN ni sus perspicaces periodistas han dicho una sola palabra al respecto, censurándolos enteramente, confirmando así implícitamente que Macri es su candidato del core.

Por lo que a modo de colofón se podría decir que Argentina enfrenta tres graves enfermedades, que son deletéreas para cualquier comunidad. Una es la maledicencia y la comunicación envenenada que circula en ella, de la que el contrarelato de CLARIN y el relato K son un notable ejemplo. La otra es la deshonestidad de sus administradores, de la que tanto los K, como los Macri, o los De la Sota, son un notable ejemplo.

Y la tercera es la insolidaridad monetaria que ha cundido en los argentinos, como consecuencia de las sucesivas crisis financieras que sufrimos a lo largo de medio siglo. Consistente en la pasión por atesorar estérilmente moneda extranjera, sustrayéndola del circuito interno. Que ha hecho que por cada argentino, haya diez mil dólares atesorados subrepticiamente, o sea 400 mil millones de dólares fuera del circuito formal de la economía.

No obstante nuestros iluminados líderes, apoyados en la prédica diaria que realiza CLARIN a los efectos de pre acondicionar a la opinión pública, dicen que la única salida es arreglar de cualquier manera con los fondos buitres. Para poder luego tomar desesperadamente deuda externa por un monto equivalente al 10 % del que los argentinos tienen escondidos en el exterior, en cofres de seguridad, o debajo del colchón.

No obstante los actuales candidatos casi no hablan de esto. Ni de la comunicación envenenada que intoxica nuestra democracia. Ni de la supuesta autorrealización que viene desde afuera, como si fuera un sino del país desde el préstamo de la Baring Brothers, cuando hace 200 años se reconoció nuestra independencia. Con grandes dosis de corrupción de por medio, disimulada con un bla, bla, para la tribuna. Pese a que si Argentina corrige esos tres asuntos, será lo que debe ser, y si no, no será nada.-

Carta abierta al secretario de Redacción de CLARIN, Ricardo Kirschbaum

From: Javier Llorens

Sent: Thursday, September 24, 2015 6:48 PM

To: Ricardo Kirschbaum

Cc: Eugenia Duffard ; María Eugenia Duffard

Subject: CLARIN, sin libertad de expresión en caso Nisman y otros

Estimado secretario de Redacción de CLARIN, Ricardo Kirschbaum: Un titulo de su diario, “Ecuador, sin libertad de expresión” me decidió a enviarle este mail, para reprocharle la férrea censura que últimamente vuestro medio ejerce contra mi persona, en los comentarios de las noticias que suelo hacer respecto asuntos de interés público, como es por ejemplo el caso Nisman.

Al pie le reproduzco la captura de pantalla que demuestra la existencia de esa censura, bajo el eufemístico nombre de “Su comentario está en proceso de moderación”. El que parece no acabar nunca, dado que luego el comentario nunca aparece publicado. Este ejemplo de la censura que su medio  ejerce en contra mío, recayó sobre el comentario que hice en la nota “Las 20 razones de la querella para afirmar que a Nisman lo mataron”, donde posteaba:

Las afirmaciones de Arroyo Salgado son un disparate tras otro. Su perito forense Raffo afirma en su libro “La muerte violenta” que la ausencia de rastro de pólvora no aporta ninguna certeza. Y el mismo sostiene que hubo otra mano sobre la de Nisman, que habría negativizado la prueba. Y no es otra que la otra mano de Nisman. Además el cambio de postura de los brazos, cuando Nisman estaba con rigor cadavérico es imposible. Y en su celular solo estaban las huellas digitales de Nisman, que deberían haberse borrado si un tercero lo manipuló, como afirma Arroyo Salgado.”

De esta manera cada uno de los 20 puntos argüidos por Arroyo Salgado pueden ser refutados con solidos argumentos, cosa que no hago ahora por razones de brevedad. Lo cual lleva a la coherente y simple explicación, que Nisman se mató frente al espejo, sosteniendo el arma con las dos manos, y el espejo lo ayudó en esa tarea para poder apuntarla correctamente. Hipótesis que resuelve limpiamente el caso, atando todos los hilos sueltos.

Y el móvil de su suicidio lo habría motivado el constatar que el supuesto súper espía internacional Allan Bogado, que supuestamente dependía de la Presidencia, en el que se basaba su resonante denuncia, era un mero buchón de barrio. Al que la SI ya lo había denunciado por impostor, lo cual lo iba a dejar enteramente en ridículo ante la opinión pública. 

Como Ud puede apreciar honestamente, el comentario en cuestión no requería moderación alguna, ya que se trata de un fundamentado punto de vista, opuesto a lo que su diario difundía. A lo que cabe la pregunta ¿A que le teme CLARIN para suprimir de esa manera mi modesta opinión? ¿A la confrontación intelectual que lleva a la verdad? ¿A que haya un punto de vista diferente de lo que su diario trata de instalar en la opinión pública?

Actitud que a rigor de verdad, parece ser un desesperado intento electoralista para tratar de dañar al gobierno, y ayudar a que la alianza contra natura PRO – UCR – ARI, que se consolidó tras el deceso de Nisman, salga del enquistamiento en la intención de voto en la que ha caído. Lo cual podría llevar a que el FPV se imponga en la primera vuelta.

Si esta es la razón que explica la absoluta falta de rigor periodístico conque su medio aborda este resonante caso, sin el menor análisis crítico de los argumentos cada vez mas ramplones a los que apela la querella, cabría apuntar que lejos de ser un periodismo independiente, el de CLARIN parece ser un periodismo muy dependiente del resultado de las elecciones en cuestión.

No obstante estimado Ricardo, de la misma manera que por mi parte leo su diario y otros desapasionadamente, lo desafío intelectualmente y moralmente, a que me permita efectuar comentarios en su diario en ejercicio de una mínima libertad de expresión, que su medio tanto declama, pero que no se corresponde en la práctica.

Lo saludo muy amablemente

Javier Llorens

CLARIN con C de CENSURA.odt

CLARIN con C de CENSURA.od2

CLARIN con C de CENSURA.33odt

CLARIN con C de CENSURA.odt4

Comentarios de Facebook

También se puede ver

ANIMALES SUELTOS EN EL INCAA: ¿El golpe institucional es también por el Futbol NO Para Todos y el cambio cultural?

La destitución al presidente del instituto que promueve